Revista de Gastroenterología del Perú - Volumen 21, Nº2 2001


Gastrostomía endoscópica percutánea. Una variante de alimentación enteral

Osvaldo Díaz-Canel Fernández *, Rolando Martínez López*, Julian Ruíz Torres**, Sheila Acosta Nieblas***, Yordanka Martínez Oliva***

RESUMEN

Presentamos un estudio de gastrostomía endoscópica percutánea (GEP), realizada en 26 pacientes, que requirieron este procedimiento en el Centro de Cirugía Endoscópica del Hospital Universitario Central Calixto García, La Habana - Cuba.

La indicación más frecuente, 62% fue debida a lesiones tumorales malignas del esófago, correspondiendo el resto a afecciones benignas que provocaban disfagia.
La duración promedio del procedimiento fue de 10 minutos.
Se presentaron 2 complicaciones tardías, una por ruptura del balón de la sonda y un absceso de pared. No hubieron fallecidos.
PALABRAS CLAVES: Gastrostomía endoscópica percutánea, nutrición enteral.


Summary

The study of 26 patients who required percutaneous endoscopic gastrostomy (PEG) at the Endoscopic Surgery Center of the Calixto García Central University Hospital ,La Habana, Cuba, is presented in this report. 

Sixty two percent (62%) underwent this exam due to cancerous tumors in the esophagus and the remaining to non-cancerous disorders that promoted dysphagia. The average duration of the exam was 10 minutes.

Two patients reported complications after the gastrostomy: one due to the rupture of the catheter’s balloon and the other due to an abscess in the puncture zone. No deaths were reported. 

KEY WORDS: Percutaneous endoscopic gastrostomy, enteral nutrition.


Rev. Gastroent. Perú 2001; 21(2): 123-127


Introducción

La disfagia constituye un problema frecuente en la práctica clínica, la cuál dificulta o impide la normal alimentación de los enfermos que la padecen. 
Clásicamente, la manera de solventar dicho problema han sido mediante la colocación de sondas nasogástricas o nasoyeyunales o bien por implantación de gastrostomías o yeyunostomías quirúrgicas. Aunque útiles, las sondas presentan una serie de inconvenientes para su mantenimiento durante periodos prolongados. Las gastrostomías quirúrgicas no presentan estos problemas sin embargo, tienen dos inconvenientes fundamentales: necesidad de utilización de un quirófano y la aplicación de anestesia general, ello comporta un aumento tanto del riesgo para el paciente como del costo económico (1).

Fueron Gauderes y Ponsky quienes en 1980 describieron una nueva técnica de colocación de tubo de gastrostomía percutánea bajo control endoscópico (GEP). En la actualidad su uso se ha extendido en muchos países por las ventajas que ofrece (2).

En este trabajo, nos proponemos evaluar en nuestro medio los resultados de la aplicación de esta técnica, como opción para la alimentación en los pacientes aquejados de disfagia.

MATERIAL Y METODO
Se realiza un corte de estudio prospectivo de Enero de 1999 hasta Enero 2001, en el cual se aplica la técnica de GEP a todos los pacientes remitidos al Centro de Cirugía Endoscopía con disfagia orgánica o funcional siempre y cuando cumplan los criterios de inclusión establecidos, según reporte de Vázquez Iglesias (3). En este trabajo nos proponemos mostrar un corte de los primeros 26 pacientes atendidos.
Criterios de inclusión:
Enfermedades neurológicas.
l Accidentes cerebrovasculares
l Poliomielitis
l Esclerosis lateral amiotrófica
l Corea de Huntington
l Esclerosis múltiple
l Enfermedad de Parkinson
l Enfermedad de Alzheimer
l Tumores cerebrales
l Encefalopatía anóxica

Enfermedades musculares
l Distrofía miotónica
l Dermatomiositis / Polimiositis
l Amiloidosis
l Distrofía muscular oculfaringea

Neoplasias obstructivas
l Cabeza y cuello
l Esófago
l Cardias
Misceláneas
l Aspiraciones bronquiales recurrentes
l Fístulas traqueosoefágicas
l Anorexia / Caquexia
l Descompresión gástrica 
l Macroglosia secundaria a amiloidosis

Criterios de exclusión:
l Gastrectomías
l Ascitis
l Infecciones de la pared abdominal
l Diálisis peritoneal
l Estenosis pilórica
l Trastornos severos de la coagulación
l Shunt ventriculoperitoneal

El procedimiento se realiza en el salón de endoscopía con el paciente en ayunas previa sedación endovenosa con demerol (50 mg), prometacina (25 mg) y atropina (0.5 mg). Se realiza estudio endoscópico convencional para la exploración del tractus digestivo superior, en caso de lesiones obstructivas se procede a la dilatación con bujías de Savary con el objetivo de permeabilizar la vía a utilizar.

Una vez decidida la conducta, se coloca al paciente en decúbito supino y con la luz del salón en penumbra se selecciona en el hemiabdomen superior, previa insuflación máxima del estómago, el sitio de mayor transiluminación, Se realiza asepsia de la zona y se infiltra Lidocaína 2% por planos para la anestesia local. Se pasa trocar 18 hasta la cavidad gástrica y a través de este una guía metálica de extremo atraumático que se captura con asa de polipectomía para extraerla por la boca con el endoscopio, quedando el paciente enhebrado y sobre ésta en sentido anterógrado o retrógrado se coloca la sonda de gastrostomía (método de tracción o de pulsión). posteriormente se hace fijación de la sonda a piel. Se interna al paciente durante 24 horas con hidratación, y antibioticoterapia (Cefazolina 1 g EV cada 8 horas) y se disminuye al día siguiente la tensión del anclaje a piel para evitar complicaciones locales.
Los datos fueron recogidos en planillas creadas al efecto, aportando los elementos necesarios para el procesamiento de la información.


RESULTADOS
Se realiza GEP a 26 pacientes de los cuales 15 (57.7%) pertenecen al sexo femenino y 11 (42.3%) al masculino, con rango de edad de 15 a 81 años y promedio de 60.7 años (Tabla 1).

TABLA 1 . Distribución por edad y sexo
EDAD SEXO TOTAL  %
  M % F %    
15 - 30 1 3.8  7.7 3 11.5
31 - 60  1 3.8  1 3.8 2 7.7
61 - 81 9 34.6  12 46.1  21 80.8
Total  11 42.3  15 57.7 26 100.0


Con relación a la causa de la indicación tenemos que el 62 % (16 pacientes) correspondieron a lesiones tumorales malignas del esófago y el 38% (10 pacientes) a afecciones benignas que provocaban disfagia (Gráfico 1).

GRAFICO 1.-
Distribución según diagnóstico que motivó el proceder

GRAFICO 2.
Distribución según método utilizado


Teniendo en cuenta el tiempo de duración para la realización del procedimiento encontramos un rango entre 6 y 20 minutos con promedio de 10 minutos.

El método utilizado dependió de la disponibilidad de set original (Wilson Cook), empleándose 17 set de tracción y 9 de pulsón (Gráfico 2).

En la actualidad estamos implementando variante con recursos propios, con el objetivo de utilizar materiales alternativos que nos permitan la aplicación de la técnica en los pacientes necesitados cuando no contamos con equipos auténticos.
Se presentaron 2 complicaciones tardías (7.7%),1 ruptura del balón de la sonda con dislocación de la misma y 1 absceso de la pared. Estas complicaciones se han reportado en otras series (5,14). No hubo fallecidos.


DISCUSIÓN
La GEP es un procedimiento difundido en los últimos años, ofreciendo ventajas indiscutibles frente a la gastrostomía por la brevedad del proceder, la no utilización de anestesia general y la posibilidad de prescindir de un quirófano.

Múltiples son los estudios de grandes series en Estados Unidos y Europa (4) que avalan los beneficios de este novedoso procedimiento endoscópico (Foto). En nuestro país se realizó un estudio en el Hospital Hermanos Ameijeiras (5) en el cual se comparó el aspecto económico de ambas técnicas, concluyendo que la GEP es 21 veces más barata que la quirúrgica, lo que coincide con el resto de los reportes (6,7).

FOTO
vista endoscópica de una GEP


De los 26 pacientes en que se indicó e intentó la técnica, fue lograda satisfactoriamente en todos los casos con adecuada funcionalidad de la sonda enteral para un éxito del 100%, similar a otros autores que comentan sobre la sencillez y los escasos riesgos que corre el enfermo cuando se adoptan los cuidados necesarios (5,8,9).

En nuestra casuística, el primer lugar es ocupadopor los tumores malignos del esófago que representan el 62% seguidas por las afecciones benignas (38%), desglosadas en 2 Guillian Barré, 3 traumas de cráneo, 1 sepsis del SNC con encefalopatía anóxica, 1 fractura de mandíbula que requería inmovilización y 3 infartos cerebrales múltiples con disfagia funcional de causa central, todas estas patologías han sido reportadas por otras series como indicadores del procedimiento (10,11).

Con relación al tiempo de realización de la técnica, oscilo entre 6 y 20 minutos con promedio de 10 minutos, obteniendo menor duración que el estudio realizado en el Hospital Amaijeiras (5) y pensamos que esto sea debido a que emplearon una variante con recursos propios que aunque eficaz, pudiera tener más inconvenientes en su aplicación, no obstante en estudios revisados se informan tiempos mejores a los consumidores por la gastrostomía quirúrgica a la cual se le reconoce una duración promedio de 50 minutos (12) y he aquí una de las ventajas principales de la GEP (13,14,15,16).

Al analizar las complicaciones observamos que ocurrieron en 2 pacientes (7.7%); una dislocación de la sonda por ponche del balón de anclaje intragástrico, ocurrida a los 23 días de funcionamiento estable y el otro caso fue un absceso de la pared que mostró signos de flogosis a los 6 días de realizada. Este último caso fue el único que no se cubrió con antibioticoterapia por antecedentes de alergia a múltiples medicamentos lo que corrobora los reportes que informan la disminución ostensible de la sepsis cuando se indica antibiótico profiláctico (17,18,19). No hubo fallecidos en la casuística reportada.

VER BIBLIOGRAFÍA