Revista Peruana de Cardiología : Mayo - Agosto 1999


EDITORIAL


Desde estas páginas de la Revista Peruana de Cardiología, quisiera a nombre mío y de la Junta Directiva, enviarles un saludo cordial y afectuoso, al mismo tiempo que solicitarles su apoyo decidido para lograr todas las tareas y metas que nos hemos propuesto para este bienio 1999 2001. Sabemos que la tarea no es fácil y que existen factores coyunturales que vencer.

Debemos considerar cuidadosa y seriamente que la Sociedad Peruana de Cardiología es una agrupación con alto nivel científico, gran actividad

docente y una tradición que la hace una de las más prestigiosas y prestigiadas en el ámbito nacional e internacional; por lo tanto constituye un deber ineludible de cada uno de los socios que la integran conservar e incrementar éstas a través de una genuina, franca e incondicional actitud fraterna y corporativa que se traduzca en participación de todas aquellas tareas programadas. Las convocatorias a las diferentes reuniones científicas, culturales o de diversa índole que la Sociedad prepara con meticulosidad y esfuerzo deben tener una asistencia mayoritaria.

La presencia de todas las personalidades que la integran constituye un estímulo. De ningún modo se puede menospreciar la experiencia y los logros ganados por anteriores gestiones, estos son los pilares básicos que sostienen a la Institución. Hay cambios profundos y que hay que adaptarse a ellos, sería peligroso quedarse anclados a épocas y sistemas que han sido superados.

Lo que no cambia y no debe suceder por ninguna razón y, de ello estoy totalmente convencido, es que la Sociedad se debilite, escinda o se fraccione, so pretexto del gran avance de subespecialidades que según ciertas consideraciones, deben ser motivo para apartar a distinguidos profesionales. Que bueno sería que ellos se unieran con gran espíritu societal a trabajar para engrandecer y fortalecer nuestra Sociedad. De ningún modo pretendo con estas reflexiones conculcar el derecho de las personas de ir o estar donde les plazca. Este es un derecho inalienable.

Necesitamos el consejo oportuno, la crítica que construye y el aliento constante.

Las circunstancias actuales y las que se vislumbran para el próximo milenio exige un manejo dinámico, ágil y moderno para lo cual se requieren gran entrega, sacrificio y dedicación. Agenciar recursos, trazar normas y tomar decisiones es tarea delicada.

También es bueno insistir en el gran papel promotor que tiene la Sociedad dentro de la especialidad de Cardiología. Invitamos a todos los cardiólogos jóvenes a incorporarse a nuestra Sociedad. Ellos a través del tiempo serán los nuevos pilares que fortalezcan a nuestra Sociedad, siempre en el pensamiento de cuánto podamos dar y no cuánto podríamos recibir.

Nuestra revista requiere de vuestro apoyo. Los trabajos científicos, artículos de revisión, abstractos, protocolos, casos clínicos y otras de interés serán recibidos para su publicación y divulgación oportunas.

Se está estructurando un ambicioso programa científico que colme las expectativas de los socios y satisfaga las inquietudes por lo nuevo y vigente. Esto se logrará con el activo concurso de los Consejos Científicos que están presididos y conformados por distinguidos socios, en coordinación estrecha con el Comité Científico y la Presidencia.

En cumplimiento de lo dispuesto por el Colegio Médico del Perú en relación a la recertificación, su reglamentación y aplicación, así como para estructurar el reglamento de Educación Médica Continua y su ejecución en el futuro, está a cargo de un Comité ad hoc presidido por un destacado educador y ExPresidente.

Se dará prioridad al XVIII Congreso Peruano de Cardiología el año 2001, a fines del mes de abril, al X Curso Internacional de Cardiología para el Consultor que se realizará del 25 al 28 de mayo en la ciudad de Trujillo, en el Hotel El Golf, y en marzo el Mes del Corazón.

La Biblioteca entrará en una clara y definida reestructuración operativa, funcional y de servicios conectada a redes internacionales de información científica.

Deseo que todos estos proyectos se hagan realidad para bien de nuestra querida Institución.

 

Dr. Luis Fernández-Dávila

Presidente de la Sociedad Peruana de Cardiología