Revista Peruana de Cardiología : Mayo - Agosto 1995

 

PREVALENCIA Y POSIBLES FACTORES DE RIESGO PARA HIPERTENSIÓN ARTERIAL EN LA POBLACIÓN URBANA DEL DISTRITO DE SANTIAGO, ICA


pagina89foto.jpg (11598 bytes)

                                                                                                                 Castillo Raez, Patricia; 
Rivera Buendía, Raúl; Castillo Romero,
Marita; Munayco Escate, César; Aguirre
Machado, Wilder;
Solier De La Cruz, Esmeralda*

 

RESUMEN

Este trabajo tiene por objetivo conocer la prevalencia y los principales factores de riesgo para Hipertensión Arterial (HTA) en la población urbana del Distrito de Santiago; por lo que se realizó un estudio transversal en dicha zona. Se incluyeron 240 personas mayores de 19 años de ambos sexos con 95% de significancia y un 0,05% de error.

Se encontró una prevalencia de HTA de 23,75%, las cifras tensionales, en la población aumentan según avanza la edad (Presión sistólica r=0,4; p=0,00001; presión diastólica r=0,34; p=0,00007). Se asociaron a la HTA factores como: la obesidad (RR=2,88), sedentarismo (RR=2,85) y la diabetes mellitus (RR= 1,11). No se encontró asociación con los sexos, con el consumo de alcohol y el tabaquismo, al igual que con los antecedentes, de HTA, diabetes mellitus y enfermedad cadiovascular en familiares, de primer grado. La mayoría de factores de riesgo para HTA eran «modificables».

Palabras clave: Hipertensión arterial, factores de riesgo, hipertensión esencial

 

SUMMARY

This study has for objective to know the prevalence and the principal risk factor of High Blood Pressure (HBP), in the urban city of Santiago's district; for that a traverse study in this zone was carried out. 240 people seniors of 19 years of age or older, of both sexes, were included; with 95% of significant and 0,05% of error.

We found a prevalence of HBP of 23,75%; the average levels in the population increases according to the age advances (Systolic blood pressure=0,4; p=0,00001; diastolic blood pressure=0,34, p=0,00007). We associated the HBP with obesity (RR=2,88); inactivity (RR=2,85) and Diabetes Mellitus (RR=0,11). No found association with the sexes, with the consumption of alcohol, tobacco, or with family history of HBP, Diabetes mellitus or cardiovascular disease. The majority of the risk factors for HBP were «modificables».

 

Key words: High blood pressure, risk factors, essential hypertension.


Rev. Perú Cardiol. 1995; XXI (2): 89-97

 

INTRODUCCIÓN

En la actualidad se conoce que la Presión Arterial (P.A.) elevada es uno de los mayores factores de riesgo de enfermedad cardiaca y el más importante para las enfermedades cerebrovasculares; además, se considera como un problema de salud frecuente y causa común de visitas y prescripciones médicas1,2,3,4.

La hipertensión arterial (HTA) es el aumento sostenido de la presión sistólica por encima de 139 mmHg y/o presión diastólica mayor de 89 mm Hg, en las personas mayores de 18 años1.

Desafortunadamente, la mayoría de los casos de HTA no tienen una causa definida y se le ha denominado como Hipertensión Esencial o Idiopática, mientras que un pequeho porcentaje (aproximadamente 10%) es secundaria principalmente a enfermedad de origen renal (HTA renovascular, insuficiencia renal crónica) y más raramente a enfermedades endocrinas como feocromocitoma o hiperaldosteronismo primario (enfermedad de Cohn)2,4.

Si bien se desconoce la causa de la hipertensión arterial esencial, se considera que participan en ella diversos factores como: herencia, sexo, edad, raza, obesidad, exceso de sal en la dieta, alcohol, consumo de cigarrillos, falta de ejercicio y diabetes mellitus. No debemos olvidar que la presencia de uno o más de estos factores incrementa la posibilidad de desarrollar esta enfermedad1,3,4,5,6.

Las múltiples complicaciones asociadas a la HTA, la elevada tasa de morbilidad, la reducción de la expectativa de vida y la carencia de estudios epidemiológicos recientes en nuestro país nos motivaron a la realización del presente estudio, con la finalidad de establecer la prevalencia y los posibles factores predisponentes más importantes para HTA en el distrito de Santiago de Ica y así contribuir al conocimiento de la HTA en nuestro medio.

 

MATERIAL Y MÉTODOS

El presente estudio se llevó a cabo en el área urbana del distrito de Santiago (Departamento de Ica); con sus 8 659 habitantes (Censo 1993), que representan el 58% del total de la población del distrito. Nuestro universo estuvo constituido por la población mayor de 19 años (4 660 habitantes), del cual seleccionamos una muestra de 240 personas, lo que nos da un 95% de confianza y un error de 0,05%.

Las personas fueron seleccionadas mediante un muestreo aleatorio sistemático, considerándose como unidad de análisis a las personas y como unidad de muestreo a las viviendas; debióndose cumplir los siguientes criterios:

a. Criterios de inclusión: Personas mayores de 19 años que manifestaron su domicilio en el distrito de Santiago.

b. Criterios de exclusión: Personas que se encontraban de visita.

En este estudio transversal se utilizó como instrumento una hoja de encuesta donde se registraron datos personales, factores de riesgo para HTA y el resultado de algunos exámenes. Esta ficha fue validada por el personal investigador mediante un estudio piloto.

El trabajo se efectuó mediante dos entrevistas: en la primera se interrogó sobre los posibles factores de riesgo y se hizo la primera toma de P.A. La segunda entrevista fue en la Posta de Salud de la zona, donde se controló nuevamente la P.A. y se realizaron exámenes como glicemia, glucosuria, un electrocardiograma (E.C.G.), además del estudio somatométrico. Hubo un tercer control de P.A. cuando se encontró elevada sólo en una de las dos oportuniclades anteriores.

La Presión Arterial se tomó con tensiómetro calibrado de mercurio marca KAMETER, en un ambiente tranquilo de temperatura agradable, con poco ruido; con la persona en posición sentada y con el antebrazo colocado a la altura del corazón (4.º espacio intercostal), después de 15 minutos de reposo. Se midió las tensiones sistólica y diastólica en ambos brazos, dos veces, en un lapso mínimo de 3 minutos y se anotó el valor medio de cada uno, utilizando para lectura diastólica la desaparición del sonido (fase V)1,7,8. La glicemia y glucosuria se midieron con tiras reactivas de HAEMOGLUKOTEST y URITEST respectivamente para despistaje cle diabetes mellitus.

En el caso de las personas que no pudieron asistir a la posta, los exámenes fueron realizados en sus casas.

De acuerdo a los resultados obtenidos en los exámenes se consideró lo siguiente:

a. Como hipertenso aquella persona con cifras de presión arterial sistólica por encima de 139 mmHg y/o presión arterial diastólica mayor de 89 mmHg, encontrados en dos controles. La clasificación se hizo según el V Reporte del Comité Conjunto sobre detección, evaluación y tratamiento de la Hipertensión Arterial (Tabla N.º 1)1.

b. Se diagnosticó diabetes mellitus (D.M.) en aquellas personas sintomáticas (polifagia, polidipsia, poliuria) con glicemia elevada y presencia de glucosuria4.

c. En el electrocardiograma se buscó hipertrofia ventricular izquierda y/o isquemia de miocardio. Estos diagnósticos fueron revisados por un especialista.

d. La obesidad fue evaluada por medio del índice de Quetelet o índice de masa corporal (IMC)4.

e. Fue considerada sedentaria aquella persona que: caminaba menos de 1500 metros al día, no tenía actividad laboral y no practicaba deporte.

TABLA N°1
Clasificación de la presión arterial

  P. Sistólica P. Diastólica
Normal: <130 <85
Normal alta: 130-139 85-89
Hipertensión:
Estadio I (leve)
140-159 90-99
Estadio II (moderada) 160-179 100-109
Estadio III (severa) 180-209 110-119
Estadio IV (muy severa) ³210 ³120

 

Debemos indicar que no fue posible medir los lípidos en sangre, por consiguiente no se evaluó este factor de riesgo. En relación al consumo de sal sólo se consideró la apreciación personal del entrevistado.

Siguiendo las recomendaciones de la OPS/OMS7 se dieron charlas educativas y se proporcionó material informativo sobre HTA a todas las personas que ingresaron al estudio.

Toda la información fue transferida a una base de datos electrónica creada en el programa, Epilnfo, donde se llevó a cabo el procesamiento y análisis de los mismos en una computadora 386/DX. Para el análisis se confeccionó tablas de doble entrada (2 x 2), a las que se les realizó pruebas estadísticas de significación como chi-cuadrado con corrección de Yates; análisis de varianza (Anova) cuando los datos están distribuidos normalmente, test de Kruskall Wallis cuando no lo estaban y análisis de correlación lineal variables como: edad, presión sistólica, presión diastólica e IMC. Se consideró significativo un valor de p<0,05.

 

RESULTADOS

En 240 personas estudiadas, con una edad de 45,52 + 17,06 años, de predominio femenino (70%), se encontró una prevalencia de HTA de 23,75%, debiéndose resaltar la existencia de un alto número de personas con cifras de presión arterial ubicadas en el rango «Normal Alto» (Gráfico N.º 1). Se observó que la prevalencia de HTA se incrementa con el grupo etáreo (Gráfico N.º 2).

En la población total la correlación de las cifras tensionales y la edad fue buena sólo para la presión sistólica (presión sistólica r=0,54; p=0,00001; presión diastólica r=0,34; p=0,00007), siendo importante observar que entre los 60 y 70 años la media de la presión-sistólica presenta un valor limítrofe (x=139,096 + 25,902), y de los 70 años a más la media de la presión sistólica es de 150 mmHg (Gráfico N.º 3).

Las variaciones de la presión arterial sistólica (PS) y presión arterial diastólica (PD) en relación a la edad fue significativa en el grupo de personas con cifras de presiones consideradas normales [p=0,023 (PS) y P=0,005 (PD)]; en cambio, en el grupo de personas hipertensas la variación fue mayor para la presión sistólica (p=0,04 (PS) y p=0,7528 (PD)) (Gráfico N.º 4).

Se asociaron a la HTA factores como: la obesidad medida por el IMC, el que es mayor al valor normal en las personas hipertensas tanto en varones como en mujeres. Además, se halló relación con el antecedente personal de diabetes mellitus, la vida sedentaria; y el tipo racial, este último sólo en los varones (Tabla N.º 2).

Los hallazgos electrocardiográficos, posiblemente relacionados con la HTA fueron: 5 casos de isquemia de miocardio (4 casos en hipertensos), 2 casos de hipertrofia ventricular izquierda, 1 de ellos en un hipertenso de estadío severo.


DISCUSIÓN Y COMENTARIO

En esta investigación se encontró una prevalencia de HTA (23,75%) que supera estimaciones nacionales, como las difundidas en 1994 por la Sociedad Peruana de Hipertensión Arterial que la estima en un 15%9; debemos observar que las estimaciones nacionales se realizan sobre la base de reportes de Centros de Salud, Hospitales o campañas preventivas, donde muchos casos de HTA no son registrados debido a que la persona no se controla por ser asintomática o ignora su enfermedad; por otro lado la prevalencia que reportamos es sólo de una localidad y no refleja necesariamente la realidad nacional. Estimaciones publicadas por la OPS/OMS en poblaciones de América Latina como Chile, Colombia y Argentina oscilan entre 19,1%, 14,5% y 32,7% respectivamente7. Debemos recalcar que la carencia de otros estudios locales o regionales recientes no nos permite comparar nuestros resultados.

Se observó un grupo importante de personas con cifras tensionales consideradas «normales altas» (20,42%); este grupo, podría presentar un mayor riesgo de desarrollar HTA, en un futuro cercano, y en ellos sería adecuado iniciar una estrategia de prevención.

 

pagina92grafico1a.jpg (19210 bytes)

La HTA en Estadío I (leve) es la forma más común encontrada en la población adulta, 51% en este trabajo y en otros estudios hasta un 70%10, ésta sería responsable en parte de la gran morbilidad y mortalidad por HTA, ya que cerca del 60% de muertes, prematuras atribuidas a ella ocurren en este estadío, en donde casi todos los pacientes, son asintomáticos, Las complicaciones más probables, son: angina de pecho, infarto de miocardio y muerte súbita de origen cardiaco5.

Como lo dan a conocer diversos estudios6,7,11,12, aumento de la presión arterial con relación a la edad es universal lo que da lugar a un aumento en el porcentaje de hipertensos a medida que aumenta la edad (Gráfico N.º 2). Este incremento de la presión es más significativo para los valores de presión arterial sistólica (p=0,000001) (Gráfico N.º 3); el aumento en estas cifras tal vez se deba a cambios propios del envejecimiento como esclerosis de los grandes vasos con disminución de la elasticidad11,12. Estos cambios en la presión se da tanto en normotensos como hipertensos, siendo mayor en este último grupo (Gráfico N.º 4).


pagina93grafico2a.jpg (16071 bytes)


Gráficos página 92-5

Datos epidemiológicos2,3,11,13 muestran que en los individuos de edad avanzada la presión arterial sistólica se convierte gradualmente en un factor más predictivo de enfermedad cardiovascular que la presión arterial diastólica, debido a que esta última se eleva hasta los 55-60 años de edad, y luego se estabiliza y desciende. (Gráficos N.º 3 y N.º 4).

pagina93figura3a.jpg (17617 bytes)

De los factores de riesgo de HTA mostrado en la Tabla N.º 2 debemos resaltar la relación entre la obesidad, medida por IMC, y la HTA, tanto en el sexo femenino como en el masculino, siendo más significativo en el sexo femenino. El alza de la presión arterial en el obeso se debería al aumento de la demanda metabólica, la cual hace que aumente el gasto cardiaco y por consiguiente la P.A. se eleva. El exceso de peso fue más frecuente en hipertensos que en los sujetos normotensos, si recordamos que la reducción de peso va acompañada de una disminución en las cifras de tensión arterial, este factor de riesgo controlable puede tenerse en cuenta en el tratamiento de esta población4,8,14.

Algunos estudios4,7,15,16 nos informan que la presencia de diabetes mellitus en hipertensos les reduce la expectativa de vida, enfermedad que se encontró asociada con la HTA en este estudio.

Otro factor asociado es la vida sedentaria, ésta además es un factor de riesgo coronario, según lo reportado en el estudio Framinghan8,14, contrariamente el ejercicio en forma regular ayuda a mantener el peso normal, alivia el estrés, conserva el buen estado del corazón, la presión arterial y las arterias.

Los antecedentes de HTA, de enfermedad cardiovascular y de diabetes mellitus en familiares de primer grado, no mostraron asociación con HTA, contrario a lo que dan a conocer otros estudios4,7, que indican que la herencia de estas enfermedades aumenta las posibilidades de desarrollar presiones arteriales altas.

No se encontró asociación de riesgo para HTA y el sexo masculino como lo reportan muchos estudios1-3, pero tampoco se encontró para el sexo femenino. De la misma manera no encontramos implicancia de los hábitos nocivos como el consumo alcohol y el tabaquismo, ni del consumo excesivo de sal sobre el desarrollo de HTA; este último factor de riesgo puede diferir mucho con reportes de otros trabajos ya que su evaluación no fue la más adecuada por ser de difícil cuantificación.

Dentro de las complicaciones diagnosticadas electrocadiográficamente, se encontró que la más frecuente fue isquemia del miocardio (5 casos), este hallazgo podría considerarse como la expresión de una larga evolución de la HTA sin tratamiento adecuado y nos obligaría a revisar los programa de prevención, educación y tratamiento de HTA1,7.

 

CONCLUSIONES

- La prevalencia de HTA fue 23,75%, existiendo un importante grupo de normales altos (PA).

- La edad fue un factor de riesgo importante, sobre todo ser mayor de 60 años.

- La obesidad, la diabetes mellitus y el sedentarismo fueron factores asociados en este estudio, en comparación con el sexo, los hábitos nocivos (tabaco, alcohol), el consumo excesivo de sal y los antecedentes de HTA, DM y enfermedad cardiovascular en familiares de primer grado que no lo fueron.

- Los factores de riesgo coronario encontrados, además de la HTA, fueron: diabetes mellitus, obesidad y sedentarismo.


RECOMENDACIONES

- La mayoría de los factores asociados a la HTA pueden modificarse lo que motivaría iniciar medidas para su prevención y realizar estudios que lleven a una mejor identificación de los mismos.


BIBLIOGRAFÍA

1. The Fifth Report of The Joint national Committee on detection, evaluation, and treatment of high blood pressure. National Institutes of Health, Oct. 30, 1992.

2. IPSS. Hipertensión Arterial: Nuevos Horizontes, Boletln Tera-péutico, Mayo 1993. Vol. 2 (22): 1-2.

3. Cañizares de León Jairo. Hipertensión: Un tema Siempre Actual. Hexágono, 1992, Vol 1(2): 5-12.

4. COPPAT. Factores de Riesgo para el Desarrollo de la Ateroesclerosis. Lima, Marzo 1990. Vol. 1 (1): 10-11.

5. OMS/SIH. Gulas 1993 para el manejo de la hipertensión Leve: Memorandum de una Reunión OMS/IHS, Marzo, 1993.

6. Omnia Médica S. A. Existen factoresde riesgo en la enfermedad coronaria? Medichek Informa, Setiembre 1990, 2(4): 2-3.

7. OPS. La hipertensión arterial como problema de salud comunitario. Serie PALTEX para ejecutores de programas de salud, 1990.

8. José M. Sosa R. Hipertensión Arterial. Nuevas consideraciones de diagnóstico y terapéutica. MAD, Marzo 1993. Vol. 2 (2): 9-15.

9. EL COMERCIO. Estiman que el 15% de peruanos adultos sufren de hipertensión. Locales: A12, domingo 27, marzo 1994.

10. Mark C. Houston. Special Report: New insihits and new appro-ches for the treatment of essential hypertension. Am. Heart Journal. April 1989; 117 (4): 911-943.

11. Management Committee, National Heart Foundation of Aus-tralia. The Australian therapeutic trial in mild hypertension. Lancet 1980; 1: 1261-1267.

12. Santiago Campodónico. Hipertensión Arterial en el anciano. Diagnóstico, Agosto 1984, vol. 14(2): 52-55.

13. Hoyos C, Chávez A, Siu V, Villarán R. Algunos aspectos epi-demiológicos de la Hipertensión Arterial en el Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martin, Rev. Méd. IPSS 1993; Vol. 12 N.º 2; 19-25.

14. Patel C, Marmot MG, Terry DJ, et al: Trial of relaxation in re-ducing coronary risk: Four year follow up. Br. Med J. 1985; 290: 1103-1106.

15. Jácome Roca, Alfredo. Complicaciones crónicas de la diabetes. Medicina Contemporinea, 1993. N.º 40: 19-27.

16. James R. Sowr, Paul R. Standley, Jeffrey L. Ram, Michael B. Zemel, and Lawrence M. Resnick. Insulina Resistance, Carbo-hydrate metabolism, and hypertension. AJH, July 1991. 4: 466S-472S.

 


ASESORES. CASTILLO CORNEJO, Roque Gilberto; Cardiólogo, Profesor Principal FMH-UNICA. MIRANDA SOBERON, Ubaldo Efraín; -Pediatra, Profesor Asociado FMH-UNICA.