Revista Peruana de Cardiología : Mayo - Agosto 1995

 

Transmisión de Cargo a la nueva junta Directiva Periodo 1995-97

DISCURSO DEL PRESIDENTE ELECTO
Dr. WALDO FERNANDEZ DURAN


Rev. Perú Cardiol. 1995; XXI (2): 128

Quienes asumimos esta noche las responsabilidades de la Cardiología nacional por decisión mayoritaria de los miembros de la Sociedad quisiéramos antes de exponer los lineamientos: de nuestro programa referirnos al marco actual en el que se desarrollará nuestra actividad, en los contextos; científico, tecnológico, social y económico.

Discurso del Presidente Electo Dr. Waldo Fernández

 

Nuestra concepción de la enfermedad cardiovascular ha evolucionado de la observación del fenómeno clínico a un conocimiento más profundo de los mecanismos de la enfermedad, gracias a la tecnología disponible para medir las alteraciones de la función del corazón.

Así la investigación clínica y experimental sobre los resultados de nuestros tratamientos nos ha llevado del diagnóstico cualitativo al cuantitativo de la enfermedad cardiovascular, del concepto unitario, del cuadro clínico al reconocimiento de subsets del mismo con muy favorables implicancias para el tratamiento.

Hemos pasado del tratamiento de los síntomas que mejora la calidad de vida al tratamiento causal o de los mecanismos más profundos, añadiendo así expectativa de vida, es decir supervivencia.

Estamos evolucionando, del clásico concepto del cuadro clínico de la enfermedad al de perfiles de riesgo, lo cual nos permite actuar preventivamente. La cardiología preventiva está modificando el concepto de la historia natural de la enfermedad,

En cuanto a la tecnología disponible, su crecimiento exponencial nos crea un problema económico, dado su costo, que nos obliga a ser más racionales en la selección de la tecnología apropiada para nuestra realidad.

Las estrategias en cardiología también han ido evolucionando en los últimos años. Inicialmente a la estrategia riesgo beneficio de nuestros procedimientos diagnósticos y curativos, le siguió la estrategia costo/beneficio, pero hasta qué punto y a que sectores de la población se hubieran podido aplicar; y ahora estamos en la estrategia costo/contención, en otras palabras detección oportuna, anticipada y prevención de la enfermedad, ésta también debe practicarse en términos de conciliación de lo social con lo económico.

Dres. Salvador Sialer y Waldo Fernández, durante la Transmisión de Cargo (7 de Julio de 1995)

 

La investigación científica ha avanzado mediante un esfuerzo en doble dirección, por un lado hacia la reducción de los fenómenos estudiados hasta sus principios fundamentales y comprobables; y por otro lado hacia la reconstrucción de su complejidad por una síntesis expandida bajo el control de las leyes recientemente demostradas en el análisis de lo investigado.

Esta reconstitución nos ha llevado de un nivel a otro. De las alteraciones de la biología molecular a la bioquímica, de ésta a la ultraestructura de la célula, de la célula al tejido, del tejido al sistema, de éste a la disfunción premonitoria de la enfermedad clínica del individuo y finalmente de la enfermedad individual al fenómeno social, epidemiológico.

Todo el volumen de la información que se produce en estos campos de investigación clínica, experimental y tecnológica en la actualidad es abrumadora y supera nuestra capacidad de la revisión tradicional en las bibliotecas, las suscripciones de nuestras revistas y nuestros libros de consulta. Será necesario que la Sociedad organice un sistema de comunicación e informática para con sus miembros. Este es el reto actual para la Sociedad Peruana de Cardiología y éste será uno de sus ámbitos de acción. Encontrándose nuestro país en un indiscutible proceso de cambio y de apertura le corresponde liderarlo, en el campo de la enfermedad cardiovascular.

Los innegables efectos de la crisis social y económica que vivió el país incrementaron la brecha científica y tecnológica con los países desarrollados.

Actualmente se observa un renacimiento de la inquietud a nivel nacional y en el campo de la Cardiología; y no se trata de acelerar el paso sino de dar un salto hacia adelante en todos los contextos anteriormente descritos.

Serán objetivos fundamentales de nuestra acción:

Posibilitar a los miembros de la Sociedad el acceso a sistemas de informática; propender a la homogenización de los sistemas de base de datos que permitan el intercambio de información; facilitar a los asociados el ingreso a sistemas de red científica nacional e internacional y al correo electrónico a través de la Sociedad Peruana de Cardiología.

Elaborar por los Consejos Científicos de la Sociedad Protocolos de diagnóstico y tratamiento para las más frecuentes enfermedades cardiovasculares de acuerdo a las características de nuestra patología y a nuestros recursos disponibles.

Estimular la elaboración de protocolos de investigación prospectivos y de ser posible multicéntricos, quisiéramos conseguir que la mayoría de miembros de la Sociedad se incorporen de esta manera a las tareas de investigación clínica.

Gestionar la constitución de un Centro de Epidemiología Cardiovascular. Esta información que no existe en nuestro medio es: crucial para la investigación clínica y para la asignación de recursos de salud.

Comenzar con Programas de Atención Primaria en Cardiología; cuyos objetivos iniciales serán la detección y prevalencia de la hipertensión arterial en la tercera edad, de la insuficiencia cardiaca en el adulto y de la cardiopatía congénita en la infancia.

De esta manera llegaríamos; al XVI Congreso Peruano de Cardiología, de las Bodas de Oro de la Sociedad y a la vez Congreso Sudamericano de Cardiología con un bagaje de estudios de investigación de nuestra realidad en el campo de la Cardiología.

Asimismo realizaremos acciones conjuntas con otras sociedades especializadas en problemas de salud que nos son comunes.

Ninguno de estos objetivas son acciones; de una directiva institucional sino que requieren la movilización de los Consejos Científicos y de todos los Miembros de la Sociedad. Abrigamos la esperanza de involucrarnos todos en una tarea conjunta.

Todos los miembros de la Directiva deseamos esta noche reiterar nuestra identificación con los; valores tradicionales que inspiraron a los fundadores de la Sociedad y rendir homenaje a los presidentes y sus Directivas que nos han precedido, quienes con su esfuerzo han elevado a nuestra Institución al sitial que ostenta.

El flamante Presidente de la Sociedad Peruana de Cardiología toma juramento a los miembros de su Junta Directiva.