Inicio > Colección digital > Revistas

Portada | Volúmenes anteriores | Listado por Títulos

ALMA MATER
© UNMSM. Fondo Editorial

ISSN versión electrónica 1609-9036

Alma Mater     1997;  (13 - 14) : 148 - 154 


RESEÑAS


ALFREDO BRYCE 
Reo de Nocturnidad
Lima: Peisa, 1996.

El profesor de literatura comparada Maximiliano Gutiérrez se establece en el sur de Francia, en la Universidad Paul Valéry de Montpellier.

Su estancia en esta ciudad tiene sobre todo una razón de ser, una causa de cuyos efectos busca librarse el protagonista, nuestro reo de nocturnidad. Responsable de vigilias, fantasías nocturnas, desvaríos, excesos.


Prisionero de su soledad, enfermo por ella, por Ornella, la mujer que no pudo ser finalmente de él. Un tren lo lleva, lo trae, buscando redimirlo de los fantasmas que lo acosan, ... desengaños... Llega a Montpellier, Maximiliano Gutiérrez con la esperanza de un olvido, de una redención, pero su vida se convierte en una doble vida a partir de entonces, una dicotomía entre un Maximiliano que tiende a ser caótico, "desordenado e impuntual" y aquel Herminio, profesor "cumplido y voluntarioso", que al fin de cuentas representa la otra cara de su misma personalidad.


Desfilan por su vida, los imborrables recuerdos de una Ornella a quien intenta eliminar, Llegan a ser más fuertes que él. Tenemos luego a Claire, Laura, Elisa, Nadine, Marie acompañando a Maximiliano, (Max) en las vicisitudes de su permanencia en Montpellier. De su departamento a los "anexos" (bares y tabernas de la ciudad), en un ir y venir. Un persistente insomnio se apodera de él (hasta quince días sin dormir) y en ese contexto son inevitables las reflexiones sobre la vida y la muerte en el "gran teatro de mi pequeño mundo", como el protagonista define su situación. Intenta olvidar aún, siente una gran lejanía, una gran ausencia, llega a desesperar en muchos casos y decide deambular por calles, plazas y otros lugares con el tiempo trastocado. Llega a perder el sentido de la realidad. Ficción y realidad se confunden y Max entristece por ello. Finalmente llega hasta ser hospitalizado y encuentra "escribiendo intravenosamente" una purificación, una ablución.

Más allá de la estructura y los temas del relato en la novela de Bryce, queremos destacar un par de pasajes que plantean toda una visión de Maximiliano Gutiérrez sobre la literatura peruana o en todo caso sobre el Perú y los peruanos; un enfoque que es el evidente producto de una experiencia en el extranjero, de cierto tipo de exilio que no deja de ser algo traumático. En diálogo con la francesa y a su vez marroquí Nadine, hablando de literatura, Max presenta al Inca Garcilaso de la Vega y se refiere a aspectos de la vida de éste último en España, las crisis de identidad del Inca, su obra mayor los Comentarios Reales y explica cómo se formó el primer peruano oficial.

Recuerda la frase de los Comentarios: "Tomósenos el reinar en vasallaje", con lo que alude a la violenta transición entre el Tahuantinsuyo y el Virreinato y con lo que demuestra además la doble identidad de Garcilaso de la Vega, el Inca. Para Max, el Inca Garcilaso hizo del Perú con sus Comentarios Reales, "el país en que anida la nostalgia". "No hay ni puede haber, nada ni nadie más nostálgico y con más bienes perdidos que un peruano", añade el protagonista. Sugestiva reflexión sobre nuestra identidad y nuestro temperamento como consecuencias de la conquista. El Imperio Incaico es visto por el personaje como un bien supremo que se ha perdido. Para terminar, Max se siente "un peruano y caballero a carta cabal", que el día que vuelve a vivir en Lima, logra nuevamente "trabajar y dormir perfectamente". Hay en nuestro reo de nocturnidad, una soledad esencial, una necesidad de pertenencia para lograr la felicidad. La relación con Ornella y posteriormente con Claire y Nadine representa una necesidad, una forma de pertenencia, otra estaría dada por la relación con su país natal, el Perú, una relación en la que entran a tallar la cabeza y el corazón y por supuesto nostalgia, debido a la distancia que de por sí se da en toda experiencia fuera del país de uno. (Eduardo Orrego, Acuña) 

CARLOS GARAYAR DE LILLO
Una noche, un sueño.
Lima: Peisa, 1996.


Sensatez y equilibrio, como actitudes básicas de un crítico, reclama Carlos Garayar, en una entrevista a propósito de la publicación de sus cuentos agrupados bajo el título de Una noche, un sueño. Las mismas virtudes que marcan su narrativa.

En ambientes generalmente citadinos, aunque sin excluir los relatos de tema rural, sus personajes parecen desdecir el epígrafe del libro: "Uno no es feliz si no sueña que lo ha sido". Seres taciturnos perseguidos por circunstancias malhadadas que impiden precisamente realizar a plenitud sus sueños.

En la mayor parte de los cuentos, el tema reposa en la estructura clásica, y hermosas -eficaces- descripciones de ambiente, unidas a la reiterada apelación a diálogos que en algunos momentos dificulta la presentación del cuadro emocional.

Notables los cuentos En el supermercado y El Tigre. En el primero, la tensión cotidiana y el desenlace adecuado, en un relato minucioso de objetos, de cosas, que adquieren gran importancia en contenido y forma para llenar el vacío y la desesperación contemporáneas. La pulsión del refugio en la compra desmedida, y la inutilidad de un día -una vida- que termina dramáticamente. Un retrato de época, problemas objetivos y atentados terroristas que empiezan con el desasosiego de la premonición y acaban con el estallido homicida. En El tigre, como en otros cuentos, Garayar nos conduce a la Amazonía y con un relato vivo y tenso nos entrega un episodio dramático, en el que por momentos el paisaje aparece protagónico.

En Los hijos del aire, con el que cierra el libro, el "cómo" ocurren los hechos gana en importancia a la ocurrencia misma. El discurso de la acción establece un contrapunto con los diálogos. El narrador omnisciente escruta los tormentos y la agitación de uno de los protagonistas, el varón, dejando apenas dibujado al personaje femenino.

Sensatez y sentimiento, en una prosa cautelosa, cuidada y medida. (Sonia Luz Carrillo) .

OSWALDO REYNOSO
Los eunucos inmortales

Lima: Peisa, 1995.


Quinta novela del ya prestigioso y polémico arequipeño, ambientada entre los años 1977 y 1989 en la China de Deng Mao Ping, que narra las experiencias de un profesor y experto latinoamericano afincado en esas tierras en busca de la felicidad.

Después de la muerte de Mao Zedong en 1976, toma el poder en la potencia comunista el líder Deng Xiao Ping, quien lleva poco a poco a este país a la realización de las Cuatro Modernizaciones para constituirse en una gran potencia a fines de siglo XX. En este difícil proceso, se introduce en el sistema socialista, una economía de mercado la que conduce inevitablemente a la penetración de grandes capitales extranjeros, deshaciendo los principios de igualdad de oportunidades para los hombres, instalándolos en una sociedad brutalmente competitiva, individualista y reñida con los principios de la Revolución China de respeto a la colectividad y al derecho comunal. Asistimos -entre velos- a la incubación del germen de la inconformidad y la insatisfacción en los habitantes de ese país. A raíz de esto, la atmósfera de calma se va disolviendo poco a poco hasta que los estudiantes de diversas universidades y centros de educación superior llevan a cabo protestas contra el autoritarismo, la corrupción y la falta de cuidado en el gobierno, la cual dejaba a descubierto una serie de desatenciones a las principales necesidades del pueblo chino: educación, trabajo, etc.

De esta manera, comienza la gran revuelta de la Plaza de Tian'anmen en la que paulatinamente los estudiante chinos van radicalizando sus medidas de protesta (huelga de hambre) ante la indiferencia y la serie de calumnias a que los dirigentes chinos tratan de someterlos utilizando los medios oficiales de comunicación para hacerles perder así la credibilidad ante la prensa extranjera. Pero los ataques lanzados no hacen más que indignar al pueblo y a la opinión mundial, por lo cual se lleva a cabo un intento de negociación que fracasa a causa de la rotunda negativa que los dirigentes dan a las propuestas de los estudiantes.

Finalmente, Deng Xiao Ping -cual emperador absoluto- decide llevar a cabo una brutal matanza para poner punto final a la oposición del pueblo frente al sistema que venía implantando.

Este es el ambiente en el que se desenvuelve la estupenda narración de Oswaldo Reynoso, en la cual un personaje cuenta las peripecias de su estancia en China adonde llega en busca de la felicidad. Los conflictos morales de sus alumnos, de la juventud entera, ante un régimen que perpetua un milenario y maligno poder: el de los Eunucos Inmortales, de los cuales "hay en todas partes del mundo, en los regímenes comunistas y en los capitalistas. Son rojos, negros, amarillos, cholos, blancos. Los eunucos tienen rasgos comunes: son retardatarios, intolerantes, abusivos, estériles, se enquistan en el poder para impedir el progreso", todo a costa de su beneficio personal.

La revuelta de Tian'anmen es un pretexto para analizar esas contradicciones que sufre el hombre en la larga búsqueda de la felicidad. Los conflictos morales de los jóvenes quienes fueron criados bajo ciertos principios que ahora el propio régimen no los deja ejercer por la falta de oportunidades, son detonantes de un conflicto político en el cual el pueblo entero se ve obligado a ir contra un gobierno que no desea otra cosa que gobernar para sí y que -al final- responde a las manifestaciones populares violentamente, sin sentido de la historia ni de voluntad responsable.

La estudiada y perfecta forma de narrar nos introduce -al mismo tiempo y sin desajustes que desapasionen la lectura- al mundo de las milenarias costumbres orientales que permanecen en la vida de la gente a pesar del régimen de alimentación y de vestido, los delicados perfumes, la música, las costumbres son puntos importantes en la historia que nos revelan en Oswaldo Reynoso a un refinado esteta, sólo entrevisto en su anterior novela En busca de Aladino.

El punto medio de la historia es la incansable persecución de la dicha, que Oswaldo -el personaje principal- emprende. Dicha búsqueda lo lleva a enfrentar varias posibilidades:

La felicidad está en un país socialista, donde se exalta el bienestar general.

La felicidad está en el goce de los ritos: las iglesias de su infancia en Arequipa, en las concentraciones en la Plaza de Tian'anmen, en los templos lamaístas y taoístas.

  1. La felicidad está en el ser lo que se tiene que ser.

  2. La felicidad está en el hacer lo que se tiene que hacer para ser lo que se tiene que ser.

  3. La felicidad está en el goce de lo oculto: lo místico, el ver más allá de los caracteres impresos.

  4. La felicidad está en las desconocidas ciudades de sol de su nostalgia.

El desengaño ante la brutalidad de los gobernantes "socialistas", ante los Eunucos Inmortales lo llevan a la conclusión de que no encontrará el don preciado de la dicha en un socialismo que aplaste la libertad del hombre: él cree "en un socialismo con libertad, sin dictaduras de ninguna especie. Sin comisarios mandones: dueños de vidas y de sueños ajenos". Los desengaños lo sumen en depresión y angustia, pero encontrará lo que estuvo buscando incesantemente en una función de magia (postergada hasta casi el final de la novela) a la que acude acompañado de una alumna y amiga suya: "Y en la intensidad de luz que irradian los ojos negros, grandes y redondos pero con un aire extrañamente chino del joven mago comprendo que lo que busco no es la clave de la felicidad, sino la verdad, y descubro que esa verdad, lacerante y bella, siempre ha estado presente en las desconocidas ciudades de sol de mi nostalgia. Y en esa intensidad de luz de los ojos del joven mago y en ese carácter dibujado en su pecho con tinta negra encuentro el camino que debe conducirme al inmenso país de mi adolescencia".

De manera que, la ansiada felicidad se nos muestra como el reflejo perfecto de la verdad; así, se nos plantea que para un hombre sincero, no dogmático, que desee real y conscientemente ser feliz esta felicidad sólo la podrá encontrar construyendo su vida sobre la verdad, y al mismo tiempo, afirma que Oswaldo -en su búsqueda personal- ha encontrado la felicidad en la tierra tantas veces mencionadas a lo largo del relato, su lugar de nacimiento y su remanso de paz: Arequipa.

Nos encontramos así frente a la realidad de que esa felicidad está en uno mismo, en la verdad que muchas veces nos negamos a aceptar y que al negarla nos conduce a la insatisfacción, al vacío; más allá de cualquier atisbo de dominación o represión siempre se sobrepone la Verdad -concientemente asumida- que es al final de cuentas la que determina el sentido esencial de la existencia y la felicidad del individuo y el de la humanidad en general.

Novela escrita en tono reflexivo, que nos muestra los desencuentros en la historia humana y en el ser humano como individuo, y que ejerce -además- una narración ágil, fluida, amena, de innegable calidad, escrita en tono poético, con una original vena humorística que hace especialmente placentero el enfrentamiento del lector con el texto.

Si queremos analizar la estructura de la novela, encontraremos que ha sido escrita en primera persona -por medio de un narrador personaje- y a manera de diario: abarca las fechas desde el 12 de mayo de 1989 hasta el 22 de mayo del mismo año, y una coda fechada el 10 de junio, donde el narrador relata el lamentable desenlace de los incidentes de Tian'anmen y la "fuga" masiva de los expertos extranjeros que trabajaban junto a él haciendo correcciones de estilo para el Departamento de Publicaciones del PCCH. En este mismo diario, el narrador-personaje describe su intención de empezar una novela sobre su estadía en el mentado país socialista y las dificultades de encontrar una técnica para desarrollar el hilo de la narración.

El tratamiento del tiempo y del espacio es circular. Magnífico ejemplo de ello es la alternancia del episodio de la Revolución de los años 50 -cuando los colegiales del Independencia regaron con su sangre las adoquinadas calles de Arequipa- con el de la despedida entre Oswaldo y Liang -su joven amigo- en medio de una de las multitudinarias manifestaciones de Tian'anmen.

Hay numerosos flash-backs, en los cuales el narrador se basa para introducir nuevos personajes o recordar episodios pasados de su estancia en China o de su vida en Arequipa. Ésta es una técnica que el narrador domina claramente y sin dificultades.

El lenguaje es un elemento elástico, estético le permite al autor el enriquecimiento de la narración por medio del uso variado y constante de adjetivos, algo que -dicho sea de paso- es muy usual en Reynoso; la intención del narrador es la de usar un español sin denotaciones de acento, sin imitar el habla real de los chinos que hablan esta lengua, solamente describiendo, dando pistas como la siguiente: "dijo emocionado Liang con su elegante tono de chino mandarín". Pero para describir el habla de los estudiantes y peruanos afincados en ese país, Reynoso acude a su especialidad y exquisitez en el registro de la jerga, los giros lingüísticos típicamente peruanos como "calato", "ceviche"; y los limeños como: "punta", "combo", etc.; recrea -asimismo- algunos vocablos chinos como: "ayi", "lindao", "Xiuxi", etc. Todo lo cual nos da muestras de un narrador diestro en el manejo de la cuestión del lenguaje novelesco.

En cuanto al tratamiento de los personajes, Oswaldo (narrador - personaje) hace referencia en medio de la narración de su incomodidad por no saber nunca de qué manera piensan y sienten los chinos, de esa forma oculta que tienen de ser, de no demostrar lo que les afecta, por eso asume la decisión de que al escribir el libro sobre su estadía en China, no mostraría al lector personajes permeables, sino ese mismo "mutis" emocional, de manera que le contagie esa misma incertidumbre que él sentía al hablar con un oriental. Es, al mismo tiempo, una técnica que nos permite imaginar un poco a nuestro antojo, recrear y -sobre todo- crear un tipo de personajes a veces radiantes, amables, cálidos y pacientes y otras, fríos, cínicos, impenetrables. En mi opinión, la novela de Oswaldo Reynoso Los eunucos inmortales, compleja y muy lograda, nos muestra a un talento narrativo completo y sólido, además de ofrecemos una visión estupenda de un drama humano nunca acabado: el de la búsqueda de la felicidad. Esta novela significa también el logro y la consolidación de un proyecto narrativo: el de Oswaldo Reynoso, proyecto que unifica lo real con lo fantástico y lo sensual, facetas que el autor mantenía aún divorciadas hasta su penúltima novela: En busca de Aladino y que encuentran en Los eunucos inmortales un perfecto punto de confluencia. (Frida Elena Poma Escudero).

JORGE VALENZUELA
El silencio de los magos
Liina: Editorial Colmillo Blanco, 1995.


Este conjunto de relatos pasó injustamente desapercibido. Su autor: el joven profesor sanmarquino Jorge Valenzuela. Nos acercaremos a la obra deteniéndonos en algunos tópicos de los cuentos, señalando, además, temas, personajes, estilo y técnica.

La soledad de los magos. En las sociedades tribales los magos eran quienes poseían un conocimiento superior. Los magos actuales, aquellas pocas personas aun capaces de un distanciamiento crítico de la realidad, se hallan solos.

Violencia. Se detecta a lo largo de todo el libro, con ejemplos más resaltantes en "Calle cerrada" y "Nocturno con svásticas". En esta última la violencia se desarrolla de la siguiente manera: al empezar el libro el personaje lee un texto donde se narran bombardeos y fusilamientos, luego en la pancarta del baño y en el bibliotecario atado descubre la violencia xenófoba, posteriormente es expulsado de la biblioteca teniendo que caminar un largo trayecto. En el camino la policía lo detiene por indocumentado y lo recluyen en una celda: La violencia institucional.

Relación realidad-ficción literaria. Se evidencia en dos cuentos, "Viejos perros" y "Soy feliz Angélica" En el primero, el texto juega con La ciudad y los perros de Vargas Llosa y abarca el subtema de la deshumanización con el caso de los perros novelescos convertidos, luego de mucho alcohol, en auténticos canes para los ojos de alguien en estado etílico. El segundo intercala extractos de una novela que el personaje escribe basada en los hechos que está viviendo. En ambos, ficción y realidad interactúan influyéndose y complementándose.

Determinismo. Los personajes desde un inicio parecen condenados a su destino. La chica que se enamora de un supuesto homosexual, bien por esto o por una actitud celosa neurótica de su parte, está condenada a un amor frustrado. Lo mismo le sucede a la mujer que ama a un enfermo de sida. Pero el caso más claro está en "Después de mi padre", donde se narra la actitud de un joven esposo (que ha sido abandonado por su mujer dejándolo solo con su niño) quien optará por el suicidio y la eliminación de su hijo a efectos de que éste, mañana más tarde, no pase por experiencia similar.

Solitarios. En concordancia con el primer tema mencionado, los personajes principales, notoriamente seres reflexivos, empiezan y -la mayoría de las veces- terminan como solitarios, un ejemplo es la mujer que se enamora de un desahuciado, tiene esposo e hijos, pero está sola en su tragedia, ya que aun su amiga, que siempre la envidió, la escucha por una casi morbosa curiosidad.

Reflexivos. Los personajes meditan constantemente sobre lo que dicen, hacen e incluso piensan. Un ejemplo sería: "le diría que lo sigo queriendo igual que siempre o más. Pero que también lo odio" (p. 29).

Víctimas. Conscientes de serlo y resignados a ello, como en "Nocturno con svásticas". Las excepciones son: "Soy feliz Angélica" y "Amanecer en Madrid".

Poseen sentimientos ambiguos: esto elimina toda posibilidad de personajes planos. Un ejemplo: "Ahora veo que escribir esta historia tiene que ver con la necesidad de amar y que en ella el mal tiene un espacio reservado" (p. 22).

Buscan la sinceridad: en un mundo de hipocresías y verdades a medias, Gonzalo intenta saber, la verdad sobre Josef. El no estar ante una persona sincera, le costará la vida al protagonista de "El baile de los peruanos".

En su mayoría los cuentos tienen el remate fulminante que pedía Cortázar. Excepciones son relatos que recuerdan un tanto el estilo de Aldecoa, con gran tensión durante todo el texto y sin final concluyente, por ejemplo el final de "La voz de Beatriz". Asimismo, se detecta cierto estilo intimista, como si el narrador se sentase con nosotros a revelarnos algo muy secreto. Un claro ejemplo es el inicio de "Los sentimientos de Clara".

Aunque el autor usa con soltura varios tiempos verbales, como por ejemplo el condicional; hay una cierta preponderancia del pretérito indefinido y el pretérito imperfecto.

Valenzuela hace uso adecuado del narrador?personaje (por el que tiene preferencia) salvo en dos cuentos, en que utiliza el narrador omnisciente, con la misma maestría y por razones ineludibles, en un caso "Soy feliz Angélica" el narrador personaje de la novela que escribe el protagonista, debe diferenciarse -para luego casi fundirse en una mezcla de realidad fantasía en el último párrafo- del narrador en tercera persona que atraviesa el relato.

En el otro caso "El baile de los peruanos" es necesario un narrador omnisciente, pues el protagonista muere al acabar el relato y mal podría habernos contado lo sucedido.

Hay dos narradores femeninos, en "La voz de Beatriz" éste es necesario, pues nos cuenta los secretos que le contó su amiga, como sólo a una mujer otra se confiaría. En los "Sentimientos de Clara" el personaje femenino nos relata sus intimidades de la forma subjetiva que sólo la supuesta vivencia hace verosímil y permite esta inmersión en el universo psíquico de la mujer.

El autor deja a un lado el uso del flash back en las analepsis y prefiere, en los casos que ésta sería factible, la técnica consagrada por los escritores del siglo XIX de empezar el relato a la mitad, saltar al inicio y siguiendo el hilo de la acción llegar de vuelta al presente para continuar hasta final. (José Alejandro Felipe Valencia - Arenas Abruzzese).

CAMILO FERNÁNDEZ COZMA
Las huellas del aura. La poética de Jorge Eduardo Eielson.
Lima: Latinoamericana Editores, 1996.

Teniendo como objetivos básicos la presentación de la poética de Jorge Eduardo Eielson, expuesta tanto en sus artículos como en su obra Habitación en Roma; el análisis de las figuras del discurso y el sentido, en la citada obra, Camilo Fernández Cozman, realiza un exhaustivo trabajo que -como señala Santiago Maguiña, autor del prólogo- ilustra la tendencia contemporánea en los estudios literarios.

Los artículos elegidos ponen de manifiesto la adhesión del autor de Reinos a la reflexión de Umberto Eco acerca del carácter abierto de la obra de arte, "invitación a que el receptor complete el sentido del texto". Concluyendo en la tesis que la civilización utilitaria o de la "barbarie científica" es una amenaza a la obra abierta.

Posteriormente, al analizar la poética subyacente en Habitación en Roma se ubicará, en primer término, la etapa de la producción a la que pertenece, la misma que según consenso expuesto en obras anteriores como Curso de realidad. Proceso poético 1945-1980 de Ricardo Falla y la suscrita (1988) y Documentos de Literatura, la generación del cincuenta, de Marco Martos (1993), se trata de la persistencia de elementos vanguardistas, lo que Fernández indica como neovanguardia, en la poesía escrita en el Perú en la década del cincuenta.

Partiendo de las nociones de Walter Benjamín en torno al aura "como experiencia irrepetible... que la sociedad moderna tiende a mutilar para impulsar... el predominio de las experiencias repetibles y automatizadas", así como las de Karel Kosik acerca de la metafísica de la vida cotidiana y la necesaria distinción entre "el mundo de la apariencia y el de la realidad" en una sociedad que convierte todo en mercancía y en fetiche, el autor plantea un modelo metodológico basado en el estudio de las figuras del discurso (metáboles) que contribuyen a la construcción de sentido en la obra objeto de estudio.

Un interesante ejercicio interpretativo que estimula una atenta relectura de un poeta que "mantiene su aura en el universo de la cotidianidad" y del que Fernández Cozman señala que con su empleo lúdico del lenguaje, "su inmensa alegría es testimonio de libertad creativa y actitud crítica frente al mundo". (Sonia Luz Carrillo).

VARIOS
Boletín del Instituto de Investigaciones Lingüísticas (INVEL) N.º 3

Lima: UNMSM, 1997.


Bajo la dirección de la doctora Isabel Gálvez Astorayme, circula el número 3 del Boletín del Invel donde se publican artículos y adelantos de investigaciones que desarrollan los docentes integrantes del mencionado instituto. Así tenemos los siguientes aportes: "Etiología de topónimos de Huaros" del doctor Humberto Masgo Cabello; "Relación del Rey Inca y sus vasallos nombrados" de la licenciada Ana Baldoceda; "Ritos agrarios: una descripción etnolingüística" de la profesora Gálvez, directora del Boletín; "El sistema de prefijación en latín" de la magíster Aída Mendoza Cuba; "El centro urbano primigenio de Caral, Supe, costa norcentral del Perú" de la profesora Ruth Shady Solís; asimismo, se incluyen los proyectos del Invel aprobados para 1997 y las actividades que realizarán durante el año, destacando los cursos "Problemas de redacción", "Metodología de la enseñanza del Inglés", "Gramática del Inglés" y "Quechua médico". (Sandro Chiri Jaime).

Revista
La casa de cartón de Oxy. N.º 11

Lima: otoño de 1997.

La revista de Cultura La casa de cartón de OXY N.º 11 "aparece en el marco celebratorio de las Bodas de Plata de Occidental Peruana Inc." y está dedicada a rendir un homenaje intelectual y humano a Antonio Cornejo Polar, un insigne maestro sanmarquino, crítico literario latinoamericano de primera línea, miembro de número de la Academia Peruana de la Lengua y destacada figura de la cultura peruana contemporánea.

Este memorable N.º 11 de La casa de cartón de OXY nos presenta, en primer lugar, una valiosa entrevista al maestro Cornejo Polar, debida a quien fue uno de sus discípulos en los claustros sanmarquinos, Camilo Fernández Cozman, poeta y notable crítico de las últimas generaciones. El diálogo entre maestro y discípulo es muy abierto y lúcido y permite apreciar la faceta humana y la profundidad académica del primero. Pese a su brevedad, esta entrevista ofrece algunas claves muy útiles para una mejor comprensión de la vida y de la obra de Cornejo Polar.

Carlos García - Bedoya Maguiña, también discípulo del crítico homenajeado, nos entrega un notable y actualizado ensayo denominado "Los Estudios Literarios Latinoamericanos: Un Balance". García - Bedoya pasa revista al estado actual de los estudios literarios continentales en tres áreas claves: la crítica, la teoría y la historia latinoamericanas. Ubica a las figuras más representativas con sus respectivos aportes y relieva las contribuciones de ACP en los tres campos, pero en especial en la crítica literaria, de la que es uno de los representantes más caracterizados.

Tomás Escajadillo O' Connor, amigo, colega y compañero generacional de Cornejo ofrece un testimonio sobre "El ACP inicial", es decir, sobre los primeros años del crítico en los claustros sanmarquinos. Los datos que ofrece Escajadillo son muy útiles para conocer esa etapa de transición que vivió Cornejo al dejar Arequipa e instalarse en el ambiente limeño y universitario. A su vez, Edgardo Rivera Martínez, otro maestro sanmarquino y amigo de ACP desarrolla un ensayo sobre "Literatura Peruana, literaturas andinas -Entre la modernidad y la frontera-". Los planteamientos de Rivera Martínez coinciden en muchos aspectos, con las ideas de Cornejo de la literatura peruana como una "totalidad contradictoria".

Eduardo Urdanivia Bertarelli, discípulo y después colega de ACP, nos propone una lectura orientadora y sugestiva de uno de los libros más trascendentes de Cornejo Polar, La formación de la tradición literaria en el Perú (1989). También tenemos un "testimonio personal" a cargo de un amigo de los años escolares y universitarios de ACP en Arequipa. Nos referimos al abogado Augusto Garaycochea Millos, quien nos da a conocer aspectos poco conocidos de la época escolar y juvenil del homenajeado y así nos permite acercarnos más a la personalidad de este gran amigo y maestro a quien acabamos de perder físicamente, pero conservamos el ejemplo de su conducta y la lucidez de su obra.

La casa de cartón de OXY nos entrega otros artículos referidos al pintor Teodoro, Núñez Ureta, al cantautor Miguel Paz, contribuciones de Thor Heyerdhal, un informe sobre las Bodas de Plata de la OXY, la tradicional sección "Ex?libris" de Luis Alberto Castillo y un utilísimo Índice General de la Revista (Números 1 al 10) a cargo de Piero Antonio Gallucio. (Antonio González Montes). 

________________________

Tabla de contenido


UNMSM | Sistema de Bibliotecas | Biblioteca Digital

© 1997-2008 UNMSM. Oficina General del Sistema de Bibliotecas y Biblioteca Central
Comentarios y/o sugerencia : sisbiblio@unmsm.edu.pe
Todos los derechos reservados
Lima - Perú