Inicio > Colección digital > Revistas

Portada | Volúmenes anteriores | Listado por Títulos

ALMA MATER
© UNMSM. Fondo Editorial

ISSN versión electrónica 1609-9036

Alma Mater    1998;  (15) : 131-136


ESTUDIO DE HEGEL: LO RACIONAL Y LO REAL (*)

Shlomóh Avinerí


El año 1821 el filósofo alemán Hegel publicó su libro Filosofía del Derecho. Esta obra es fundamental en la teoría del Estado y la sociedad, y desde su publicación ha estado envuelta en aguda crítica relacionada con la significación histórica de la teoría de Hegel en la arena de los acontecimientos políticos de su tiempo.

En la introducción del libro plantea Hegel un par de conceptos que, desde su publicación, están más ligados a su nombre que cualquier otra cosa que haya dicho o escrito: "Lo que es racional es real, y lo que es real es racional". Esta pareja de conceptos se convirtió en una especie de clave para entender a Hegel: los que buscaban ver en él un pensador conservador y reaccionario se basaban en la parte final de la dicotomía, y los que velan en su pensamiento una base para la crítica radical y racional de la realidad existente recurrían a la primera parte.

Lo que complicó mucho más aún el cuadro fue el hecho de que esta pareja de conceptos llegara a conocimiento del público intelectual no siempre por referencia directa al libro de Hegel, sino de modo indirecto: en su obra Ludwiq Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, que apareció en 1886, Friedrich Engels cita el mencionado par de conceptos, y como este libro se convirtió en uno de los fundamentos del marxismo, la mayoría de los lectores conoció el aforismo de Hegel a través de la cita de Engels. Pero éste (aparentemente sin mala intención, puesto que citaba de memoria) había alterado el aforismo, que apareció trastocado en su libro (y así se grabó en la conciencia general de los intelectuales): "Lo que es real es racional, y lo que es racional es real". Esta versión alterada subraya el potencial conservador del enunciado, y de esta manera Engels también presenta a Hegel como a alguien que proporciona "explícitamente la santificación de todo lo que existe, regalo apreciable por parte de la filosofía de la tiranía".

Sin embargo, de la investigación de Hegel, se conoce en los años recientes otro enfoque más equilibrado para entender la pareja de conceptos publicada. En primer lugar, se sostiene que no es casual en la versión hegeliana original del concepto, y no en la confusión generada por Engels, que empiece Hegel con la afirmación "Lo que es racional es real". Lo que Hegel busca aseverar aquí es que, en oposición a la filosofía kantiana, lo racional no es una categoría de la filosofía únicamente, sino también de la historia: la razón no mora en el mundo abstracto de las ideas o de las cosas en sí, según pretendía Kant, sino que tiene la fuerza para realizarse en el devenir histórico. De aquí que ponga énfasis Hegel en la importancia de la historia, que para él es el desarrollo gradual de la razón en el tiempo y en el espacio. De aquí deduce Hegel los grados del desarrollo histórico, desde el mundo oriental hasta el mundo de su época, con estadios como la difusión del cristianismo, la reforma y la revolución francesa, que son para él fases de la realización gradual de la razón en el reino de los fenómenos históricos.

Hegel mismo era consciente de que por la forma fuertemente aforística de su par de conceptos existía la tendencia de interpretarlo de modo menos reflexivo, y ya en la tercera edición de su libro Enciclopedia de las ciencias filosóficas (1830) responde a la crítica que se oía sobre la dualidad conceptual. En estas notas sostiene que nunca pretendió santificar toda la realidad, y que no se debía identificar su concepto de realidad (Wirklichheit) con todo lo que existía en el mundo (Dasein): muchas de las cosas existentes no son racionales y por eso su fin es desaparecer del mundo. Hegel cita como ejemplo la institución de los sacrificios humanos y la esclavitud. Pero también esta explicación deja todavía pendientes varios problemas en el entendimiento del par de conceptos, y -según se indicó- su estilo aforístico contribuye a identificar a Hegel con un pensamiento, que en último término, identifica lo existente con lo racional. La profundización de los estudios de Hegel demuestra sin lugar a dudas que ésta es una interpretación falseada, y muchos de los investigadores de Hegel (entre ellos quien esto escribe) han intentado demostrar con sus investigaciones cuán profundo es ese error. 'Aj, shabeshta keyván de'al, 'al 1.

Se ha descubierto un nuevo manuscrito de las conferencias de Hegel sobre la Filosofía del derecho, dadas en la Universidad de Berlín en el año 1819-202. Desde hace cierto tiempo, se conocen diversos apuntes que tomaron los discípulos de Hegel durante las conferencias en la universidad, pero todos eran de años posteriores a la publicación en 1821 de la Filosofía del derecho, y en todas ellas se basa Hegel en su libro, que estaba en manos de sus discípulos, y sus conferencias no eran sino un suplemento y ampliación del texto del libro. Recientemente, uno de los más grandes investigadores de Hegel en Alemania, Dieter Henrich, ha publicado un manuscrito de los apuntes que tomó uno de los alumnos de Hegel en el semestre de invierno del año 1819-202: en esa fecha se ocupaba Hegel de la redacción de la Filosofía del derecho, y éste es, por tanto, el único apunte disponible de las conferencias que sea anterior a la aparición del libro. La exposición de Hegel es enjundiosa y rebosante, pues no constituía ninguna revelación especial respecto de la versión que estaba en manos de los discípulos. Ya hemos señalado que en la época de publicación de la obra estaban en vigor en Alemania los recortes de la censura y la persecución de los intelectuales llamados "recortes de Karlsbad", y la versión del libro tal como la sometió Hegel a la censura estaba influida por las siguientes consideraciones: las conferencias que nos hacen llegar los manuscritos nos descubren, a diferencia de lo que puede pensarse del libro, un Hegel que no se preocupa por la amenaza de la censura, no coartado por las limitaciones de la palabra escrita, que era sofocada por la vigilancia policial.

Este manuscrito fue descubierto de manera casi casual en la biblioteca de la Universidad de Indiana, EE.UU. : llega allí a fines del siglo pasado en el marco de una intensa adquisición de libros por parte de varias universidades estadounidenses que habían descuidado sus estudios germánicos, y estuvo depositado casi cien años en la biblioteca de la universidad sin que nadie reparase en su importancia. Henrich ha publicado ahora el manuscrito, lo prologa, le añade notas y también le incorpora un índice de concordancias3 entre los párrafos del manuscrito y los pasajes de la versión publicada de la Filosofía del derecho.

En comparación con la versión publicada de la Filosofía del derecho, en que aparecen párrafos y párrafos que la hacen árida y dura, hoy el lector tiene en sus manos el texto sustancioso y variado de la serie de conferencias de Hegel: desde este punto de vista el manuscrito nos hace recordar el modo enjundioso de expresarse que el filósofo exhibe en sus conferencias sobre la Filosofía de la historia, que también fueron conocidas a través de los cuadernos en que los alumnos tomaban nota de las disertaciones. Para los investigadores hay, ahora en la nueva versión que se ha descubierto, una nueva clave para el análisis de varias tesis sobre la interpretación que se da a la obra de Hegel y a sus repercusiones políticas.

En primer lugar, la pareja de conceptos que está en el prólogo: "Lo que es racional se hace real, y lo que es real se hace racional" (Was vernünftig ist wird wirklich, und das wirkliche wird vernünftig). Esta versión refuerza, indudablemente, la interpretación que busca entender la dualidad conceptual de manera amplia, no conservadora y autoritaria. En contraste con el texto publicado, Hegel aquí no identifica lo racional con lo real, sino indica que se trata de un proceso, que cambia lo racional en real, mediante lo cual la realidad se hace también más racional. Más aún: si recordamos que la palabra alemana vernünftiq no sólo significa "racional" sino también "razonable", "juicioso", entonces la amplitud de la dicotomía conceptual del manuscrito adquiere mucho mayor trascendencia. No solamente hay una identidad filosófica unívoca, sino una insistencia reflexiva en el proceso histórico que posibilita la realización de la razón y la transformación de la realidad en algo racional y razonable. En esta versión se pone mucho más énfasis en lo dialéctico y en el devenir, en tanto que la versión publicada es más aguda, pero presenta exclusivamente resonancias dogmáticas y unidimensionales.

En el texto publicado de la Filosofía del derecho aparecen cuatro párrafos (243 al 246) en los que se ocupa Hegel del problema de la pobreza, de las contradicciones de clase y de las tensiones económicas de la sociedad moderna. En mis libros sobre Hegel he señalado que estos concisos análisis se basan en otros, amplios, acerca del problema de la pobreza, que aparecen en dos manuscritos hegelianos mucho más antiguos (1802-3), de la época en que estuvo en la ciudad de Jena; las versiones posteriores son, sin embargo, más breves pero mucho menos radicales desde el punto de vista político y concluyen con la afirmación un poco vaga de que "las contradicciones entre la riqueza y la pobreza son uno de los problemas más difíciles que azotan a la sociedad moderna". Juntamente con esto, ha sido emocionante ver como incluso en estos exiguos párrafos de la Filosofía del derecho, Hegel -filósofo aparentemente alejado de los problemas de la vida económica cotidiana- puede percibir las tensiones sociales de las que muchos investigadores de la economía y la sociedad se percataron sólo muchos decenios después. Hay en esto también otra faceta apasionante: muchos enfoques analíticos de Hegel preanuncian los fundamentos que tendrían su desarrollo completo solamente en la crítica de Marx a la sociedad burguesa, treinta años después.

Para los lectores del manuscrito descubierto, ahora, hay una agradable sorpresa: el problema de la pobreza abarca en aquél unas diez páginas (frente a menos de una en la edición publicada de la Filosofía del derecho). La explicación de la pobreza abarca más, existe una identificación explicita de los ricos con "los propietarios de las fábricas", hay una correlación4 expresa de la riqueza con el capitalismo moderno. En el texto del manuscrito afirma Hegel también que "la pobreza y la riqueza originan el derrumbamiento y la destrucción de la sociedad civilizada", y que a los pobres asiste el derecho de defenderse de la miseria, que es semejante al de la defensa propia del individuo. Todo el análisis de la pobreza es no solamente más amplio, sino también más radical en su fibra política y nos hace recordar los pasajes radicales de las conferencias anteriores de Hegel- en él se refuta la explicación (que da, por ejemplo, Lukacs en El joven Hegel) según la cual Hegel devino conservador en su crítica social: lo que. nuestro manuscrito demuestra es que en la versión publicada, que entregó Hegel a la crítica de la censura, fue cauto, mientras que en las conferencias -es claro que no existe similitud entre una conferencia, oral, y lo escrito, por lo que en aquélla se sentía más libre-se ciñó a sus posiciones originales, según las cuales vela en la moderna sociedad civilizada una fuente de conflictos internos y de exageradas tensiones.

Hay en el manuscrito más fundamentos que apuntan, en el análisis de la autoridad monárquica, a una amplitud mayor: la publicación del artículo se suma a la investigación renovada de un Hegel más agudo, y revelará nuevas facetas, no conservadoras, del pensamiento de este filósofo. Para los investigadores de Hegel habrá ahora una gran tarea en los años venideros.

El trabajo se acrecienta aún más por otro descubrimiento que se publicó sólo recientemente: en Alemania fue hallado otro manuscrito, más antiguo, de las conferencias de Hegel. Contiene disertaciones del pensador sobre la Filosofía del derecho (1818-19), de una temporada en que se desempeñaba como conferencista en Heidelberg. Este manuscrito se encuentra ahora en proceso de estudio y desciframiento, pero en una publicación anterior el compilado (profesor Itling) reveló que en la dualidad conceptual publicada en la introducción el texto es "Lo que es racional necesariamente llega a realizarse", un testimonio más de la interpretación abierta, procesal y liberal de este pasaje.

En resumen: hay un cambio en las investigaciones sobre Hegel, y estos nuevos descubrimientos demuestran que quienes (como Karl Popper, por ejemplo) veían en Hegel sólo el lado conservador no entendieron su teoría ni la significación que tuvo en su época ni la tensión dialéctica interna de su pensamiento. Es de esperar ahora otras publicaciones de los investigadores, que amplíen la comprensión de Hegel a partir d estos nuevos descubrimientos.

NOTA

(1) "Sin embargo, si algo fue aceptado, queda aceptado aunque sea error". Frase aramea, cuyo estatus cultural o lingüístico es semejante al de un latinismo de autor europeo occidental.
(2) G.W.F. Hegel: Philosophie des Rechts. Die Vorlesung van 1819-20 in einer Nachschrift, Franldurt, 1983, Suhrkamp, 388 pp. Editor: Dieter Henrich.
(3) El título de este artículo dice en sus palabras iniciales en hebreo Mishnató shel Hegel (literalmente, "Su estudio de Hegel"), donde tenemos con sufijos la palabra mishnáh, que básicamente es el nombre del comentario codificado del antiguo testamento. Así, al menos por las concordancias, el trabajo de Henrich es como una mishnáh de la Filosofía del derecho.
(4) En hebreo hangadáh, que también podría significar aquí "contraposición" (entre la riqueza y el capitalismo moderno).

________________________

* Publicado con el título Mishnató shel Hegel, en el diario Ha 'árets de Tel Aviv, el 22-04-83. Traducción del hebreo por Marco A. Ferrell R.


Tabla de contenido


UNMSM | Sistema de Bibliotecas | Biblioteca Digital

© 1997-2008 UNMSM. Oficina General del Sistema de Bibliotecas y Biblioteca Central
Comentarios y/o sugerencia : sisbiblio@unmsm.edu.pe
Todos los derechos reservados
Lima - Perú