Tercera revolución Industrial

Los progresos en el instrumental
para las investigaciones

Como todo proceso histórico de vasto alcance, la Revolución Científica y Tecnológica o la Tercera Revolución Industrial tuvo un período de incubación, que precede a su desencadenamiento; para este caso, puede decirse que tal período de incubación transcurrió en el lapso que va de 1945 a 1970 (o sea, 25 años continuados) en los cuales se dieron los pasos que hicieron posibles los cambios en el campo productivo, los cuales vinieron a presentarse precisamente a partir del inicio de la década de los años 70s, pero que se intensifican a partir de 1973. En su fase de incubación o preliminar (de 1945 a 1970, el mayor énfasis de los estudios y las investigaciones se orientan al conocimiento cada vez más profundo de la estructura de la materia y a su manipulación. Para que esto se hiciera posible, fueron incorporados al trabajo académico y a las investigaciones científicas instrumentos más sofisticados, entre los que destacan los siguientes:

- El microscopio electrónico
- El espectómetro de masas
- Los aparatos de rayos ultravioletas
- Los aparatos de rayos infrarrojos
- Los aparatos de Resonancia Magnético- nuclear
- Los equipos o dispositivos de rayos láser
- El cromatógrafo

Con esos instrumentos, las investigaciones se ampliaron consi-derablemente, con el efecto de modo que la ciencia básica y aplicada ofrecieron los conocimientos esenciales para que pudieran hacerse progresos en ciertas ramas productivas, particularmente en las orientadas a superar los problemas propios de:

1. Las actividades productivas muy consumidoras de energía (particularmente para reemplazar el petróleo como fuente energética, por recursos no convencionales).
2. Las actividades productivas escalmantes rígidas (para hacerlas operativas aun con reducidos volúmenes productivos).
3. Las actividades productivas que muestran tendencias a elevar sus costos o a hacerse cada vez menos eficientes.
4. Las actividades productivas muy dependientes de las materias primas importadas (con lo que se pusieron de manifiesto las tendencias de los países industrializados a la autosuficiencia).

El hecho es que para que pudieran hacerse las innovaciones que se precisaban en las actividades en que se puso el peso de las prefe-rencias de cambio profundo, o las preferencias innovadoras, no sólo debieron hacerse grandes progresos en ciencia básica y aplicada, sino que debió privilegiarse el "Desarrollo de la Investigación" (también conocida como "Investigación-Desarrollo", o simplemente I-D) a la que en términos corrientes (no especializados) se le conoce como la "investigación tecnológica basada en la ciencia avanzada".

Pero, como es sabido, la I-D requiere de una colaboración muy grande entre la Universidad y el Sector Productivo y eso fue llevado a cabo tanto por las universidades como por las grandes empresas de los países en que el progreso tecnológico tomó la delantera en el contexto mundial: se constituyeron conjuntos polivalentes de científicos, técnicos de muy alto nivel y trabajadores especializados directos, con quienes se emprendieron labores orientadas a diseñar equipos, maquinarias, dispositivos y procedimientos laborales, con lo que el desarrollo tecnológico tomó un vuelo verdaderamente impresionante. Cabría añadir que para cuando ya estaba entrado el período de incubación de la Tercera Revolución Industrial, se habían establecido y funcionaban a plenitud grandes empresas dedicadas exclusivamente a resolver problemas tecnológicos, a inventar nuevas máquinas y equipos y al aprovechamiento de los avances científicos con fines productivos.

Los grandes procesos e innovaciones de la Tercera Revolución Industrial

Haciendo una recapitulación de lo que hemos señalado más arriba, diremos que la humanidad encontró que al comenzar la década de los años 70s se dio inicio a la actual Revolución Industrial o Revolución Científica y Tecnológica que nos envuelve y cuyo término todavía no es posible avizorar, aunque podemos aseverar que su desenvolvimiento tomará tal vez todo el siglo XXI próximo.

Este fenomenal proceso de profundos cambios comprende innovaciones sustantivas y profundas en, por lo menos, las 9 áreas tecnológicas que siguen: 1) El instrumental para las investigaciones; 2) los nuevos materiales incorporados en la producción económica; 3) El procesamiento, almacenaje y manejo de las informaciones por los medios computarizados; 4) El desarrollo incrementado de los medios de comunicación; 5) Los nuevos y poderosos medios de transporte; 6) Las máquinas automatizadas; 7) La ingeniería genética o biotecnología; 8) Las nuevas fuentes energéticas; y 9) Los cambios revolucionarios en la producción agropecuaria.

Pasaremos, enseguida, a efectuar una brevísima revisión de los grandes y revolucionarias innovaciones tecnológicas habidas en las 9 áreas indicadas líneas arriba.

1) Instrumental para las Investigaciones

En 1931, Knoll y Ruska construyeron un microscopio que emplea procedimientos electrónicos para aumentar de una manera gigantesca la capacidad de observación que tenían los microscopios tradicionales, con lo que se abrieron las posibilidades para que se pudiera penetrar con la mirada los componentes minúsculos de la materia. A este medio trascendental se le añadieron posteriormente el espectómetro de masas, el cromatógrafo, el empleo de aparatos que emplean los rayos ultravioletas y los rayos infrarrojos para bucear en la estructura de los materiales, a los que se sumaron enseguida los equipos de resonancia magnética y los dispositivos de rayos láser, a todos los cuales se les potencializó al añadírseles minicomputadoras. Así, las posibilidades de avanzar en el conocimiento científico aumentaron en forma enorme, lo mismo que sus aplicaciones directas en la tecnología productiva.

2) Nuevos Materiales Incorporados a la Producción

La Segunda Revolución Industrial se caracterizó por la masiva utilización de los minerales (tales como el cobre, plomo, plata, hierro, zinc, etc.); la Tercera Revolución Industrial en curso, en cambio, se caracteriza porque vuelca su preferencia hacia los materiales no metálicos en la producción industrial. Se inicia en 1948 cuando los Laboratorios de la Bell presentaron un pequeño dispositivo al que se denominó "transistor", que estaba destinado a sustituir los tubos al vacío por materiales con propiedades de semiconducción eléctrica; el siguiente paso se dio cuando se sustituye el germanio por el silicio como semiconductor material, al tiempo que las investigaciones en este campo se van concentrando en California, en donde surgiría, como consecuencia de esto, el denominado «Silicona Valley» (o "Valle de la Silicona"); enseguida se realizó el progreso de la miniaturización del transistor, por el procedimiento que se dio en llamar de los "circuitos integrados", que en forma simplificada tomó el nombre de "chip", cuyo uso industrial empieza en 1961, (los avances logrados con esto fueron espectaculares: hacia 1950 los transistores permitían que se operase en un espacio de 30 centímetros cúbicos de materiales con la potencia de unos mil tubos al vacío; en 1956 esa potencialidad se había multiplicado en 10,000 veces más y en 1958 se había llegado a una potencia igual a la de un millón (o sea que se llega a concentrar en 30 centímetros cúbicos el equivalente al área que ocuparían 10 millones de tubos al vacío del pasado); el chip obviamente multiplicó aún más esas potencialidades. El siguiente progreso significativo se alcanzó cuando se pasó a emplear los transistores como conservadores de datos o memorísticos; aquí no se detuvo en su progresión, porque luego vino el microprocesador y microordenador (cuya producción tiene como fecha el año de 1970).

Otro material que se ha incorporado a la producción es la fibra de grafito por las virtudes que tiene, que la hacen superior al aluminio y otras aleaciones, por ejemplo, para la industria aeronáutica en que es más resistente que el aluminio a las vibraciones y a la fatiga.

Asimismo, la fibra óptica sustituye con suma ventaja al cobre como conductor, sea de electricidad, o de informaciones. El hecho es que los cables de cobre transmiten información telefónica mediante corriente eléctrica, pero ella ha estado aumentando de tal manera que en las grandes ciudades se ha llegado a un tope de transmisiones debido a que el diámetro de los cables de cobre resulta imposible ampliar. Por esta razón es que desde hace tiempo se están empleando sistemas de microondas para descongestionar la sobrecarga de los alambres subterráneos de cobre. Pero como las microondas también se han saturado por lo que se ha introducido como solución la fibra óptica, que son cables de pequeño grosor a través de los que se trasmite la información, por medio de pulsiones de rayos láser, este procedimiento es definitivamente muy superior, porque por un cable de fibra óptica del diámetro de un dedo pulgar pueden pasar 50,000 llamadas telefónicas de ida y vuelta, simultáneamente, para lo que se precisará compara-tivamente, de no menos de cinco cables de cobre de 50 centímetros de diámetro cada uno. Esta enorme superioridad transmisora ha dado lugar a que se construyan verdaderas redes de fibra óptica y ondas luminosas para sustituir a los cables de cobre (que ya no se emplean en los aparatos eléctricos y electrónicos). Así se provocó el deterioro creciente en la demanda del cobre como materia prima en los sistemas de conducción de fluidos.

Pero también se hicieron enorme progresos en la obtención de los polímeros sintéticos (que a diferencia de los del pasado son ya reversibles, o que pueden descomponerse como desechos) con los que se fabrican nuevos tipos de materiales plásticos que hoy están sustituyendo a los metales (como el hierro, en diversas de sus aplicaciones industriales).

Pero la ciencia de los materiales y su desarrollo están aportando ahora las super aleaciones, que son productos enormemente duros y resistentes que, por ejemplo, los mejores aceros obtenidos hasta el presente. Para esto se está empleando metales raros (hasta hoy dejados de lado) tales como el germanio, el titanio, etc.

De igual manera, la cerámica está aportando nuevos materiales al sector productivo, los que en muchos aspectos son superiores en cuanto a propiedades a los metales empleados hasta hoy, tal es el caso de los monoblocks de los automóviles que antes eran de acero y que en el futuro inmediato serán de cerámica.

Pero ya hay otra generación de nuevos materiales que han probado sus posibilidades de utilización industrial, como los superconductores, que están abriendo novísimas posibilidades productivas para el futuro que ya está operando.

3) Procesamiento, Almacenaje y Manejo de las Informaciones Computarizadas

Como es sabido, casi al terminar la Segunda Guerra Mundial se diseña y produce la primera generación de computadoras por ambos contendientes, las cuales utilizaban enormes cantidades de bulbos, o tubos al vacío, los que luego fueron sustituidos por los transistores que, a su turno, al comenzar los años 70s son reemplazados por los circuitos integrados de función específica, o "chip"; de este punto se avanza al microprocesador o "chip superinteligente" (que ya no tiene un fin específico sino múltiple) contenido en una pequeña pastilla de silicio, con lo que se da inicio a la era de la "inteligencia artificial". Pero si la década de los 70s es aquélla en que se inventan y ponen en uso los transistores de memoria y los transistores microprocesadores, en la década de los años 80s se pasa a la integración en gran escala de los transistores de memoria y microprocesadores; y esto es sólo el comien-zo de una fantástica aventura humana, en cuanto se refiere al almace-namiento de informaciones y su procesamiento, porque en el Siglo XXI se prevén integraciones mayores, junto con el empleo de energías no convencionales sumamente baratas.

Pero si los progresos en materia de calidad fueron grandes, la demanda de los productos provenientes de la alta tecnología fueron igualmente espectaculares: hacia 1969 no existían todavía micropro-cesadores; hacia 1975 se estima que había unos 750,000 micropro-cesadores utilizados en la industria y la producción; en tanto que hacia 1985 había ya unos 80 millones de computadoras de distintos tamaños, estimándose que al comenzar la década de los 90s estaban en uso más de mil millones de aparatos para todo tipo de usos y empleo.

Ya al comenzar la década de los 80s, las computadoras habían penetrado toda la vida de los países que viven la revolución de la época, como lo señaló Dice Hanson (en un libro de gran difusión titulado "Los Nuevos Alquimistas", Ed. Planeta, 1982) quien en términos explícitos señala que:

«Ningún campo de la actividad humana ha resultado totalmente inmune a los efectos del microchip. La microelectrónica se ha convertido en una parte indispensable de la práctica de la ciencia moderna y, en medicina, el microordenador controla equipos muy complejos de diagnóstico y cuidado intensivo. Los sistemas de comunicación para los mudos y los sistemas de microordenador, ojo para los ciegos, son sólo dos de las vía más prometedoras que se están estudiando».
«La microelectrónica ha acelerado mucho la ‘información’ del gobierno, la industria y las empresas. En el campo floreciente de las telecomunicaciones, el microchip está forjando un vínculo entre el teléfono, el ordenador y la televisión. Sears, AT&T, Associated Press, IBM, Mattel, Exxon, Intel, Apple Computer, Radio Shack y cientos de compañías más desempeñarán un papel importante en el diseño de los sistemas de información electrónica doméstica, mientras el Congreso se esfuerza en reescribir las leyes relativas a la comunicación y los derechos de autor, sobre las nuevas bases que la microelectrónica plantea. El microordenador doméstico, culminación de los acontecimientos iniciados con el reloj digital, la calculadora y los juegos para televisión, es un ejemplo de enlace de esa industria construida enteramente en torno de las posibilidades del microprocesador».

«Las artes tampoco parecen inmunes: la música y las composiciones electrónicas son ya un lugar común, mientras que los artistas plásticos exploran y a veces se atormentan acerca de las gráficas mediante ordenador y los blocs de dibujos tridimensionales y electrónicos».

«El microchip tendrá un papel importante en los esfuerzos recientes por conservar la energía, como lo plantea Roberto Noyce: ‘Hará posibles muchas cosas que hasta ahora eran imposibles. Cosas imposibles como un termostato automático que reduzca la calefacción según la hora y la temperatura del día, controlado por un microprocesador, logrará importantes ahorros en el consumo doméstico de energía. La máquina de automación controlada mediante microprocesador hará posibles ahorros similares en su campo’. Pero ejemplos como éstos no son más que primeras aproximaciones. Noyce, cuando se toma unos momentos libres en su modesta oficina de la planta de Intel en Santa Clara, está dispuesto a explicar muy sucintamente, qué más se puede esperar».

Del mismo modo, ocurre que la informática ha penetrado tanto en la vida moderna que se ha convertido en un medio, hasta ahora no controlable, de poder y dominio de los países poderosos, porque por este medio conocen interioridades de los otros países y sus proyecciones, y poco a poco están entrando en la intimidad de las personas, lo que amenazando no sólo la privacidad sino la libertad de toda la población. Esto nos da, una idea de la enorme expansión que las computadoras están tomando, lo que de otro lado, es el anuncio del mayor volumen que tendrá su uso en un futuro que se hace constantemente actual.

4) Desarrollo Incrementado de los Medios de Comunicación

Los más remarcables progresos que en esta época se han efectuado en el área de las comunicaciones, son de dos categorías: (a) las transmisiones vía satélite; y (b) la telemática.

Empecemos, pues, con las innovaciones que trajeron la puesta en órbita de satélites artificiales. El primer paso decisivo en esta línea le correspondió a la Unión Soviética, que en 1957 puso en una órbita alrededor de la tierra un satélite artificial: el "Sputnik". El hecho constituyó un acontecimiento histórico de trascendencia gigantesca, que dejó pasmados a los estrategas norteaméricanos y a la comunidad científica del país norteño, para quienes la proeza soviética tuvo el significado de una verdadera humillación, que trataron de responder apresurando sus aprestos, lo que dio lugar al intento de los EE.UU. de lanzamiento de un objeto denominado "Navy Vanguard" que estalló en su plataforma de lanzamiento, lo que estimuló más aún la competencia entre las dos potencias. Así en 1962 fue orbitado el primer satélite de comunicaciones: el "Telstar", diseñado por AT&T.

Pero, debido a que inicialmente los satélites fueron empleados para las comunicaciones militares, ocurrió que Canadá fue el primer país que hacia 1972 empezó el uso exitoso y espectacular de sus satélites «Anik» para comunicar todos los puntos del país, incluidos los más remotos de la línea polar. El experimento canadiense demostró que el nuevo sistema era mucho más económico que los sistemas comunes del pasado (además de ser obviamente más eficaz). El progreso que esas innovaciones comportaron son evidentes, habida cuenta que hasta antes las comunicaciones eran lineales (sea por cables, o por radio) en tanto que el satélite permite llegar a cualquier punto del mundo con la voz y la imagen.

Además de las comunicaciones por satélite, el otro progreso enormemente grande lo constituyen las telecomunicaciones que resultan de la fusión de los teléfonos, los ordenadores y los televisores, interconectados en redes enormes, que rebasando los países unen todos los continentes del mundo. Esta innovación deja de lado la comunicación de persona a persona, para reemplazarla por la comunicación de un computador a otro. Con las telecomunicaciones, los grandes ejecutivos de las corporaciones transnacionales de los EE.UU. o del Japón pueden controlar las líneas de montaje instaladas en Europa, al mismo tiempo que conocen la demanda de cualquier producto en el África y en conexión de unas y otras las computadoras ayudan a tomar decisiones sobre los volúmenes de producción y ventas, en cualquier punto del planeta. Asimismo, las telecomunicaciones permiten una información instantánea sobre la evolución de los mercados de valores en todo el mundo, de manera que las decisiones pueden tomarse en función de predicciones efectuadas sobre cualquier mercado, electrónicamente. Incluso, en algunos casos, ya no es necesario que el interesado esté presente para que las inmensas organizaciones continúen funcionando, porque los ordenadores centrales pueden dar directivas, en aplicación de los programas que se les diseñe. El poder que las telecomunicaciones, consecuentemente dan a los usuarios de los sistemas de telecomunicaciones es enormemente grande, tanto, que hoy estamos ante el peligro real de una policía internacional de los datos, que al ser empleado, daría a ciertos gobiernos un poder muchísimo mayor que el ejercido por los peores regímenes dictatoriales del pasado.

En este contexto, la intimidad individual está en peligro de naufragar, pues, telemáticamente puede seguirse la pista de las personas, al tiempo que se pueden detectar casi al instante sus ingresos, gastos y actividades. Cada vez hay más países, como Suecia, en que existen archivos personales automatizados con los que se pueden perseguir a las personas hasta en sus más mínimos actos y movimientos, con lo que se ejerce un enorme control sobre la vida privada de las gentes.

El fax es el complemento de los progresos que se están realizando, pues, permite remitir la imagen de documentos de un punto a cualquier otro del mundo, sin que los estados tengan posibilidades de impedir esa transmisión exacta de documentos que podrían ser vitales, digamos, para su sistema defensivo.
Otro aspecto que se desprende de los progresos de la telemática es lo que hoy se denomina la globalización de los procesos económicos, que dan posibilidades a que los centros de poder internacional lleguen a ejercer un dominio de dimensiones incalculables sobre los países o regiones pobres del mundo.

Este inmenso poder se puso de manifiesto cuando ocurrió la captura de rehenes estadounidenses en Irán, momento en que el Presidente Carter de los EE.UU. amenazó a ese país con el corte de sus intercomunicaciones a través de los satélites, en condiciones según las cuales, el 70 por ciento de las telecomunicaciones de Irán utilizan la vía de los satélites.
La amenaza no se llegó a ejecutar, pero puso al mundo en alerta sobre el terrible poder que el país norteamericano tiene en sus manos, por su acceso preponderante sobre las redes de comunicaciones telemáticas hoy existentes.

5) Nuevos y Poderosos Medios de Transporte

Ya lo dijimos que la Unión Soviética hizo una aportación enormemente significativa a la Revolución Industrial de la época, cuando a fines de 1957 puso en órbita al «Sputnik», iniciando así los viajes espaciales. Al logro soviético le siguieron otros, tanto de los países europeos como de los asiáticos y de los Estados Unidos, todos los que han puesto a volar por el espacio celeste, transbordadores reutilizables y estaciones orbitales, abriéndose así la fantástica aventura humana de los viajes espaciales.

La secuencia de estos progresos fue, temporalmente, la que sigue: en primer lugar se desarrollaron y potenciaron los cohetes, que partiendo de los de uso militar han llegado hasta los que pueden transportar grandes volúmenes de aparatos científicos y de investigaciones; en segundo lugar, se diseñaron, construyeron y pusieron en el espacio los transbordadores reutilizables; y finalmente, se han colocado alrededor del mundo estaciones espaciales, que pueden servir como plataformas para vuelos cada vez más lejanos en la inmensidad del espacio.

Paralelamente con estos grandes logros, los medios de transporte se han perfeccionado no sólo con la computarización de los transportes metropolitanos subterráneos y elevados, sino también por la utilización de los trenes que se deslizan por colchones de aire a velocidades fantásticas. Estos medios terrestres potencializados compiten en velocidad con los aviones supersónicos gigantescos que cruzan los espacios de todo el mundo, acercando las distancias muy grandes y movilizando masas crecientes de pasajeros y carga en tiempos cada vez más cortos. En fin, todos los medios conocidos de transporte hoy se han potencializado, como un signo más de los tiempos de enormes cambios profundos en que vivimos.

6) Máquinas Automatizadas

La Tercera Revolución Industrial o la Revolución Científica y Tecnológica aportó tres grandes innovaciones en materia de automatización de los procesos productivos; ellos son: (a) Las máquinas-herramientas de control numérico; (b) El maquinado centralizado; y, (c) Los robots.

(a) Las Máquinas-Herramientas de Control Numérico.- Las máquinas-herramientas de control numérico que se comienzan a emplear en la industria son el primer gran aporte de la época, en cuanto toca a los procesos automatizados. Su antecesor inmediato fue la máquina-herramienta integrada y dispuesta en línea que se controlaba por medios automáticos y mecánicos y que permitieron una eficaz sustitución del trabajo humano en todas las fases sucesivas de la producción, pero ellos requerían de todas maneras que una persona ejerciera control y supervisión sobre el conjunto. La electrónica franquea la posibilidad de reemplazar el control mecánico por los orde-nadores con memoria incorporada y que son operacionalmente programados, con la particularidad de que basta que se le cambie el programa para que se modifique el tipo de labor que las máquinas deban realizar; repetimos que a este género de equipos se les denomina máquinas-herramientas de control numérico.

(b) El Centro de Maquinado..- El centro de maquinado fue el aporte decisivo y sensacional de los nuevos tiempos. Este progreso surge como un perfeccionamiento de las máquinas-herramientas de control numérico (que se emplean desde 1975) a partir de las que se procedió a construir la máquina-herramienta de uso múltiple (o centro de maquinado), que se caracteriza porque la pieza que es objeto del maquinado no tiene que moverse a través de la línea sino que las maquinadoras son las que van cambiando con lo que se acelera el proceso, dado que se suprimen los tiempos intermedios. Pero hay otra ventaja, mucho más importante todavía, que proviene de este notable avance, consistente en que rápidamente se puede cambiar el producto que se maquina, con el resultado que de un cierto artículo se puede pasar a producir otro sin que los costos se eleven, como ocurría en el pasado, en que para pasar de un proceso a otro había que sustituir prácticamente todos los equipos, porque estaban diseñados para lograr únicamente un solo modelo; o sea que estamos ante un cambio de sistema productivo de rígido (o inflexible) a otro de naturaleza FLEXIBLE; repetimos que ahora con sólo cambiar el programa del ordenador se puede lograr que las instalaciones cambien rápidamente de un producto procesado a otro, con lo que se ahorra no solamente tiempo sino también las ingentes inversiones que antes había que efectuar para sustituir toda la planta con la finalidad de poder fabricar otro producto. En materia de la ciencia económica esto comporta un cambio sustantivo de perspectivas, porque con la tecnología anterior había siempre un problema de economía escalar para cada producto, lo que es reajustado por el nuevo sistema, mediante el que se puede producir en condiciones económicas favorables incluso volúmenes pequeños o cortos, porque los costos fijos, con los actuales procedimientos se reducen a un mínimo tan grande que lo hacen irrelevante, (porque como ya lo puntualizamos, se puede cambiar de producto fabricado sin realizar costosísimos realineamientos en los equipos instalados).

(c) Los Robots.- Los robots constituyen el tercer y más importante paquete innovador en materia de automatización de los tiempos actuales. El primer robot industrial fue construido en 1961 por Engleberger (de los EE.UU.) el que consistía en una especie de «Unimate». Hacia 1968, la empresa Kawasaki del Japón copió un modelo más perfeccionado de Suecia y empezó a fabricar sus propios robots, pero al parecer eran todavía muy costosos, lo que vino a ser superado con los aportes de la microelectrónica en los inicios de los años 70s (en que los ordenadores insertos en los robots se redujeron y perfeccionaron, y a la vez, se hicieron más baratos) lo que dio por resultado que el empleo del robot sea más económico que la utilización de la mano de obra, hecho que fue comprendido tempranamente por la industria japonesa, que rápidamente procedió a equiparse con robots, desde los primeros años de la década de los años 70s. Esta reconversión se acentuó al ocurrir la crisis energética de 1973, con el resultado que la joven potencia oriental sobrepasó largamente a los Estados Unidos en la robotización de sus plantas. Al iniciarse la década de los años 80s, los tres países líderes de la robótica se distribuían el producto total así:

- Japón producía 12,000 robots anuales y ya empleaba 47,000
- Estados Unidos producía solamente 1,367 robots al año y empleaba 3,000
- Suecia producía 460 robots anuales y empleaba 1,000
- Los restantes países productores de robots eran: Francia (50 unidades), Noruega (140 unidades) y Finlandia (80 unidades).

El hecho es que la robotización hizo que los costos de los automóviles japoneses fueran menores que sus similares de EE.UU. en unos 2,000 dólares por unidad. Esta enorme ventaja acentuó la fenomenal crisis recesiva norteamericana de 1982. En realidad, los robots ofrecen ventajas verdaderamente insuperables en la producción industrial: hacen soldaduras precisas y perfectas, pintan con spray, levantan, cargan y manipulan piezas con máquinas-herramientas y pueden repararse ellos mismos, si tuvieran alguna falla imprevista.

Pero esta fue sólo la primera generación de robots, porque ahora ya se apuntan las nuevas generaciones de "máquinas inteligentes" que tienen ojos y cerebros artificiales sofisticados y perfeccionados y que, por tanto, pueden montar las piezas y los componentes de los bienes que se procesaban en la cadena de producción, y pueden asimismo, efectuar labores complicadas en situaciones especiales. Además, las nuevas generaciones de robots, por cuyo diseño y producción se ha entablado una feroz batalla entre las potencias industriales, no requerirán de personal para funcionar, lo que constituirá el gran logro del próximo centenio que se avecina (el siglo XXI).

7) Ingeniería Genética o Biotecnología

La ingeniería genética, tal como se presenta en la actualidad, tiene su punto de partida en 1953, cuando Watson y Crick anunciaron su descubrimiento de la estructura de la molécula ADN, conductora del código genético, lo que tuvo el significado del descubrimiento de la clave misma de la vida: el ADN es portador en sus espirales (o estructura de "doble hélice") de la información genética, que es un programa de vida; y los genes son porciones de tal espiral. Las investigaciones conti-nuaron, con el resultado de que veinte años después, en 1973, otros dos científicos (Cohen y Boyer) concibieron procedimientos para crear nuevas formas de vida; como consecuencia de este enorme progreso, hubo una gigantesca ola de protestas (de dudosa moralidad) sobre que se estaría entrando a manipular la vida, hecho que sería algo así como una "prerrogativa divina"; pero sobre todas las cosas, eso constituye un formidable paso hacia el progreso que había sido dado, en el sentido de que podía programarse la vida y el comportamiento de los microbios, y eso es lo que finalmente cuenta.

Esos inmensos logros abrieron las puertas para otros más, como es el caso de la "clonación", que consiste en la reproducción de otro organismo exactamente igual al "original"; otro avance lo constituyó el empalme de genes, con lo que se puede manipular el cambio de las especies, pero también es posible hacer que se produzca lo que se llama la "propagación de los tejidos unicelulares", con lo que se pueden obtener mejores tipos en el cuadro de la misma especie (de modo que estamos ya en el inmenso campo del mejoramiento genético de las especies). De esta manera se puede, de un lado, tener una especie mejorada y, de otro lado, por medio de la clonación podemos contar con todo un inmenso volumen de semillas exactamente iguales, de esas especies.

En la industria productora de medicamentos, las nuevas técnicas demostraron rápidamente su enorme utilidad: hacia 1983 se contaban alrededor de cien productos obtenidos por medios biotecnológicos; algunos ejemplos de esto son los que pasamos a apuntar: la hormona del crecimiento humano, el "interferón" para la lucha contra el cáncer, la insulina, los factores sanguíneos para el tratamiento de los hemofílicos, anticoagulantes como la uroquinasa, sustancias inmunológicas como las citoquinas y las linfoquinas, narcóticos como las endorfinas y las encefalinas, etc.

Por este camino, es del todo comprensible que al comenzar la década de los 80s proliferaran las empresas dedicadas a la producción basada en los aportes de la biotecnología, las que no sólo están barrenando a toda la industria farmoquímica tradicional (que se derrumba ante la competencia irresistible de las novísimas "fábricas vivientes") sino que también socavan enérgicamente a las ramas productoras de alimentos, no solamente porque permiten mejorar las especies vegetales y animales sino, igualmente, porque por medio de la producción suficiente de enzimas y superfermentos se puede aumentar la elaboración de quesos, yogurt, bebidas, etc. y se pueden mejorar las propiedades alimenticias de los bienes de consumo humano.

Un hecho sobre el que volveremos algo después, pero que vale anotarlo ahora, es que todas las empresas dedicadas a estas ramas tecnológicas de punta cuentan en su gerencia o gestión con científicos o técnicos de muy alto nivel, lo que nos da otro de los tonos característicos de la revolución que hoy vivimos.

8) Nuevas Fuentes Energéticas

Como lo dejamos anotado líneas arriba, el desencadenante de los cambios revolucionarios que se preparaban desde hacía algunas décadas atrás, fue la crisis energética de 1973, que al poner fin a la "era del petróleo barato" planteó, en primer lugar, la búsqueda de procedimientos productivos ahorradores de energía, y en segundo lugar, el empleo de nuevas fuentes energéticas, por la vía de la utilización de recursos no convencionales (o novísimos).

En el primer aspecto, sucedió que las nuevas industrias que se están poniendo a funcionar utilizan muchísima menos energía que las de tecnología anterior. Pero ocurre, igualmente, que los productos que se fabrican son ahorradores de energía: los aparatos electrónicos usan proporcionalmente menos energía que sus similares anteriores, los automóviles emplean cada vez menos petróleo o sus derivados (y se espera que muy pronto los nuevos vehículos emplearán otro tipo de combustibles, del tipo de los renovables), etc.

En el segundo aspecto, ocurre que ahora se están empleando crecientemente recursos provenientes de fuentes no convencionales, tales como:

a) La energía nuclear, de donde se obtiene ahora la electricidad.
b) La energía solar, de la que por dispositivos especiales se desprende también la electricidad, y que, además, permite disponer directamente de energía calórica.
c) La energía eólica, que a través de los molinos de viento hace posible mover bombas y generar electricidad.
d) La energía de la biomasa, que permite utilizar los desechos orgánicos con fines energéticos.
e) La energía geotérmica, que transforma la energía térmica subterránea en electricidad
f) La energía maremotriz, que utiliza el movimiento marino para transformarla en electricidad.

Además de esas nuevas fuentes energéticas, la industria se encuentra empeñada en utilizar otros recursos como combustible, tal es el caso del alcohol que se usa en la automovilística. En todo caso, es notable la diseminación en los países industrializados de pequeñas plantas generadoras de electricidad y que emplean para ello los rayos solares, al tiempo que en la China tienen la misma difusión los hornos familiares que usan para los efectos los desechos orgánicos (la bio-masa), etc.

9) Cambios Revolucionarios en la Producción Agropecuaria

Como en el caso de las anteriores revoluciones industriales, en la actual, las innovaciones que impulsan al mundo fabril tienen su contrapartida en la esfera agropecuaria, que está marchando por las siguientes vías de progreso:

(a) La Horticultura de Alta Productividad.- La horticultura de alta productividad se caracteriza porque en pequeñas extensiones se alcanzan muy altos niveles de producción en forma continua, con lo que se obtienen sustantivas ganancias, debido a que por estos procedimientos se cultivan especies con características relevantes: tal es el caso de los frutales rastreros, especies enanas, frutales sin pepas y con gran carnosidad, productos resistentes también a las plagas y capaces de producir en volúmenes insospechados y en forma continua. En la horti-cultura de la alta productividad se usan los procedimientos perfeccionados en los invernaderos de larga experiencia. En esto es de señalar que la tecnología Inca fue maestra de la humanidad: el Perú antiguo tuvo como fundamento de su agricultura la horticultura de muy alta productividad, es decir que en esto, también estuvieron los Incas 450 años delante de Europa.

(b) El Riego por Aspersión y Goteo.- Este procedimiento propone el aprovechamiento muy optimizado del agua disponible (se busca aprovechar la totalidad del líquido existente).

(c) La Agricultura Hidropónica o Sin Tierras.- Este procedimiento nació del perfeccionamiento de las técnicas que se fueron empleando en los invernaderos, en que se ideó la técnica de hacer circular agua con nutrientes por las canaletas en que crecen las plantas alimenticias e industriales, lo que ha dado curso a la agricultura hidropónica o sin tierras, en que se emplea únicamente agua (que eventualmente puede reciclarse indefinidamente) y sol (que en el Perú es un recurso que existe prácticamente en todas partes y durante todo el año).

(d) Los Abonos Biológicos.- Esta técnica también tiene sus antecedentes en viejas tecnologías andinoamazónicas peruanas, como es el caso del abonamiento de las tierras con el empleo de insectos portadores de bacterias fijadoras de nutrientes en las tierras de cultivo; esta técnica que antes se empleaba en el incario y que hoy se mantiene únicamente en algunas comunidades indias de la selva amazónica, está siendo puesta en uso como un procedimiento de punta en la agricultura de vanguardia del mundo. Asimismo, hoy se están empleando tierras enriquecidas por lombrices que se propagan rápi-damente en tierras húmedas; esta técnica se pone en la misma perspectiva de la obtención de abonos producidos a partir de restos vegetales acumulados en grandes fosas y tratadas con bacterias que las descomponen convirtiéndolas en materia rica en nutrientes vegetales.

(e) La Difusión de la Alpaca.- La alpaca, por ser un animal verdaderamente incomparable, está visto que será el más importante producto pecuario mundial del siglo XXI.
La alpaca es un animal rústico pero sumamente bello, del que se puede obtener una de las mejores carnes del mundo (que en forma bárbara e inaudita, en su propia patria, la república del Perú, está prohibido su empleo como carne de consumo humano) y que proporciona el mejor pelo del universo para la fabricación de las más finas telas; y sobre esto, la alpaca tiene una docilidad tan grande, que sustituye con ventaja a los perros como animal de compañía, particularmente de los niños (por eso es que hoy la alpaca es empleada como mascota por los potentados de gustos refinados del mundo). Por estas virtudes es que el auquénido peruano es el símbolo animal de la gran revolución que está viviendo el mundo del presente.

(f) El Control Biológico de las Plagas y de los Animales Dañinos.- Este es un procedimiento que ha surgido no sólo como una respuesta al alza del precio del crudo (del que se obtienen los insecticidas y plaquicidas) sino principalmente al hecho de que los productos químicos para el control de las plagas y enfermedades de las plantas son dañinas e indestructibles, así es que a la larga, envenenan a la humanidad y polucionan el ambiente, del mismo modo que envenenan las plantas, las tierras y las aguas, por lo que es necesario reemplazarlas por los medios biológicos, que no son dañinos ni polucionantes. Pero, igualmente, esta también fue una tecnología andinoamazónica del Perú antiguo, que así demuestra, una vez más, su temprana superioridad ante Europa.

 


Regresar