Revista de Gastroenterología del Perú - Volumen 21, Nº2 2001


Comparación de los hallazgos histopatológicos entre las biopsias de la mucosa gástrica no neoplásica de pacientes con cáncer gástrico y las biopsias de la mucosa gástrica de pacientes dispépticos sin cáncer gástrico

Alejandro Piscoya Rivera1, Alejandro Bussalleu2, Jaime Cok3, Juan Combe4

Resumen

Las biopsias de la mucosa gástrica no neoplásica de 46 pacientes con cáncer gástrico y las biopsias gástricas de 59 pacientes con dispepsia sin cáncer gástrico fueron evaluadas por un mismo patólogo, sin conocer de que grupo procedían, para establecer los hallazgos histopatológicos. Se compararon los resultados de ambos grupos. 

Se encontró que la presencia de metaplasia intestinal era significativamente mayor en los pacientes con cáncer gástrico que en los pacientes sin neoplasia (54,3% y 25,4% respectivamente) (p=0,001). Además en los pacientes con cáncer gástrico con metaplasia intestinal, ésta era metaplasia completa en un 80% de los casos. Se evaluó un número de variables usando regresión logística, encontrándose que la presencia de metaplasia completa, atrofia gástrica e hipertrofia de la vacuola mucinógena correlacionan con la presencia de cáncer gástrico (p=0,0159 0,0080 y 0,0280 respectivamente). La presencia de H. pylori fue similar en ambos grupos. El estudio se realizó entre noviembre de 1997 y noviembre de 1998 en el Hospital Nacional Cayetano Heredia y el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. 
Palabras clave: Histopatología , tejido gástrico no neoplásico , pacientes con cáncer gástrico.

Summary

Gastric biopsies of the non neoplastic area of 46 patients with gatric cancer and 59 gastric biopsies of dyspeptic patients without gastric cancer were reviewed by one pathologist , without knowing from which group they were coming, to determine the histopathologic findings. The results of both groups were compared. 

Intestinal metaplasia was found to be significantly higher in gastric cancer patients than in patients without neoplasia (54,3 and 25,4% respectively) (p=0,001). 

Also in patients with cancer and intestinal metaplasia, this was of the complete type in about 80% of the cases. A number of items were assessed using logistic regression, we found that the presence of complete metaplasia, gastric atrophy and hypertrophy of the mucinogenous vacuole correlates with the presence of gastric cancer (p=0,0159 0,0080 y 0,0280 respectively). H.pylori presence was similar in both groups.The study was done between November 1997 and November 1998 at the Cayetano Heredia National Hospital and the National Institute of Neoplastic Diseases.
Key words: Histopathology, gastric non neoplastic tissue, gastric cancer patients.


Rev. Gastroent. Perú 2001; 21(2): 107-114


Introducción

El cáncer gástrico ocupa uno de los primeros lugares en el panorama de la morbimortalidad mundial; representa la segunda causa de muerte por cáncer en el mundo en varones (supera
da sólopor el cáncer de pulmón) y la cuarta en mujeres (superada por cáncer de mama, cérvix y colon)1. En Latinoamérica es el cáncer más frecuente en hombres y sólo es superado por los cánceres ginecológicos (mama, cérvix) en mujeres. Sin embargo su incidencia es muy variable. Es frecuente en Japón, Sudamérica y Centroamérica y relativamente escaso en EEUU y México; la incidencia en EEUU es de 11 por 100 000 habitantes mientras que en Japón y Chile es de 70 por 100 000. Las tasas estimadas para el Perú son de 19,8 por 100 000 en varones y 14,3 por 100 000 en mujeres según el Registro de Cáncer en Lima Metropolitana de 1995.

La incidencia mundial de cáncer de estómago ha decrecido, esta disminución no ha sido pareja ya que ocurre principalmente en países desarrollados, mientras que en países en vías de desarrollo, como el nuestro, esta tendencia no es tan marcada; actualmente, los casos de cáncer gástrico reportados en países subdesarrollados representan dos tercios del total. La edad promedio de presentación del cáncer gástrico es 55 años y sólo un 5% se presenta por debajo de los 40 años1. Su frecuencia es mayor en varones, en una proporción de 2:1.
La supervivencia en los pacientes de cáncer gástrico es pobre, aproximadamente un 20% de sobrevida a cinco años, sin embargo, podría incrementarse a cerca del 60% si se diagnosticara en etapas tempranas, esto no ocurre muy a menudo debido a la naturaleza poco específica de los síntomas.

Debido a la dificultad en llegar a un diagnóstico temprano, se han intentado desarrollar métodos de diagnóstico más efectivos habiéndose logrado un avance con el advenimiento de la endoscopía y la posibilidad de tomar biopsias2. Se han investigado las posibles relaciones del cáncer gástrico con una innumerable lista de factores de riesgo, como el Helicobacter pylori, uno de los más importantes, y otros como la edad, la dieta, antecedentes familiares, entre otros 3, 4,5.
Además se ha investigado y encontrado relación del cáncer gástrico con algunas lesiones gástricas que podrían estar asociadas como predictoras de esta patología como son la gastritis crónica atrófica y la metaplasia intestinal. Correa6 propone la siguiente secuencia: mucosa normal, gastritis superficial, gastritis crónica atrófica, metaplasia intestinal, displasia y cáncer.

Considerando estos hallazgos sigue siendo de vital importancia la adecuada correlación de los hallazgos con la posibilidad de cáncer gástrico ya que aún no se ha logrado definir qué pacientes están en mayor riesgo de desarrollar un cáncer y en qué momento; para esto se han propuesto una serie de planes de diagnóstico precoz para detectar alteraciones en la mucosa gástrica que permitan un seguimiento de aquellos pacientes a los que pueda considerarse en riesgo, entre los que destaca el programa de detección precoz del cáncer gástrico en Japón.

Este estudio tiene como objetivo la búsqueda de algunas alteraciones ubicadas en la región no neoplásica de los estómagos de pacientes con cáncer gástrico y compararlos con estómagos no neoplásicos a fin de determinar hallazgos histopatológicos que nos pudiesen permitir sospechar la posibilidad de desarrollar una neoplasia, pudiendo mejorar la expectativa de vida de estos pacientes al hacérseles un seguimiento adecuado y probablemente instaurando medidas terapéuticas que pudiesen cambiar la historia natural hacia una neoplasia o haciendo un diagnóstico precoz de ella.

Material y Métodos

Se evaluaron pacientes del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) con diagnóstico de cáncer gástrico por endoscopía, entre los meses de noviembre de 1997 y noviembre de 1998, se tomaron biopsias de la zona neoplásica que fueron procesadas por el servicio de Patología del INEN y 57 muestras de las regiones adyacentes no neoplásicas según opinión del endoscopista, que fueron enviadas al servicio de Patología del Hospital Nacional Cayetano Heredia (HNCH), donde fueron procesadas ,revisadas e informadas . El número de biopsias y la zona de obtención de la muestra dependieron de las condiciones que encontraba el endoscopista, estado del paciente y extensión de la lesión. Las biopsias gástricas del grupo control se tomaron en el HNCH en fechas cercanas a la llegada de las muestras procedentes del INEN, correlacionándolas de acuerdo a edad y sexo.

Las biopsias de las zonas no neoplásicas y los controles se procesaron de acuerdo a los estándares del departamento de patología del HNCH y se tiñeron con hematoxilina-eosina (H-E).

No se evaluaron tres biopsias por diagnóstico de linfoma gástrico, cuatro por imposibilidad de contar con diagnóstico de cáncer (fallecidos) y cuatro por diagnóstico no neoplásico. Finalmente completaron el protocolo 46 pacientes con cáncer gástrico y 59 controles.

Las muestras no neoplásicas del INEN y del HNCH fueron revisadas para el estudio por un sólo patólogo (JC) trabajando con una tabla uniforme de datos que consignaba datos relevantes de la biopsia, como son región de la misma, presencia de atrofia, cronicidad, actividad, daño mucinoso, presencia de Helicobacter pylori, metaplasia intestinal, folículos linfoides, displasia, agregándose dos acápites nuevos referentes a un “absceso” e “hipertrofia de la vacuola mucinógena”. Las biopsias estaban clasificadas por número y el patólogo no fue informado de cuáles procedían de pacientes con o sin cáncer gástrico.

Se consideraron las siguientes definiciones:

Gastritis crónica: Aumento de células inflamatorias (linfocitos y células plasmáticas) en la lámina propia 7

Gastritis crónica superficial: Cuando dicho infiltrado inflamatorio no sobrepasa el cuello glandular8

Gastritis crónica profunda: Infiltración glandular que penetra en las glándulas gástricas y llega a ocupar todo el espesor de la túnica propia.9 

Atrofia: Presencia de escasas glándulas cortas y aisladas o ausencia de las mismas.

Actividad: Presencia de infiltrado inflamatorio con leucocitos polimorfonucleares.
Inactividad:ausencia de leucocitos polimorfonucleares.

Metaplasia intestinal:
Completa o tipo intestino delgado: presencia de células absortivas (chapa estriada) y caliciformes.

Incompleta o tipo colónica: Presencia de células caliciformes y células columnares a semejanza del epitelio del colon.

Daño mucinoso:

Parcial: Depleción incompleta de la vacuola mucinógena de las células foveolares gástricas.

Total: Depleción completa de la vacuola mucinógena.

Helicobacter pylori: 

Leve: 1 – 20 por campo de 40x
Moderado: 21 – 99 por campo de 40x
Severo: > 100 por campo de 40x


Absceso: Colección de polimorfonucleares en la glándula cimógena gástrica.

Parcial: Colección en la pared de la glándula.

Completo: Colección en la luz de la glándula.
Hipertrofia de la vacuola mucinógena: Aumento de tamaño la vacuola mucinógena del epitelio gástrico.

Parcial: Cuando el aumento es notado por el evaluador como mayor al doble del tamaño normal.

Completo: Cuando el aumento es notado por el evaluador como el triple o más del tamaño normal.

El tipo de cáncer se clasificó de acuerdo a la clasificación de Lauren por ser ésta la clasificación utilizada en la mayoría de los casos en el INEN, los casos que estaban clasificados con la clasificación de la OMS se colocaron en las denominaciones correspondientes en la clasificación de Lauren. Una cantidad importante de casos no fue clasificada y quedó como adenocarcinoma por lo que se consideró finalmente todos los pacientes como adenocarcinoma sin ahondar en las subdivisiones.

Ambos grupos de pacientes fueron evaluados por medio del chi cuadrado (X2), la prueba exacta de Fisher (en los casos en los que fue aplicable), y regresión logística (análisis de multivarianza).

FOTO N° 1
VACUOLA MUCINOGENA

Biopsia de zona no neoplásica gástrica de paciente con cáncer gástrico. Se evidencia la presencia de hipertrofia de la vacuola mucinógena (flecha), a diferencia de la vacuola mucinógena normal (punta de flecha). 100x

 

FOTO N° 2:
VACUOLA MUCINOGENA

Biopsia de zona no neoplásica gástrica de paciente con cáncer gástrico. Se evidencia la presencia de hipertrofia de la vacuola mucinógena acompañada de metaplasia intestinal completa. 400x


Resultados

La incidencia de cáncer (N=63) fue mayor a partir de la quinta década de vida, alcanzando niveles de 25,5% en la sétima década y 22,1% en la quinta década. La distribución por sexos (N=67) tuvo predominio del sexo femenino con 62,7% frente al 37,3% del sexo masculino. 

El promedio de las edades y la distribución por sexo fueron comparables para ambos grupos analizados, siendo la diferencia no significativa. 

La presencia de gastritis crónica superficial fue similar en ambos grupos, así como su severidad, fue moderada en el 42,4% de los pacientes sin cáncer y 43,5% de los pacientes sin cáncer. La gastritis crónica profunda tuvo también una distribución similar, el 59,3% de los pacientes sin cáncer y 56,5% de los pacientes con cáncer no presentaban gastritis crónica profunda. 58,7 % de los pacientes con cáncer presentaban atrofia frente a un 74,6% de los pacientes sin cáncer, siendo esta diferencia no significativa. 

TABLA N°1: METAPLASIA

Cáncer  Nº  Cáncer
ausente  45.7% 74.6%
completa  43.5%  11.9%
incompleta  2.2%  10.2%
ambas 8.6%  3.3%
p=0.001


41,3% de los pacientes con cáncer presentaban hipertrofia completa de la vacuola mucinógena frente a 23,7% de los pacientes sin cáncer, aunque no tenía significación estadística (p=0,156). La presencia de Helicobacter pylori fue similar en ambos grupos, en un 64,4% de los pacientes con cáncer frente a un 61% de los pacientes sin cáncer gástrico. 

Al analizar la presencia de metaplasia intestinal, se encontró que un 25,4% de los pacientes sin cáncer presentaban metaplasia intestinal contra un 54,3% de los pacientes con cáncer, además, la presencia de metaplasia completa en los pacientes con cáncer fue de 80% mientras que sólo fue de 46,6% en los pacientes sin cáncer (p=0,001). Ver Tabla 1. En lo referente al daño mucinoso, se encontró daño mucinoso parcial en el 55,2% de los pacientes con cáncer y 46,71% de los pacientes sin cáncer, siendo esta diferencia no significativa (p=0,613). 

Cuando se utilizó regresión logística para evaluar la significación de los datos agrupados se encontró que analizando los datos en conjunto, existía una diferencia significativa en la asociación de las variables atrofia (p =0,0159), metaplasia completa (p=0,0080) e hipertrofia de la vacuola mucinógena (p=0,0280) con la presencia de cáncer gástrico. No se encontraron diferencias significativas en las demás variables. Ver Tabla 2.

TABLA N°2:
B Error Grados de Significación R
Estándar libertad

Absceso  -0.768  0.4836  1 0.1125  -0.0610
Actividad  0.587   0.3523 0.0958  0.7450
Atrofia  -0.744  0.3086  0.0159  -0.1654
Gastritis crónica superficial  0.37  0.2819  0.1899  0.0000
Gastritis crónica profunda  0.174  0.3701  0.6380  0.0000
Daño mucinoso parcial  -0.008  0.0121  1  0.4939  0.0000
Daño mucinoso total  0.011  0.0166  0.5021  0.0000
Folículos linfoides primarios  0.259  0.2134  0.2250  0.0000
Folículos linfoides secundarios  0.015  0.5772  0.9789  0.0000
Helicobacter pylori  0.254  0.2998  0.3976  0.0000
Metaplasia completa  0.045  0.0170   1 0.0080  0.1898
Metaplasia incompleta  -0.03  0.0360  0.4023  0.0000
Hipertrofia de la vacuola mucinógena 0.823 0.3747    1 0.0280 0.1424 B Error Grados de Significación R
Estándar libertad          


C
uando se analizó el grupo de metaplasia completa, hipertrofia de la vacuola mucinógena, gastritis crónica superficial y daño mucinoso total, se encontró diferencias estadísticamente significativas en la asociación de metaplasia completa (p = 0,0495) e hipertrofia de la vacuola mucinógena (p = 0,0387) con la presencia de cáncer gástrico y una tendencia hacia la significación para gastritis crónica superficial (p = 0,703) para la referida asociación. Ver Tabla 3.

TABLA 3

B Error Grados de Significación R Estándar libertad
Gastritis crónica superficial 0.489  0.2701   1 0.0703  0.0951
Daño mucinoso total 0.014  0.0135   1 0.3023  0.0000
Metaplasia completa 0.026  0.0134   1 0.0495 0.1147
Hipertrofia de la vacuola mucinógena 0.571  0.2763   1 0.0387 0.1270


Al analizar el grupo atrofia, Helicobacter pylori y metaplasia completa se encontró diferencias significativas para la asociación de atrofia (p = 0,0367) y metaplasia completa (p=0,0051) con la presencia de cáncer gástrico. 
Al analizar solamente atrofia y metaplasia completa, se encontró una diferencia significativa sobre la asociación de ambas variables con cáncer gástrico (p = 0,0396 y p=0,0068 respectivamente). La metaplasia completa sola tuvo una diferencia significativa con p=0,0221 en relación con su asociación a la presencia de cáncer gástrico. 


Discusión

Se ha descrito un buen número de lesiones como pre-cancerosas, incluso Correa10 propone un modelo de patogénesis del cáncer gástrico que implica una sucesión de pasos, desde gastritis crónica, pasando por atrofia, metaplasia completa e incompleta, displasia hasta llegar finalmente al cáncer.

Los factores predisponentes a cáncer gástrico son atrofia11, metaplasia intestinal completa, metaplasia intestinal incompleta (en especial la del grado III o que contiene sulfomucinas12) y la presencia de Helicobacter pylori13, este último juega un rol importante aunque no completamente esclarecido a pesar de ser el que más se ha estudiado y mostrar alguna asociación con la incidencia de cáncer gástrico.

Durante el presente estudio se evaluaron 46 pacientes con cáncer gástrico y 59 pacientes que sirvieron como grupo de comparación. Del total de pacientes a los que se les realizó endoscopía durante el período del estudio se evaluaron 63 para la distribución por edades, encontrándose que 85,7% de los casos se produjeron en pacientes que se encontraban en la quinta década de su vida o más, encontrándose un pico en la sétima década con 25,5% y la quinta década con 22,1%, estos valores concuerdan con la literatura mundial y también con la literatura local14, 15,16,17,18.

En lo referente a la distribución por sexos se evaluaron 67 pacientes, encontrándose una relación hombre/mujer de 1:1,68 siendo este valor diferente a lo encontrado en la literatura donde la relación usual es de 1,5 a 2:115,19,21. Esto podría explicarse por ser el INEN un instituto de gran complejidad donde llegan casos seleccionados de esta patología, lo que podría establecer un sesgo en relación con la edad ya que algunos reportes previos del mencionado instituto presentan reportes similares.16,17,22

La distribución por tipo de cáncer fue de 48% para elindiferenciado (difuso de Lauren) (n=35), sin embargo debe acotarse que 11 casos no fueron considerados ya que sólo contábamos con el diagnóstico de adenocarcinoma, sin tipificación. Nuestros valores coinciden con los valores de Sánchez en el INEN y Romero en el Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión del Callao17,21 aunque existen reportes de literatura peruana como el de Clendenes en el HNCH que reporta valores de aproximadamente 66,9% para el adenocarcinoma intestinal y 27% para el difuso14 y en otros valores peruanos y de la literatura extranjera con cifras de alrededor de 67% para el adenocarcinoma intestinal y 33% para el difuso.19,20,23 El número de adenocarcinomas gástricos que no están tipificados es sorprendentemente grande en nuestra serie pues alcanza el 22% contra reportes en otras series de 2,5% 21 y 6,1% 14. 

La presencia de gastritis crónica superficial moderada de 42,4% y 43,5% de los pacientes con cáncer y sin cáncer respectivamente está de acuerdo a la literatura nacional8,24. La presencia de gastritis crónica profunda en nuestro estudio (43,5% y 40,7%) es mayor al 29% reportado en la literatura nacional por Torres24.

La presencia de atrofia de 58,7% en los pacientes con cáncer y 74% en los pacientes sin cáncer es concordante con los datos presentados por Miranda8 y Muñoz et al.25, y también el hallazgo de que la atrofia es mayor en el grupo de pacientes sin cáncer que en los pacientes que presentan esta patología concuerda con lo hallado por Miranda8 en el Perú aunque difiere de los hallazgos de You et al.26 en China y Knawy23 en Arabia Saudita. Es de destacar también que You et al. encuentra que en el seguimiento de dos poblaciones a través de los años, los pacientes con atrofia gástrica progresaron a cáncer en 33% y 41%.27

En el presente estudio se describe una formación como hipertrofia de la vacuola mucinógena, ésta fue una observación en las láminas cuando se realizó la evaluación de las mismas, y se describe en la sección de material y métodos, no hay referencias sobre este hallazgo en la literatura mundial y peruana, pero se describe una hipertrofia de la foveola en el estudio de You et al.27 que aparecía cinco veces más en los estómagos de los pacientes con cáncer. Esta hipertrofia podría representar una respuesta a la injuria celular, representando un cambio regenerativo y reparativo, además de brindar protección de la mucosa gástrica dañada. Se definieron dos estadíos de la vacuola como hipertrofia parcial o completa, si bien había una diferencia entre la presencia de hipertrofia completa de la vacuola mucinógena 41,3% versus 23,7% en los pacientes con cáncer y los pacientes sin cáncer esta no era significativa.

La presencia de Helicobacter pylori fue similar en ambos grupos (64,4% y 61% respectivamente), similar a lo encontrado por Torres y Llerena en el país24,28 y Rugge en Italia29, aunque un poco menor a los datos reportados por Silva30 (75,5%) en el Perú o a los reportados en Arabia Saudita23 (81,8% en pacientes con cáncer y 91% en pacientes sin cáncer), Venezuela25 de 94% y en España 95% en pacientes sin cáncer y 41% en pacientes con cáncer31, pudiendo esto explicarse quizá por la alta incidencia de Helicobacter pylori en nuestro país.

Los niveles de metaplasia intestinal en pacientes sin cáncer que encontramos coinciden con los que presenta la literatura peruana y mundial12,24,29,30. Los valores que encontramos en los pacientes con cáncer coinciden con los encontrados por Knawy23 y son algo mayores al 30% encontrado por You26, pero menores a los encontrados por Sánchez17 67,5%, además 90% en pacientes con adenocarcinoma de tipo intestinal, 71% encontrado por Filipe12 y 82% por Sasaki32. Knawy23 encuentra que un 47,7% de los pacientes con metaplasia intestinal presenta metaplasia tipo III, es decir la que contiene sulfomucinas y es la que se cree más relacionada con cáncer23,33,34. Es importante anotar la asociación que parece haber entre el adenocarcinoma de tipo intestinal y la metaplasia intestinal, en nuestro estudio no hemos analizado esta relación considerando el tamaño de la muestra y el importante número que no ha sido tipificado, tampoco realizamos pruebas de coloración de mucinas porque estas no son de tipo común en nuestro medio.

Hemos utilizado el análisis de regresión logística o análisis de multivarianza por tener un número grande de variables, ya que si analizáramos las variables por parejas y luego en grupos pequeños, tendríamos un gran número de tablas que construir y el grado de error crecería exponencialmente ya que se multiplicaría por cada análisis separado que hiciéramos. Además este tipo de análisis nos permite encontrar asociaciones entre grupos de variables y el peso que puede corresponder a cada una de ellas y además podemos determinar la dependencia de las diferentes variables entre sí.

Utilizamos regresión logística en todos los datos como primer análisis para formarnos una suerte de marco de trabajo, encontrando significación en atrofia, metaplasia completa e hipertrofia de la vacuola mucinógena (Ver Tabla 2), lo primero no es de extrañar pues es lo que se describe comúnmente en la literatura, a pesar de que se tiende a inclinar a favor de la metaplasia incompleta, según el modelo de carcinogénesis de Elder en el que la metaplasia completa precede a la metaplasia incompleta en la patogénesis del cáncer11. No hemos encontrado literatura referente a la hipertrofia de la vacuola mucinógena, sin embargo, durante la realización del estudio nos percatamos de su presencia, así como la de una suerte de absceso que también describimos en la sección material y métodos y decidimos incluirlos en el estudio, finalmente hemos encontrado significación de la hipertrofia de la vacuola mucinógena cuando está asociada con los demás factores y no encontramos significación alguna en la presencia del absceso glandular.

Considerando los hallazgos de Rugge29 sobre la asociación existente entre metaplasia intestinal, presencia de Helicobacter pylori y atrofia, consideramos estas tres variables en un segundo análisis con regresión logística, resultando que a pesar de que el Helicobacter pylori no mostraban valores positivos, tanto la atrofia como la metaplasia intestinal completa mostraban valores altamente significativos, lo que nos permite reforzar la idea de que ambos son importantes en la patogénesis del cáncer gástrico.

Considerando los hallazgos de Torres24 que encontraba relación entre metaplasia intestinal y daño mucinoso además de nuestras observaciones en los análisis de regresión previos realizamos un tercer análisis teniendo como variables a la metaplasia completa, hipertrofia de la vacuola mucinógena, gastritis crónica superficial y daño mucinoso total, resultando nuevamente significativas la presencia de hipertrofia de la vacuola mucinógena y metaplasia completa, esto nos permite identificar la importancia de esta vacuola así como afianzar la relación ya conocida entre la metaplasia intestinal y el cáncer gástrico.

Podríamos interpretar la presencia de la metaplasia completa como una muestra de la diferencia en la velocidad de desarrollo del cáncer gástrico pues, si bien se desarrolla en el mismo paciente, en un caso ha desarrollado un cáncer y en el otro está en una de las posibles etapas previas, lo que podría deberse a otras causas intrínsecas de la mucosa gástrica, que podrían estudiarse en un futuro. Finalmente analizamos los valores de atrofia y metaplasia completa juntos y por separado, la atrofia por sí sola no fue significativamente diferente en ambos grupos, lo que sí sucedió para la metaplasia completa que se ha mantenido con niveles estadísticamente significativos cuando se le asocia con atrofia y cuando se le evalúa sola.

El tamaño del grupo analizado no nos permite hacer afirmaciones que puedan extrapolarse a la población peruana en general, sin embargo son un inicio para futuros estudios que puedan realizarse con mayores tamaños muestrales y que quizá puedan confirmar algunos de nuestros hallazgos.

Es de especial importancia la búsqueda y producción de mayor información sobre la hipertrofia de la vacuola mucinógena, que es una entidad que estamos describiendo en este trabajo y cuya significación aquí está asociada a la presencia de otras variables ya conocidas como la atrofia, Helicobacter pylori y metaplasia intestinal, y se constituye en un nuevo elemento de ayuda para el diagnóstico precoz del cáncer.

Como conclusiones podemos resumir lo siguiente: La prevalencia de metaplasia intestinal en los pacientes con cáncer gástrico del presente estudio es de 54,3% de los cuales un 80% presentaron exclusivamente metaplasia intestinal completa.

Se encuentra metaplasia completa en proporción significativamente mayor en los pacientes con cáncer gástrico, al comparársele con pacientes dispéticos sin cáncer.

Cuando se consideran las variables atrofia, absceso, metaplasia completa e incompleta, daño mucinoso parcial y total, presencia de Helicobacter pylori, presencia de folículos linfoides, gastritis crónica superficial y profunda e hipertrofia de la vacuola mucinógena, sólo la presencia de metaplasia completa, Atrofia e Hipertrofia de la vacuola mucinógena están asociadas con la presencia de cáncer gástrico.

Cuando se consideran las variables metaplasia completa, atrofia y presencia de Helicobacter pylori, la presencia de metaplasia completa y atrofia correlacionan con la presencia de cáncer gástrico.

Como recomendaciones finales se debería realizar nuevos estudios, considerando los hallazgos encontrados en el presente estudio, que apunten a ampliar la base de datos apuntando a un tamaño suficiente para extrapolar los resultados a la población general.

Sería importante mejorar la recolección de datos para permitirnos diferenciar los dos principales tipos de adenocarcinoma gástrico (intestinal y difuso) y poder examinar las diferencias existentes entre ambos grupos.

Debería considerarse la posibilidad de estudiar los especímenes patológicos de los estómagos de los pacientes sometidos a cirugía, a fin de contar con una mayor base que nos permita la obtención de muestras de diferentes lugares, apuntando a cubrir una mayor extensión de la pieza.

Un punto a investigar sería la cuantificación de las medidas de la hipertrofia de la vacuola mucinógena para establecer los valores normales estándares y lograr un punto de corte a partir del cual podríamos considerarla como patológica.

La base de datos podría ampliarse incluyendo datos clínicos y de la historia de los pacientes que nos permitan analizar en conjunto los diferentes factores epidemiológicos que intervienen en la patogénesis del cáncer gástrico.

VER BIBLIOGRAFÍA