DERMATOLOGÍA PERUANA - VOL. 9, Nº 1, ENERO  -  JUNIO  1999

 

EDITORIAL

Dermatología Peruana, revista oficial de la Sociedad Peruana de Dermatología, ha cumplido tres años, siendo oportuno reflexionar por lo tanto sobre las metas alcanzadas, las tareas aún pendientes, las dificultades ya superadas y el camino que nos queda por recorrer.

Desde hace más de 20 años, la Sociedad Peruana de Dermatología dejó de editar la revista oficial denominada Revista de la Sociedad Peruana de Dermatogía. A pesar de numerosos intentos por reanudar su publicación por diversas razones que no es del caso comentar, esto no se pudo concretar. Este reto fue asumido por la Junta Directiva de nuestra Sociedad, presidida en ese entonces por el Dr. Luis Valdivia Blondet, la que acordó realizar todos los esfuerzos necesarios para volver a poner al alcance de todos los dermatólogos peruanos un medio para dar a conocer a la comunidad médica, sus trabajos científicos, sus experiencias profesionales así como recibir información actualizada de los últimos adelantos de nuestra especialidad. Gracias al esfuerzo de los miembros del Comité Editorial que se nombró y en especial a la invalorable dedicación y entusiasmo de su Editor, el Dr. Luis Valdivla Blondet, reaparece la revista oficial de nuestra Sociedad con un formato diferente y el nuevo nombre que lleva actualmente, a fines del año 1996.

Iniciar o reiniciar una tarea de esta magnitud, como la que comentamos, exige mucho trabajo, esfuerzo, dedicación y entusiasmo, desde el diseño de la carátula, el acopio del material a publicar su correción y diagramación así como la financiación, edición y posterior distribución. Hubo que vencer la natural reticencia de los autores de los diversos artículos, las dificultades de financiamiento y mil y un detalles a tener en cuenta cuando se emprende un compromiso como este, pero sobre todo no desmayar posteriormente y darle la continuidad necesaria para que nuestra revista llegue a ocupar el sitial que merece.

Los objetivos planteados inicialmente se han cumplido: reanudar una publicación eminentemente científica, que difunda el quehacer profesional de nuestros socios, de los dermatólogos y de los médicos peruanos en general, donde se obtenga neofor-mación actualizada de eminentes colaboradores de nuestra patria y de otros países, dejando para otros medios de difusión de nuestra Sociedad Científica información de carácter gremial, institucional, etc; que tenga un formato atractivo se autofinancie y tenga la periodicidad acordada. Como todo cambia en la vida y en el universo, las metas y objetivos han ido cambiando, adecuándose y superándose. En el camino ya recorrido se ha ido mejorando el formato, la diagramación, se ha logrado su inscripción en el Registro Internacional de Publicaciones Científicas (ISSN), su indexación en LILACSy LIPETs se ha abierto una cuenta de correo electrónica propia para recibir comentarios y colaboraciones, se ha establecido una página Web propia en Internet con los resúmenes en español e inglés de los artículos publicados, se ha obtenido colaboración de importantes científicos médicos extranjeros y ya se ha incrementado el número de ediciones anuales, agregando un suplemento especial, dirigido a tratar en profundidad algún tema de interés dermatológico, a los dos números ordinarios que aparecen cada año.

Somos conscientes que todavía faltan muchas más dificultades que vencer, muchos retos que enfrentar y mucho trabajo que realizar. Seguiremos empeñados en mejorar su formato y diagramación, afinar la distribución, quizas, en un futuro cercano, aumentar el número de ediciones anuales, pero sobre todo obtener la colaboración de nuestros cole-gas, para que sientan que Dermatología Peruana es la revista de todos los dermatólogos peruanos, a la cual deben apoyar tanto con sugerencias para su optimización, como publicando en ella todas sus inquietudes de tipo profesional y científico, para hacer de ella la mejor revista científica dermatológica en nuestra patria, como ya creemos que lo es, sino de todas las publicaciones médicas en general. Si logramos estas metas nos sentiremos recién satisfechos.

                                                ARTURO SAETTONE L.
Administrador de Dermatología Peruana


Regresar