Campus de San Marcos - Año 2 Nº 5 - Enero del 2002


Oficina General de Relaciones Públicas


Homenaje con sabor a norte


En tierras norteñas se bebieron las dos últimas copas celebratorias por el 450º aniversario de San Marcos. Y nos referimos a los actos públicos y de gran convocatoria que se realizaron tanto en la Universidad Nacional de Piura como en la provincia de Chepén, donde el pueblo llenó la Plaza de Armas no sólo para saludar a San Marcos sino, principalmente, para homenajear al doctor Manuel Burga Díaz, que retornaba ahora a su tierra natal convertido en rector de la universidad más antigua de América.


Lo de Piura

"Gloria y honor a San Marcos, monumento a las inteligencias de América", fueron las frases con las que el rector de la universidad pública de Piura, doctor Edwin Vegas Gallo, culminó su discurso aquella noche del viernes 7 de diciembre, en el aula magna de dicha casa de estudios, que cubre una gran extensión en la zona de Castilla, localidad a su vez que está a poca distancia del centro y de la Plaza de Armas de Piura.

Los receptores directos de estas palabras elogiosas fueron los vicerrectores Raúl Izaguirre Maguiña y Beatriz Herrera García, quienes presidieron la comitiva oficial sanmarquina en este solemne acto que la universidad y sociedades académicas piuranas organizaron en honor a los 450 años de fundación de nuestro claustro, y, sobre todo, para honrar a piuranos ilustres que hicieron historia en San Marcos, como lo recordó el propio rector Vegas, al mencionar a Luis Antonio Eguiguren y Ella Dunbar Temple, entre otros.

Antes de la alocución del rector anfitrión, intervinieron dos profesores que, tras haberse formados en las aulas sanmarquinas, ejercen ahora la docencia en esta universidad norteña. Ellos son: América Acha Valdiviezo y Víctor Borrero Vargas.

Dr. Manuel Burga, acompañado del presidente de ADENORP, Nelson Kcomt y del Prefecto de La Libertad, Werenshon Ramos, atendiendo la consulta de un niño chepeano

El momento crucial llegó con la entrega de la placa recordatoria. Y por feliz coincidencia y circunstancias de la vida, fue un piurano, el doctor Raúl Izaguirre, actual vicerrector académico, quien acogió y exhibió orgulloso la distinción que su pueblo había reservado para nuestra casa de estudios.

Autoridades de las universidades de Piura y San Marcos, durante la inauguración del acto por el 450 aniversario de nuestra casa de estudios. Abajo: vicerrector académico, Raúl Izaguirre recibiendo la placa redordatoria de manos del rector piurano, Edwin Vegas

La Universidad Nacional de Piura acaba de celebrar 40 años de existencia, tiene casi once mil alumnos y ofrece 14 carreras profesionales.

De Talambo al rectorado de San Marcos

En una hacienda enclavada en el siempre fértil Valle del Jequetepeque, nació Juan Manuel Burga Díaz el 26 de marzo de 1942. Talambo es el nombre de esta hacienda que ahora es cooperativa y se localiza en la ciudad de Chepén, departamento de La Libertad.

Demás está hablar del orgullo que sienten los chepenanos al saber que uno de los suyos, alguien que vivió su infancia entre acequías y caseríos, es ahora rector de San Marcos, una universidad con cuatro siglos y medio de existencia e influencia en el devenir histórico del Perú.

Burga ha respondido con creces a revalorar su tierra, pues no sólo ha estudiado y explorado profundamente el Valle del Jequetepeque, sino que su tesis doctoral sustentada en París, en 1973, se refiere a la historia de un Valle de la Costa Norte del Perú.

Todo esto, más el hecho de ser el rector 211 en la vida de San Marcos, motivaron, sin duda, a la Asociación para el Desarrollo Nor Peruano (ADENORP), a organizarle un homenaje que se realizó el 19 de diciembre y donde Manuel Burga fue declarado Hijo Predilecto de Chepén, ciudad que alcanzó la categoría de provincia durante el segundo gobierno de Fernando Belaúnde.

Al parecer, el reconocimiento a Burga se preparó con mucha antelación, pues a su llegada fue recibido por una ciudad empapelada con afiches que descubrían su retrato y con bandas que interpretaban un himno compuesto en su honor. El acto central se realizó en la Plaza de Armas y comprendió el izamiento de la bandera, desfile escolar, homilía y discursos oficiales. Fueron testigos: el Prefecto de la Libertad, autoridades municipales, educativas, periodistas locales y el implacable sol, casi o más infernal como lo describe García Marquez en sus relatos caribeños.

El rector en recorrido por la Plaza de Armas de Chepén, acompañado de su madre Jacinta Díaz, autoridades y amigos

Este homenaje significó también para Burga el reencuentro emotivo con su madre, doña Jacinta Díaz, de 82 años. En su discurso de agradecimiento, confesó que era la primera vez que su madre lo escuchaba hablando en público y, más aún, en plena Plaza de Armas de Chepén.


Arriba

Regresar al Indice