[spmi/Vol15_N1/encabezado.htm]

 

HUMANISMO MÉDICO

 Martín Nizama-Valladolid

 

.Introducción
.Causas de la deshumanización de la medicina
.Indicadores de deshumanización en la medicina
.Médico deshumanizado
.Perfiles de médico deshumanizado
.Secuelas de la deshumanización en la medicina
.Principios rectores del humanismo médico
.Principios éticos de la medicina
.Perfil del médico humanista
.Eminencia médica
.Espiritualidad armónica
.Planeamiento estratégico
.Colofón
.Juramento Hipocrático

 


Durante los últimos 50 años, gran parte de los profesionales de la medicina, progresivamente han perdido la imagen humanista que los identificó con el modelo hipocrático durante milenios, para ser considerados como simples técnicos, ávidos de reconocimiento económico y profesional, adheridos al modelo racional cientificista y divorciado de la sensibilidad humana, consustancial al ejercicio de la medicina clásica3, cuyo humanismo sustentaron para la posteridad médica los más calificados cultores del pensamiento ecuménico, tales corno Hipócrates, Aristóteles, Platón o Gracián.1,5,8,12. Ellos aportaron los conceptos esenciales que definen la espiritualidad humana.

Asimismo, humanistas y personalidades paradigmáticas como Honorio Delgado, entre otros, han enfatizado con esclarecida sapiencia que la esencia del humanismo es el amor al prójimo, razón de ser del acto médico a través de los tiempos2,4,6,9-11,13-16. "En la esperanza de que su lectura despierte dormidas inquietudes”2, se escribe este ensayo con el propósito de contribuir a reencender la antorcha del humanismo activo en el gremio médico nacional, cuya entraña espiritual nunca debe dejar de nutrirse de las fuentes del saber hipocrático.

El ejercicio de la medicina moderna adolece actualmente de un proceso de deshumanización en la sociedad globalizada; principalmente, en las sociedades desarrolladas en las cuales prevalecen los estilos de vida materialista, el hedonismo, el vacío espiritual y la cultura de la banalidad. En este contexto, la salud ha sido convertida en una costosa mercancía por un mercado perverso que ha hecho de la codicia lucrativa su leit motiv. Por su lado, la gran mayoría de médicos se han adherido acríticamente a la tecnología de punta y han abandonado su esencia humanista, en desmedro de su identidad profesional. El costo de esta enajenación es muy elevado, porque de este modo el médico se niega a sí mismo, proyecta tina imagen profesional que a menudo es percibida por la comunidad como mercantilista, y su fin prioritario es buscar un mayor status socioeconómico y aprovechamiento per­sonal, carente de sensibilidad humana.

Las sociedades del tercer mundo no son ajenas a este pro­ceso de deshumanización médica, en perjuicio de los sectores sociales menos favorecidos, para los cuales el acceso a los servicios de salud a menudo es inalcanzable; no obstante la abrumadora retórica en sentido contrario.

Los cambios políticos, sociales, económicos y laborales que se pusieron en práctica durante la década dantesca del Perú7, han tenido como consecuencia que en los establecimientos de salud pública y de la seguridad social, el trabajo médico se efectúe en condiciones paupérrimas y con limitaciones que hace inviable una atención con calidad.

De igual modo, las remuneraciones laborales atentan contra la dignidad del profesional de la salud, afectando su autoestima, motivación, expectativas de superación personal, el acceso a la capacitación continua y a la alta competitividad. La creación desmedida de facultades de medicina, es otro factor estructural de la deshumanización médica. En la actualidad existen en el Perú 26 Facultades de Medicina que han sobresaturado la oferta de profesionales médicos en el denominado mercado de la salud.

De otro lado, la insensibilidad humana prevalece en todos los niveles de atención de los servicios de salud: asistencial, administrativo y de apoyo.

Todos estos sucesos han inducido a las sociedades médicas como la American Board of Interna J Medicine a dar la voz de alarma y a enfatizar la necesidad de potenciar vigorosamente la formación humanista durante la carrera de medicina.

A continuación se analizan algunos aspectos de este fenómeno social decadente que deshumaniza al médico. Asimis­mo, se propone un plan estratégico con el propósito de impulsar la reversión de este proceso de deshumanización anética en la grey médica.


Causas de la deshumanización de la medicina arriba

- Prelación del racionalismo científico en desmedro de la sensibilidad humana.

- Deficiente selección de postulantes, sin la exigencia de una auténtica vocación médica

- Exigente proceso de selección durante los estudios de medicina, con énfasis exclusivo en los conocimientos científicos y técnicos.

- Escasa o deficiente formación humanista durante la carrera médica.

- Predominio de asignaturas técnicas en las Facultades de Medicina y eliminación de los cursos de humanidades.

- Relación médico- paciente, basados en aspectos comerciales con una creciente desconfianza de parte del paciente.

- Sobreexposición del médico al sufrimiento del doliente, en una sociedad que rechaza el dolor humano y la muerte; sin estar formado para manejar el sufrimiento.

- Evitación sistemática del tema de sufrimiento humano durante la formación médica. Se le aborda de modo super­ficial, con miedo y sin compromiso auténtico con el dolor del prójimo.

- Sobresaturación del mercado médico, debido al exceso cuantitativo de profesionales de la medicina.

- Explotación inicua del médico: Sueldos denigrantes, service, abuso de los seguros públicos y privados que exigen producción cuantitativa y no cualitativa.

- Imposición de un impersonal lenguaje de marketing, que enajena al médico de su esencia humanista: cliente, gerencia, productividad, mercado, costo-beneficio, etc.

- Médicos poco humanistas, presentados como "modelos de éxito" o paradigmas. 


Indicadores de deshumanización en la medicina arriba

- Prelación de la insensibilidad humana en la prestación de servicios de salud.

- Prioridad del mercantilismo en la atención de salud.

- Calidad total sustentada en la productividad, rentabilidad, lucro desmedido y valores agregados materialistas.

- Avidez por el status social en desmedro de la calidad humana del rol médico.

- Ausencia de empatía en la relación médico- paciente.

- Sacralización del saber científico y de la tecnología de punta, en detrimento de la esencia del quehacer médico: Vocación de servicio.

- Conversión del médico en un técnico ególatra ávido de figuración personal.

- Culto irracional a la soberbia, codicia y pseudosapiencia. Desinterés por la sabiduría en el médico.

- Proliferación irracional de Facultades de Medicina con exceso de alumnos y una inadecuada selección de docentes y discentes.

- Sustitución del colegaje o camaradería médica por celo profesional, deslealtad, egoísmo, intriga, abuso de poder, abuso de autoridad, acoso, maltrato y avasallamiento al colega.

- Institucionalización de la indolencia, el despotismo, el maltrato y la impune violación de los derechos de los pacientes en las instituciones de salud, principalmente públicas.

- Tolerancia o encubrimiento de la negligencia médica, iatrogenia, abusos y vicios institucionales burocráticos.

- Abandono de la ética médica

- Abdicación del Juramento Hipocrático. 


Médico deshumanizado  arriba

- Biomédico

- Médico técnico

- Actitud soberbia

- Menosprecia la esencia espiritual del ser humano

- Insensible al dolor humano

- Relación médico-paciente despersonalizada

- Trato despótico 


Perfiles de médico deshumanizado arriba

- Médico mercantilista

- Médico soberbio

- Médico abortero

- Médico matasanos

- Medicucho



Secuelas de la deshumanización en la medicina arriba

- Negligencia médica

- Malpraxis

- Yatrogenia

- Pseudotratamientos

- Impericia médica

- Intrusismo

- Indolencia

- Maltrato

- Síndrome de la conveniencia médica

- Imagen social negativa



Principios rectores del humanismo médico arriba

- Principio del Amor: "Ama a tu prójimo como a ti mismo".

- Principio de Unidad: “Las cosas están bien cuando marchan

en conjunto, no aisladamente".

- Principio de Acción Final: “El fin no justifica los medios".

- Principio del Entendimiento: “Harás desaparecer tus con­flictos cuando los entiendas en su última raíz, no cuando quie­ras resolverlos".

- Principio de Libertad: “Libertad es la capacidad de optar sin coacción, en fúnción de la verdad".

- Principio de Solidaridad: “Es el compromiso afectivo y efectivo con el necesitado”.

- Principio de Sensibilidad: "Sentir como propio el dolor ajeno"


Principios éticos de la medicina arriba

- Autonomía: Todo ser humano es único e inviolable. Depende de sí mismo.

- Beneficencia: Todo ser humano merece el bien.

- No maleficencia: “Primum non nocere". Primero, no hacer daño.

- Justicia: Todo ser humano tiene iguales derechos.


Perfil del médico humanista arriba

BONDAD

Es la primera de las cualidades que un médico necesita po­seer para Buscar primordialmente el Bien del paciente en todo acto médico.

Hipócrates decía a sus discípulos: “La filantropia -amor al semejante- es la virtud principal del médico". Si el médico no la tiene, su ejercicio profesional será frío, deshumanizado y peligroso.

La actitud benévola del médico influye positivamente en procesos tan biológicos como la cicatrización y la regeneración de un tejido. El médico debe poseer ecuanimidad y ser una persona psicológicamente madura para que el sufrimiento de su paciente no lo desequilibre y siempre conserve la calma y lucidez en su quehacer profesional.

La regla de oro del comportamiento médico debe ser: Trata a tu paciente como quisieras que te traten a ti.

SABIDURÍA

El médico necesita conocimientos teóricos, habilidades, destrezas y gran sensibilidad humana para poder ejercer la medicina con eficiencia. Además, debe estar consciente de su preparación y ser capaz de reconocer sus limitaciones; y en caso necesario, estar dispuesto a buscar la ayuda del colega para solicitar su opinión o remitirle al paciente.

RESPETO

Respeto por el paciente y por la profesión que practica. Respetar al paciente significa tratarlo como ser humano que es; a través de actitudes, palabras, gestos y tono de voz adecuados. La presentación pulcra del médico es señal de respeto por sí mismo y por el paciente, constituyendo un aspecto relevante del arte de la medicina. La etiqueta social es consustancial al ejercicio de la medicina. 

COMPASIÓN

Ser sensible al sufrimiento que padece otra persona. Compartir el dolor humano.

SOLIDARIDAD

El médico es un paradigma de solidaridad humana en la sociedad. Cuando se entrega generosamente a su profesión, obtiene el respeto, reconocimiento y gratitud de la comunidad a la cual se debe.

INTEGRIDAD

El médico íntegro asume cabalmente las siguientes funciones:

- Investigación científica

- Asistencia

- Colegaje

- Paradigma social

- Liderazgo

- Docencia

- Gremialismo

- Erudición

- Proyección comunitaria

SEÑORÍO 

Dignidad de señor. Dominio de las pasiones. 



Eminencia médica  arriba

El común de las gentes identifica como eminencia médica a aquel galeno que en cumplimiento cabal del juramento hipocrático presenta el siguiente perfil:

- Científico

- Biomédico

- Humanista

- Erudito

- Maestro

- Paradigma ético:

"Sólo un hombre humano puede ser un buen médico. La medicina si es ejercida con amor, como cosa sagrada, solo debe de enseñarse a personas sagradas, esto es, dignas de respeto y veneración".
Hipócrates. 400 a.C.


Espiritualidad armónica arriba

Principios y valores humanos esenciales que se cultivan primariamente en el seno familiar con el buen ejemplo y la perseverancia. La espiritualidad humana armónica comprende:

- Fe

- Esperanza

- Paciencia

- Libertad

- Altruismo

- Sensibilidad

- Honestidad

- Dignidad

- Templanza

- Voluntad

- Empatía

- Honor

- Bondad

- Nobleza

- Veracidad

- Equidad

- Estoicismo

- Reflexión

- Felicidad

- Posteridad

- Amor

- Fortaleza

- Justicia

- Responsabilidad

- Transparencia

- Sencillez

- Lealtad

- Humildad

- Gratitud

- Bienestar

- Buena fe

- Sobriedad

- Respeto

- Decencia

- Ética

- Solidaridad

- Meditación

- Mística

- Trascendencia 


Planeamiento estratégico  arriba

DEFINICIÓN DE HUMANISMO MÉDICO 

Es el quehacer médico desarrollado con sumo respeto, amor y abnegación en bien del ser humano necesitado de ayuda en el campo de la salud integral. Es un comportamiento de servicio continuo, pletórico de valores humanos y éticos, que se brinda con un compromiso personal, profesional e institucional idóneo; generando confianza y gratitud en el

paciente, su familia y la comunidad. De éste modo el médico logra un sólido prestigio y liderazgo social. 

OBJETIVO GENERAL 

Humanizar el quehacer médico enseñando la bioética en pregrado, postgrado, educación continua y en el ejercicio profesional cotidiano, con el propósito de ejercerla medicina con compromiso social, sapiencia, arte y valores éticos y morales. 

OBJETIVO GENERAL

- Cultivar la sensibilidad humana del médico.

- Estimular en el médico la vocación de servicio a la comunidad.

- Desarrollar en el médico una sólida actitud solidaria.

- Integrar el saber científico y la sensibilidad humana durante la formación médica.

- Practicar el acto médico con calidez y sapiencia.

- Desarrollar en el médico el más elevado respeto por sí mismo y por sus semejantes.

- Ejercer la medicina con genuino amor al prójimo.

- Sensibilizar a los discentes, docentes y médicos con respecto a los valores éticos y morales.

- Hacer del médico un paradigma de trato humano y conducta ética.

- Respetar en forma irrestricta los derechos humanos de los pacientes y sus familiares.

ESTRATEGIAS

- Aprender la escucha activa durante la atención al paciente.

- Motivar al médico a cultivar una óptima imagen personal, profesional e institucional.

- Promover el desarrollo de la cultura humanista en el médico.

- Promover el desarrollo de la autoestima e integridad per­sonal del médico.

- Motivar al médico para el ejercicio cotidiano de la atención humanista.

- Capacitar al médico en los principios del humanismo aplicados al campo de la salud.

- Utilizar paradigmas positivos: médicos eminentes, docentes, autoridades y líderes formales e informales de la comunidad médica con sólidos principios humanistas.

- Ofrecer paradigmas de atención con calidez humana.

- Motivar al discente y docente médico a involucrarse con la literatura educativa y las artes de la cultura humana: música, pintura, escultura, ópera, cine, etc.

- Inducir al médico a reflexionar acerca de su rol de líder en la comunidad.

- Crear instrumentos de evaluación sistemática de¡ quehacer humanista.

ACCIONES

- Escuchar al paciente con suma atención, interés, respeto y calidez.

- Cumplir con las reglas básicas de etiqueta social: cortesía, cordialidad, decencia, decoro, aliño personal, pulcritud, puntualidad, buenos modales, elegancia y señorío durante el acto médico y en la conducta social cotidiana del profesional médico.

- Estimular en el médico la lectura de la literatura humanista, clásica y moderna.

- Enseñanza práctica de la ética médica en el pregrado, post­grado y en la educación continua.

- Monitoreo continuo del programa de educación humanista del médico.

- Práctica grupal de la introspección, autoanálisis y autocrítica entre los médicos.

- Realizar talleres de relaciones humanas saludables con la totalidad del Cuerpo Médico.

- Trabajo grupal sobre ejercicio humanista de la medicina en el ámbito público y privado.

- Supervisar diariamente la calidad del trato humano en la atención de salud.

- Realizar conferencias sobre la necesidad del humanismo en el campo de la salud.

- Divulgar la cultura humanista mediante afiches, trípticos, folletos, cartillas, videos, internet, página web y otros medios audiovisuales.

- Realizar sociodramas sobre trato humano al paciente y su familia.

- Difundir y hacer cumplir los derechos del paciente y su familia 

EVALUACIÓN DE LOS RESULTADOS

- Aplicar encuestas periódicas a pacientes y familiares sobre la calidad del trato humano en la atención de salud.

- Aplicar encuestas periódicas al personal médico sobre la calidad del colegaje médico y el trato humano entre los profesionales de la medicina.

- Identificar indicadores de salud mental en el personal médico.

- Divulgar reservadamente en el ámbito médico los resultados de las evaluaciones periódicas sobre trato humano. 

El prodigioso avance científico y tecnológico de la medicina, siempre debe estar precedido por el noble estandarte de los valores éticos y morales de la generosa sensibilidad humana.

"Quien sólo de medicina sabe, ni medicina sabe", Letamendi


Juro por Apolo, médico, por Esculapio, Higias y Panacea, y por todos los dioses y diosas, a quienes pongo por testigos de la observancia del siguiente juramento, que me obligo a cumplir lo que ofrezco, con todas mis fuerzas y voluntad. Tributaré a mi maestro de medicina el mismo respeto que a los autores de mis días, partiendo con ellos mi fortuna, y socorriéndoles si lo necesitasen¡ trataré a sus hijos como a mis hermanos, y, si quisieren aprenderla ciencia, se la enseñaré desinteresadamente y sin ningún género de recompensa. Instruiré con preceptos, lecciones orales y demás modos de enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro, y a los discípulos que se me unan bajo el conve­nio y juramento que determina la ley médica, y a nadie más.

Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechoso, según mis facultades y mi entender, evitando todo mal y toda injusticia. No accederé a pretensiones que se dirijan a la administración de venenos, ni induciré a nadie sugestiones de tal especie; me abstendré igualmente de aplicar a las mujeres pesarios abortivos. Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. No ejecutaré la talla, dejando tal operación a los que se dedican a practicarla.

En cualquier casa que entre no llevaré otro objeto que el bien de los enfermos, librándome de cometer voluntariamente faltas injuriosas o acciones corruptoras, y evitando, sobre todo, la seducción de las mujeres y jóvenes, libres o esclavos. Guardaré secreto de lo que oiga o vea en la sociedad y no sea preciso que se divulgue, sea o no del dominio de mi profesión, considerando el ser discreto como un deber en semejantes casos. Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar felizmente mi vida y mi profesión, honrado siempre entre los hombres; si lo quebranto y soy perjurio, caiga sobre mi la suerte contraria, 400 a.C.




_______________________________________________

Médico
Psiquiatra. Jefe del Departamento de Farmacodependencia del Instituto Nacional de Salud Mental “Honorio Delgado-Hideyo Noguchi”.
Profesor Principal de los Departamentos Académicos de Psiquiatría de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Correspondencia: Torre de Consultorios Anglo Americana 3er. piso, San Isidro. Telf. 4219939 An. 430. E-mail: maniva@terra.com.pe
 


back.gif (71 bytes) Contenido

Volúmenes anteriores