Boletín de la Sociedad Peruana de Medicina Interna - Vol. 13 Nº3 - 2000

 


EVALUACION GERIATRICA INTEGRAL EN PACIENTES HOSPITALIZADOS Y AMBULATORIOS


Daniel Villar Narrea1. Luis Varela Pinedo2, Oscar Chigne3.
1. Médico Asistente Hospital Alberto Sabogal Sologuren ? EsSalud.
2. Médico Asistente Hospital Nacional Cayetano Heredia Miembro Titular de la Sociedad de Medicina Interna.
3. Médico Cirujano General.

RESUMEN

Objetivos:
1.    Identificar los principales síndromes y problemas en la población adulto mayor en el hospital Alberto Sabogal Sologuren-ESSALUD, haciendo uso del Addendum a la historia clínica.
2.        Comparar estos problemas tanto en los pacientes hospitalizados como en los ambulatorios.
Métodos: Se aplico el addemdum a la historia clínica geriátrica a 30 adultos mayores de 60 años en hospitalizados como en ambulatorios entre los meses de noviembre y diciembre del 99 en el hospital Alberto Sabogal Sologuren.
Resultados: El promedio de edad fue de 66.9 años en hospitalizados y 68.2 años para los ambulatorios. Los síndromes geriátricos con mas prevalencia en hospitalizados fueron:
Depresión sensorial 88.3%, malnutrición 81.5%, Insomnio 72.4%, incontinencia urinaria 58.6%, en ambulatorios: mal nutrición 81.5%, insomnio 60%, depresión sensorial 53.4%.
Al comparar ambas poblaciones hubo mayor prevalencia con diferencia significativa en hospitalizados de: confusión aguda, síncope, inmovilización, ortotatismo, riesgo ulcera por presión y dependencia funcional.

Conclusiones:
1.        Alta prevalencia de: Depresión sensorial, malnutrición, insomnio, tanto en hospitalizados como en los ambulatorios.
2.    Al comparar hospitalizados con ambulatorios hubo mayor prevalencia en hospitalizados de confusión aguda, síncope, inmovilización, ortostatismo, riesgo ulcera por presión y dependencia funcional.
3.    Readecuar la historia clínica convencional para su aplicación a la población adulto mayor para la detección de los síndromes geriátricos para su prevención y tratamiento.


SUMMARY

OBJETIVES:

1. To identify the main syndromes and problems among the elderly adult population at the Alberto Sabogal Sologuren ?ESSALUD hospital through the use of the addenda to their clinical records.
2. To compare these problems between hospitalized and ambulatory patients.

METHODS: We will use the addenda to the geriatric clinical records of 30 elderly hospitalized and ambulatory adult patients over 60 years of age treated in November and December 1999 at the Alberto Sabogal Sologuren Hospital.
RESULTS: The average age was 66.9 years for hospitalized patients and 68.2 years for ambulatory patients. The most prevalent geriatric syndromes among hospitalized patients were as follows: sensory depression 88.3%, undernourishment 81.5%, insomnia 72,4%, urinary incontinence 58.6%.

Among ambulatory patients the results were as follows: undernourishment 81.5%, insomnia 60%, sensory depression 53.4%, falls 53.3%.

A comparative study between both populations showed a significantly greater prevalence among hospitalized patients of the following syndromes: acute confusion, syncope, immobilization, orthostatism, risk of ulcer due to pressure and functional dependence.

CONCLUSIONS:

1. High prevalence of sensory depression, undernourishment, insomnia, both among hospitalized and ambulatory patients.
2. A comparison between hospitalized and ambulatory patients showed a greater prevalence among the former of     acute confusion, syncope, immobilization, orthostatism, risk of ulcer due to pressure and functional dependence.
3. Need to redesign the conventional medical record for its use among the elderly adult population so as to identify, prevent and treat geriatric syndromes.

INTRODUCCIÓN

El proceso de envejecimiento de la población a nivel mundial, consecuencia de la transición de las sociedades que tienen Altas Tasas de fecundidad y mortalidad a tasas menores es irreversible. la pirámide poblacional esta cambiando a expensas de un aumento M segmento de la población adulta mayor. Así tenemos que el aumento de la población de 60 años o más tanto en países en vías de desarrollo como en desarrollados es del 15?20% (1,2,3,4).

Este cambio nos plantea un reto importante para la salud publica, pues se tendrá que atender un numero creciente de población adulto mayor con limitados recursos y con un sistema tradicional aun no acondicionado (5,6).

La demanda de admisión hospitalaria en nuestros hospitales nacionales de adultos mayores en consecuencia será mayor. Actualmente es significativa del 30?35% y la mortalidad es 2?3 veces mayor que en los menores de 60 años (1,7,8,9). En Hospital Alberto Sabogal Sologuren ESSALUD es 30% (9).

La aproximación clínica al adulto mayor se sigue realizando a través de la historia clínica convencional que ha demostrado ser inadecuada e insuficiente en la detección de los problemas del adulto mayor y por lo tanto no permite un mejor impacto en la solución de los problemas (10).

Surge así el concepto de Valoración Geriátrica Integral (VGI) como proceso diagnostico multidimensional e interdisciplinario para detectar los principales problemas físicos, psicológicos y sociales del paciente y que permita alcanzar un plan de tratamiento eficaz (11,12).

Varela y Colaboradores han propuesto el "Addendum a la historia clínica" para realizar una VGI adecuada donde se demuestra que la historia convencional es inadecuada para identificar los síndromes y problemas geriátricos en el adulto mayor hospitalizado. Se valida el modelo con una sensibilidad diagnostica del 60?100% y especificidad de 50?90% (10).

Los objetivos que nos planteamos son:
1)    Identificar los principales síndromes y problemas en la población adulto mayor en Hospital Alberto Sabogal Sologuren ES?SALUD haciendo uso del "Addendum a la historia clínica".
2)        Comparar estos problemas tanto en los pacientes hospitalizados como en los ambulatorios.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se aplico el addendum a la historia clínica geriátrica a los 30 adultos mayores de 60 años tanto a que se atendían ambulatoriamente como hospitalizados en los meses de noviembre-diciembre hospital Alberto Sabogal Sologuren.

Se excluyeron a aquellos pacientes que no deseaban se les aplique el cuestionario a aquellos que no estaban en condiciones de dar información por ellos mismos a través de algún familiar.
Se definieron todas las variables a evaluar:
Confusión aguda. Deterioro global de las funciones cognitivas, presentando un comienzo aguo, curso fluctuante con agitación y alteración del ciclo sueño vigilia. (13,14).

Inmovilización. Descenso de la capacidad para de actividades de la vida diaria por deterioro de las motoras, lo que lleva a situación de postración. (15,11).

Estreñimiento. Cuando la emisión de las heces es menos de una de cada tres días o tres en una se suma el criterio objetivo de cambio de padrón con heces duras, pequeñas con sensación de evacuación incompleta o dolor asociado. (13,16)

Caídas. Definido como una precipitación al suelo, repentina, involuntaria, con o sin lesión secunda firmado por el paciente o por un testigo presente considera lo ocurrido durante el ultimo año. (13,17).

Sincope. Definida como perdida de la conciencia repentina asociada a una incapacidad para mar tono postural. (18,13).

Incontinencia. Se evalúa: la urinaria en base al criterio de la "Sociedad Internacional de Incontinencias 1991 perdida involuntaria de orina, que es objetivamente demostrable y que constituye un social e higiénico. La fecal como expulsión involuntaria de heces. (16, 15).

Mareos. Sensación desagradable de balanceo inseguro(13).
Depresión Sensorial. Se considera la auditiva por el test de susurro y la visual mediante la exploración física tarjeta de Jaeger. (13,15,11)
Trastorno del sueño. Dificultad para iniciar o mar sueño, o la falta de sueño reparador. Dicha alteración debe ser no menor de tres veces por semana y durante un mes y que además puede producir cansancio diurno. (15,11).

Ulcera de Presión. Se usa la Escala de Norton para el riesgo de desarrollo y si la lesión esta presente, usamos la clasificación de acuerdo a la extensión en profundidad (18,16,14)

Ortostatismo. Disminución en la presión sistólica mayor de 20 mm Hg. al minuto tres y cinco minutos después de ponerse de pie. (15,19)

Prostatismo. Cambio en la frecuencia urinaria nicturia, fuerza del chorro urinaria u obstrucción total (20).

Evaluación nutricional. Se evalúa de acuerdo al índice de masa corporal (IMC), considerando desnutrición (IMC?24). Eutrófico (IMC24?26,9) sobrepeso (IMC27-29,9) y obesidad (IMC+30) (14,21).

Evaluación Cognitiva. Inicialmente se aplica la prueba de Mini-Mental de Foistein, validado al castellano por Lobo, citado por Guillén Llera (21), realizándose solo aquellos pacientes que tengan como mínimo educación primaria, a los que no se les podía evaluar con el Mini-Mental se realizo el cuestionario del estado mental de Pfeiffer (11,22)

Evaluación funcional. Se utiliza el índice de Kats de actividades básicas de la vida diaria (ABVD); bañarse, vestirse, ir al baño, levantarse, continencia, alimentación. Se hace una pequeña modificación, ya que en vez de utilizar categorías que van de la A (independencia) a la G (dependencia total),se establecen tres niveles: Independencia, Dependencia parcial (1?5 ítems) y Dependencia Total (6 ítems). (23,24)

Evaluación afectiva. Utilizamos como instrumento la escala de depresión de Yesavage, que consta de 15 preguntas. Esta escala es la versión reducida de la escala de depresión geriátrica (GDS) que consta de 30 preguntas. (15,11,24)

Evaluación social. Se utiliza la escala de valoración sociofamiliar la modificada por Merino para nuestra realidad. Hay dos categorías que se establecen:

a) Entorno social adecuado b) Riesgo y problema social. (16)

Considerando la frecuencia de la identificación de problemas y síndromes geriátricos en el trabajo del Doctor Varela (N=130) se encontró una frecuencia de 7 síndromes o problemas geriátricos trabajando con NS de 99% poder del 80% y un ;= 0.01 se encontró un tamaño muestral de 30 pacientes.

Todos los datos registrados fueron almacenados en programa Excel 97 y se realizaron con los pacientes estadísticos EPI?INFO 6 y SPSS/PC versión 1998. Se realizaron las siguientes determinaciones:

Medios aritméticas con DS
Chi?cuadrado, prueba exacta de Fischer
Análisis múltiples de variables (Anova)


RESULTADOS

En pacientes hospitalizados: Gráfico N° 01, el mayor porcentaje (70%) estuvo conformado por el grupo de 60?74 años, segundo lugar (26.7%) de 75?84 A. y el menor (3.3%) de 85 años o mas.

En pacientes ambulatorios ó de consultorio externo: Gráfico N° 01.

 

GRÁFICO N.° 1
DISTRIBUCIÓN DE PACIENTES SEGÚN GRUPO DE EDAD

pag145_fig1a.jpg (12443 bytes)


El mayor porcentaje (66.7%) estuvo entre las edades 60?74 A, en segundo lugar (23.3%) de 75-84 A y el menor con 10% de 85 A y más.

Síndromes geriátricos en hospitalizados: Gráfico N° 02. En los pacientes hospitalizados destacan por su elevada incidencia depresión sensorial 88.3%, malnutrición 81.5%, insomnio 72.4%, incontinencia urinaria 58.6%, mareos 55.2%, dependencia funcional 50%.

Un grupo intermedio estuvo integrado por:
Sincope 41.4%, caídas 41.4%, inmovilización 41.4%, prostatismo 40%, abandono social 39.3%, constipación 32.1%, depresión establecida 30%.

GRÁFICO N.° 2
SÍNDROME GERIATRICOS-HOSPITALIZACIÓN

pag146_fig2a.jpg (18293 bytes)


Menor incidencia tuvieron:
Riesgo de ulcera por presión 24.1%, ortostatismo 20%, Confusión aguda 20%, trastorno cognitivo 11.5%, ulcera por presión 3%.

Síndromes geriátricos en ambulatorios. Gráfico N° 03.

 

GRÁFICO N.° 3
SÍNDROME GERIATRICOS-CONSULTORIOS EXTERNO

pag146_fig3a.jpg (13132 bytes)


En los pacientes ambulatorios hubo elevada incidencia: mal nutrición 81.5%, insomnio 60%, depresión sensorial 53.4%, caídas 53.3%, incontinencia urinaria 53.3%.
Un grupo intermedio estuvo integrado por:
Prostatismo 46.2%, mareos 43.3%, abandono social 33.3%.
Menor incidencia tuvieron: constipación 20%, depresión establecida 16%, dependencia funcional 13.4%, inmovilización 10%, sincope 6.7%, trastorno cognitivo 6.7%, úlcera por presión 3.1%, confusión ortotatismo 0%, riesgo ulcera por presión
Comparación de síndromes geriátricos en hospitalizados y ambulatorios. Tabla N° 1.

Tabla N° 01.
Comparación de síndromes geriátricos e hospitalizados y ambulatorios.
  Hospitalización Cons. Ext. % (p)
significancia*
Confusión aguda
Dep. Sensorial
Sincope
Caidas
Insomnio
Inmovilización
Incontinencia urinaria
Estreñimineto
Ulcera poor presión
Ortostatismo
Mareos
Prostatismo
Trasttorno cognitivo
Abandono social
Mal nutrición
Riesgo ulcera por presión
Depresión establecida
Dependencia funcional
20
88
42
41
72
41
58
32
3,4
20
55
40
11,5
39
81,5
24
30
50
0
53
7
53
60
10
53
20
3,3
0
43
46
6,7
33
81,5
0
16
13,4
P<0,05
ns
p<0,05
ns
ns
p<0,05
ns
ns
ns
p<0,05
ns
ns
ns
ns
ns
p<0,05
ns
p<0,05
*P < 0,05 (NS)


En los pacientes hospitalizados existe mayor confusión aguda (20%) que en los ambulatorios 0% con diferencia significativa. El Sincope es mayor en los pacientes hospitalizados (42%) que en los ambulatorios (7%) con diferencia significativa. Los pacientes hospitalizados en mayor inmovilización (41%) que los ambulatorios (10%) con diferencia significativa.
En ortostatismo hubo mayor compromiso en realizados (20%) que en ambulatorios (0%) con diferencia significativa.
En riesgo ulcera por presión tuvo (24%) en hospitalizados y (0%) en ambulatorios con diferencia significativa.
Dependencia funcional se dio (50%) en pacientes hospitalizados y (13,4) en ambulatorios con diferencia significativa.

En los síndromes geriátricos: Depresión sensorial, insomnio, incontinencia urinaria se observó altos porcentajes tanto en hospitalizados como los ambulatorios.

En los síndromes geriátricos: mareos, mal nutrición y depresión establecida, prostatismo se observó alta incidencia tanto en pacientes hospitalizados como en los ambulatorios.

En caídas se observa mayor incidencia en los ambulatorios que en los hospitalizados.
En trastorno cognitivo se dio en (11 .5%) hospitalizados y (6.71%) en ambulatorios.
El abandono social fue mayor (39%) en hospitalizados que en ambulatorios (33%).
Menor incidencia de estreñimiento y ulcera por presión se evidenció tanto en hospitalizados como en los ambulatorios.

Cuando se contrasta dependencia funcional contra algunos síndromes geriátricos en pacientes hospitalizados observamos: Tabla N° 02.

Tabla N° 02.
Síndrome geriátrico y evaluación funcional en hospitalizados

  Independiente Dependencia en cualquier grado (%) (p)
significación
Confusión aguda
Sincope
Dep. Sensorial
Inmovilización
Estreñimiento
Riesgo ulcera por presión
Ortostatismo
Problema social
16,7%
50%
42,9%
25%
33,3%
0%
0%
47,1%
83,3%
50%
57,1%
75%
66,7%
100%
100%
52,9%
p<0,05
ns
ns
p<0,05
p<0,05
p<0,05
p<0,05
ns

•    Hubo mayor incidencia con diferencia significativa de estreñimiento ulcera por presión y inmovilización en los pacientes que mostraron algún grado de dependencia que en los independientes.

•    En el síndrome sincope se observa alta correlación tanto en los dependientes como con los independientes.

Cuando se compara dependencia funcional contra algunos síndromes geriátricos en pacientes ambulatorios observamos: Tabla N.° 03.

Hubo en los pacientes con algún grado de dependencias alto porcentaje (66.7%) de inmovilización con diferencia significativa con relación a los independientes.

Tabla N° 03.
Síndrome geriátrico y evaluación funcional en ambulatorias
  Independiente Dependencia en cualquier grado (%) (p)
significación
Sincope
Inmovilización
Estreñimiento
U.p.p
50%
33,3%
50%
0%
50%
66,7%
50%
100%
ns
p<0,05
ns
p<0,05


•        En ulcera por presión también se encontró en (100%) de los pacientes con algún grado de dependencia.
•    Hubo alta prevalencia de sincope y estreñimiento tanto en los hospitalizados como en los ambulatorios.
El consumo de fármacos en ambas poblaciones no fue el objetivo del presente estudio sin embargo cabe resaltar que hubo mayor uso de ellos en los pacientes hospitalizados predominando el rango de 1 a 3 fármacos. (Gráfico N.° 04)


DISCUSIÓN

- El grupo etáreo que constituye la mayoría (70%) fue de 60-74 años en pacientes hospitalizados y en pacientes ambulatorios coinciden el grupo mayoritario (66.7%) fue de 60-74 años. Esto se explica porque al seleccionar el grupo sujeto de estudio se dio preferencia a aquellos pacientes que podían responder la encuesta. La población mayor de 60 años representa el 30% de la población mayoritaria atendida. (9)
El delirio o estado confusional agudo, que es un síndrome clínico caracterizado por alteración de conciencia y de las funciones cognitivas aguda, como fluctuante y reversible, se encuentra más frecuentemente en pacientes hospitalizados entre 15?30%. En nuestro estudio se encontró en (20%) en hospitalizados y (0%) en los ambulatorios. Es importante identificarlo por su asociación como un factor predictor del pronostico. Así tenemos se relaciona con incrementadas tasas de mortalidad, pobre recuperación funcional y mayor tiempo de hospitalización. (4.25)

El síncope cuya presencia se relaciona conforme avanza la edad, es multifactorial: cambios posturales, medicamentos, la causa cardiaca es mas frecuente en adultos mayores y su presencia sugiere un incremento del riesgo de muerte súbita. En nuestro estudio tuvo alta incidencia 42% en pacientes hospitalizados con diferencia significativa con relación a los ambulatorios. (26,27).

El inmovilismo es uno de los grandes síndromes geriátricos. Se estima que para mayores de 65 años, el 18% de las personas tienen problemas para movilizarse sin ayuda, nosotros lo encontramos en 41% en pacientes hospitalizados y 10% en ambulatorios hubo diferencia significativa lo cual se explica por tratarse los primeros de pacientes más delicados. (18,28)

La depresión sensorial (Visual-Auditiva) es frecuente como síndrome geriátrico, nosotros la encontramos en 88% en hospitalizados y 53% en los ambulatorios se le asocia con aislamiento, confusión y depresión por ello es necesario identificarla y tratarla. (13,15,11).

Las caídas en personas mayores de 65 años se da en un 30% y aumentan a mas del 50% en mayores de 80 años. Nosotros encontramos 41% en hospitalizados y 53% en ambulatorios. Es importante identificar la causa y sobre todo prevenirla. El riesgo de hospitalización aumenta 10 veces y el riesgo de muerte es 8 veces mayor con las caídas. (29)

Insomnio la encuentran entre 15-75% nosotros la encontramos en 72% en hospitalizados y 60% ambulatorios. Tiene causas transitorias y crónicas y se propugna la higiene del sueño como tratamiento previo al farmacológico. (30,18)

La incontinencia urinaria se da en 10-15% en mayores de 65 A. frente a 30-40% en hospitalizados. Nosotros lo encontramos 58% en hospitalizados y 53% en ambulatorios este síndrome se le considera como uno de los grandes síndromes geriátricos por su elevada prevalencia como por las repercusiones sobre la calidad de vida. (4)

GRÁFICO N.° 4
NÚMERO DE FARMACOS UTILIZADOS. HOSPITALIZACIÓN Y CONSULTORIO EXTERNO

pag147_fig4a.jpg (11751 bytes)


El Estreñimiento es el síndrome digestivo más frecuente en la consulta externa con una prevalencia en adultos mayores, nosotros lo encontramos en hospitalizados y 20% en los ambulatorios trata las complicaciones mas importantes son impactación fecal, megacolon ideopático, hernias, etc.

Úlcera por presión aparecen dentro de las di ras semanas de hospitalización siendo la m pacientes mayor de 70 años. Nosotros lo encontramos en 3,4% en hospitalizados y 3.3% en los ambulatorios coincidiendo con lo reportado en la literatura.(31).

Ortostatismo es común en pacientes geriátrico de 20% a 25% de pacientes. Nosotros lo encontramos en un 20% en hospitalizados y 0% en ambulatorios con diferencia significativa. Esto se explica porque los primeros tienen mayores factores de riesgo (fármacos).(13,16).

El mareos es síntoma frecuente en ancianos factor predisponentes de las caídas antes mencionadas. Nosotros lo encontramos en un 55% en realizados y 43% en ambulatorios.

Se considera que el 25% de varones de 55 años presentan síntomas prostáticos y que se incrementan en 50% a la edad de 75 años nosotros lo encontramos en 40% en hospitalizados y 46% en ambulatorios.(32).

El estado cognitivo se refiere al funcionamiento diferentes áreas intelectuales, su alteración no se considera un diagnostico sino su presencia revela alguna enfermedad subyacente. La demencia se da en un 45% a los 65 años pero se incrementa a un 40% a los 85 años. Existen cuestionarios para evaluar el estado mental "Test de Pfeiffer" para pacientes con nivel educativo hasta 3° de primaria y el miniexamen cognitivo de lobo, para pacientes con instrucción superior. Nosotros encontramos un deterioro de las funciones superiores en hospitalizados en 11.5% y de 6.7% en ambulatorios. (22,33).

Valorar el entorno económico-social es importar que determina la calidad de vida del paciente y el soporte necesario para su recuperación, no existen encuestas estandarizadas que permiten una evaluación y comparación. Nosotros encontramos problema en 39% en hospitalizados y 33% en ambulatorio.(15,34).

La malnutrición es frecuente en ancianos y no tratado aun cuando es detectado. Nosotros utilizamos el IMC y encontramos hasta un 81.5% en hospitalizados y 81.5% en ambulatorios similar a otros estudios. (35,36).

El riesgo de desarrollar ulcera por presión es importante valorarlo para tomar las medidas preventivas y evitar las complicaciones infecciosas, plásticas que se derivan de ellas, nosotros la encontramos en 24% en hospitalizados, a diferencia de 0% en ambulatorios lo cual nos indica que los primeros están en mayor riesgo de desarrollar UPR (37).

La depresión en la adultez mayor tiene multicausalidad desde cambios biológicos hasta psicosociales. Se le asocia con una mayor morbimortalidad. Su prevalencia esta entre 15-25%. En nuestro medio se le encuentra 1653.3%. Nosotros lo encontramos en 30% en hospitalizados y 16% en ambulatorios. Estos resultados ameritan mayor cuidado en su detección y tratamiento. (4,38)
La capacidad funcional es el centro de la valorización del adulto mayor, su presencia puede ser la única manifestación de diversas enfermedades y determinan su calidad de vida. Según los reportes extranjeros existe mayor dependencia en pacientes institucionalizados. Nosotros lo encontramos en 50% en hospitalizados y 13.4% en ambulatorios.

Cuando contrastamos funcionalidad con principales síndromes geriátricos en pacientes hospitalizados encontramos que los pacientes que tenían algún grado de dependencia presentaban mayor incidencia que los independientes con diferencia significativa en inmovilización, estreñimiento, ulcera por presión.

Por lo tanto en todo paciente hospitalizado con algún tipo de dependencia se deberá ser cuidadoso en detectar los síndromes antes mencionados.

Cuando hicimos lo propio en consultorio externo también encontramos en los pacientes, con algún grado de dependencia mayor ulcera por presión, mayor inmovilización.

Nuestro estudio que analiza a la población geriátrica entre 60-84 A. fundamentalmente. Tanto hospitalizados como ambulatorio vemos como existe mayor incidencia con diferencia significativa de determinados síndromes geriátricos.


CONCLUSIONES

1. En la población geriátrica hospitalaria predomino: depresión sensorial 88.3%, malnutrición 81.5%, insomnio 72.4%, incontinencia urinaria 58.6%.
2. En la población geriátrica ambulatoria predomino: malnutrición 81,5%, insomnio 60%, depresión sensorial 53.4%, caídas 53.3%.
3. Cuando se comparo ambas poblaciones hubo mayor prevalencia con diferencia significativa en los hospitalizados de: confusión aguda, sincope, inmovilización, ortotatismo, riesgo ulcera por presión y dependencia funcional.


RECOMENDACIÓN

Dada la alta prevalencia de los diversos síndromes geriátricos antes mencionados es necesario contar con una historia clínica adecuada para la detección de dicha patología en la población adulta mayor para su prevención y tratamiento.


BIBLIOGRAFÍA

1. Vareta, L, Carcelen A. y Manrique de Lara G. Estudio comparativo de atención de pacientes mayores y menores de 60 años. Revista Medica herediana 1992; 3(2): 60-67.

2. Sobrevilla L. y Chu, M. Perú 2025: El desafió demográfico ¿Cuántos seremos y que necesitaremos? Lima, UPCH-IEPO. 1989.

3. Instituto Nacional de Estadística (INEJ), Perfil somodemográfico de la tercera edad. Lima-Perú 1995.

4. Vareta, L. Tópicos Selectos en geriatría Lima-Perú 2000. UPCH

5. Delgado A. Análisis financiero comparativo entre un servicio de hospitalización domiciliaria y un servicio de hospitalización convencional de pacientes gerontes crónicos en el Hospital Central de Aeronáutica Tesis Maestría UPCH Lima 1988.

6. Colegio Medico del Perú. Educación Medica continua. Gerontología y Geriatría 1998.

7. Benamú J. Morbimortalidad en ancianos hospitalizados: estudio retrospectiva de 300 casos en el Hospital General Arzobispo Loayza 1987-1988. Tesis de Bachiller de Medicina UPCH Lima 1989.

8. Capuñay, J. Morbilidad en ancianos hospitalizados: estudio retrospectivo de 300 en el Hospital Nacional Cayetano Heredia tesis de bachiller en medicina UPCH, Lima 1990.

9. Oficina de Estadística - Informe anual 1999 - Hospital Alberto Sabogal

10. Vareta F. "Valoración Geriátrica Integral Propuesta de addemdun a la historia clínica" Tesis doctoral Lima-Perú. 1999.

11. López - Doriga, P, Guillén Llera, E. Aproximación Clínica al paciente geriátrico, técnicas de valoración geriátrica, evaluación clínica-funcional mental y social editores medios SKB, Madrid 1995.

12. Rubenstein, L. et al. Effectiveness of umecogmized disability, the benefits of functional assessment of the elderly. Arch Internal medicine 1987; 147: 419-20.

13. Handy, R, Geriatric Medicine: A problem oriented approach England edit 1984.

14. Lonerga, E. G. Geriatrics, symon an Schuser company, USA 1996.

15.Guillén Llera, F; Pérez del Molino, M. Síndromes y cuidados del paciente eriátrico Masson Edits, Madrid 1993.

16. Merino, R, Varela, L; Manrique Lara, G. Evaluación del paciente geriátrico hospitalizando orientado por problemas estudio prospectivo de 71 casos. Revista Médica Herediana 1992, 3(2): 51-54.

17. Sandoval, Capuñay, J; Varela, L, Caídas en el adulto mayor; estudio de serie de pacientes de consulta externa del HNCH -Revista Médica Herediana 1996; 7(3): 119-24.

18. Hazzard, W Reubin, A. Principles or geriatric medicine and gerontology. Mc Graw M.II New York 1994.

19. Caird, Effect of pasture on blood pressure in the elderly british heart journal 1973; 35: 527-30.

20. Kane, H; ouslander, J. Essentials of clinical geriatrics MC, Graw Hill. New York, 1994.

21. Webb, G. The nutrition of older patients. Arrowsmith edit, great Britarm 1996.

22. Foistein, M, Minimental state, A, practical method for grading the cognitive state of the patients for the eliminatian clinical psychiatric 1975; 12:189-98.

23. Katz, I., et al. Use of a structures functional assessment formal in a geriatric consultative service lags 1988; 36: 342-437.

24. Applegate, W. Instruments for the functional assessment of older patients Nejm. 1990; 332 (17): 12.07-13

25. Ortiz, Pedro, Delirio en el paciente adulto mayor hospitalizado, presentación clínica y Morbimortalidad, tesis para optar el grado de bachiller en medicina 1999.

26. Geriatrics, Diagnosis of cardiac and noncordiac causas 1995.

27. Lipsitz L: Syncope in the elderly, Ann Intern med, 99: 92; 1983.

28. Steven, HM y Roberta Meyers MD. Etica Clínica, Clínicas de medicina geriátrica. 1994.

29. Lázaro del Nagal, M. Factores de riesgo de caída 1996.

30. Gershman, Karen. The little back book of geriatric 1997.

31. MC Vey L; et al. Effect of a geriatric consultation team on functional status of elderly hospitalized patients. Amnals of internal medicine 1989, 110 (1): 79-84.

32. Fram E. Kaiser. MD. Guet editor, the aging male patient1the medical clinics of north American septiembre 1999.

33. Pfeiffer, E. A short portable mental status, questionare for the assessment of organic brain deficit in elderly patients lags 1975; 23: 433-441.

34. Camarra P, Gómez M. La necesidad de la evaluación geriátrica integral. Boletín de la Sociedad Peruana de Medicina Interna 1997; 10: 143-152.

35. Sandoval, L. Evatuación del estado nutricional de pacientes, adultos mayores ambulatorios, Rev. Med Herd 1998; 9: 104-108.

36. Marley J. En Geriatric nutrition Raven press 1995.

37. Allman, R. Pressure Ulcers Among the elderly NEJM 1989; 320 (13) 850-53.

38. Guerra. AM. Aspectos Clínicos en la depresión en la adultez mayor Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado Hideyo Nojuchi, Monografía de Investigación N° 5, 1997.