Boletín de la Sociedad Peruana de Medicina Interna - Vol. 12 Nº2 - 1999


Estudio de discromatopsia en postulantes a la
Marina de Guerra del Perú

Randy A. Flores Aparcana *, Raúl Swayne Barrios **, Ana Luisa Sánchez* Ronald G. Cadillo Chávez*

RESUMEN:

La visión de colores es uno de las más importantes facultades de la visión humana, por dicho motivo se realizó un estudio de tipo descriptivo, transversal en 735 jóvenes de 17-19 años postulantes a estudios militares navales durante cl periodo de Enero-Agosto de 1998, en los cuales se evaluó la percepción de colores dentro del examen oftalmológico general a través del Test de Platos Pseudoisocrómaticos de Ishihara con el objetivo de determinar la incidencia de discromatopsias, frecuencia por sexos, tipo de discromatopsia, frecuencia de la lectura de los Platos utilizados.

Se encontró que la prevalencia de esta patología fue de 3.4%, siendo afectado predominantemente el sexo masculino, el tipo de discromatopsia más frecuente fue el congénito en la totalidad de casos, los Platos anormalmente leídos con más frecuencia fueron: El plato con figura N.°74 en un 84% es ácido como 21, el Plato con la Figura N.°5 en un 44% es leído como 2.

La Discromatopsia debe ser evaluado en la población en general especialmente en personal militar y en aquellos en quienes represente un riesgo ocupacional. Portal motivo un diagnóstico temprano en niños es altamente importante para una futura orientación profesional.

SUMMARY:

The colors vision is one of the most important faculties of the human vision, for that reason it was realized in a study of descriptive type, transversal in 735 youngs between 17-19 years old postulants to Navy studies during the period of January-August 1998,in these exams, it was evaluated the color perceptions in the general ophthalmological test through tha Ishihara Pseudoisocromatics Plate Test with the objetive to determinate the prevalence of dyschromatopsias, the frequency sex, the type of fyschromatopsia, the frequency of abnormal reading of the used plates.

It was found that the prevalence of pathology was 3,4% being afected mainly the male sex, the type of dyschromatopsia more frequent was the congenital in the totality of cases, the plates that were abnormally read with more frequence were: The plate with figure N.°74 in a 84% is read like 21, the plate with figure N.°5 in a 44% is read like 2.

Tha Dyschromatopsia must be evaluated in the general population specially in the military staff and in those ones who represent an occupational risk. For that reason, and early diagnostic in children is extremely important for a professional future orientation.


INTRODUCCIÓN

La normal habilidad para discriminar el espectro de colores no es universal (1); existiendo la posibilidad de presentarse anormalidades en su percepción, las cuales son conocidas como Discromatopsia o comúnmente denominado Daltonismo, después que John Dalton (1794) describe cl defecto visual de colores en él, su familia y otros (1)(2). Siendo la frecuencia de esta patología aproximadamente de 3-8% de la población (2).

Es importante distinguir entre Discromatopsia Congénita y Adquirida(3)(4). La primera de etiología hereditaria, y la segunda se presenta en enfermedades de retina, nervio óptico, por influencias tóxicas (alcohol, tabaco, drogas, etc,) o por resultado de la progresión de una enfermedad hereditaria (retinitis pigmentosa, atrofia óptica dominante, etc.) (2)(4)(5)(6).

El más común defecto de la visión de colores es de etiología congénita (4) reconociéndose tres tipos: Protanopia: La más común, en la cual el individuo no puede discriminar entre los colores rojo y verde, Deuterenopia: En la que se confunde los colores verdes con tonalidades de rojo, y Tritanopia: Consiste en la confusión de los colores azules con los amarillos, es menos frecuente, prácticamente no existe como anomalía funcional congénita (2)(3)(7).

La percepción del color varia complejamente como una función de múltiples parámetros, incluyendo la composición espectral de luz desde el objeto, la composición de la luz alrededor del objeto, y el estado de adaptación de la luz justo antes de ver un objeto. El hecho de que la percepción del color de un estimulo esta basado en la composición de la longitud de onda fue notada por Isaac Newton (4),quien realizando mezclas de longitud de onda puede aparecer tonalidades diferentes.

En la retina normal existen dos clases de células las sensibles a la luz: bastones y conos. Los primeros son muy sensibles a la intensidad de la luz, pero no recepcionan discriminadamente a las diferentes longitudes de onda, por otro lado los conos contienen pigmentos que absorben preferentemente la luz de diferentes longitudes de onda, en consecuencia la visión del color es normalmente mediada sólo por los conos, de los cuales existen sólo tres tipos con distinta absorción especial (Teoría Tricromática) (9)(4)(8)(7).

La Discromatopsia Congénita es la más frecuente alteración de la visión del color, siendo resultado de una ausencia congénita o alteración en una o más de los fotopigmentos de los conos. Usando técnicas de genética molecular, Nathans et al. han aislado la secuencia genómica del DNA que codifica las apoproteínas de los tres pigmentos de los conos confirmando la hipótesis que la Discromatopsia Congénita de la variedad más común (Protanopia), es causada por alteraciones en las codificaciones de los genes de los pigmentos sensitivos al rojo y verde (9)(10)(11)(12).

La evaluación de la visión del color se ha hecho cada vez más necesario debido al gran número de ocupaciones que requieren una visión normal de colores, el test clínico más usado son los Platos Pseudoisocromáticos de Ishihara, útil en la detección de discromatopsias de las deficiencias rojo-verde, que no son sólo las más frecuentes, sino que estos colores son más usados en diferentes ocupaciones especial mente en servicios militares y transporte.

Los Platos Pseudoisocromáticos consisten en una serie de puntos agrupados de varios colores y tamaños. Dichos puntos están ingeniosamente dispuestos en patrones de varios matices, la distinción entre ellos es rápidamente leída por un tricromata normal, pero no puede ser realizado por alguien con defecto en la visión de colores (7)(2)(9).

El propósito de nude discromatopsia en la población postulante a la Marina de Guerra del Perú, la frecuencia por sexo, tipo de discromatopsia, la frecuencia de la lectura anormal de los Platos Pseudoisocromáticos.

Estamos convencidos que un análisis exhaustivo de la visión de colores es necesario en todo personal militar y profesional en las que dicha alteración represente un alto riesgo.
Por este motivo consideramos necesario un diagnostico temprano de esta patología (13), a fin que las personas afectadas puedan ser educadas para que sus expectativas no sean frustradas.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se estudiaron a 735 adultos jóvenes de ambos sexos con edades comprendidas entre 17-19 años que postulaban a la Marina de Guerra del Perú, a quienes se les realizó la evaluación de la percepción de colores dentro del examen oftalmológico general que consistió en el examen externo, medición de la agudeza visual y oftalmoscopia directa. Se realizó un estudio de tipo descriptivo, transversal durante el periodo de Enero-Agosto de 1998 en cl Servicio de Oftalmología del Hospital de la Base Naval.

Se utilizó para el estudio de la visión de colores el Test de los Platos Pseudoiscromáticos de Ishihara, colocando al examinado a una distancia de 75 cm. En un plano que hace Ángulo recto con su línea de visión, en un ambiente con iluminación solar indirecta, solicitándole al examinado la lectura de los Platos hasta un tiempo de 3 segundos por cada uno, en un total de 21 Platos.

Se consideró como discromatopsia a los pacientes que tenían más de 4 errores en la lectura de los Platos Pseudoisocromáticos. (2).

El examen ocular externo se realizó mediante la observación clínica y Lampara de Hendidura, La agudeza visual mediante la Cartilla de Snellen ubicando al postulante a 6 m. De distancia de esta, examinando ojo por ojo, además el estudio de fondo de ojo con el oftalmoscopio directo en un ambiente oscuro acondicionando para el examen.

El procesamiento de datos se realizó por el método electrónico, utilizando el paquete estadístico Epi info. El análisis e interpretación de datos se realizó por el método descriptivo, utilizando las proporciones como medida descriptiva de resumen.

RESULTADOS

Se estudiaron 735 adultos jóvenes que cumplieron los criterios de inclusión del estudio, de los cuales 599 (81,5%) fueron hombres y 136 (18,5%) mujeres.

Se halló en el examen de discriminación de colores un total de 25 jóvenes (3,4%) con discromatopsia siendo el 100% del sexo masculino por lo tanto no se encontró discromatopsia en el sexo femenino (0%). El Índice de confiabilidad hallado para cl 95% de casos del total de población afectada se encuentra entre 2,1-4,7. La prevalencia según sexo fue de 4,2% en el sexo masculino y 0% en cl femenino. El Índice de Confiabilidad hallado para l 95% de casos de discrómatas del sexo masculino afectado se encuentra entre 2,5-5,8. (Tabla 1 y 2).

Se encontró que sólo un paciente presentó antecedente familiar de discromatopsia (hermano).

TABLA 1
Prevalencia de Discromatopsias
  %
Normal 710 96.6
Discromatas 25 3.4
Total 735 100.0
*IC  para Prevalencia Discromatas=2, 1-4, 7

 

TABLA 2
Distribución de Discromatas según sexo
SEXO POSTULANTES DISCROMATAS
% %
Masculino 599 81.4 25 4.2
Femenino 136 18.60 0 0
Total 735 100.0 25 3.4
*IC  para % Discromatas SExo Masculino=2, 5-5, 8
*IC = Indice de Confiabilidad para el 95% de casos

En las discromatopsias halladas se realizó una distribución de frecuencia según la lectura de los Platos presentados. Encontrándose la lectura anormal del Plato con la Figura N.° 74 que es leído como 21 en un 84% de los discrómatas, el Plato con la Figura N.°5 es leído como 2 en un 44% de los discrómatas, el N.° 8 es leído como 3 en 40% de discrómatas, el N.°3 es leído como 5 en 40% y el N.° 29 es leído como 70 en 24% de discrómatas, los Platos con los N.°16,45,2,7 presentaron respuestas anormales diferentes (Tabla 3).

Para la evaluación del tipo de discromatopsia la lectura de los Platos con los N.°35 y 96 mostró 3 (12%) pacientes que sugieren Protanolpia y 4 (16%) pacientes que nos sugieren Deuteranopia siendo en cl resto de casos indeterminado el tipo de discromatopsia. (Tabla 4)

DISCUSIÓN

La normal habilidad para discriminar cl espectro de colores no es universal, ya que el hecho de que dos personas usen el nombre de un color del mismo modo no significa que su visión del color sea idéntica (1)(4).

TABLA 3
Distribución de frecuencia de las respuestas según interpretación de los Platos Pseudoisocromáticos
PLATO N° LECTURA NORMAL DISCROMATA FRECUENCIA
%
1 12 12 25 100
2 8 3 10 40
3 5 2 11 44
4 29 70 6 24
5 74 21 21 84
6 7 VARIABLE    
7 45 VARIABLE    
8 2 VARIABLE    
9 TRAZO VARIABLE    
10 16 VARIABLE    
11 TRAZO VARIABLE    
14 73 VARIABLE    
15 43 VARIABLE    
16 9 VARIABLE    
17 26 VARIABLE    
18 57 VARIABLE    
19 15 VARIABLE    
20 3 5 10 40
21 97 VARIABLE    

 

TABLA 4
Distribución de Discromatas según el tipo de Discromatopsia
PLATO N° LECTURA NORMAL PROTANOPE DEUTERANOPE
LECTURA LECTURA
12 35 5 3 3 4
13 96 6 3 9 4

En nuestra serie la frecuencia de Discromatopsia Congénita fue de 4,2% en el sexo masculino y 0% en el sexo femenino, estos resultados son similares a los encontrados por Ishihara (3-4%), en el sexo masculino y 0,3% en el sexo femenino, Swanson 4% en sexo masculino, Duke Elder 8% en sexo masculino y 0,4% en sexo femenino. La mayor afección del sexo masculino es explicado por el hecho de que el defecto es heredado, siendo trasmitido como herencia recesiva ligada al cromosoma X, por la que la mayoría de mujeres que son portadoras del cromosoma X ligadas al defecto tienen visión de colores normal, pero sutiles anormalidades han sido reportados por algunos test, las estadísticas sugieren que el 15-20% de mujeres son portadores del defecto (1)(4)(7).

Se presentan variaciones de acuerdo al grupo étnico, encontrándose una prevalencia de 3,4% en vuestra población estudiada similar a la prevalencia de 3-8% en la raza blanca, 3,9% en orientales, 4,7% en afroamericanos, 4,7-7,7% en mexicanos, similares resultados hallados en nuestro estudio, a diferencia de otras razas donde la prevalencia del defecto es menos común: nativos del Congo 1,7%, Uganda 1,9%,aborígenes, australianos y esquimales, este hecho a sido explicado como consecuencia de la mayor mortal edad de estas razas debido a que el defecto lo hace susceptible al consumo de alimentos venenosos por la confusión de colores (1)(14).

En la evaluación que se realizó utilizando los Platos Pseudoisocromáticos se encontró que ciertos platos fueron comúnmente leídos en forma anormal con un número específico, tal es el caso del Plato con la figura N.°74 que en un 84% de discromatopsia es leído como 21, el N.°5 es un 44% es leído como el N.°2, el N.°8 en un 40% es leído como el N.°3, el N.°3 es leído como el N.°5 en el mismo porcentaje y el N.°29 en un 24% es leído como el N.°70. A diferencia del resto de platos que presentaron respuestas anormales inespecíficas, estos resultados concuerdan con lo señalado por Ishihara, sin embargo no existe una explicación para tal hecho.

Es importante conocer las diferencias entre Discromatopsias Congénitas y Adquiridas, las primeras se presentan por alteraciones desde el nacimiento, son simétricas, no progresivas, no asociada a enfermedades, ni exposición a sustancias tóxicas. Las Discromatopsias Adquiridas son asimétricas, progresivas y asociadas a signos y, síntomas oftálmicos o de enfermedad neurológica.(4)(3)(9)(15).

En todos los discrómatas en quienes se realizó el Test de Ishihara esta se hizo por separado en arribos Ojos, hallándose una bilateralidad simétrica del defecto, reproduciéndose los mismos resultados en una evaluación posterior además el examen de los segmentos del ojo no mostró anormalidades, lo cual nos habla de la etiología congénita del defecto en el 100% de nuestros pacientes.

Los Platos Pseudoisocromáticos son útiles para el screening de defecto congénito (eficiencia del 90-95%), pero no proporciona una evaluación cuantitativa de la visión de colores (9)(13). Sin embargo puede darse una aproximación del tipo del defecto de acuerdo a la respuesta de los Platos con las figuras N.°35 y 96.

En nuestro estudio puede darse una aproximación que nos sugiere el tipo de defecto, encontrándose tres pacientes con protanopia y cuatro con deuteranopia, siendo la mayoría de casos indeterminados, debido a que con el empleo de este Test es difícil determinar cl tipo de discromatopsia.

Los defectos de la visión de colores ocasionan desventajas en aquellos quienes lo padecen, especialmente en aquellos qUe tienen ocupaciones en las cuales requieren precisar la discriminación de colores, con el incrementado uso de señales de colores o señales de tránsito, usualmente rojo y verde, una anormal visión de colores es de suma importancia en personal militar, operadores de vehículos, por tal motivo los aspirantes a tales trabajos deben ser evaluados y su entrada condicional al resultado de la Prueba de visión de colores normal (2)(16), negligencias en este factor podrían resultar en fatales accidentes.
En este contexto, es altamente importante que todos los niños sean evaluados en la percepción de colores de manera que planeen sus estudios en concordancia con su habilidad visual (13)(17). No es inusual encontrar un joven quIen ha completado un curso de instrucción militar y en el último momento se le encuentra déficit de la visión de colores y se encuentra con el trágico hecho que sus años de preparación han sido perdidos. No hay más desagradable experiencia para el médico que el ser quien descubra tan desalentador defecto.

Randy A. Flores Aparcana. Tlf: 2758681-Av. Morro Solar 1778-Urb. Monterrico Sur. Santiago de Surco.


* Médico Serumista Marina de Guerra del Perú
** Médico jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital de la Base Naval

BIBLIOGRAFÍA

1. Duke ELder. Color Vision. System of Ophthalmology, London Henri Kimpton Medical Publisher & Bookseller 1965; Vol.8 035-641.

2. Ishiliara. Pseudoisochromatic plates for testing color perception. American Optical Company. Beck engraving Co. Inc. Philadelphia New York, 1940.

3. Alezzandrini A. Fundamentos de Oftalmología. Edit. El Ateneo 1996. 306-307.

4. Swanson W. Color Vision Assessment and Chinical Relevance Ophthalmology Clinics of North America 1989,2(3). 391-411.

5. Campagna D, Mergler D, Huel G, et al Visual dysfuntion among styrene exposed workers. Scand J. Work Environ. Health 1995; 21(5); 382-390.

6. Katz B. The Dyschromatopsia of Optic Neuritis: A esacriptive analysis of data firom the optic neuritis treatment trial. Trans, Am, Ophthalmol. Soc. 1995,93:685-708.

7. Duane T. Dyscromatopsia. Clinical Ophthalmology Edit Lippincott Company, Philadelphia,1991 2(7):22-23.

8. Hart W. Acquired Dyschromatopsias. Survey of Ophthalmology 1987; 32(1):10-31.

9. Adler. Color Vision. Physiology of the eye, 9 na Edition, Mosby Year Book 1995, Cap.22:708-724.

10. Neitz M, Neitz. J, Grishok A.    in the number of genes enciding long Wavelength sensitive cone pigments among males with normal color vision. Vision Res. 1995;35(17): 2395-2407.

11. Zhang Q, Minoda K Detection of congenital color vision defects using heteroduplex SSCP analysis. Jpn. J. Ophtlhalmol 1996,40(1) 79-85

12. Devos M, Spileers W, Arden G, Colour contrat thresholds in congenital colour defectives. Vision Res 1996; 36(7) 1055-1065.

13. Ekert M, Bujger Z, Cerouski B. Early detection of in born dyschromatopsiais in preschoolers and young school children. Ophthalmologica. 1995,209(5).242-247.

14. Norm M. Prevalence of Congenital Colour Blindness among invit in East Greeland. Act. Ophthalmol. Scand 1997; 75(2):206-209.

15. Cole VA, Different uses chromatic signals in patients with congenital and acquire colom vision deficiences. Ophthalmic Physiol Opt. 1995; 15(5)399-401.

16. Ovench Kin IG, Rosliakov VA, Martynenko VM. Threshold tables for the study of color vision in military medical espertise. Voen Med. Zh. 1997; 318(5):35-37.

17. Lee Dy, Cotter SA, French AL. Evaluation of Kojima Matsubara Color Vision Test Plates: Validity in young children. Optom, Vis. Sci. 1997; 74(9):726-731.