Rev. Per. Neurol.    -  Vol 3   Nº 1-3     1997


Trabajos Originales

MAURICE RAVEL
NEUROPSICOLOGÍA DE LA CREATIVIDAD MUSICAL

Dr. Artidoro Cáceres Velásquez

RESUMEN

Se analiza, desde el punto de vista patográfico, una serie de síntomas y signos que durante casi 10 años presentó Maurice Ravel, ese genial músico francés. Se concluye en que existe una alta probabilidad que Ravel haya sido portador de un proceso expansivo tumoral en el hemisferio cerebral izquierdo a pesar del cual pudo componer muy importantes composiciones como el Concierto en Sol y el Concierto para la Mano Izquierda, entre otras.

El 7 de Marzo de 1875, nace Maurice RAVEL en Ciboure, pequeño puerto Vasco.- Ese mismo año muere George BIZET, el autor de Carmen, La Arlesiana y de los Pescadores de Perlas; y nace Rainer María RILKE el genial escritor austriaco, el poeta de los Sonetos de Orfeo y de las Elegías del Duino. Su ascendencia paterna es Suiza, la materna española; su vida infantil, Juvenil y, adulta es francesa; su gloria universal. Se lo describe pequeño, frágil, silente, perfeccionista, elegante. Se asigna a Stravinsky, su amigo Igor, el último del grupo - apache -, la expresión: "Ravel es un músico relojero", por su carácter puntillista y su afán de ir cada vez más allá del contenido general; por dar, se diría, casi obsesivamente la hora en su trabajo musical y en su forma de vivir. Soltero empedernido, emprendedor de imposibles, amante del reto, Ravel tenía una pasión casi delirante por los problemas a resolver, por las dificultades a vencer, utilizando la expresión de un médico amigo mío diría: por buscar las "solucionáticas" a todas las problemáticas.

 

Sus biógrafos escriben que Ravel tenía la apariencia callada, demasiado seco, al misino tiempo que demasiado riguroso, cuidándose siempre de no transmitir la mínima transparencia, la mínima parcela de emoción y, agregan psicologizando, que era ésta sin duda una conducta compensadora a su grande timidez. Esto era extremadamente visible en sus presentaciones como director de orquesta, ocasiones en las que sus gestos, su postura, todos sus movimientos no trasuntaban la emoción que, seguramente, él sentía pero que su público no percibía. Sin embargo, y a pesar de lo que se decía y aun se dice de él, Pierre Petit, gran Premio de Roma, sitial que Ravel pese a todos sus esfuerzos nunca pudo obtener, ha escrito lo siguiente: Maurice Ravel, pese a todas las apariencias era un sensualista, en el que la inteligencia y, el profesionalismo estaba siempre al servicio exclusivo de una sensibilidad exacerbada.

Sus enemigos lo oponían malvadamente a Debussy, sin embargo, poco a poco y a pesar de esas voces caninas que ladran cuando se avanza con la seguridad y, la fe del Quijote, Ravel tiene la creatividad y la originalidad del genio. ¿Qué más podría agregar para esbozar un perfil psicológico, mental, de este talentoso músico francés, con carga biológica suizo - española-.- Se me ocurre que su "Bolero" es la alegoría y tal vez perfecta de su vida.- Fracasos como los del Gran Concurso Premio de Roma; frustraciones como la de su persistente y tenaz decisión de incorporarse al ejército de su país durante la primera Guerra Mundial para terminar como un simple conductor de camión por su talla pequeña y su complexión delicada.- Este peso pluma quería ser aviador y es aceptado después de muchos tramites y suficiente perseverancia como soldado de segunda clase.- Ya desde esta fecha, aparecen los primeros diagnósticos de carácter médico: inapto, mal estado físico, complexión insuficiente.- En Mayo de 1916 su adorada, su queridísima madre, es hospitalizada.- La salud física y mental de Ravel da signos de quebrantamiento.- En cartas escritas por él manifiesta dos constantes: fatiga extrema, insomnio pertinaz. Su madre muere el 5 de Enero de 1917; la salud del compositor se compromete seriamente; él mismo lo dice a sus más próximos amigos: "siento una letargia mortal". Los términos utilizados por los profesionales que lo atienden son suficientemente explicativos: "gran depresión"; mutismo total.- Por esta situación es retirado de sus responsabilidades militares. El mismo manifiesta sentirse como "un gran autómata". Se retira de París a la casa de su madrina de guerra, la Sra. Dreyfus.- Lentamente se recupera y, en este estado, compone, "La Tumba de Couperín", en memoria del capitán de Marliave - El día de la primera audición de esta composición en 1919, Kavel dice sentirse "inquieto, fatigado, decepcionado, descorazonado". Se le recomienda viajar a la montaña y, tornar una cura de reposo. Viaja a Megeve y se instala en el Hotel del Monte Blanco. Envía cartas y cartas a sus amigos; las respuestas son escasas. Confiesa tener un "aburrimiento de muerte" y sufrir las consecuencias de la muerte de su madre, de la ausencia de amigos, de las consecuencias de la guerra y del rechazo a su ingreso a la aviación. Escribe lo siguiente: "no encuentro ninguna mejoría de mi salud. Duermo mal; me siento mal..." y, además, estoy tan lejos y tan aislado.- Hasta los mismos periódicos no son traídos con frecuencia, aunque a decir verdad, "no tengo ninguna gana de leer...". Días después, en otra carta confesará que: "me siento como piojo, ya no duermo nada; mi hoja de temperatura, y de pulso, es de una fantasía sin límites". En 1920 Ravel es nominado para la Legión de Honor. Ravel considera este hecho como una obra de mal gusto y la rechaza. Sus amigos de París insisten en que él acepte pero él se niega a pagar los derechos llamados de Cancillería y, entonces su nombre aparece en el periódico oficial corno renuente y, deudor.- Y el escándalo explota.- En medio de esta trifulca, su amigo Diaghilev le propone componer y él se pone a la obra.- El resultado es "El Vals", pero una vez terminado, Ravel se niega a estrenarlo.- Como el anuncio de su ejecución se había hecho ya público, se exige su presentación lo que sólo puede hacerse el 12 de Diciembre de 1920.

¿Que está pasando con la mente de Ravel- ¿Se trata de una importante depresión- Pero, ¿y la extraordinaria creatividad musical de la que hace gala- ¿Es que con la edad, Ravel se ha hecho caprichoso, más exigente, desconfiado, o es que su inseguridad se ha agravado, y su sentido de la perfección se vuelve intolerante para los demás- ¿O es que lo inunda un gusto creciente, aunque antiguo por la paradoja-

Los años pasan y su salud tiene ciclos, altibajos, en los que se mezclan fatiga, insomnio, aislamiento, bohemia, exigencia y más de un matiz de manía y, obsesión de pulcritud. Es en estas condiciones que compone, "El Bolero" que se estrena por primera vez en 1928. Con la tristeza, la inquietud y, la fatiga dibujándose más en el rostro de Ravel, en su conversación y en sus gestos, asiste a un ensayo de la orquesta dirigida por el Maestro Toscanini. Casi bruscamente Ravel increpa al gran director que aceleraba demasiado la ejecución de su "Bolero". Toscanini casi sin inmutarse le contesta tajante: "Que lástima señor que Ud. mismo no conozca nada de su propia música". A fines de 1928, esa fatigabilidad creciente, el insomnio persiste y, una inquietud que luego se cambia en tristeza se acrecientan, y a pesar de este estado de quebranto, Ravel, "el relojero de la música", el perfeccionista, el paradójico, el retador, como queriendo salir de su laberinto, incomprensible para él, como lo confiesa una y otra vez, decide escribir, para él mismo un concierto para piano, que sería ejecutado por él, nada más que por él y, para él. Apenas ha comenzado a esbozar este proyecto cuando recibe la visita del pianista vienés Paul Wingenstein, que ha perdido su miembro superior derecho durante la guerra y que solicita, y hasta suplica a Ravel, escribir un concierto para piano que pueda ser ejecutado sólo con la mano izquierda, pero como si fuera realizado con las dos manos. El Ravel de la paradoja, el Ravel del reto, de la perfección, pero también el Ravel fatigado, deprimido, silente, insomne y atormentado no sólo acepta la idea sino que decide, casi heroicamente escribir los dos conciertos, uno para él y el otro para el amigo vienés.- De 1930 a 1931, trabaja Ravel en este crucial proyecto y, el 27 de Noviembre se estrena en Viena: "El Concierto para la mano Izquierda", "El Concierto Manchot". Por esta época los malestares de Ravel persistían sobre todo la fatiga física y el insomnio pertinaz.- Lentamente su rostro iba dibujando este sufrimiento y, aunque de vez en cuando, salía por las noches, corno escapándose de su ausencia de sueño, día tras día su resistencia iba minándose, y una inquietud creciente lo invadía, y muy a pesar de este estado viaja por Europa central, acompañado de la pianista Marguerite Long, gran ejecutora de su Concierto en Sol, compuesto para él mismo, y que como Ravel lo decía: "lo compuse para mí y izo sólo para la mano derecha". Al parecer, una dificultad insospechada por los observadores, una muy ligera torpeza creciente justamente en la mano derecha, no le permitió al gran compositor, realizar su deseo de ejecutar esta obra que pone a prueba la virtuosidad del pianista. Vuelve a París con un triunfo indiscutible de su concierto para las dos manos. A comienzos de Octubre de 1932 torna un taxi y ocurre un accidente desgraciado sobre el que se ha discutido y discute todavía como si hubiera sido un factor determinante en la salud y en la vida de Maurice Ravel. El automóvil en el que viajaba colisiona con otro. Todo hace pensar que Ravel sufrió una conmoción muy, ligera; sin embargo a partir de este accidente su salud se derrumba y todos sus síntomas previos se exacerban notablemente. Hay quien han subrayado en extremo este traumatismo responsabilizándolo de todo el drama subsiguiente en la vida del compositor. El mismo escribe todavía una carta a su primo hermano Alfred Perrín que vivía en Ginebra. En esa carta, Ravel trasmite su angustia, su malestar pero también los primeros signos en su lenguaje gráfico de que algo transformaba su escritura, pero no sólo su grafismo que podría echarse en la cuenta de su dificultad motora en la mano derecha, sino en su gramática y, hasta en su semántica. "En cuanto a mí", le dice Ravel a su primo, "ha bastado este accidente estúpido para hundirme...". En esa carta hay, borrones, correcciones, palabras olvidadas, manchas e incluso faltas de ortografía injustificables en un hombre caracterizado hasta entonces por su perfección y meticulosidad. Pero a pesar de todo tiene proyectos, quiere completarlos ya iniciados corno las "Canciones Españolas" o la "Pantomima Árabe" por ejemplo.- Su gran deseo de escribir un gran drama transcribiendo, corno lo había hecho antes, la historia literaria a la composición musical, no puede concretarse. Este genial artífice, este extraordinario compositor relojero, arquitecto de un puente de unión entre el lenguaje verbal, el gráfico y el musical, parecería que tiene alterados los caminos, tan caros a Juan Jacobo Russean, senderos que reconstruyen, lo que en la evolución del hombre transformó al Horno Faber haciéndolo Sapiens porque fue Loquens.- La Neuropsicología Moderna afirmaría que el hemisferio cerebral izquierdo de Maurice Ravel se desconectaba de su homologo derecho.- En el primero se elabora y construye predominantemente el lenguaje verbal, en el segundo, se crea y fermenta el musical. En 1934 Ravel viaja a Suiza y desde las orillas del Lago Léman escribe una carta a su amigo Maurice Delage. Sería su última carta. Cuando se entera de que esta nota de condolencia había llegado a su destino con retardo, se encoleriza y caso gritando le dice a su amigo: "Caramba...". Ud. no sabe el esfuerzo que me ha costado escribir esta carta.- He necesitado ocho días para hacerla y sólo lo logré ayudándome con el Larrousse". El Grafismo de esta carta transmite el drama de una disgrafía creciente y de una alexía progresiva. Pero no hay que olvidar que los síntomas de Ravel se vienen arrastrando desde hace más de 10 años y que, signos y síntomas de naturaleza encefálica podrían rastrearse desde 1928. Pero también es bueno recordar que el "Bolero" fue compuesto justamente en 1928 y que los conciertos en Sol y para La Mano Izquierda lo fueron entre 1931 y 32.

Charles Baudelaire ha escrito en sus "Paraísos Artificiales" esta sentencia torturante:

"Horrible situación 
Tener el espíritu pululante de ideas 
y izo poder más, 
Salvar el puente que separa 
el paisaje imaginario del sueño 
de la cosecha positiva de la acción".


Supongo, supongo nada más, que Maurice Ravel, que conservaba una lucidez increíble para reconocer sus propias desgracias, sufrió de esta "Horrible Situación". Uno de sus biógrafos (Pierre Petit) ha escrito lo siguiente: ''Y entonces, cuando su cabeza iluminaba todavía, y tal vez mucho más que nunca, cuando toda ella era música, Ravel estaba en una total incapacidad de escribir una sola nota de lo que él seguramente gozaba escuchándose así mismo". Ya en esta época, Ravel se quejaba de haber perdido sensibilidad táctil y los médicos diagnosticaban Disfasia. Pero un viaje a Sevilla demuestra sin ninguna discusión otra desarmonía, otra desconexión, otro síntoma de este "Split Brain" musical. Ravel pasaba horas de horas, noches enteras escuchando el cante-jondo auténtico; entonaba mal que bien algunas melodías, pero sobre todo escuchaban y escuchaba, música y más música, encerrándose cada vez más en él mismo y, según lo informaron sus amigos, viviendo casi como un fantasma entre los vivos, Regresa a París y, se lo ve en los conciertos, pasa de un teatro a otro, aún cortés pero silencioso, la mirada pérdida como cuando se ensueña, escondiendo bajo una sonrisa amable la catástrofe de un mal inexorable. Sus médicos toman la decisión de un tratamiento neuroquirúrgico. El 19 de diciembre de 1937 Ravel es operado por un gran neurocirujano: el Dr. Clovis Vincent. Una semana después, el 28 de Diciembre por la mañana Maurice Ravel vuela a la eternidad.

¿De qué sufrió y de qué murió Ravel- ¿Qué enfermedad acabó con este genial compositor-. El informe operatorio de su intervención parece haber desaparecido, así que no se sabe que encontraron los neurocirujanos en el encéfalo operado del paciente, compositor, ejecutante y director. Las lucubraciones abundan y se diagnostica desde una depresión, pasando por una psicosis maníaco depresiva ligera, hasta un tumor cerebral en el hemisferio izquierdo, sin dejar de mencionar el traumatismo encéfalo craneano y a la demencia de Pick.


El 1° de Septiembre de 1997 se pública en el British Psychiatric Bulletin, un estudio patográfico por la Dra. Eva Cybulska. Según ella, el "Bolero" de Ravel es una demostración semiológica, iterativa, obsesiva, creciente, progresiva y fatal, de la Enfermedad de Alzheimer. Ravel tenía, cuando compuso esta maravillosa obra, 52 años de edad.

Cualquiera sea el diagnóstico que se quiera hacer del sufrimiento de Ravel, nada, absolutamente, nada podrá empañar la genialidad de su obra, aunque, sin ninguna duda, ese mismo proceso patológico y esa misma creatividad artística nos hagan reflexionar una y otra vez, sobre la grandeza del ser humano y su incalculable poder de desarrollo.- Sin ningún ánimo de aumentar la polémica, yo creo que Ravel tuvo dos cosas: un tumor en el hemisferio cerebral izquierdo posiblemente de localización parieto occipital, y también, una extraordinaria genialidad y creatividad musical que lo ha llevado a la gloria.

VER BIBLIOGRAFÍA

____________
Doctor en Medicina - Profesor Principal de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos,
Director del Instituto de Neuropsicología, Comunicación y Sexología (Jr. Libertad N.° 269 - Miraflores - Lima - Perú - Fax. 51 - 1 - 2410958)


back.gif (71 bytes) Regresar