Folia Dermatológica Peruana - Vol. 8  Nº.1 - marzo de 1997

 

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA.

Dra. Maria Del Carmen Castro

Vitíligo asociado con Melanoma Maligno Metastásico.

Cannavo Vittorio P (MD), Ussia Agazio E (MD), Morreti Giovanna (MD), Albanese Angelo (MD). Messina - Italia. International Journal of Dermatology, Vol. 35, N.° 10. Octubre de 1996 (738-740).

Una mujer blanca de 58 años fue evaluada en abril de 1992, presentando en la región pretibial de la pierna izquierda, una tumoración de 8 mm, siendo un melanoma maligno nodular con nivel V de Clarke. Se le realizó excisión de una linfadenopatía inguinal: se diagnosticó metástasis del melanoma maligno.

Diez días después de la excisión, la paciente observó áreas de piel hipopigmentadas en las extremidades inferiores. En los días subsecuentes, esto progresó simétricamente hacia el tronco, espalda, cara y brazos. En pocos meses, alrededor del 70% de la superficie corporal estuvo despigmentada. En un cuidadoso estudio oftalmológico no se evidenció ningún problema uveal.

Actualmente (enero de 1995), la paciente sobrevive, luego de 27 meses después del diagnóstico y 19 meses de la excisión del nódulo. Por la clínica, se excluye recaída.

Las biopsias de piel tomadas de las áreas despigmentadas mostraron una reducción marcada del número de melanocitos. Los gránulos de melanina estuvieron prácticamente ausentes en los queratinocitos basales. Las áreas adyacentes hiperpigmentadas, mostraron un recuento normal de melanocitos, con un incremento de gránulos de melanina en la membrana basal de la epidermis.

Redescubriendo la Talidomida: una revisión de su mecanismo de acción, efectos adversos y de sus usos potenciales.

Tseng Stephanie (BA), Pak Grace (MD), Washenik Kenneth (MD, PhD), Keltz, Pomeranz Miriam (MD), Shupack Jerome L. (MD). New York J Am Acad Dermatol . 1996: 35 (969-979).

La Talidomida, una droga hipnosedativa introducida en 1950, ha sido utilizada en una variedad de condiciones dermatológicas durante décadas pasadas. Sin embargo, originalmente fue separada del mundo al descubrirse sus efectos teratogénicos; desde entonces, ha sido selectivamente reintroducida para utilizarla en varios desórdenes con bases autoinmunes o inflamatorias. Fue realizada una revisión de la literatura enfocada en los usos clínicos de la Talidomida en el tratamiento de las enfermedades dermatológicas.



UNA REFLEXIÓN SOBRE LAS ONICOMICOSIS.

Los hongos patógenos producen en el ser humano muchas enfermedades y la piel y sus anexos no escapan de ello, siendo múltiples las formas clínicas que observamos en nuestra práctica diaria.

Entre ellas, las Onicomicosis son las que más problemas ocasionan al médico, en cuanto a su tratamiento. Y es que esta forma cada vez más frecuente de micosis está condicionada por varios factores (clima, higiene, vestido y calzado, actividad diaria, deportes, etc.) que influyen en la terapéutica, en forma determinante.

Son muchos los esquemas de tratamiento que se han planteado para resolver este problema que nos preocupa tremendamente. Es así que conocemos de la onicectomía y las curaciones locales con los antimicóticos inespecíficos, pasando por los primeros medicamentos sistémicos (griseofulvina) y su inconveniente uso prolongado, hasta la actualidad con los imidazoles y los preparados tópicos, tanto cremas, asociados a urea como lacas o barnices con amorolfina, que son un complemento ideal para los tratamientos sistémicos; pero todo esto puede, a pesar de las bondades del fármaco, no ser efectivo para la curación del paciente.

Precisamente uno de los aspectos más importantes a considerar en la actualidad en el manejo de estas afecciones, es el calzado, así como las medias del paciente. Parece extraño que el médico con toda su ciencia tenga que ocuparse de algo tan doméstico, pero la mayoría de las veces este es el motivo del fracaso en la curación de los pacientes o lo que es peor aún, de su recaída; eventos sumamente desagradables para el paciente como para el médico.

Tanto ha cambiado la industria del vestido, que en la actualidad las prendas de vestir y entre ellas el calzado, en su mayoría son de material sintético. La moda ha impuesto entre los jóvenes, a las zapatillas como calzado de uso diario y entre los adultos, a los zapatos de suela de goma como calzado casual o sport. Asimismo, es raro ver, en la actualidad, medias de hilo o algodón, ya que en su mayoría son de material nylon, rayón u otro, asociados al algodón, para abaratar su costo de fabricación.

Dichos materiales producen condiciones adversas al pie, generando calor y humedad por la poca ventilación y favorecen el crecimiento de los hongos patógenos y lo que es más grave aún, se comportan como reservorios naturales de dichos hongos. Este detalle es el que ha condicionado esta reflexión en el tratamiento de las Onicomicosis, con el ánimo de que podamos evitar el frustrante comentario del paciente:

Doctor, nuevamente tengo..."

 

 


Regresar