Revista Peruana de Epidemología - Vol. 8 Nº 2 Julio 1995


RAÚL PATRUCCO O CÓMO HACER CIENCIA EN EL PERÚ

Sánchez Cocha, Rafael*


Rev. Perú Epidemiol. 1995; 8 (1): 61

Pocas veces recordamos la contribución peruana a la ciencia contemporánea, como si nuestro aporte fuera imposible desde estas latitudes donde la pobreza y la escasez de recursos tecnológicos son cosas de todos los días. Pareciera sin embargo que el drama nacional fuera la palanca para una serie de estudios e investigaciones que hoy son patrimonio universal.

El desarrollo de la inmunología ha provocado una verdadera revolución en la medicina moderna. El impacto sobre los mecanismos inmunológicos de una serie de enfermedades ha brindado luces para atacar no solamente los síntomas sino las causas de neoplasias malignas, transtornos metabólicos e infecciones vitales, bacterianas, micóticas y otras ocasionadas por protozoarios. Las inmunodeficiencias que acompañan a muchos de estos males son llamadas generalmente secundarias y pueden tener una gran repercusión en la evolución de la enfermedad original.

De allí la trascendencia de la obra de Patrucco prematuramente desaparecido hace ocho años, quien desde la moderna inmunología abrió las puertas a un nuevo registro de la etiopatogenia de una serie de enfermedades propias de nuestra geografía. El médico e investigador peruano conjugó los hallazgos de laboratorio con el tratamiento clínico de los pacientes y volvió sobre una tradición a veces olvidada: La literatura médica. En su último libro «inmunodeficiencias» el científico puso en evidencia transtornos del sistema inmunológico que acompañan a una serie de enfermedades comunes en estos parajes como la tuberculosis, la lepra, la tifoidea, la bartonelosis o Enfermedad de Carrión, la sífilis y la leishmaniasis.

Tales estudios dieron pie a que Patrucco descubriera las variaciones de la respuesta inmune en muchas neoplasias como la enfermedad de Hodgkin, algunos tipos de linfomas y el mieloma múltiple, recopilando una vasta experiencia clínica de casi 200 casos de este último y raro mal, investigaciones que concluyen colegas suyos de la Universidad Cayetano Heredia. En esta línea Patrucco detectó los primeros casos nativos de Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (SIDA) e hizo contribuciones valiosísimas al estudio de esta profunda y progresiva disyunción del sistema de inmunidad celular. Ello ha sido reconocido por la propia Organización Mundial de la Salud. Pero más allá de estos aportes que los medios de comunicación social se han encargado de realzar, se olvida que Patrucco estaba haciendo un seguimiento del perfeccionamiento del sistema inmune a través de la evolución de la escala zoológica. Paralelamente Patrucco intervino decididamente en una investigación sobre la parasitología en los tiempos precerámicos, fundiendo medicina y arqueología, como antes ya lo había intentado con brillantez el Dr. Pedro Weiss.

Un fulminante mal cardíaco segó la vida de Raúl Patrucco -el 27 de Junio de 1987- cuando no acababa de cumplir 46 años. La Ciencia peruana perdió la posibilidad de una obra que tenía un enorme horizonte por delante. Patrucco supo conjugar las demandas de modernidad científica con un sentido peruanista de su aplicación. Los estudios de post grado en la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore no hacían olvidar la dedicación a sus pacientes del Hospital Cayetano Heredia situado en el cono norte de Lima. Su papel de consultor internacional de los Organismos mundiales de Salud no interfería con la cátedra amable a sus alumnos de la universidad anexa a dicho hospital. Los microbios y las ultracentrífugas de su laboratorio no opacaban el gesto de solidaridad hacia el humilde poblador que iba en busca de una curación incomprensible. La frialdad de las tablas y las explicaciones de procesos complejísimos siempre dejaban espacio a un conocimiento humanístico de la medicina, donde el hombre y la vida son lo primero.