Enfermedades del Torax.     Vol. 44 •  Nº 2 •  2001

Médicos Literatos


MARCOS AGUINIS


Alfredo Sillau Gilone


 Nació en la ciudad de Córdoba - Argentina en el año 1935. Desde niño contó con actitudes para la música, la pintura y la literatura. Comenzó a estudiar piano a los 10 años, escribió su primera novela de doscientas páginas a los doce y llenaba cuadernos con dibujos. A los 17 años ingresó a la Universidad Nacional de Córdoba con el firme deseo de ser médico, cosa que lo logró a los 23 años de edad. Realizó sus estudios de postgrado en Neurología y Neurocirugía. Viajó a Buenos Aires en donde consiguió una beca del gobierno francés con la cual trabajó en el Hospital de la Salpétriére de París. Otra beca de la Fundación Alexander Von Humboldt de Alemania, le permitió completar su formación académica en las ciudades de Friburgo y Colonia. Obtuvo el titulo de Doctor en Medicina y Cirugía en el año 1983. Fue profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba. Contrajo matrimonio y se dedicó a la práctica de la neurocirugía en la Clínica Regional del Sud en la ciudad de Río Cuarto. Vivió once años en esta tranquila ciudad provinciana ejerciendo su profesión y dedicándose con mayor ahínco a su pasión la literatura. Sin embargo la Neurología le causaba un conflicto con sus inquietudes humanísticas; "esta especialidad muy sofisticada me exigía estar muchas horas aislado en el quirófano. La mayoría de los pacientes son graves y no tenía tiempo para continuar en forma armoniosa con mis intereses en otros campos". Pasados los cuarenta años "decidí en forma "suicida" comenzar mi formación psicoanalítica". Esta fue la razón por la cual se trasladó a vivir a Buenos Aires en donde hizo su formación durante cinco años.

Marcos ha dictado centenares de conferencias y cursos en instituciones educativas, artísticas, científicas y políticas no solo en Argentina, sino también en: Alemania, Israel, Francia, España, Estados Unidos, Italia, y en casi todos los países latinoamericanos. Su obra literaria se inicia en 1963 con una narración biográfica "Maimónides un sabio de avanzada" y desde entonces ha producido novelas, ensayos, cuentos, y biografías que generan entusiasmo y polémica.

Sus novelas: Refugiados: Crónica de un palestino (1969); La cruz invertida (1970); Cantata de los diablos (1972); La conspiración de los idiotas (1978); Profanación del amor (1989); La gesta del marrano (1991); La matriz del infierno (1997); Los iluminados (2000).

Varias colecciones de cuentos como Operativo siesta (1978); Importancia por contacto (1983); la recopilación, Y la rama llena de frutos. Todos los cuentos (1986), que reúne todos los cuentos de los anteriores más La torre del amor aparecido en una antología titulada Cuentos de provincia (1974), y Sebastián que apareció previamente en el periódico La Nación en 1982.

En el género biográfico ya hemos mencionado Maimónides un sabio de avanzada continuando con El combate perpetuo (1981), una biografía novelada sobre el Almirante Brown. Ha publicado dos diálogos: Diálogos sobre Argentina y el fin del milenio (1996) y Nuevos Diálogos (1998).

En el género de ensayos cuenta con varias colecciones: Carta esperanzada a un general (1983); Puente sobre el abismo (1983); El valor de escribir (1985); Un país de novela (1988); Elogio de la culpa (1993); Nueva carta esperanzada a un general (1996). Cuando se restableció la democracia en Argentina, en Diciembre de 1983, fue nombrado primero subsecretario y luego secretario de Cultura de la Nación, durante la Presidencia de Raúl Alfonsín. Creó el PRONDEC (Programa Nacional de la Democratización de la Cultura) y obtuvo el apoyo de la UNESCO y puso en marcha intensas acciones para el mejoramiento de los mecanismos participativos de la sociedad. Aguinis ha recibido el Premio Planeta (España), Premio Fernando Jeno (México), Premio Nacional de Sociología, y fue designado por Francia Caballero de las Letras y las Artes. En 1995 la Sociedad Argentina de Escritores le confirió el Gran Premio de Honor por la totalidad de su obra.

Marco Aguinis tiene el privilegio de que sus lectores coleccionen sus obras, las relean, y guarden impacientes un nuevo título.



Dr. José Alfredo Sillau Gilone
Colaboración Dr. Horacio Morano (Argentina)