DERMATOLOGÍA PERUANA - EDICIÓN ESPECIAL - SETIEMBRE 2000

 

Relación entre el agente etiológico, clínica. Respuesta terapeútica en Leishmaniasis

Wenceslao Castillo Rivadeneyra

En el presente trabajo pretendemos sean revisados los esquemas terapéuticos para el tratamiento de la leishmaniasis vigentes en nuestro medio haciendo las siguientes observaciones:

1. Las cepas de leishmanias en nuestro medio pertenecen a la especie brasiliensis todas ellas con la capacidad de dar lesiones cutáneas exclusivamente o rnucocutáneas. Solamente excepto la peruviana que ocasiona exclusivamente lesiones cutáneas las que pueden llegar a la curación es­pontánea en un tiempo variable. La Leishmania peruviana  tiene una distribución geográfica limitada (Ancash).

2. La condición inmunológica de la población potencialmente afectada es deficiente por mala alimentación, por la acción de enfermedades debilitantes infecciosas  y/o parasitarias sumándose la posibilidad de reiteradas inoculadas por la picadura de lutzomias portadoras.

3. La recomendación de tratamiento intralesional en lesiones únicas de leishmaniasis cutánea andina es discutible porque ya lo hemos manifestado, la cepa peruviana tiene una distribución limitada y casos de este tipo puede deberse a las otras cepas que potencialmente a largo plazo pueden llevar al paciente a una localización mucosa. Nadie garantiza que la cicatrización de la lesión significativa que la leishmania ha sido eliminada.

4. Para las formas cutáneomucosas se preconiza antimoniales pentavalentes a una dosis de 200 rng/kg via intramuscular en serie de 30 inyecciones. No conocemos estadísticamente su eficacia. Con este procedimiento se han dado casos de recaídas e incluso de localización mucosa.

Sobre el particular el Profesor Jacinto Convite en Vene­zuela recomienda 50 mg/kg vía intramuscular en series de 20 inyecciones que se aplican dos veces, pudiendo ser tres con intervalo de 10 días. Obtiene un de curaciones. El citado profesor ha desarrollado una vacuna preventiva-curativa a partir de promastigotas muertos de Leishmania mexicana con BCG que tiene una eficacia similar aparte de su bajo costo y fácil aplicación. Este procedimiento ha mejorado la terapéutica en cl citado país habiéndose ampliado el tratamiento de la leishmaniasis difusa (cutáneas anérgica) en forma combinada con antimoniales pentavalentes obteniéndose resultados alentadores en un 50% de casos de esta rara forma clínica, la que mencionamos porque puede presentarse en nuestro medio,  porque puede ser producida por la L. mexicana, L. Pifanoi,  L. amazonensis y L. panamensis. Aclaramos que la L. pifanoi y la L. panamensis no se han detectado en nuestro medio.

Se esta empleando antimoniales pentavalentes en series por vía endovenosa en el país para el tratamiento de esta zoonosis a pesar de sus potenciales efectos adversos. No conocemos su eficiencia pero no olvidemos que las 1eishmanias son parásitos intracelulares (macrófago) a las que una llegada masiva de droga pero por corto tiempo podría afectar adecuadamente para lograr una curación.

Consideramos en vista de las presentes reflexione que de acuerdo a datos estadísticos, cuadro clínico v tipo de leishmania que existen en nuestro medio se debe ofrecer un esquema que ofrezca un máximo de posibilidad de eficacia y dado el hecho de su alta endemia no pudiendo llegar a los reservorios y vectores, cl desarrollo do una vacuna podría reducir a un número muy bajo los 7 000 a 9 000 casos probables que se reportan anualmente.

 


Regresar