DERMATOLOGÍA PERUANA - EDICIÓN ESPECIAL - SETIEMBRE 2000

 

Polimorfismo clínico del eczema infantil

Héctor Cáceres Ríos

El término eczema comúnmente usado como sinónimo de dermatitis, hace referencia a todo proceso inflamatorio de la piel caracterizado histológicamente por espongiosis y clínicamente variable desde erupciones papulovesiculares exudativas a piel liquenifica y engrosada; sin embargo es preferible restringir el uso del termino eczema.

En dermatología pediátrica, el término eccema infantil ha sido empleado en forma arbitraria como sinónimo de dermatitis atópica del lactante, por lo cual muchas veces han sido mal identificadas.

Esta situación se agudiza si se toma en cuenta que el aspecto actual de la luz del mejor entendimiento de su fisiopatogenia se está observando que entidades que han sido consideradas no relacionadas a DA no serían más que estadios evolutivos de esta. bajo condiciones especiales.

Se propone el término de atopia cutánea para designar a todo estado de hiperreactividad cutánea ante ciertos factores externos e internos, en una piel genéticamente predispuesta denominada piel atópica. Esta piel atópica en condiciones basales se caracteriza por ser muy seca, y ante estímulos irritativos reacciones con síntomas y signos polimorfos de inflamación. Entendida de esta manera, la atópica cutánea incluiría no sólo a la tradicional "dermatitis atópica", sino también a otras dermatosis que responden a la misma etiopatogenia, como son el eccema folicular, la dermatosis palmoplantar J . uvenil, la dermatitis del cuero cabelludo, el eccemátide, el eccema numular y el liquen simple crónico.

La dermatitis atópica (DA) se define como una forma de atópica cutánea pruriginosa, crónica y recidivante que ocurre en piel atópica, cumple con criterios diagnóstico preestablecidos. y en la mayoría de los casos está asociada a manifestaciones extracutáneas de atopia.

El eccema folicular es una forma poco definida de atopia cutánea caracterizada por la presencia de pápulas foliculares a predominio cara extensiva de extremidades, mejor identificado en orientales, negros y mestizos.

La dermatosis plantar juvenil. la dermatitis del cuero cabelludo y la pitiriasis alba han sido considerados criterios menores de la DA, sin embargo, es frecuente su presentación en forma aislada. Debido a que la dermatosis plantar suele asociarse a compromiso palmar considerable se propone denominarla dermatosis palmoplantar juvenil; esta forma de atopia cutánea se caracteriza por placas eritematosas brillantes escamosas y fisuradas, en palmas y plantas. Etiopatogénicamente se considera como una dermatitis de contacto friccional, sin evidencia de agentes infecciosos.

La dermatitis del cuero cabelludo ocurre aisladamente o formando parte del espectro clínico de la DA: se caracteriza por presentar placas eritematosas y escamosas que evolucionan a costras malolientes que pueden cubrir todo el cuero cabelludo.

La pitiriasis alba tiene tina presentación por lo general aislada por lo que se justifica considerarla como una entidad nosológica que forma parte del espectro de la atopia cutánea. Debido a su polimorfismo clínico que comprende lesiones hipocrómicas, eritematosas descamativas. e inclusive pigmentadas se propone el denominarla eccemátide hipocromiante, eritematosa o pigmentante según el caso.

Tanto el eccema numular como el liquen simple crónico se consideran variantes localizadas de DA, la primera con lesiones exudativas en forma de moneda en tronco y extremidades, y la segunda con placas liquenificadas localizadas preferentemente en nuca, dorso de manos, pies y genitales externos.

La denominada dermatitis del cuero cabelludo merece especial mención, ya que la presencia de escamas y costras en el cuero cabelludo suele ser considerada representativa de la dermatitis seborreica infantil (DSI): debiendo considerarse que la dermatitis de¡ cuero cabelludo de la atopia cutánea cursa con prurito severo, escamas secas V antecedentes de atopia. La costra láctea, considerada como una manifestación exclusiva de la DSI. podría tratarse de la manifestación inicial de atopia cutánea en cuero cabelludo: así, al cabo del tercer mes de vida, muchos lactantes persisten con lesiones que se toman secas y prunginosas, y posterior mente vesicoexudatívas, conformando esta forma de atopia cutánea.

La superposición de DSI y DA. ha llevado a algunos autores a cuestionar el carácter independiente de ambas entidades y a considerar que la DSI no es más que una forma clínica previa de la DA, existiendo pocos estudios confirmatorios. Un estudio realizado en el Instituto de Salud del Niño de Lima Perú, mostró que el 49%) de niños con DA tenía antecedentes de DSI, frente a 17% de un grupo control, sugiriendo asociación entre ambas entidades.

La DSI se define como una erupción eritematoescamosa que ocurre en los primeros meses de vida y que se caracteriza por su carácter autolimitado, cuya diferenciación de DA no siempre es fácil, ya que en la práctica ambos cuadros pueden superponerse en algún momento de su evolución. Es por ello que para algunos autores, la DSI no sena más que una DA atenuada por la lubricación natural del sebo, y su autolimitación sería dependiente de la disminución de la secreción sebácea, momento en el cual, y aunado a una maduración del reflejo de rascado, aparecerían las lesiones típicas de la DA.

 


Regresar