DERMATOLOGÍA PERUANA - EDICIÓN ESPECIAL - SETIEMBRE 2000

 

Displasias pilosas poco frecuentes

Francisco Camacho

El término "displasias pilosas" comprende todas las malformaciones del tallo y bulbo piloso aunque, en la práctica, con este nombre suelen considerarse únicamente las alteraciones del tallo piloso. Como el diámetro, curvatura y presencia de médula en el tallo están genéticamente determinados, se comprende que gran parte de los procesos que alteran éste sean hereditarios. Además, los traumas externos, causa frecuente de alteración pilosa, sólo afectan la porción externa del pelo. Pueden dividirse en tres grupos principales: Uno corresponde a las "alteraciones morfológicas inespecíficas" que no caracterizan ningún síndrome. El otro sería el de las "alteraciones específicas" que serían patognomónicas, o al menos marcadoras, de una enfermedad. El tercero lo conforman dos displasias pilosas de difícil clasificación: tricotiodistrofia y síndrome del cabello en anagen suelto. No obstante, como hay que recordar desde ahora, la mayoría de las displasias pilosas pueden observarse esporádicamente en los pelos normales, existiendo sólo cuatro displasias que son totalmente específicas, es decir que no se han comprobado "de forma constante" en cabellos normales, que son "pili annulati", "pili bifurcati", "cabello moniliforme" y "pseudorrioniliforme". Lo anterior hace que actualmente dividamos las displasias pilosas con entidad propia, que, aunque puedan comprobarse en pelos normales e incluso en otras displasias y dermatosis, la alteración tiene suficiente entidad como para no considerarse hallazgo común. A este grupo corresponden "tricorrexis nudosa", "pili torti", "pelo lanoso" y "pili canaliculi" que es la displasia pilosa del síndrome de los cabellos impeinables

 


Regresar