DERMATOLOGÍA PERUANA - EDICIÓN ESPECIAL - SETIEMBRE 2000

 

La Angiogénesis en Dermatología

José M. de Moragas (España)

La neoformación de vasos sanguíneos o linfáticos (angiogénesis), es una condición necesaria para nutrir al tejido necesitado. Esencial para el desarrollo embrionario (efectos de la talidomida), o reparación de heridas, participa también en el desarrollo de la lesión psoriática, en el paso del folículo piloso de telogen a anagen. Es un proceso complejo, con una fase inicial proliferativa de células endoteliales y una fase organizativa con estructuración de vasos, resultado de una compleja interrelación entre factores de crecimiento, inhibidores y múltiples receptores.

Un modelo para estudiar los cambios secuenciales de la angiogénesis, es la reparación de una herida que desencadena la activación de tina serie de factores proangiogénicos, como el VEGF, bFGF, angiopoyetina, MMP, IL-8 y la aparición simultánea de factores inhibidores, como el INFg, angioestatina, endostatina, trombospondina, y TIMP. Todos ellos con efectos diversos, a veces incluso contrapuestos, según la naturaleza de los receptores expresados en el órgano diana en nuestro caso la piel.

Al ampliar los conocimientos básicos de la angiogénesis se alteran los conceptos clásicos sobre el desarrollo de los angiomas infantiles, las malformaciones vasculares y los factores que condicionan el diagnóstico, progresión y pronóstico de los carcinomas y melanomas cutáneos. Nuevas ideas sobre el tratamiento de los anteriores procesos, basan su eficacia en actuar sobre los vasos nutrientes del tumor. A clarificar estos anteriores conceptos dedicaremos esta conferencia.


Regresar