Revista Peruana de Biología     Vol. 6 • Nº 2 • 1999

 

FLORA VASCULAR Y VEGETACIÓN DEL VALLE DE ICA, PERÚ

José Roque y Asuncion Cano*

 


RESUMEN

Se presenta un estudio acerca de la flora vascular y vegetación del valle de Ica, situado en la costa central del país. Se registran 142 especies, incluidas en 121 géneros y 39 familias. Las magnoliópsidas (dicotiledóneas) representan el 79% de las especies; las liliópsidas (monocotiledóneas) el 20% y los pteridófitos sólo el 1%. Las hierbas son la forma de crecimiento predominante, con el 80% del total de especies; mientras que los ambientes ribereños y campos de cultivo constituyen los hábitats preferidos por la mayoría de las especies (82%). El presente trabajo amplía el área de distribución de 46 especies, de las cuales tres son endémicas para el país.

Palabras clave: Ica, flora vascular, costa.

ABSTRACT

The vascular flora and vegetation were studied in the valley of Ica, located in the central coast of Peru. A total of 142 species were registered, from 121 genera and 39 families. Magnoliopsid (dicotyledons) represented 79% of the species, liliopsids (monocotyleclons) 20%, and Ptericlophyta only 1%. Herbs were the prevalent growth form (80% of the species), while riverine environments and agricultural fields were the preferred habitats for most of the species. This study expands the known distributions of 46 species, three of which are endemic to Peru.

Key words: coast, Ica, vascular flora.



 

INTRODUCCIÓN

El desierto costero del Perú se presenta por debajo de los 5' S hasta ]a frontera con Chile (18' S), desde el nivel del mar hasta los 1000-1500 m de altitud, constituyendo, parte de la costa desértica del Pacífico, una zona biogeográfica con características muy singulares (Cabrera & Willink, 1980, Ferreyra, 1983).

El valle del río Ica, situado en la cota central del país, es uno de esos valles que, a manera de verdaderos oasis, interrumpen de cuando en cuando el paisaje semiárido costero. En términos de producción agrícola, se trata de uno de los valles mas prósperos de la región, con gran parte de sus suelos fértiles dedicados a] cultivo de especies alimenticias e industriales (IGN, 1989; ONERN, 1971).Sin embargo, el departamento de Ica posee un sorprendente vacío de información florística, compartido con toda ]a costa central del país, de allí que la necesidad de realizar una evaluación de la flora y vegetación de esta región sea considerada prioritaria (Cano et al., 1994, 1995). En ese sentido, el presente estudio pretende contribuir al conocimiento tanto de la flora y vegetación de Ica como de la diversidad florística del país, sobre todo si se tiene en cuenta que ]a flora de la costa central del Perú (sur de Ancash, Lima e Ica) representa alrededor del 5% de la flora documentada del país (León et al., 1996; 1997).

ÁREA DE ESTUDIO

El área de estudio está situada en el valle del río Ica, en la provincia y departamento del mismo nombre, entre los 13°50'-14°30' S y 75°36'-75°48'O. El rango altitudinal comprendió desde los 250 m en la localidad de Callango hasta los 1150 m en Media Laja. Las localidades en donde se registraron las colectas fueron, de norte a sur, Media Laja, Huamaní, Trapiche, La Tinguiña, San Juan Bautista, Laguna Huacachina, Tate, Santiago, La Venta, Ocucaje y Callango (Figura 1). Los trabajos de campo se efectuaron entre noviembre de 1995 y agosto de 1997. Sólo con fines de estudio, el valle fue dividido en tres sectores: 1) sector inferior, desde el nivel del mar hasta los 300 m, pasando por Callango; 2) sector medio, desde Ocucaje hasta los 500 m, en Trapiche y 3) sector superior, desde Trapiche hasta Media Laja, a 1150 m de altitud.

Figura 1. Área de estudio. Las líneas punteadas en el cauce inferior del río Ica indican el curso en las épocas de mayor creciente.

 


Fisiográficamente, el valle del río Ica está constituido básicamente por el llano aluvial del río y por sus abanicos circundantes (ONERN, 1971). Además, existen barcanas o dunas semicirculares y acumulaciones de arenas, principalmente en Ocucaje y alrededores de la Laguna Huacachina.

El valle de Ica se caracteriza por tener un clima muy árido, con temperaturas medias entre los 18°C y 20°C; mientras que las temperaturas mínimas extremas no bajan de los 8°C durante el invierno (IGN, 1989). Las precipitaciones son casi nulas (inferiores a 15 mm anuales) o prácticamente no se presentan; en general son de régimen de verano y en ningún caso se presentan las precipitaciones de tipo invernal (Julio-agosto).

MATERIAL Y MÉTODOS

La metodología y materiales empleados en la colección y herborización han sido los usualmente recomendados para trabajos florísticos (Cerrate, 1969; Lot & Chiang, 1986).

Las determinaciones taxonómicas se realizaron consultando claves de identificación y descripciones disponibles en la literatura concerniente (Macbride et al., 1936-1971; Sagástegui & Leiva, 1993; Tovar, 1993; Weigend, 1998, entre otros). Posteriormente, se realizaron comparaciones con ejemplares determinados que se encuentran en el Herbario San Marcos (USM) del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, así como consultas con especialistas para diferentes grupos taxonómicos. Todos los ejemplares forman parte de las colecciones del Herbario USM.

RESULTADOS

La flora vascular del valle del río Ica está conformada por 142 especies, incluidas en 121 géneros y 39 familias (Tabla 1). Las magnoliópsidas (dicotiledóneas) constituyen el grupo dominante, con el 79% de las especies; las liliópsidas el 20% y los pteridófitos solamente el 1%. Las familias Poaceae (con 20 especies), Asteraceae (17), Fabaceae (16), Solanaceae (11) y Malvaceae (7) albergan a la mitad del total de especies vasculares encontradas en el valle (Tabla 2).

Tabla 1

 

Tabla 2. Familias con mayor número de géneros y especies de la flora vascular del valle de Ica

  FAMILIAS GÉNEROS ESPECIES
MAGNOLIOPHYTA      
MAGNOLIOPSIDA 32 (82%) 96 (79%) 112 (79%)
ASTERACEAE   16 (13%) 17(12%)
FABACEAE   15 (12%) 16 (11%)
SOLANACEAE   9 (7%) 11(8%)
MALVACEAE   6 (5%) 7 (5%)
LILIOPSIDA 6 (15%) 24 (20%) 29 (20%)
POACEAE   17 (14%) 20 (14%)
CYPERACEAE   3 (2%) 5 (4%)
PTERIDOPHYTA      
SALVINIACEAE 1 (3%) 1 (1%) 1 (1%)

 


Las especies herbáceas constituyen la forma de crecimiento predominante (80% de las especies encontradas), en donde destacan las hierbas latifoliadas, con un 54% del total. El 20% restante lo constituyen las especies leñosas , semileñosas y cactoides (Tabla 1 y fig. 2).

Figura 2. Formas de crecimiento de la floravascular del valle de Ica

 


La mayoría de las especies (82%) se encontraron en ambientes ribereños y en los campos de cultivo; es decir, en hábitats con cierto aporte hídrico (Tabla 1 y Fig. 3). Estos ambientes han sido los lugares propicios para la mayoría de las especies con distribución restringida al país, como Nicotiana glutinosa, N. paniculata, Exodeconus prostratus, Cestrum falcatum, Tecoma guarume y Presliophytum incanum.

Figura 3. Distribución de la flora vascular de acuerdo alos hábitats encontrados. La línea horizontal en cada barra señala el número de especies encontradas en hábitat únicamente.

 


Las especies exclusivas de la Costa constituyen el 11% de la flora, mientras que las especies restantes (89%) también se encuentran distribuidas en las regiones andina y amazónica (Tabla 1). El 26% de la flora vascular posee especies distribuidas en las regiones cálidas y templadas de América del Sur, que Junto con otro 4% adicional de especies distribuidas solamente en los trópicos sudamericanos conforman casi ]a tercera parte del total de especies registradas (Tabla 1 y Fig. 4).

Figura 4. Patrones dedistribución mundial de la flora vascular del valle de Ica

 


La vegetación silvestre del valle se encuentra muy fragmentada debido a la proximidad de las áreas urbanas y los campos de cultivo. La superficie agrícola en el valle, alrededor de 37 000 ha, está dedicada a cultivos permanentes de vid, naranja, mango, pecano y dátil, así como a cultivos transitorios de algodón, maíz amarillo duro, espárragos y pallares (INEI, 1996). Una especie arbórea introducida, Eucalyptus sp. "eucalipto", es cultivada en el sector alto, principalmente para el aprovechamiento de su madera. A la vera de los cultivos crecen, cuando el terreno está en descanso o simultáneamente, especies de rápido crecimiento y propagación, consideradas por el agricultor como malezas, tales corno Nicandra physalodes "capulí cimarrón", Datura stranionium "chamico" e Ipomoea purpurea "campanilla", entre otras.

En algunos sectores eriazos. donde el suelo ha sufrido procesos de salinización, la vegetación es muy escasa y dispersa, formada principalmente por especies halófilas como Heliotropitim curassavicum y Distichlis spicata, aunque ésta última no desarrolla en las magnitudes como para formar gramadales conspicuos.

La Laguna Huacachina representa el único tipo de humedal en esta zona de estudio, aunque, en la actualidad, se encuentra muy alterada por actividades humanas. En el extremo noroeste de la laguna existe un pequeño totoral formado por la especie Typha domingensis, mientras que en los bordes húmedos se observa juncales bajos de Schoenoplectus americanus.

Los márgenes del río y el cauce seco del mismo albergan una cantidad relativamente importante de especies, que forman un monte ribereño perturbado debido a la presencia muy próxima de los campos de cultivo. En este tipo de vegetación es necesario indicar la existencia de Arundo donax "carrizo", una gramínea alta presente en casi todo el valle; otras dos poáceas altas, Phragmites australis "carricillo" y Gynerium sagittatum "caña brava", crecen en forma dispersa y, aparentemente, han sido desplazadas por la introducida y naturalizada A. donax. Especies acompañantes son Tessaria integrifolia "pájaro bobo" y Baccharis salicifolia "chilco", principalmente en la localidad de Ocucaje, en donde existen algunas zonas con afloraciones de agua debido a perforaciones artesanales de pozos hechos en el cauce. La presencia de Prosopis pallida "huarango" a lo largo de los márgenes del río, en los tres sectores del valle. es continua, aunque con pocos individuos, no los suficientes para formar bosques de huarangos o algarrobales; otra fabácea, Acacia macracantha "espino", además de una presencia constante en los márgenes, posee una densidad mucho mayor. En los sectores medio y bajo es frecuente observar una especie arbórea introducida, Casuarina equisetifolia "casuarina", sembrada con la finalidad de amortiguar los fuertes vientos y fijar la arena.

Las laderas de los contrafuertes andinos que se encuentran en los sectores medio y alto del valle presentan poblaciones esparcidas de cactúceas, a partir de los 1000 m de altitud, aproximadamente. Destacan en este paisaje las especies Neoraimondia arequipensis y Armatocereus procerus, dos cactus erectoramificados y fuertes que llegan a medir hasta 5 m de alto, las especies Bidnesia retama "calato" y Scutia spicata var. spicata son comunes, principalmente, en los abanicos aluviales.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

El incremento de la población urbana, el sobreuso de la napa freática y el consiguiente aumento de las zonas áridas, así como la sobreexplotación de ciertos recursos vegetales, tal como el huarango (Prosopis pallida), han contribuido, al parecer, a la disminución de la vegetación natural del valle iqueño. Algunas especies registradas en el Herbario San Marcos, o citadas anteriormente, no han vuelto a ser observadas o colectadas en la actualidad, como es el caso de Capparis aviceniifolia, Sapindus saponaria, Caesalpinia spinosa y Cordia lutea (Weberbauer, 1945) Por añadidura, la existencia de ganado caprino, principalmente, contribuye de forma negativa a la regeneración natural de la vegetación.

El estudio integral de la flora y vegetación de los valles costeros no está muy difundido; sin embargo, existen algunos trabajos que centran su atención en familias de importancia económica. Zapata (1964) reporta 70 especies de poáceas del valle del Rímac, desde el nivel del mar hasta los 4150 m de altitud, 25 especies más que las citadas por La Torre (1989) para el valle de Lurín, situado 30 km al sur de Lima, aunque el drea de estudio, en este último, fue solamente hasta los casi 1850 m de altitud; igualmente, Carrillo (1970) cita 45 especies de Fabaceae (Leguminosas) para el mismo valle del Rímac, mientras que Vilcapoma (1987) reporta para el del Chillón, 10 km al norte de Lima, 57 especies de la familia Solanaceae. Las diferencias con el número de especies encontradas en el valle de Ica podrían deberse al rango altitudinal, al régimen de lluvias y al drea superficial abarcada de esos estudios.

El valle de Nazca, situado inmediatamente al sur del valle iqueño, presenta cierta similaridad con éste en cuanto a la composición florística (León et al., 1997). La flora vascular del valle de Ica comparte 74 especies, repartidas en 31 familias, con la flora vascular reportada para Nazca; de igual modo, 16 familias de Ica están totalmente presentes en Nazca, mientras que ocho familias adicionales tienen la mitad o más de las especies encontradas por León et al. Al comparar las primeras cinco familias con mayor número de especies encontramos que, en el valle de Ica, las familias Poaceae, Asteraceae, Fabaceae, Solanaceae y Malvaceae están incluidas en las seis primeras familias del valle de Nazca, encontrándose las Fabaceae ocupando el segundo lugar, las Asteraceae van terceras, mientras que las Cactaceae desplazan a las Malvaceae al sexto lugar. Asimismo, la distribución de las formas de crecimiento de las especies es similar en ambos valles: mientras que en Nazca las hierbas representan el 73% de la flora total, en Ica representan al 80%; igualmente, las especies leñosas y semileñosas constituyen en Nazca el 27% y en Ica, el 20% del total.

De las diez especies endémicas para el país registradas en el drea de estudio, Tecoma guarume "cahuato" (Bignoniaceae) es la única restringida al departamento de Ica; mientras que las especies Cestrum falcatum (Solanaceae), Hoffmannseggia viscosa var. viscosa (Fabaceae) y Paspalum haenkeanum (Poaceae) son citadas por primera vez para esta región.

En el análisis acerca de lo que se conoce de la flora vascular de la costa central, León et al. (1996) señalan 862 especies incluidas en 436 géneros. El presente estudio añade a esa lista los géneros Acalypha, Acanthospermum, Anthephora, Cucumis, Datura, Indigofera, Leonotis, Medicago, Melilotus, Mimulus, Parkinsonia, Picrosia, Pitraea y Sorghum. Finalmente, este trabajo incrementa el área de distribución de 46 especies, las cuales no habían sido registradas para el departamento de Ica, tanto en el catálogo de Brako & Zarucchi (1993) como en el trabajo de León et al. (1997a).

AGRADECIMIENTOS

Nuestro sincero reconocimiento a todos aquellos que hicieron posible la realización del presente estudio. A la Dra. Anita G. Cook, del Department of Anthropology-The Catholic University of America, por el apoyo financiero-logístico brindado; a la Arqt. Susana Arce, directora del Museo Regional de Ica, y al C. P. C. Jorge Ramos, director del Instituto Nacional de Cultura-Ica, por brindarnos las facilidades del Museo Regional. A ]a Dra. Elida Carrillo por su apoyo para revisar las colecciones depositadas en el Herbario San Marcos (USM); a ]a Dra. Magda Chanco, Mag. María I. La Torre, Dra. Graciela Vilcapoma y Dra. E. Carrillo por su colaboración en la determinación y confirmación de diversas especies. Nuestra gratitud por la revisión del manuscrito a la Dra. Blanca León, Dr. Kenneth R. Young y Biga. Mónica Arakaki. Al pueblo de Huamaní, en la persona de su Teniente Gobernadora, doña Bertha San Miguel, por otorgarle una estadía muy cálida y grata al primer autor cuando estuvo por allá.


Ver referencias

______________________________________

* Museo de Historia Natural, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Apartado 14-0434, Lima 14, Perú. Correo-e: peperoque@yahoo.com

 


back.gif (71 bytes) Contenido

Volumenes anteriores

Revistas