Corrección quirúrgica de la ptosis palpebral post cirugía de catarata. Aviles Calderón, Gustavo

 

MATERIAL Y MÉTODO

 

TIPO DE ESTUDIO

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo

POBLACIÓN DEL ESTUDIO Y MUESTRA
Pacientes post operados de catarata con implante de lente intra ocular, bajo anestesia local, en el servicio de oftalmología del Hospital Naval en el período de Enero de 1993 y diciembre de 1998 evaluándose una cantidad de 1,100 pacientes operados de catarata.

La unidad de observación fueron los pacientes con ptosis post operatoria de cirugía de catarata.

El 6% de la población total presentaron ptosis.

El 2% de la población total requirieron corrección quirúrgica para el tratamiento de la ptosis.

La Técnica quirúrgica empleada para la corrección quirúrgica de la ptosis fue la reinserción de la aponeurosis del músculo elevador del párpado superior.

TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOLECCIÓN

Unidad a la que se aplicó el instrumento: Pacientes con ptosis posterior a cirugía de catarata.

Se considero como pacientes que requirieron tratamiento quirúrgico de la ptosis pos operatorio: a aquellos pacientes en quienes dicha complicación no cedió después de los 6 meses de la cirugía de catarata.

Todas las cirugías fueron realizadas por un mismo médico oftalmólogico (cirujano)
La unidad de medición del grado de ptosis, fue una regla milimétrica.

El grado de ptosis fue evaluado mediante la técnica: distancia margen - pupila .
Se consideraron 3 tipos de resultados: Simétrico, hipocorregido e hipocorregido (Anexo 2).
Se consideró la evaluación de la cita control de la 7ª semana pos operatoria, siendo los controles post operatorio al 1er. día, 1ª semana, 3ª semana y 7ª semana.

DESCRIPCIÓN DE LA TÉCNICA QUIRÚRGICA EMPLEADA REINSERCIÓN DE LA APONEUROSIS DEL MÚSCULO ELEVADOR EN LA PLACA TARSAL

1. Determinar la posición del surco palpebral. Este usualmente se encuentra a 8 mm por encima de la línea de las pestañas. Si el cirujano está operando a un paciente con ptosis unilateral, se debe medir la posición del surco palpebral contralateral con respecto a la distancia al margen palpebral. Esta distancia es utilizada para marcar el sitio de la incisión en el párpado ptosado. El sitio de la incisión va ser el sitio del nuevo surco palpebral después de que se haya completado el procedimiento de reparación de la ptosis. La marcación se prolonga hacia el extremo externo del párpado ya sea con una M-plastía o con un triángulo lateral de vértice superior.

2. La cantidad de piel palpebral que se va a resecar puede determinarse peñizcando a la piel con unas pinzas de Von Graefe hasta el punto en que las pestañas o el margen palpebral comienzan a distorcionarse. Esta maniobra establece un límite máximo de piel del pliegue palpebral que puede resecarse; el cirujano puede optar por una cantidad menor para evitar la producción de lagoftalmo en el periodo postoperatorio. En los casos en los que el exceso de piel se nota preoperatoriamente, es preferible resecar la mayor cantidad de piel a nivel del triángulo del vértice superior en el extremo externo. (Nota: si se deja un exceso de piel después de la cirugía de ptosis palpebral, esta puede resultar en un pliegue palpebral prominente, el cual puede distorsionar las pestañas e incluso crear un entropión. La resección de demasiada piel favorece el lagoftalmo, el retraso palpebral y la exposición corneal).

3. El párpado se infiltra con una solución en partes iguales de Marcaína al 0.75% y de xilocaína al 2% con adrenalina. La infiltración se efectúa por debajo de la marcación para evitar que el anestésico difunda a la órbita superior. Este método de infiltración preserva la función del elevador por todo el tiempo que dure el procedimiento.

4. Se utiliza un hoja número 15 para la incidir la piel, que luego se divulsiona con una tijera de punta aguda, Una vez que la piel es resecada, se efectúa la hemostasia con un electreocauterio bipolar.

5. Luego se toma el borde inferior de la incisión con unas pinzas de Castroviejo número 0.3 o 0.5, y se efectúa en ojal a través del músculo orbital hasta llegar a la cara anterior del tarso. Esta se observa brillando por debajo del músculo orbicular y su posición está claramente indicada por las estrías verticales de las glándulas de Meibomio.
6. La incisión se completa a partir del ojal tanto hacia adentro como hacia afuera, exponiendo la cara anterior del tarso. Una vez que se ha completado esta incisión, se efectúa la resección de una delgada tira de músculo orbicular del borde superior de la herida. Este paso además de reducir el volumen del pliegue palpebral, el cual puede exagerarse al avanzar el elevador, facilita a la vez la exposición del septum orbitario.

7. Se efectúa una cuidadosa disección por debajo del músculo orbicular con el objeto de exponer la bolsa adiposa preaponeurosis. Cuando el surco palpebral es muy poco evidente. Durante este paso se debe tener cuidado de no lesionar con la tijera la aponeurosis del elevador. La identificación de la bolsa adiposa preaponeurótica es un importante punto de reparo para que el cirujano pueda orientar la futura disección. La aponeurosis del elevador yace inmediatamente por debajo de esta bolsa adiposa. Una vez identificada la bolsa adiposa preaponeurótica en el campo quirúrgico, se la debe desplazar con un hisopo o con un separador de Desmarres con el objeto de identificar la aponeurosis del elevador, la cual aparece como una sábana blanca brillante. (Nota: un error muy común en el que caen los cirujanos poco experimentados es el de fallar en la identificación del verdadero borde desinsertado de la aponeurosis del elevador. Si el borde seccionado del músculo de Muller puede ser confundido son el borde del elevador. Si el borde aponeurótico no ha sido bien identificado en el campo quirúrgico, la bolsa adiposa preaponeurótica que se halla laxamente adherida a la cara anterior de la aponeurosis del elevador.

8. Después de haber identificado la bolsa adiposa preaponeurótica, inmediatamente por debajo de ella se encuentra la aponeurosis del elevador. Cuando la identificación es dificultosa, es útil irrigar el campo quirúrgico con solución fisiológica. Procediendo así, tanto el septum orbitario como la aponeurosis del elevador toman un olor mas claro, muy parecido a la cápsula de Tenon. Además, el cirujano puede confirmar la posición del borde de la aponeurosis del elevador ha sido tomado por la pinza, se percibe una fuerza importante. Si se genera poca fuerza, el cirujano debe sospechar que con la pinza está tomado el septum orbitario o incluso el músculo de Muller o el septum orbitario replegado con la aponeurosis del elevador. Si el músculo de Muller o el septum orbitario replegado son suturados al tarso, puede haber una dehiscencia de los retractores del párpado superior avanzados y fallar así la corrección de la ptosis.

9. Una vez que se ha identificado la aponeurosis del elevador, e retrae la bolsa adiposa con un reparador de Desmarres, y se desprende tanto medialmente como lateralmente del septum orbitario insertado puede ser causa de uun acentuado retraso palpebral en la mirada hacia abajo y hasta de un lagoftalmo ocasionalmente se puede observar el ligamento transverso de Whitnall.

10. Se pasan tres puntos de colchonero horizontales con Vicryl 6-0 a través del tarso a 4 mm de la línea de las pestañas. Se debe tener precaución en no traspasar totalmente el tarso ni la conjuntiva palpebral con estas suturas, ya que pueden ser causa de queratopatía posopertaoria. Las suturas de doble aguja luego se pasan por el borde de la aponeurosis del elevador desinsertado y se las anuda en forma provisoria.

11. Se evalua en esta etapa la posición del párpado luego de retirar el protector ocular. Debe intentarse obtener una sobrecorrección de aproximadamente 1 mm en la posición del margen del párpado superior para compensar el descenso post operatorio. Se le solicita al paciente que se siente en la mesa de operaciones para poder evaluar tanto la forma como la posicipón relativa del margen palpebral superior. (Precaución: nuevamente, debe advertirse que el cirujano poco experimentado en la cirugía de la ptosis palpebral puede tener dificultades para distinguir la aponeurosis del elevador del músculo de Muller, el cual nace en la cara posterior del elevador y se inserta en el borde superior del tarso). La desinserción de la aponeurosis del elevador es el mecanismo patogénico más importante de la ptosis senil y debe ser confirmado en el campo quirúrgico. En los casos en que existen dudas sobre la correcta identificación de la aponeurosis del elevador, se puede evaluar la capacidad contrácti de los tejidos. Tomando con una pinza el tejido que parece ser la aponeurosis del elevador y solicitando al paciente que abra y cierre los ojos lentamente. A continuación y una vez identificada la aponeurosis, ésta se sutura en su inserción original a nivel de la cara anterior del tarso. (Nota: los pacientes con ptosis por desinserción de la aponeurosis a menudo tienen una buena función del músculo elevador, probablemente porque el músculo de Muller, que se origina en la cara posterior del músculo elevador y que se inserta en el borde superior del tarso, mantiene la conexión entre el músculo elevador ye el tarso.

12. Una vez que se han encontrado satisfacactorias la posición y la forma del párpado superior mediante la variación en la ubicación y tensión de las suturas, éstas son anudadas en forma definitiva, dejando los cabos de 2 a 3 mm de largo.

13. La herida quirúrgica se cierra con puntos separados de Vicryl 6-0 o seda 6-0, que toman la piel y el borde avanzado de la aponeurosis del elevador para reconstruir el surco palpebral.


ESTRUCTURA DEL INSTRUMENTO

Se diseño un formulario: (Anexo 1)

A. Filiación
B. Datos quirúrgicos
C. Resultados pos operatorio (observación clínica)

TRATAMIENTO Y PROCESAMIENTO DE DATOS

La recolección de los datos se realizó durante los últimos meses del periodo en estudio: agosto de 1998 a enero de 1999.

La información se obtuvo por revisión de Historias Clínicas y llenado del Anexo 1 por un solo médico oftalmológo (investigador).

ANALISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS DATOS
El tratamiento y procesamiento de datos se realizó por medio de un análisis estadístico computarizado por el programa EPI INFO versión 6.1 utilizando una computadora Pentium MMX II estuvo a cargo de un médico oftalmológico (el investigador) y asesorado por un estadístico.

PRIMERO
Se relacionaron el grado de ptosis con los resultados pos quirúrgicos obtenidos.

SEGUNDO
Se evaluó la eficacia obtenida de la técnica quirúrgica empleada

TERCERO
Se planteó una tabla de relación y se analizó con el planteamiento de los objetivos generales e hipótesis.

CUARTO
El nivel de significación estadística se realizó con el test de Student.


ADMINISTRACIÓN DE LA INVESTIGACIÓN 

RECURSOS HUMANOS

  • Un médico oftalmólogo (cirujano)

  • Un médico oftalmólogo (investigador)

  • Un estadístico

  • Una secretaria

RECURSOS MATERIALES

  • Linterna

  • Regla milimétrica

  • Material de imprenta y computo

  • 1 ciento de papel bond

  • 1 computadora

  • 2 diskettes


RESULTADOS


1. 90.0% de pacientes operados tuvieron resultados simétricos
2. 4.5% de pacientes operados tuvieron una hipocorrección
3. 4.5% de pacientes operados tuvieron una hipercorección

 


Contenido Relación por área Relación por autor