El devenir de la geografía en el Perú. Ccente Pineda, Elmer Alberto; La Torre Ruiz, Fabricio Máximo

 

CAPITULO III

LA GEOGRAFÍA EN LA ÉPOCA REPUBLICANA


1. La Geografía en la República (Siglo XIX)
2. Importancia del trabajo geográfico
3. La Sociedad Geográfica de Lima y la institucionalización de la labor geográfica en el Perú
4. El Instituto Geográfico Nacional
5. La Geografía en las Instituciones del Estado


1.    LA GEOGRAFÍA EN LA REPÚBLICA    (SIGLO XIX)

1.1. El Perú después de la guerra independentista

La Joven República Peruana, inicio la vida independiente con una pesada carga política y económica. La ruina económica tuvo como característica la destrucción masiva de bienes y personas, la ruina política convirtió a los vencidos en vencedores gracias a la Capitulación de Ayacucho.

Según dicho documento los españoles podían irse a España, con pasajes pagados por el Perú; sus propiedades respetadas; las deudas contraidas por el Virrey para enfrentar la guerra de independencia de Sudamérica serían cubiertas por el Estado peruano, los soldados españoles que quisieran enrolarse en las filas patriotas serían admitidos con su mismo grado y antigüedad, los funcionarios coloniales tenían derecho a conservar su cargo y funciones; las deudas ocasionadas por las guerras de la independencia las asumiría íntegramente el Perú.(1)

En el aspecto económico, el capital social colonial acumulado durante siglos de explotación fue destruido o saqueado, a principios de la república dicho capital se reducía a menos de un millón de pesos. El retiro masivo de españoles del Perú acrecentó la descapitalización puesto que estos se llevaron consigo todos sus valores transportables (alhajas, objetos de arte, vajillas, etc.) permitido por la Capitulación de Ayacucho, precisamente cuando las tareas de reconstrucción nacional requerían de todo el capital existente en el país. (2)

Frente a la grave situación económica que atravesaba el país se optó por la política de empréstitos, siendo el capital inglés el más interesado en invertir en el Perú.

En esa condición, el país pasó a la esfera de neo colonia británica, las inversiones se colocarían desde aquel tiempo donde el interés foráneo consideraba más lucrativo, no donde las necesidades de la economía nacional aconsejaba, la hegemonía económica de Inglaterra se prolongará hasta 1919 cuando será reemplazada por el capital norteamericano.

El periodo Republicano (siglo XIX) se caracterizó por una permanente crisis económica la que conjugaba con la profunda inestabilidad política ocasionada por el caudillismo de los militares que participaron en la guerra de independencia.

Desde el punto de vista geográfico, tres elementos relevantes intervienen en este periodo, la delimitación del territorio nacional (interna y externamente); la política poblacional y la explotación de los recursos naturales no renovables como base de la economía nacional.

Seguidamente pasamos a analizar dichos elementos que coadyuban a explicar las bases sobre las que se fundó nuestro país.

1.2. El territorio nacional

Para determinar el espacio nacional al término de la guerra de Independencia se tomó como referencia el principio de Uti Possidetis y la libre determinación de los pueblos.

Los diferentes Estados sudamericanos en estado de formación, optaron el principio Romano del Uti Possidetis, es decir las posesiones que tenían los virreynatos, audiencias hasta el año de 1810, año en cual comenzaron los movimientos revolucionarios en América.(3)

El Perú asumió como límites de la naciente República, los correspondientes al virreynato del Perú vigentes en 1810, cuando se componía de las Audiencias de Cuzco y Lima, además de la Comandancia General de Maynas.

La aplicación del Uti Possidetis al territorio sudamericano en general, y al territorio peruano en particular topó con el problema de imprecisión de la demarcación territorial dejada por las autoridades hispanas, era posible que los límites de las Audiencias como los límites eclesiásticos no coincidieran entre ellos ni con límites del Virreynato.

La aplicación del Uti Possidetis se refería no solo a los territorios poseídos, (Uti possidetis facto) si no también a los territorios incorporados a ellos por alguna cédula u otra disposición aunque no la poseyesen de hecho (Uti Possidetis Juris).

Considerando que la mayoría de los países sudamericanos se constituyeron sobre la base de las Audiencias, excepto Perú y la Gran Colombia que se formaron tomando como referencia los límites del Virreynato correspondiente, la aplicación del Uti Possidetis implicaba la revisión de documentos diversos como: los tratados públicos, las sentencias definitivas en pleitos de límites, la recopilación de la Leyes de Indias y las Reales Cédulas.

Referente al Principio de Libre Determinación de los Pueblos, se basa en la libre voluntad de un Pueblo de formar parte de uno u otro Estado, fue el caso del Pueblo de Jaén cuya decisión consistió en formar parte del Perú aún perteneciendo a la Audiencia de Quito.

Jaén proclamó su independencia el 8-III-1821, y decidió libremente incorporarse al Perú Independiente, ofreciendo sus contingentes en la lucha emancipadora y eligiendo representantes al Congreso Constituyente de 1822.(4)

El Perú Republicano tuvo que encarar problemas de frontera con sus vecinos, al sur con Bolivia por regiones en el Oriente y en el Titicaca, por el norte con la Gran Colombia por territorios amazónicos, posteriormente con la desintegración de la Gran Colombia y el nacimiento de la República del Ecuador en 1830, surgiría el problema por las provincias peruanas de Tumbes, Jaén y Maynas; con Brasil los problemas se originan por el incumplimiento por parte de este país del tratado de San Idelfonso de 1777, que fija los límites del territorio portugués, en América y que no fue respetado, desarrollando por parte del Brasil una política expansionista a través de sus colonos (bandeiras) estableciendo fronteras vivas. Posteriormente a la guerra del pacífico se abrirá al sur frontera con la República de Chile, que por primera vez en la América republicana invocó el "derecho de conquista" para apoderarse de territorio peruano.

La solución de los problemas fronterizos, será alcanzado durante el siglo XX.

Un aproximado de áreas de territorios con títulos coloniales (Uti Possidetis Juris) y posesión (Uti Possidetis Facto) que por tratados con los países limítrofes dejaron de ser del Perú, nos lo brinda gentilmente el Ing. Geógrafo Humberto Pando en el siguiente compendio.

TERRITORIOS QUE DEJARON DE SER DEL PERÚ (*)

Aproximadas áreas de territorios, con títulos coloniales, que por tratados con los países limítrofes, dejaron de ser del Perú.

CON BRASIL

  • Por la Convención Fluvial de 23.10.1851. El Perú reconoce al Brasil 80,000 Km2, de territorio comprendido entre la línea Tabatinga-Apaporis y los ríos Amazonas-Yapurá y Teffé.

  • En 1867 el Brasil toma 267,703 km2 de tierras peruanas, de las inmensas zonas que el Presidente Melgarejo de Bolivia cede al Emperador de Brasil.

  • Por el Tratado Velarde-Río Branco de 08.09.1909, se le reconoce además 103,340 Km2 en la región del Alto Yurúa, Purus y Madeira, de las inmensas zonas del Acre.

  • Un aproximado total de 451,043 Km2.(5)

CON BOLIVIA

  • Por el tratado de Rectificación de Fronteras Polo-Sánchez Bustamante de 17.09.1909, el Perú reconoce a Bolivia 91,726 Km2 de territorio en la región del Acre y Madre de Dios y una zona en el río Tambotapa.(6)

CON COLOMBIA

  • Por el tratado Salomón-Lozano de 24.03.1922, el Perú reconoce a Colombia 127,272 Km2 de territorio. Toda la región del Caquetá y una parte comprendida entre los ríos Putumayo y Amazonas, llamado trapecio Amazónico (La región el Caquetá alcanza 120,000 Km2 y el Trapecio Amazónico 7,272 Km2).(6)

CON CHILE

  • Por el tratado de Ancón de 20.10.1883, el Perú cede el departamento de Tarapacá de 44,320 Km2.

  • Por el Tratado de Lima de 03.06.1929, el Perú cede la Provincia de Arica y parte de la de Tarata con 21,093 Km2.

  • Un aproximado total de 65,413 Km2. (6)

CON EL ECUADOR

  • Por el Protocolo de Río de Janeiro de 29.01.1942, el Perú reconoce al Ecuador 111,000 Km2 en el extenso territorio de Sucumbios.(7)

  • Por las propuestas de países garantes, de 23.10.1998, el Perú cede 34 Km2 de territorio entre la Cordillera del Cóndor y la línea recta entre los hitos Cusumaza-Bumbuiza y Yaupi-Santiago.

  • Un aproximado total de 111,034 Km2.

Nota: El Perú desde 1851 a 1998 a cedido territorios a los países fronterizos aproximadamente 846,488 km2 *

1.3. Demarcación interior del territorio peruano

En el plano interno la estructuración política territorial del país, no tenía referencia en plan alguno, y asumió la antigua demarcación virreynal que al momento de la Independencia se hallaba en reestructuración; al respecto los gobernantes hispanos habían alcanzado importante nivel de interés como lo muestra la real Orden del 31 de Enero de 1821 que decía.

"En lo tocante a las provincias de Ultramar, se formen juntas encargadas de formar un plan de división política del territorio, teniendo presente:
1°    Los límites naturales, ríos, montañas, etc.
2°    Que haya proporción en la extensión y distancias.
3°    Se distribuya equitativamente la riqueza en todas las ramas, haciéndose discreta combinación".

Citado por: Emilio Romero: "El Descentralismo". Pág. 23

    Como señala el Dr. Romero mientras que en los últimos años de la colonia, el criterio técnico prevaleció en estos asuntos, durante los primeros años de la República el "criterio tomado en cuenta fue la recompensa a favores políticos, ya sea por apoyo prestado al Estado en las guerras de la Independencia, ya mas comúnmente, el apoyo otorgado a los ambiciosos militares revoltosos que aspiraban al poder". (Emilio Romero Ob. Cit. Pág. 23).

    Sin plan alguno para demarcar el territorio nacional la política seguida en este campo se limitó al cambio de nomenclatura, manteniendo las divisiones territoriales establecidas durante la colonia, dicha nomenclatura se adaptó al modelo francés en la intención de mostrar cambio respecto al régimen colonial, así las antiguas intendencias fueron llamadas Departamentos; los Partidos constituyeron las Provincias y sobre la base de las Parroquias se delimitó los Distritos.(8)


Figura N° 3.1. Plano Geográfico del Virreynato del Perú a fines del siglo XVIII

Fuente: Milla Batres. Tomo IV.

 

    La falta de demarcación interior, se hacía patente en los periodos electorales; la elección de representantes al Congreso planteaba el problema de establecer el número de circunscripciones a ser representadas, entonces de "urgencia" se improvisaba una división territorial olvidando la importancia de una demarcación con criterio técnico económico.(9)

1.4. Población

El tamaño de la población del Perú a principios de la República era pequeña para un territorio tan extenso. La densidad poblacional apenas alcanzaba el 1.0 por Km2.

CUADRO N° 3.1.

INCREMENTO Y DENSIDAD DEMOGRÁFICA
Años Población Increm. Dens.

1836
1850
1862
1876

1.232,122
2.001,203
2.494,948
2.699,066
---
769,081
493,745
204,118

1.0
1.1
1.4
1.5

Fuente: Agustín Barcelli: "Breve Historia Económico Social del Perú" Tomo III Pág. 42.

 

FIGURA N° 3.2.
INCREMENTO POBLACIONAL DE 1836 A 1876

 

Las causas de la merma poblacional, refiere Jorge Basadre, se halla en las guerras internacionales, la sub alimentac    ión y las deficientes condiciones higiénicas y sanitarias. Enfermedades como la malaria, tuberculosis, verruga eran endémicas, epidemias como el tifus, fiebre amarilla y colera (llegada al Perú en 1833) azolaron la población nacional en diferentes oportunidades, en estas condiciones la población decrecía en relación a la época colonial.

Según el censo hecho en Lima en 1836 la población era de 54,628 habitantes, mientras que el censo de 1820 indicaba una población de 64,000 habitantes.(10)

Ocurrida la bonanza del guano, las haciendas costeñas se vieron carentes de mano de obra, algunas ganancias del guano transferidos al campo tropezaban con la falta de mano de obra para hacerla rentable.

Ante el problema de falta de población, la inmigración fue vista como una solución. El 17 de noviembre de 1849 se dictó la ley de inmigración. Esta ley dio origen el tráfico de inmigrantes, el Estado pagaba a los "introductores de colonos extranjeros" 30 pesos por cada inmigrante traído al Perú".

La aristocracia en el poder, esperó siempre la llegada de inmigrantes europeos, consideraban que los atractivos naturales del país sumado a la forma de gobierno republicano eran las condiciones suficiente para una abundante inmigración europea.

Subyacía bajo aquella expectativa el hondo prejuicio racial contra las "razas inferiores" llámese indios, negros, o mestizos.

"Para esta oligarquía mezquina y antinacional, lo europeo deviene lo culto, lo peruano lo inculto; en la cabeza chata de la plutocracia republicana nuestra "raza" es la mala y para mejorarla es preciso la inmigración de los europeos; en la mentalidad de la chusma aristocrática a esto se le denominó "mejorar la raza".

Virgilio Roel: Ob. Cit. Pág. 156.

La idea de un país de grandes riquezas naturales fue desarrollada durante el siglo XVIII por Hipólito Unanue y los ilustrados del Mercurio Peruano, según esta visión los peruanos al tomar conciencia de los productos únicos que poseía esta tierra, solo tendrían que darlos a conocer al mundo.

Evidentemente ello sería un atractivo para la inmigración europea. Sin embargo la espera fue inútil, entrada la república no llegaron los europeos, el desencanto fue expresado por José Gregorio Paz Soldán en 1846 cuando escribía sobre la expectativa que población europea cubra de labradores la costa, "pero veintitrés años los hemos esperado inútilmente y aún esta el primero por aparecer".(11)

La ansiada inmigración europea al Perú, tropezaba con problemas concretos: la gran distancia entre Europa y el Perú, localizado en la "espalda" de Sudamérica hacía largo y penoso el viaje. La latitud en que se halla el Perú entre 0° y 18° grados sur, determina un clima distinto al europeo, localizado entre 40° y 60° latitud norte, es comprensible que los inmigrantes europeos arribaran mayormente a países localizados en latitudes similares, EE.UU., Canadá en el norte; Argentina, Brasil, Uruguay (Río de Plata) o Chile en el Sur.

Otro aspecto importante, era la tenencia de la tierra; el Perú colonizado desde mucho tiempo atrás tenía establecido un régimen de tenencia estable y definido en todo su territorio, con excepción de la selva, donde la colonización fue siempre difícil.

La conjugación de factores como distancia, costo del viaje, latitud, tenencia de la tierra, etc., hacían del Perú un destino poco atractivo para los inmigrantes europeos, cuando decidían enrumbar a Sudamérica, preferían las costas del Atlántico y si llegaban al Pacífico, extenuados por el viaje arribaban a Valparaiso como destino final.

Emilio Choy tomando referencia en la obra. "The Chinese Bondage in Perú" del Prof. Watt Stewart señala la imposibilidad de la llegada de una fuerte corriente migratoria de Europa hacia el Perú, debido a que existía "mas porvenir en la Argentina o los Estados Unidos" para donde los pasajes eran mas económicos y los recorridos menores, además el afán de mejorar su situación económica los dirigía hacia lugares donde hacerse de tierras, cosa que no conseguirían en el Perú donde las mejores tierras de la costa tenían propietarios que no estaban dispuestos a vender. "El inmigrante europeo no iba a emprender una larga travesía, gastando una fuerte suma de dinero para llegar a una hacienda y trabajar como un infeliz peón, pues para eso mejores condiciones existían en su país de origen".(12)

La política de atracción de inmigrantes buscó por un lado "mejorar la raza" y por otro conseguir mano de obra barata para las haciendas y la extracción del guano. Era evidente que ambos objetivos no eran complementarios entre sí.

El primer objetivo se cubría con la atracción de europeos, los que no iban a aceptar el trabajo en la extracción de guano ni el peonaje de las haciendas. Se favoreció entonces la inmigración asiática, la que degeneró en un lamentable tráfico de seres humanos. Domingo Elías y Juan Rodríguez recibieron la exclusividad para la importación de chinos.

El trasfondo del terrible drama de los inmigrantes Chinos en el Perú del siglo XIX fue económico. La preferencia por la inmigración china no fue antojadiza, señala Pablo Macera "lo que ocurría es que las haciendas costeñas no querían reemplazar a sus esclavos por obreros bien pagados, sino por mano de obra barata. Era falso que hubiera escasez de trabajadores lo que ocurría es que los indios estaban secuestrados por los hacendados de la sierra, la solución era traer gente desde fuera mal pagada y mal tratada que muriese trabajando".

Entre 1850 y 1874 la trata de Chinos recibió críticas y rechazos, incluso suspensiones legales, pero no se detuvo; según Watt Stewart la llegada de Chinos al Perú en ese periodo fue:

              CUADRO N° 3.2.

              FIGURA N° 3.3.

1850 - 1859.................    13,000

1860 - 1870.................    28,648

1871 - 1874.................    35,599

Citado por Jorge Basadre: "Historia de la República del Perú". Tomo VII. Pág. 104.

pag124_fig1_p.jpg (13196 bytes)


    La procedencia de los inmigrantes Chinos fue de Cantón y Macao, el tráfico culminó en 1874 con la firma del tratado de Tientsin, la cual reguló la inmigración china al Perú.

En cuanto a la inmigración europea, con la Ley de 1849 ingresaron al país 1096 Alemanes y 320 Irlandeses; a los Alemanes les asignaron la fundación de una colonia en Tarapoto y Moyobamba en 1853; marcharon a pie desde Lima por la ruta de Cerro de Pasco, Huánuco, Tingo María, río Huallaga; Antonio Raimondi en su "estudio de la Provincia Litoral de Loreto" informa que sólo tres o cuatro individuos llegaron hasta Moyobamaba.

    El 28 de Julio de 1853 el presidente Echenique en su discurso insiste en la necesidad de aumentar la población con "gente de buena raza, idónea para toda especie de trabajos y con hábitos de moralidad".

    En 1857 llegaron procedentes del Tirol y del Rhin un grupo de inmigrantes Alemanes (257 Aprox.) los cuales se dirigieron a Acobamba por Huacho, instalándose en Santa cruz donde una inundación produjo la ruina de sus sementeras y la muerte de siete de ellos. Obligados a migrar en 1859 se instalaron en la confluencia de los ríos Pozuzo y Huancabamaba, en un valle a 800 mts. Sobre el nivel del mar.

En 1860, la llegada de 300 vascongados para laborar en las haciendas de caña con un salario de un peso diario, ocasionó reiterados reclamos y protestas, lo cual sirvió como pretexto a la intervención armada de la Escuadra Española y la ocupación de las islas Chincha, desencadenándose la guerra con España la cual concluirá con el combate del 2 de Mayo.

En 1876 gracias a la "Sociedad de inmigración europea" creada por el presidente Manuel Pardo, arribaron 2700 Italianos, a los cuales se les intentó establecer en la costa en actividades urbanas y también en las haciendas, sin embargo ante el descontento y desocupación el gobierno decidió experimentar una colonización en la Merced cerca del río Chanchamayo donde llegaron casi cien europeos casi todos Italianos. (Jorge Basadre: Ob. Cit. Tomo VIII. Pág, 102).

La inmigración europea significó un fracaso por la cerrada oposición de los terratenientes de ceder (vender) parte de sus tierras a los colonos europeos, quienes traían la "mala costumbre" de niveles de vida y salarios elevados, además de su decidido afán de hacerse propietarios de la tierra que trabajaban. La idea de colonizar la selva con ellos resultó poco atractiva por el aislamiento que significaba localizarse en la región trasandina.

El Perú del siglo XIX y su clase dirigente no guardó esperanza alguna en la población nativa como elemento de desarrollo del país.

1.5. Principales recursos naturales

El Perú del siglo XIX continuó la tradición minera desarrollada por los españoles desde la época colonial. la vocación minera del país constituyó una de las grandes expectativas de la naciente república.

Sin embargo fue el guano y el salitre los recursos impulsores de la bonanza económica nacional, truncada por la incapacidad de la clase dirigente y la guerra del pacífico.

La agricultura mejoró notablemente con el aporte de los excedentes económicos del guano y el invalorable aporte de la mano de obra de los Chinos lo que permitió el despegue de la agricultura costeña especialmente de la caña y el algodón.

Además se logró exportar productos propios como la cascarilla, cuyo valor medicinal fue reconocida por toda Europa; el Caucho o shiringa cuya explotación dio origen a la violenta "colonización" de la Selva.

Fue el siglo XIX el momento desperdiciado para sentar las bases de la industrialización, aprovechando los excedentes del guano y salitre.

Tomando referencia en el trabajo de Agustín Barcelli "Breve Historia Económica-Social del Perú" tratamos ligeramente aspectos que permitieron la explotación económica de los recursos naturales del país.

1.5.1. Minería

    La minería durante la colonia fue la actividad fundamental del país, al terminar esta etapa el sector se hallaba sumido en profunda crisis, la sobreexplotación de las vetas mineras conocidas, la destrucción masiva de los implementos durante la guerra, la supresión de la mita indígena, sumía la minería en un estado lamentable.
   
    El gobierno sin datos sobre el funcionamiento de las 834 minas de plata y los 60 yacimientos de oro, así como de la situación de 399 trapiches para elaboración de plata, 21 quimbaletes para el laboreo de oro, se limitó al mas riguroso liberalismo económico: "dejar que las cosas marchen por si mismas y que arreglen sus problemas sin ayuda ajena".

    Así las cosas, a partir del auge industrial inglés, se inicia la exportación de cobre (1830) y la búsqueda de yacimientos de carbón de piedra para las máquinas de vapor, con ellos se impulsó la explotación de minerales como el oro y la plata.

    La plata encuentra una limitante en la escasez de azogue, necesario en el procedimiento argentífero; la mina de mercurio de Huancavelica cerrada durante la colonia para favorecer la producción de azogue de Almaden (España) carecía de tecnología para su explotación. A pesar de ello la producción experimenta sensibles incrementos, reanudándose la explotación de minas en Puno y Cerro de Pasco.

    El oro incrementa su producción al descubrirse la cuenca aurífera de Inanbari y la rehabilitación de las minas de Paucartambo, Pallasca y otros alcanzando una producción de 28,600 Kg. En periodo de 1825-1855, lo que significó un repunte de esta actividad.

    La explotación del cobre se reinició en 1836, anteriormente solo se había explotado como sub producto de la plata, su demanda en la industria es posible de ser satisfecha gracias al procedimiento de este mineral en hornos de reverbero aumentando la producción de 30 a 500 quintales diarios.

La minería con todas sus limitaciones constituyó una fuente de generosa prosperidad de larga duración. La explotación del petróleo se inicia a mediados del siglo XIX, en el Perú fue conocido desde la época incaica con el nombre Copay, fue usado para alumbrarse, los españoles lo conocían como BREA, y fue usado para calafatear barcos y en la cerámica; en el periodo republicano se inició su explotación por cuenta de Diego de Lama, llevándose a cabo la perforación del primer pozo de petróleo en talara en 1863.

1.5.2. Guano

La situación de deterioro de los suelos de Europa durante el siglo XIX, originó el aumento del costo de los productos agrícolas, en esta situación los abonos se constituyeron en productos de gran demanda internacional; el Perú privilegiado por la naturaleza con el guano y el salitre obtuvo de ellos la mayor fuente de ingresos del siglo XIX.

El guano de islas usado como fertilizante, era conocido en el Perú desde épocas pre hispánicas, durante el Periodo Inca cada una de las islas estaban asignadas a una provincia, durante la colonia se continuó con su uso como fertilizante, fue descubierto para Europa por el barón de Von Humboldt, quien en 1802 envió muestras a París para ser examinado como materia fertilizante, en 1840 el alemán Liebig establecía que un quintal de guano incrementaba la producción de cereales en 25 o 30 quintales por acre, un quintal de guano producía el mismo efecto que 5,4 quintales de hueso, el mejor abono que se conociera hasta entonces.

Reconocidas universalmente las cualidades fertilizantes del guano, los capitalistas se apresuraron a celebrar contratos de compra-venta con el Estado. Inicialmente capitales nacionales tomaron el negocio, desplazados luego por magnates europeos.

Don Antonio Raimondi llevó a cabo la cubicación del guano existente en los 28 depósitos naturales conocidos en el país, entre islas y criaderos de tierra, determinando la existencia de 22 millones de toneladas de guano de gran calidad, que al precio de 10 libras por toneladas significaba aproximadamente 220 millones de libras esterlinas.

Desgraciadamente el país no estaba preparado para aprovechar este recurso, aunque la explotación del guano no demandaba grandes capitales ni técnica, ni mano de obra especializada, la falta de conocimientos del mercadeo y la carencia de espíritu de empresa de la clase en el poder así como el entreguismo de los políticos, hicieron de los capitalistas nacionales simples intermediarios entre los capitales europeos y el país, perdiendo su calidad de signatarios privilegiados que les asignara la ley en defensa de los intereses nacionales.

Cuarenta años duró el bienestar falaz de la nación basado en un recurso natural no renovable como el guano, en la mentalidad del pueblo y las autoridades se formó la peregrina idea del guano como mercadería liberadora de todo sistema de contribución fiscal.
En 1855 la Comisión de Hacienda de la Convención nacional afirmaba.

"Mientras existan los valiosos depósitos de guano, el Perú tiene para todo: para saldar sus créditos y para cubrir la superficie de su territorio de ferrocarriles, canales, telégrafos, etc.".

Citado por: Agustín Barcelli: Ob. Cit. Pág. 17. Tomo III.

Fue el guano la única fuente proveedora de fondos para todos los negocios lícitos o ilícitos: la oligarquía fue la gran beneficiaria de aquella efímera riqueza, dejándole al país obras inconclusas, una gran deuda externa, ferrocarriles que terminan por pasar a manos de los acreedores ingleses, y un pueblo muerto de hambre sumido en la ignorancia política y cultural.

1.5.3. Salitre

A medida que los ingresos del guano se comprometían para el pago de la creciente deuda externa, el Estado fijó su vista en el olvidado sur, donde el salitre era aprovechado por empresas chilenas.

Como el guano el salitre fue conocido por los antiguos peruanos, pueblos enteros estaban dedicados a la extracción y pulverización del caliche para uso como fertilizante, durante la colonia el Rey Felipe II reservaba en su favor el estanco del salitre, en 1795 el indígena Mariano Olleros inventó el primer procedimiento para tratar industrialmente el salitre.

El salitre se halla en el desierto mas seco del mundo, entre los 17° y 26° grados latitud sur, en la región sud occidental en América del Sur, entre la cordillera occidental de los Andes y el Océano Pacífico, por debajo de los 600 mts. sobre el nivel del mar.

Conforma mantos longitudinales no mayores de un metro de espesor a lo largo de kilómetros en yacimientos continuos.

El salitre o caliche de estos yacimientos está compuesto por nitratina (NO3Na) cuyo uso es adecuado como abono, para obtener ácido nítrico, ácido sulfúrico y como insumo para la fabricación de pólvora negra, que la confería valor estratégico en el siglo XIX.

En 1853 se declara los yacimientos salitreros de propiedad fiscal, se origina entonces un esfuerzo de los mineros por desarrollar la explotación del salitre, sin embargo muy pronto el capital chileno-británico, desnacionalizará la industria a vista y paciencia de las autoridades.

Grandes descubrimientos de yacimientos calicheros en territorio boliviano inicia los conflictos por la posesión territorial, Chile señala como límite norte de su territorio el grado 23° latitud sur, Bolivia señala su límite territorial en el grado 27° latitud sur.

Graves incidentes entre Chile y Bolivia se produjeron en 1857, 1861, 1867 y 1872 año en que la situación se torna tan peligrosa que obliga al Perú movilizar el "Huascar" y el "Chalaco" al puerto de Arica, advirtiendo a la cancillería Chilena que "el Perú no sería indiferente a la ocupación del territorio boliviano por fuerzas extrañas".

Desde aquella fecha, Chile se ocuparía en arrebatarle al Perú la hegemonía naval que tenía desde la guerra con España, la modernización de la armada chilena con acorazados construidos en Inglaterra no se hizo esperar.

Así la guerra del pacífico fue una "guerra avisada", donde el Perú dirigido por una oligarquía ociosa, rentista y entreguista no supo preparar la defensa nacional, ocasionando la funesta consecuencia conocida.

1.5.4. Caucho

Desde 1862 se llevó a cabo la explotación del caucho o shiringa con fines industriales. Los precios que lograba este producto en el mercado internacional y creciente demanda lo convirtió en una actividad tan prometedora de riqueza como el guano, tenía además la ventaja de ser un producto renovable.

Los "caucheros" penetraron la selva violentamente, en su desmedido afán de enriquecimiento atropellaron sin consideración alguna a los habitantes nativos, obligándolos al trabajo en la actividad cauchera. La selva de pronto se vio invadida por aventureros peruanos, brasileros y otros, todos ellos con el objeto de enriquecerse rápidamente, ignorando fronteras y tratados internacionales.

El 17 de Diciembre de 1868 cuando ya era conocido todo el sistema hidrográfico del Amazonas y sus recursos como el caucho y la cascarilla se explotaban, el gobierno guiado por ideas liberalista en el campo económico, abre la navegación de todos los ríos de la selva al comercio mundial, poniéndose así a disposición sobre todo de los expansionistas brasileros y capitalistas ingleses la generosa fuente de riqueza amazónica.

1.5.5. Cascarilla

La cascarilla se hizo conocida por sus propiedades febrífugas, en 1631 la condesa de Chinchón esposa del XIV virrey del Perú, salvó la vida gracias a esta planta, conociéndosele desde entonces como "Chinchona" o "Cascarilla" en Europa rechazada inicialmente por médicos hispanos por considerarla "producto del demonio", pronto fue apreciada en todo el viejo continente iniciándose una fuerte demanda.

En 1860 Clemente Markhan fue comisionado por el gobierno Inglés para conseguir la semilla de la Cascarilla Calisaya, con el fin de ser transplantada a Ceylán y al territorio asiático británico y de este modo propagar allí los sembríos correspondientes; el mencionado investigador llevó a cabo el estudio de los suelos del Tambopata y procedió a la extracción de la semilla, producto de sus trabajos en Perú y la India editó "Travels in Perú and India While superintendig the collection of Chinchona plants" (Londres 1862), en dicho documento se presentó el primer mapa sobre la quebrada del Tambopata. El daño inferido al patrimonio nacional no fue sancionado por el Estado peruano. (Jorge Basadre: Ob. Cit. Tomo IV. Pág. 378).

1.6. Vialidad

Las características geográficas de nuestro territorio, constituye uno de los grandes condicionantes para el desarrollo de una viabilidad eficiente, se suma a ello la falta de tecnología adecuada a nuestro territorio.

La cultura pre hispánica legó una estructura vial que alcanzaba más de 40,000 kilómetros entre vías longitudinales y transversales. Por la costa una vía longitudinal recorría desde Tumbes a Maule, desde Pasto a Cuyo (Mendoza - Argentina).

A estas vías longitudinales se les unían una gran cantidad de rutas transversales que enlazaban los valles costeños con las tierras altas y ceja de selva, uniendo de este modo las grandes regiones del Perú.

Durante la colonia se mantuvo prácticamente la red vial incaica Agustín Barcelli citando a Dávalos Lisson señala: "Los ingenieros españoles se limitaron a aprovechar las vías incaicas convirtiéndolas en caminos de herradura, sin grandes modificaciones y gradientes".

La República en sus primeros años agobiada por graves problemas económicos, no desarrolló política vial hasta 1857 con la dación de la ley de caminos que distinguió caminos nacionales, departamentales y comunales. Así las vías que unían puertos con pueblos del interior y las que unían la capital con los departamentos y otras naciones se consideraban caminos nacionales, los caminos departamentales era aquellos que enlazaban las provincias con las capitales departamentales, quedando como caminos comunales los que unían los pueblos entre sí. El primer plan vial del Perú denota una clara preferencia por Lima.

La transformación de los medios de comunicación ocurrida a mediados del siglo XIX tuvo en el ferrocarril, la navegación a vapor y el telégrafo los elementos de innovación. El Perú inauguró el 17 de enero de 1851 el primer ferrocarril de Sudamérica, el mismo que une Lima y Callao. Le siguieron el ferrocarril de Arica-Tacna (1852), Lima-Chorrillos (1858), Iquique - La Noria (1860), ferrocarriles construidos por iniciativa privada atendiendo necesidades locales, ajenas a objetivos de largo plazo.

La política del Presidente Manuel Pardo de convertir los ingresos del guano en ferrovias, y el interesado afán promotor de H. Meiggs, hicieron posible la dación de la Ley de ferrocarriles del 15 de Enero de 1869, donde se promovía un plan de ferrovias y su financiamiento, el mismo que se le llevó a cabo con empréstitos respaldados por los ingresos del guano. Producida la crisis del guano y la depresión las construcciones ferroviarias se paralizaron 1875 por falta de fondos.

CUADRO N° 3.3.
FERROCARRILES CONSTRUIDOS EN EL PERÚ:
1868-75

Fuente: Agustín Barcelli; "Breve Historia Económico Social del Perú" XX. Tomo III. Pág. 149.

 

Finalmente, ocurrida la crisis del guano y ante la imposibilidad de costear la deuda pública contraída por el país, los ferrocarriles pasaron a manos de los acreedores ingleses.

1.7. Industria en el Perú Republicano

Iniciada la república el país heredó de la colonia el estancamiento tecnológico de la decreciente potencia hispana. La roturación de los campos se hacía con arados del tiempo de los faraones, se producía tejidos en ruecas y telares de la época de los Incas, el transporte se hacía en carruajes halados por bueyes, sobre caminos deteriorados hechos en la época incaica, "con esta tecnología históricamente superada la naciente república atendía las necesidades de la población".(Agustín Barcelli. Ob. Cit. Pág. 134).

El auge del guano permitió disponibilidad de dinero a la élite dominante, pronto la moda madrileña fue dejada de lado por la moda londinense o parisiense, la manufactura nacional desdeñada y sus productos eran símbolos de mal gusto.

La depresión monetaria, el desarrollo de la burocracia militar y civil, la inestabilidad política y los conflictos internacionales despertaría el interés por desarrollar la manufactura nacional entre los años 1841-1879.

Gracias a los ingresos del guano el Perú pudo contar con los elementos necesarios para un posible desarrollo capitalista, el dinero del guano en manos de la burguesía comercial, la formación de una mano de obra asalariada, compuesta por esclavos manumisos, culíes sobrevivientes a sus contratos de enganche, indígenas liberados del tributo indígena, todos dispuestos a vender su fuerza de trabajo al precio que sea, y la llegada a América de proyectos de industrialización apoyados en las innovaciones de la primera revolución industrial. La turbina hidráulica, los motores a gas, martinetes a vapor, variadas máquinas textiles, el acero bassemer, los tornos de revólver, el fresador universal, etc., fueron los avances tecnológicos a disposición para el desarrollo industrial.

Curiosamente surgió un espíritu "pesimista" entre un sector de la clase dirigente, para ellos competir con Europa en industria estaba fuera de las posibilidades del país.

Los argumentos que se esgrimieron contra la incipiente industria nacional fueron: la carencia de mano de obra calificada y la ausencia de mercado interno para colocar la producción; para estos era mas conveniente un país exportador de materias primas que un país productor de maquinofacturas.

Contra dichos objeciones se planteaba la posibilidad de traer desde Europa técnicos bien pagados "que sepan dirigir y enseñar las nuevas industrias y manufacturas que se quieren introducir en Perú" señala Copello y Petriconi en su "Estudio sobre la independencia económica del Perú" (1876).

Sobre el argumento de la falta de mercado interno, indica A. Barcelli que el Perú contaba con 809732 consumidores de manufacturas, se importaba de Inglaterra manufacturas por 320,647 Libras Esterlinas.

Las burguesía rentista, se negaba a convertirse en burguesía industrial por la diferencia entre la tasa de ganancia como consignatorias y prestamistas del guano, esta alcanzaba a 1360% mientras que la tasa como inversionista de industria era de 413.3% lo que produjo un capitalismo enano y una industria efímera. El proteccionismo estatal fue negado al capital nacional y se ofrece al extranjero, el presidente Pardo les ofrece jugosa ganancia con "una garantía hipotecaria, sólida y real, de que el interés será cubierto religiosamente por el gobierno". (Agustín Barcelli: Ob. Cit. Pág.204.).


2.    IMPORTANCIA DEL TRABAJO GEOGRÁFICO PARA EL ESTADO PERUANO


Dentro del contexto histórico someramente indicado, se desarrolló trabajo geográfico, el reto que significaba representar cartográficamente el territorio nacional señalando sus límites y su repartición interna fue uno de los primeros trabajos de la geografía del siglo XIX.

Mariano Felipe Paz Soldán fue el autor del primer mapa del Perú republicano, en este trabajo se conjuga todas las aportaciones cartográficas producidas a esa fecha. Destaca los levantamientos topográficos llevados a cabo por el coronel Clemente Althaus -a decir de Raúl Porras Barrenechea- "el pionero de la cartografía republicana", quien recorre el país levantando cartas topográficas de las provincias, la muerte lo sorprendió en 1836, dejando incluso su proyecto de "Mapa General del Perú", su fructuosa labor sirvió de base para el mapa que más tarde publicaría Dn. Mariano Felipe Paz Soldán. (Figura N° 3.4)

La importancia del trabajo geográfico en los primeros años de la república se pone de manifiesto en la Ley del 6 de diciembre del 1849, dictada por el Presidente Ramón Castilla en dicha Ley se ordena a los prefectos organizar expedientes de sus Departamentos, Provincias y Distritos, en los cuales informen acerca de la nueva demarcación que pudiera tener lugar y los remitan al gobierno.

Del mismo modo en el artículo 5° se nombra un ingeniero que recorra el país y levante un "mapa general" de él.(13)

A pesar de la Ley arriba mencionada la elaboración del mapa de la República no pudo ser llevada a cabo durante el primer gobierno de Castilla, por ello en su segundo gobierno promulgó nueva Ley al respecto el 23 de Agosto de 1855.

En esta nueva Ley se indica la dificultad de la topografía del territorio nacional y se ordena levantar la carta geográfica del Perú y una carta topográfica de los límites con Ecuador y Bolivia.

Considerando lo especializado de dicho trabajo, se ordena la creación de tres comisiones auxiliares dirigidas por un ingeniero-geógrafo.(14)

El apoyo oficial, permitió en 1861 viajar a París a Mariano Paz Soldán para gravar y editar las cartas geográficas y el Atlas del Perú preparado durante veinte años por su autor.

En 1862 se publicó la "Geografía del Perú" obra póstuma de Dn. Mateo Paz Soldán complementada y publicado por su hermano Dr. Mariano Felipe; Mateo Paz Soldan, hermano de José Gregorio y Mariano Felipe, falleció en Lima el 11 de Marzo de 1857, fue matemático, astrónomo, geógrafo y poeta, su obra "Geografía del Perú" -a decir de Jorge Basadre- "tiene el mérito inconmovible de ser el primer libro de conjunto sobre esa disciplina aparecido en siglo XIX".

2.1 El problema de la demarcación territorial

Sobre el grave problema de la demarcación del territorio existió gran preocupación, el país no tenía conocimiento exacto del número de reparticiones existente en el territorio, en esa dirección se publicó en 1874 la "Demarcación Política del Perú" de Agustín de la Rosa Toro conteniendo cuadros de la división administrativa de la República; fue sin embargo Dn. Mariano Felipe Paz Soldán quien asume el problema de la demarcación territorial en toda su magnitud, en 1877 edita su obra "Diccionario Estadístico Geográfico del Perú" fruto de 36 años de trabajo recogiendo 30,000 nombres geográficos, señalando en cada caso su etimología quechua o aymara, su posición astronómica, su calificación administrativa o política y sus características geográficas (Atlas Histórico Geográfico del Perú Pág. 383).

Jorge Basadre refiriéndose a la importancia que alcanzó dicho documento expresa:

"Los frecuentes cambios en la demarcación interior de la República, la dispersión de los datos geográficos del país en variados libros, folletos y periódicos, la falta de una obra que consignara los nombres de los pequeños pueblos, aldeas o haciendas otorgaban a este diccionario dentro de su género, un significado similar en cierta manera al que tuvo la recopilación de Leyes de Indias frente al vasto caudal jurídico esparcido en las múltiples leyes del derecho español en América".

Jorge Basadre: "Historia de la República del Perú". Tomo VII. Pág. 165.

    Estudioso profundo de la demarcación territorial, Paz Soldán critica los procedimientos llevados a cabo para dicho fin.

Desde la época colonial la demarcación siempre fue defectuosa, se crearon Intendencias, Provincias, según las necesidades del momento, sin determinar con precisión cuáles eran los límites de cada una de estas.

En el periodo republicano lejos de corregir aquellos errores, los Congresos han procedido con mayor descuido al crear Departamentos, Provincias o Distritos con la fórmula de tomar "las antiguas provincias" para formar el Departamento de ..... o "Los antiguos distritos" para formar la Provincia de....., o bien "los pueblos A, B, etc. forman el nuevo Distrito Z"; sin mencionar cuáles son los límites de aquellos antiguos Distritos, Provincias, etc." menos aún cual su población o predios rústicos, habiéndose llegado al extremo de dictar leyes creando como nuevos Distritos los mismos que ya habían sido legalmente creados.

En otras oportunidades, se había procedido contra el sentido común al involucrar dentro de una circunscripción áreas, pueblos, distritos, etc. que la naturaleza o la conveniencia de los pueblos niega, "pero no del que proponía esa división territorial".(15)

Para superar aquella situación Paz Soldán consideraba que la demarcación territorial debía hacerse sobre bases sólidas tomando en cuenta los siguientes factores:

1°.- El Territorio.- En lo posible cada Departamento debía tener zonas de sierra y de costa, sus límites y territorio seguir la configuración orográfica y permitir el ejercicio viable de la autoridad del prefecto.

2°.- La Población.- Debía existir proporción en el número de habitantes.

3°.- tener en cuenta consideraciones de política interna e internacional.

4°.- Considerar las relaciones económicas y sociales entre provincias y otras.(16)


________________________________


(1) Virgilio Roel Pineda: "El Perú en el Siglo XIX". Pág. 91

(2) Agustín Barcelli S.:"Breve Historia Económico-social del Perú" Parte II. Pág. 51.

(3) Biblioteca Militar del Oficial Nº 31:"Estudio de la Cuestión de Límites entre Perú y Ecuador". Pág. 45.

(4) Alberto Tauro del Pino: "Perú Época Republicana" Tomo I. Pág. 31.

(5) y (6) Rómulo Zanabría Z. DEFINICIÓN DE UNA FRONTERA, Pág. 2 y 3.

(7) Héctor Vargas Haya. PERÚ: UN PAÍS MUTILADO.

(*) Humberto Pando Leonardo: COLABORACIÓN ESPECIAL.

*    Observación de Ccente y La Torre.

(8) Alberto Tauro del Pino. Ob. Cit. Pág. 24.

(9) Emilio Romero: Ob. Cit. Pág. 24.

(10) Jorge Basadre: "Historia de la República del Perú". Tomo II. Pág. 258.

(11) Agustín Barcelli: Ob. Cit. Pág. 43.

(12) Emilio Choy: "La esclavitud de los Chinos en el Perú". Antropología e Historia. Tomo III. Pág. 265.

(13) Ley sobre la Demarcación Territorial de la República y Levantamiento de la Carta Nacional - Dada por Ramón Castilla el 6 de Diciembre de 1849. (Anexo 1).

(14) Ley que ordena el levantamiento de la Carta Geográfica de la República - Dada por Ramón Castilla el 23 de Agosto de 1855. (Anexo 2).

(15) Mariano Felipe Paz Soldán: "Diccionario Geográfico y Estadístico del Perú" 1877. Citado por Justino Tarazona: "Demarcación Política del Perú2. Volúmen I. Pág. 308, 309.

(16) Mariano Felipe Paz Soldán:"Memoria de los trabajos de la comisión de demarcación política, judicial y eclesiástica". citado por Jorge Basadre:" Historia de la República del Perú" Tomo VII. Pág. 166.

 

siguiente2.gif (279 bytes)

Siguiente




Contenido Relación por área Relación por autor