Revista de Sociología - Volumen 11 - 1999 - Número 12


César Germaná


    
 

Esta toma de posición a favor de los excluidos por parte de Pierre Bourdieu, lo ha puesto en el centro de un amplio debate político-académico, principalmente en Francia. El "caso Bourdieu" ha suscitado odios y pasiones, donde el debate intelectual se vuelve pugilato. Es lo sucedido con el libro de Jeannine Verdès-Leroux, cuyo subtítulo muestra bien la virulencia de la crítica: "Ensayo sobre el terrorismo sociológico de Pierre Bourdieu"8 . O, también, la no menos maligna respuesta de Olivier Mongin y Joël Roman, director y redactor jefe, respectivamente, de la revista Esprit al pequeño libro de los colaboradores de Bourdieu Le Décembre de los intellectuels, dedicado al movimiento social francés de noviembre-diciembre de 19989 .

Sin embargo, si se examina con detenimiento la obra de Pierre Bourdieu, el compromiso de su sociología con el movimiento social no tiene nada de sorprendente. Más bien, aparece como una consecuencia previsible de su teoría sobre la sociedad y de su diagnóstico del tiempo presente.

Pierre Bourdieu es, por sobre todo, el sociólogo de la cultura, ámbito dominante en los estudios sociales en estos últimos dos decenios. Como señala S. Lash, "el área que más creció en la sociología de comienzos de esta última década del siglo XX –en EE.UU., Gran Bretaña, Alemania y, sin duda, en otras parte– es la sociología de la cultura. Y el sociólogo de la cultura de mayor influencia y relevancia es Pierre Bourdieu"10 . Ahora bien, en el estudio de la cultura los problemas de Bourdieu, como indica con acierto García Canclini, no son "culturales"11 , esto es, se trata de una problemática que tiene como centro la cuestión de la distribución desigual del poder en la sociedad y, en particular, del poder simbólico.

Esta sociología de los mecanismos de funcionamiento del poder simbólico, le permite a Bourdieu elaborar un complejo diagnóstico de la sociedad contemporánea, donde el neoliberalismo ha impuesto una brutal reconcentración del poder a escala mundial que ha dado como resultado la creciente destrucción de una civilización y la exclusión de un amplio sector de la población de los derechos a la educación, la salud, la cultura, la seguridad social. En La miseria del mundo, Bourdieu y sus colaboradores12  analizan, con la rigurosidad de la sociología empírica, las diversas formas de explotación, dominación y exclusión del capitalismo contemporáneo13 . Lo novedoso del análisis de Bourdieu radica en el señalamiento de que este orden social se mantiene y llega a ser eficiente sólo con la complicidad de los propios dominados, esto es, por la violencia simbólica. Así, en la mejor síntesis teórica de su sociología, Méditations pascaliennes14 , Bourdieu examina el papel central de la violencia simbólica en la preservación de la normalidad social y las formas de acción política capaces de enfrentar el orden simbólico dominante.

 

I. La sociología como ciencia

Dentro de la sociología francesa de la posguerra, los trabajos de Pierre Bourdieu ofrecen una de las perspectivas teóricas y metodológicas más imaginativas y fructíferas15. En sus inicios, en la línea de la etnología, elabora tres estudios sobre la sociedad argelina16. Posteriormente, se orienta hacia el estudio de tres problemáticas que caracterizan su sociología. El mismo sociólogo señala con claridad el sentido de sus estudios: "La sociología de la educación, la sociología de la producción cultural y la sociología del estado a las cuales me dediqué sucesivamente constituyeron para mi tres momentos de una misma empresa de reapropiación del inconsciente social [...]"17 . En consecuencia, su sociología ha buscado, sobre todo, sacar a la luz los misterios de las instituciones sociales, los ritos culturales y sus relaciones con el poder. En este sentido, ha intentado ofrecer "instrumentos de expresión y de crítica" capaces de posibilitar una autoreflexión autónoma en los seres humanos para liberarlos de la «violencia simbólica».


8- Jeannine Verdès-Leroux, Le Savant et la politique, Paris, Grasset, 1998. Para la autora, P. Bourdieu se beneficia de su notoriedad y de sus trabajos científicos para transmitir un mensaje político.
9- Esprit, Nº 244. Olivier Mongin y Joël Roman denuncian en Bourdieu y sus "esbirros" una práctica deliberada de mentira y de falsificación que deja atónitos" y agregan que "el populismo político actualmente profesado por Pierre Bourdieu fue anticipado, de hecho, por un populismo teórico, por la reducción de la "ciencia" a no ser más que una postura de denuncia, una instancia de legitimación de la demanda que surge del cuerpo social. Es una fuga hacia delante por un callejón sin salida teórico jamás reconocido como tal".
10- Scott Lash, Sociología del posmodernismo, Buenos Aires, Amorrortu, 1997, p. 291.
11- Néstor García Canclini, "Introducción: la sociología de la cultura de Pierre Bourdieu", en: P. Bourdieu, Sociología y cultura, op. cit., p. 13. De manera convincente, el autor comenta: "Cabe aplicar a Bourdieu lo que él afirma de la sociología de la religión de Weber: su mérito consiste en haber comprendido que la sociología de la cultura "era un capítulo, y no el menor de la sociología del poder", y haber visto en las estructuras simbólicas, más que una forma particular de poder, "una dimensión de todo poder, es decir, otro nombre de la legitimidad, producto del reconocimiento, del desconocimiento, de la creencia en la virtud de cual las personas que ejercen la autoridad son dotadas de prestigio" [Pierre Bourdieu, Le sens pratique, pp.243-244]" (p. 14)
12- Con la dirección de P. Bourdieu, La Misère du monde, Paris, Éditions du Seuil, 1993 (La versión castellana ha sido publicada por el FCE en 1999).
13- Véanse también los artículos "La pensée Tietmeyer" y "Le néo-liberalisme, utopie (en voie de réalisation) d’une exploitation sans limites", en: P. Bourdieu, Contre-feux. Propos pour servir à la résistence contra l’invasion néo-libérale, op. cit.
14- P. Bourdieu, Méditations pascaliennes, Paris, Éditions du Seuil, 1997.
15- En el libro de Pierre Ansart, Les sociologies contemporaines, Paris, Éditions du Seuil, 1990, se examina el lugar de Bourdieu dentro del campo de la sociología francesa de la posguerra.
16- Sociologie de l’Algérie, PUF, 1958; Le Déracinement. La crise de l’agriculture traditionnelle (con A. Sayad), Paris, Minuit, 1964 y Travail et Travailleurs en Algérie (con A. Darbel, R. Castel y J.-C. Chamboredon), Paris, Mouton, 1954.
17- P. Bourdieu, Méditations pascaliennes, op. cit., Cap. I, n. 2, p. 291.


Anterior  |  Regresar al indice  |  Siquiente

Arriba