GACETA SAN MARQUINA

Año IX - Nº 38 | Órgano Oficial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos | Enero - 2000

 

PROHOMBRES DEL SIGLO XX

Anterior   |   Inicio   |   Siguiente

 

Carlos Alberto Seguín


Carlos Alberto Seguín

Nació en la Ciudad Blanca de Arequipa en 1907. Sus padres fueron el periodista Alberto Gonzalo Seguín y doña Emma Escobedo. De niño tuvo que abandonar su tierra natal para ir a Buenos Aires, Argentina, porque su padre fue deportado por el gobierno de Augusto B. Leguía.

Graduado de Médico en la tierra de Jorge Luis Borges, Seguín publicó, a la edad de 24 años, en la prestigiosa editorial Ateneo, su primer libro titulado Tratado de Farmacología y Terapéutica, un texto de necesaria consulta para estudiantes y especialistas.
En la provincia de Formosa, ubicada al norte de la capital argentina, ejerció su profesión por más de ocho años. En 1936 se casó con la bonaerense Dora Bellisconi, con quien tuvo dos hijos: Alberto Gonzalo y María Cristina.

Si bien tuvo éxito como médico, Carlos Alberto Seguín sintió una atracción especial por la Psiquiatría, especialidad que cultivó con profusión, la misma que reforzó con las lecturas de las obras de Sigmund Freud y las observaciones que realizaba en sus pacientes.

Curanderismo, psicoterapia, sugestión, fue el nombre de un artículo que escribió cuando aún estudiaba medicina y que marcó el inicio de Seguín por continuar con sus investigaciones sobre psiquiatría, psicoterapia y psiquitaría folklórica.
Al respecto, en una oportunidad, dijo: "Acaso la verdadera sabiduría se conserva en las viejas tradiciones de la humanidad, que debemos redescubrir, una y otra vez, en una especie de renacimiento que puede revitalizar nuestro mundo y ofrecernos nuevas perspectivas".

De vuelta a casa

Al regresar al Perú en 1940, comenzó a trabajar en el Hospital Obrero de Lima como psiquiatra adjunto al servicio de medicina. Posteriormente, viajó a los Estados Unidos para incorporarse al Instituto Neuropsiquiátrico de Harford donde recibió un entrenamiento sistemático en psiquiatría dinámica.

Su estada en el norte del Continente le permitió adquirir nuevos conocimientos y experiencias que fueron plasmados en su trabajo clínico. Fue así como creó el Servicio de Psiquiatría en un hospital general, el primero en toda Latinomérica y parte del mundo.
Seguín, destacado personaje de la Psiquiatría en el Perú y Latinoamérica, trabajó por largos años en el Hospital Obrero y, asimismo, fue maestro de jóvenes médicos con quienes fundó el Centro de Estudios Psicosomáticos.

Otro de sus aportes fue la creación del departamento de Ciencias Psicológicas en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en 1962. Pasaron dos años y esta experiencia fue plasmada en el libro La preparación psicológica del estudiante de medicina" que publicó esta Universidad.

También introdujo los grupos psicoformativos que "se constituyeron en la más seria y sistemática respuesta para resolver el problema de las ansiedades movilizadas en los estudiantes de Medicina por la tarea de su formación médica", señala José Alva en el libro Carlos Alberto Seguín. Otros perfiles, otros frentes, de Max Silva Tuesta.

Pionero en el entrenamiento sistemático e integral de psiquiatras en el Perú, ha publicado también Freud, un gran explorador del alma, Existencialismo y psiquiatría, Introducción a la medicina psicosomática, Amor y psicoterapia, entre otros estudios.
Es autor, además, de numerosos ensayos, poemas, cuentos, como también de aproximadamente de 500 artículos periodísticos, según revela Max Silva Tuesta, uno de los principales seguidores de la obra de Seguín.

"Sentía una gran alegría cada vez que recibía una noticia sobre la publicación de un libro suyo", confiesa Silva Tuesta.
Médico, viajero incansable, escritor, conversador, Carlos Alberto Seguín, quien murió en 1995, batalló para sacar adelante numerosos congresos y seminarios sobre Psiquiatría dentro y fuera de nuestro país.




Augusto Tamayo Vargas

Escritor, poeta, periodista, novelista, crítico literario. Augusto Tamayo Vargas fue un hombre polifacético que nació en Lima en 1914 y culminó sus estudios secundarios en el colegio jesuita de La Inmaculada, en 1930. Ingresó, al poco tiempo, a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde se graduó de Doctor en Letras y Leyes.

Una de las mayores pasiones de Augusto Tamayo Vargas fue la docencia. Se desempeñó como maestro en su alma mater, San Marcos, por muchos años, para ser más exactos desde 1939 a 1969. Durante todo ese tiempo desplegó esfuerzo y dedicación en las cátedras sobre Literatura Antigua, Literatura Peruana y Literatura Hispano-americana.

La figura pulcra e intelectual de Augusto Tamayo Vargas era inconfundible cuando hacía su ingreso al Patio de Letras, donde lo esperaban sus colegas y alumnos para nutrirse de la capacidad intelectual de este notable crítico literario.

El renombre que adquirió Augusto Tamayo Vargas traspasó, incluso, las fronteras peruanas y fue así como llegó a dictar conferencias y cursos sobre Literatura en universidades americanas y europeas. Al respecto, mencionaremos sus visitas a los Estados Unidos, Chile, Brasil, Puerto Rico, España, entre otros.

Asimismo fue Director de la Escuela de Estudios Especiales, Director de Extensión Universitaria, Decano de la Facultad de Letras y Rector interino. También fue Director de la Oficina de Relaciones Interinstitucionales.

Ejerció la administración pública durante el gobierno del doctor José Luis Bustamante y Rivero a mediados de la década del 40. En ese entonces fue Director General de Informaciones. Asumió después la Secretaría General de la Caja Nacional del Seguro Social.
Fue un personaje sanmarquino que desarrolló una agotadora labor. Y esto le permitió ser reconocido por instituciones culturales y educativas tanto del país como del extranjero. Fue Profesor Honorario de la Universidad Federal de Río de Janeiro y también de las universidades peruanas de Trujillo y de Piura, por citar algunas.

Recibió, además, el Premio Nacional de Crítica denominado "Manuel Gonzáles Prada", Premio Nacional de Periodismo "Antonio Miró Quesada", Premio de los Juegos Florales de Barranco, Premio Olímpico en Poesía otorgado en México, entre otros.

Escritor notable

Los seguidores de la obra de Augusto Tamayo Vargas saben que se trató de un incansable escritor. Por ello tiene más de 40 libros publicados, sin contar los numerosos artículos sobre temas literarios aparecidos en distintas revistas y diarios del país.

En el campo poético publicó Ingreso lírico a la Geografía, Camino de poesía, Yo también llego a ti, Río de Janeiro, Nuevamente poesía, Amor por América pobre, Arco en el tiempo y Hallazgo de la vida. Escribió las novelas Una sola sombra al frente, Impronta del agua enferma, etc. Con respecto a sus trabajos de crítica e historia literaria debemos citar Perú en trance de novela, Mercedes Cabello de Carbonera y Apuntes para un estudio de la literatura peruana. Esta última fue distinguida con el premio nacional a los estudios literarios en 1948. Se trata de un valioso libro que, debido a su copiosa información, fue ampliado y reeditado a fines de la década del 60 y principios del 70. Sin duda, es una de las obras mayores de este renombrado intelectual sanmarquino.

Fue Director del diario La Crónica, del suplemento literario Garcilaso y también editor de las revistas Prometeo y Palabra, donde colaboraron Ernesto Gastelumendi Velarde, José Alvarado Sánchez, Alberto Tauro del Pino, como también José María Arguedas y Emilio Champión, por citar algunos nombres ilustres.

Augusto Tamayo Vargas


Anterior   |   Inicio   |   Siguiente

San Marquinos Ilustres del Siglo XX