INAUGURACIÓN DEL CENTRO JUVENIL DE DIAGNÓSTICO Y REHABILITACIÓN DE PUCALLPA

 

Señor Presidente de la Corte Superior de Justicia de Ucayali,

Señores Vocales Superiores,

Señores Jueces y Fiscales,

Dignas Autoridades de la Región de Ucayali,

Distinguida Concurrencia:

Permítanme expresar mi complacencia por encontrarme en la Región Ucayali, dinámico y estratégico polo de desarrollo de la Amazonía Peruana, verdadera avanzada de la peruanidad, forjada por valerosos pioneros que han construído ciudades, carreteras, centros industriales, etc.; salpicando de progreso estos verdes e infinitos espacios.

El Poder Judicial se aúna al esfuerzo de los hombres de Ucayali, poniendo su aporte mediante la construcción del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Pucallpa, obra que se inscribe dentro de los principios de Descentralización, Modernización, Capacitación y Moralización de la Reforma del Poder Judicial.

Este Centro Juvenil que hoy inauguramos, tiene como finalidad central lograr la reinserción a la sociedad de los adolescentes en conflicto con la Ley Penal, y para ello cuenta con la adecuada infraestructura y metodología de trabajo, sustentada en el Sistema de Reinserción Social, formulado en base a un modelo eminentemente preventivo, el cual es uno de los más novedosos y avanzados de Latinoamérica, que permitirá brindar una atención integral a los jóvenes que incurran en conductas antisociales.

En los Centros Juveniles, buscamos que el menor descubra su potencialidad y desarrolle sus aptitudes, mediante una educación que lo capacite para el trabajo, rica en valores sociales, morales y espirituales necesarios para la formación de la persona humana.

Para ello, hemos implementado en los Centros
Juveniles, talleres de panificación, carpintería, metal mecánica y arte, en los cuales los menores desarrollan su trabajo, se educan y aprenden a valerse por sí mismos, facilitando su completa Reinserción Social.

Estas tareas no sólo se realizan en Lima, sino, también, en los Centros Juveniles de Trujillo, Cusco, Arequipa, Huancayo, y ahora en Pucallpa.

Así, pues, la Reforma y Modernización del Poder Judicial, no sólo posee contenidos jurisdiccionales y administrativos; por encima de ello, y, fundamentalmente, de acuerdo a preceptos constitucionales, es humanista.

Para nadie es desconocido que antes del inicio del proceso de Reforma, la opinión pública había diagnosticado con precisión los principales males que aquejaban a este Poder del Estado.

Todos sabemos, y nos consta en especial a los que somos abogados, que la Administración de Justicia en el Perú era lenta, corrupta, impredecible, costosa para el litigante y de infraestructura pobre. Esto había generado una profunda inseguridad jurídica en la sociedad peruana, que se sentía desprotegida; lo cual, naturalmente, frenaba el desarrollo nacional.

Hoy, tres años después, podemos decir que si bien aún se mantienen deficiencias heredadas del antiguo Poder Judicial, los logros y avances justifican plenamente el proceso de Reforma y Modernización.

Dentro de los logros más trascendentales en el ámbito jurisdiccional, está el notable avance obtenido en la celeridad procesal.

El año 1996, se inició con una carga de 106,000 expedientes acumulados; como resultado de la implementación del nuevo Despacho Judicial, la carga fue reducida, en el año 1997 a 75,000 expedientes, proyectándose para fines de este año sólo 2,000 expedientes. Para lograrlo, se crearon 124 Despachos Transitorios en el año 1997, de los cuales sólo quedaban dos, como resultado de la reducción de expedientes estimados para fines de este año.

También servimos a la ciudadanía, haciéndole accesibles los beneficios que presta el Poder Judicial, mediante la creación de las Salas Descentralizadas e Itinerantes, a fin de que los justiciables no se desplacen hacia los órganos jurisdiccionales instalados en Lima o en las capitales de Región, buscando la solución de sus conflictos.

De esta manera, focalizamos la Justicia en el entorno geográfico y social del usuario, a fin de que se agoten allí todas las instancias del proceso en el menor tiempo y costo.

Otro importante proyecto descentralizador es la implantación, a nivel nacional, de 83 Módulos Básicos de Justicia, en un período que va hasta el año 2000, con la finalidad de proyectar los servicios judiciales a más de siete millones trescientos mil peruanos.

Los Módulos Básicos de Justicia permitirán integrar en un mismo espacio físico, a institutos del Poder Judicial, Ministerio Público, Ministerio de Justicia y otros organismos, que atenderán al ciudadano y lo orientarán en materia judicial.

Los Módulos Básicos de Justicia, estarán ubicados, preferentemente, en las zonas urbano-marginales de menor desarrollo y en zonas de frontera. Para fines de este año, habremos concluído la construcción de los Módulos Básicos de Justicia de Ventanilla, Caraz y Requena.

Otro de los grandes e innovadores avances de la Reforma y Modernización del Poder Judicial Peruano es el Juzgamiento de Reos en Cárcel, Sistema inédito en América Latina, que busca acelerar el juzgamiento de los reos en cárcel, garantizando sus derechos humanos, mediante el establecimiento de adecuados ambientes y su cabal equipamiento en los penales de los Distritos Judiciales del país.

Pero todos los esfuerzos por establecer nuevos sistemas organizativos y modernizar el Poder Judicial serían vanos e inútiles si no contáramos con el factor humano, es decir, con Jueces probos y honestos que apliquen el derecho con rectitud; para ello, realizamos denodados esfuerzos para formar y capacitar al nuevo Magistrado.

La Academia de la Magistratura, a cuyo cargo se encuentra esta importante tarea, ha ampliado el período de formación de seis meses a dos años, uno de los cuales es de práctica. El modelo anterior consideraba únicamente 48 horas lectivas, lo cual, definitivamente, no garantizaba la formación del Magistrado que la Reforma y el Nuevo Poder Judicial requerirán.

Estas son las realidades que la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial puede exhibir a la ciudadanía como un balance de su gestión, al cabo de tres años de ardua tarea, desvirtuando las críticas interesadas y sin sustento que vierten aquellos que han visto perder sus influencias en el antiguo Poder Judicial, pues en el actual no caben ya influencias ni el poder del dinero, en el actual ya no pueden escoger al escribano o al juez de su conveniencia, para torcer el derecho. Hoy más que nunca, tenemos una Justicia cercana al pueblo y a sus intereses, honesta y eficiente.

La opinión pública es testigo que no hemos cedido ni un milímetro en la lucha frontal contra la corrupción, y es de todos conocido que aquellos que infrinjan la Ley serán sancionados con severidad.

Para la lucha contra la corrupción, hemos fortalecido y desarrollado la función contralora de los órganos internos del Poder Judicial y hemos ejecutado un profundo y difundido programa a favor de la moralización.

Queremos que la sociedad civil se constituya también en un elemento fiscalizador de la labor jurisdiccional, que colabore con la Oficina del Control de la Magistratura; de esta forma estaremos creando una cultura de ética y moralidad, que fortalezca el esfuerzo de la Reforma y Modernización del Poder Judicial, para moralizar integralmente la Administración de Justicia.

Por ello, la continuación de la Reforma y Modernización del Poder Judicial hasta el año 2000, a pesar de aquellos que interesadamente quisieron truncarla, es una garantía de que para esa fecha, tendremos un Poder Judicial autónomo, con Magistrados probos y capaces, que utilicen tecnologías modernas, orientado al ciudadano y que, sobre todo, inspire confianza y seguridad.

Este Poder Judicial será el más firme sostén del sistema democrático y celoso custodio de la vida y propiedad de los peruanos.

Finalmente, expreso mi más sincera felicitación al señor Presidente de la Corte Superior de Justicia de Ucayali, a los señores Magistrados, Auxiliares de Justicia y Personal Administrativo de este Distrito Judicial, por la labor eficiente que vienen realizando, que es la mejor muestra de trabajo e identificación con la Reforma y Modernización del Poder Judicial que todos anhelamos y también deseo testimoniar mi mayor gratitud por las inmerecidas atenciones recibidas, que han hecho más grata nuestra permanencia en esta bella y cálida ciudad.

¡¡Viva Ucayali!!

¡¡Viva el Perú!!

Muchas gracias.

Pucallpa, Agosto de 1998.