Capítulo XXIII: Los Estudiantes de Medicina de San Fernando y la bibliografía de la Enfermedad de Carrión*

 

Nuestro objetivo es hacer conocer cómo los estudiantes de Medicina de San Fernando han contribuido al conocimiento y a la difusión de la bibliografía sobre la Enfermedad de Carrión.

En 1946 se inició en forma limitada una revisión de la literatura nacional publicada en libros y revistas para que los estudiantes del 4to. año de Medicina comenzaran la elaboración de un Fichero Bibliográfico de Enfermedades Infecciosas, Tropicales y Parasitarias en la cátedra que dirigía el Prof. Oswaldo Hercelles G. y secundaba nuestro maestro el Prof. Hugo Pesce, iniciador y creador de ese trabajo. Los alumnos harían la cita bibliográfica, un resumen del artículo leído y formularían una apreciación crítica. En 1949 colaborando ya en la cátedra ayudamos al Prof. Pesce en esa tarea cuya plena responsabilidad asumimos siempre bajo la dirección del Maestro, en 1950.

De esa manera, los alumnos del 4to. año de Medicina y, luego de una reforma curricular, los del 5to. año o del 10º ciclo que son del curso de Enfermedades Tropicales o Medicina IV han espulgado prácticamente la bibliografía nacional inicialmente y luego se ha continuado con la bibliografía extranjera cuando la fuente bibliográfica nacional había sido revisada exhaustivamente.

Una de las enfermedades que forman parte del syllabus del curso es desde luego la verruga peruana o Enfermedad de Carrión de la cual existe una colección de fichas casi completa alcanzando a la actualidad 1 200 trabajos revisados, resumidos y criticados por los alumnos de San Fernando a través de 35 años de ejecución de la labor bibliográfica.

 

La bibliografía de la Enfermedad de Carrión

Figuran en el fichero citas bibliográficas de trabajos que citaremos enseguida, aunque no pretendemos citar los 1 200 pues sería sumamente largo y tedioso.

Veamos los principales. Sobre la historia y los orígenes de la endemia verrucosa en el Perú hay citas de la tesis de Vargas Frano La Verruga Peruana a través de la historia, Lima 1938, dando aportes filológicas a la antigüedad de la verruga. También tenemos el trabajo de Pablo Patrón La Verruga de los conquis-tadores del Perú, publicado en La Crónica. En este aspecto histórico hay trabajos importantes de Hermilio Valdizán como Apuntes para la Historia de la Verruga Peruana, publicado en los Anales de la Facultad de Medicina en el número extraordinario de 1925, y también Apuntes para una bibliografía peruana de la Enfermedad de Carrión, publicada en la misma revista y año. En esos trabajos de Valdizán se cita a la Verruga de los conquis-tadores, y la Verruga de los libertadores, según se hable de Gago de Vadillo o del soldado O'Connor.

Después de esas citas que se refieren a los tiempos remotos de la verruga debemos mencionar el trabajo de Tomás Salazar quien presenta su tesis de bachiller en la facultad en 1856 y que trata sobre La Verruga Andícola refiriéndose solamente a la forma eruptiva de la enfermedad. El mismo Salazar dos años después debía publicar en la Gaceta Médica de Lima, 1858 un trabajo sobre Historia de las Verrugas.

En 1861, Armando Vélez, quien llegaría a ser decano de la facultad treinta y cinco años después, presenta su tesis de bachiller De las Verrugas relativa a la anatomía patológica de la enfermedad. Esta tesis fue publicada en la Gaceta Médica de Lima de 1861.

Entre ese año y 1885 se publican algunos trabajos que están registrados, entre ellos la tesis de Nicanor Pancorvo sobre la fiebre de la Oroya, presentada en 1875 y en la que sostiene una original etiología: la del mefitismo por desprendimiento de hidrógeno sulfurado en las zonas de verruga. Se sigue discutiendo sobre la Etiología en la Sociedad Médica de Lima todo lo cual se publica en la Gaceta Médica de Lima que era el órgano oficial de esa entidad.

Tenemos Los Apuntes sobre la Verruga Peruana que escribió Daniel Alcides Carrión, así como la historia de su enfermedad que publicaron sus compañeros, encabezados por Mariano Alcedán, Casimiro Medina y Julián Arce. Recordemos que Mariano Alcedán en su discurso al año del sacrificio del héroe, el 5 de octubre de 1886, propuso que se designe a la enfermedad con el nombre de «Enfermedad de Carrión».

Dijimos antes que es imposible citar todos y comentar cada uno de los artículos que en resúmenes han elaborado los alumnos de San Fernando. Iremos señalando solamente aquellos que dejaron hitos en la historia de la verruga peruana. Julián Arce en 1889 presenta su tesis doctoral sobre la verruga andina o Enfermedad de Carrión. Odriozola hace la síntesis clínica en su obra La Maladie de Carrión. La tesis de bachiller de Alberto Barton sobre El germen patógeno de la Enfermedad de Carrión se publicó en Crónica Médica en 1901, y su descu-brimiento del germen en su trabajo Cuerpos endoglobulares en la sangre verrucosa en La Gaceta de los Hospitales de 1905 y 1909. Hay los trabajos clásicos de Constantino J. Carvallo: La Médula Ósea en la Enfermedad de Carrión y de Carlos Monge; Algunos puntos de la hematología de la Enfermedad de Carrión publicado en La Crónica Médica de 1910.

Existen todos los trabajos de Rebagliati desde 1912 sobre Nuevos cuerpos endoglobulares hasta su obra completa La Verruga Peruana publicada en 1940.

Ya que estamos refiriéndonos a la hematología no podemos dejar de citar el trabajo de Manuel Tamayo, desaparecido prematuramente, quien en 1898 publica en La Crónica Médica sobre La Hematología de la Enfermedad de Carrión y Oswaldo Hercelles (padre) quien el mismo año y revista escribe sobre Injerto de Paludismo con Enfermedad de Carrión. Tamayo por lo demás tiene un trabajo de tesis de bachiller en 1899 en la que se ocupa de la histología patológica de la verruga nodular; y Hercelles, que era de su promoción, publica sobre el mismo tema en la Crónica Médica de 1901 su trabajo Ligeros apuntes sobre la Histología- patológica de la Verruga Peruana. Otro grande de nuestra medicina, Edmundo Escomel publica en francés durante su estadía en París sobre La Anatomía Patológica del Verrucoma de Carrión en los Anales de Dermatosifilografía de París en 1902.

Prosiguiendo con la revisión del fichero bibliográfico citaremos a Ribeyro, Mackennie y Julián Arce quienes en 1914 publican, en La Crónica Médica, Las primeras tentativas de Inmunización de la Verruga Peruana y un año antes en la misma revista un estudio de La Inoculabilidad de la Verruga Peruana en los animales.

Se registra también en el fichero el trabajo princeps de Strong, Gastiaburú Julio y otros como Informe preliminar de la Expedición del Departamento de Medicina Tropical de la Universidad de Harvard a Sudamérica en La Crónica Médica de 1914.

Los trabajos sobre la verruga se prosiguen año a año pero tratando de resumir veamos ahora a Pedro Weiss quien en 1924 publica en la revista de la Sociedad Médica Unión Fernandina y Centro de Estudiantes de Medicina un Nuevo método para colorear los cuerpos de Barton.

En 1927 el Prof. Weiss debía publicar su trabajo más completo en Hacia una concepción de la Verruga Peruana en los Anales de la Facultad de Medicina de ese año.

Luego, tenemos las publicaciones sobre el cultivo de la Bartonella, de un lado de Telémaco Battistini en su Contribución al estudio de la Verruga Peruana. Cultivo de la Bartonella bacilliformis aparecido en los Anales de la Facultad de Medicina, 1927 y, Oswaldo Hercelles quien publica sobre El germen de la verruga peruana en la misma revista y año.

Viene enseguida Luis Aldana con su famosa tesis de bachiller La Bacteriología de la Enfermedad de Carrión. Hay también los resúmenes de los trabajos de Ángel Maldonado sobre El probable rol de algunas plantas características de las quebradas verrucosas en La Crónica Médica de 1930 y de Weiss en la misma revista y año sobre La verruga peruana y el Huanarpo. El Dr. Ramón Ribeyro señala en 1932 La complicación de la Verruga con el Paratifo B, trabajo aparecido en La Crónica Médica de ese año. Por lo demás Tamayo había publicado en 1907 un Ensayo de clasificación de los tifo-similis de la Verruga Peruana febril y que apareció en La Crónica Médica de ese año.

Respecto al papel de la titira o Lutzomya verrucarum tenemos revisado el trabajo de La titira es transmisor de la verruga peruana en La Crónica Médica de 1913, de Townsend.

Respecto a geografía hay numerosos trabajos de Enrique Rossel de 1914, de M. Gómez en 1913 sobre La verruga en el Callejón de Huaylas o en Yauyos, de Dámaso Antúnez de Ancash y sobre todo de Raúl Rebagliati quien además del libro citado anteriormente tiene una serie de publicaciones entre las que mencionaremos para el caso, Geografía de la Verruga Peruana en Anales de la Facultad de Medicina de 1937. Un año después, Alberto Hurtado, Pons, y César Merino publican su trabajo clásico sobre La anemia en la Enfermedad de Carrión (Verruga Peruana) en los Anales de la Facultad de Medicina.

En 1945 aparecen los trabajos de Luis Aldana y César Merino quienes trabajando separadamente en los hospitales Dos de Mayo y Loayza emplean la penicilina en el tratamiento de la Enfermedad de Carrión.

Las publicaciones que figuran en nuestro fichero son: De Luis Aldana, Penicilina y Verruga Peruana. Acción in vitro de la Peni-cilina sobre la Bartonella Bacilliformis en la Revista de Sanidad de Policía de marzo de 1945, y en 1946 un trabajo más clínico en la misma revista. Con Simón Tisnado, Aldana publicó en la Revista Médica Peruana de 1945.

Con respecto a César Merino, su trabajo matriz es La Penicilina en el tratamiento de la Enfermedad de Carrión en Revista Médica Peruana en 1945. A éstos siguen los trabajos de Urteaga, Larrea y la Escuela Clínica del Hospital Dos de Mayo, quienes sucesivamente emplean diferentes antibióticos en el tratamiento de la verruga. Estos trabajos han sido publicados en Archivos Peruanos de Patología y Clínica, órgano del Cuerpo Médico del Hospital Dos de Mayo, entre los años 1955-1965.

En 1957 Manuel Cuadra publica en la Revista Médica Peruana Las infecciones secundarias en la Verruga Peruana, refiriéndose a la complicación salmonellósica, y en el mismo año en los Anales de la Facultad de Medicina publica El tratamiento con cloramfenicol de casos de Bartonellosis aguda ( Enfermedad de Carrión) en periodo de inicio.

Años después, en 1967, Cuadra debía publicar Bartonella bacilliformis al microscopio electrónico en colaboración con Juan Takano, aparecido en una revista extranjera; luego Takano solo publica Estudio morfológico del periodo hemático y de la fase eruptiva con el microscopio electrónico en El Perú Médico de 1971 que sí tenemos en el Fichero.

Más recientemente hay trabajos de Luis Solano sobre Las aglutinaciones en la Enfermedad de Carrión, tesis doctoral de 1983; de Guillermo Contreras en Las inmunoglobulinas en la Verruga Peruana, tesis doctoral del mismo año; y de Romeo Zelada sobre Exploración de la Alergia en la Bartonellosis utilizando la Bartonelina, su tesis doctoral.

No dejaremos de citar que tenemos trabajos de Arístides Herrer, quien ha trabajado intensamente. Así, sólo como ejemplo figuran Herrer y Blancas: Estudios sobre la Enfermedad de Carrión en el valle interandino del Mantaro en Revista de Medicina Experimental de 1959. Esas observaciones entomo-lógicas la extiende en otras publicaciones de la misma revista para Ancash y Cajamarca; también últimamente en aspectos de geografía y epidemiología ha publicado Ciro Maguiña: Estudio de 23 casos de Bartonellosis humana en San Marcos, Ancash aparecido en Diagnóstico de junio de 1981. Nosotros mismos publicamos en Acta Médica Peruana de 1973 el Estudio entomológico de transmisión de la Verruga en el Departamento de Ancash en colaboración con el recordado Felipe Sipán.

Hemos dejado para el final la mención de trabajos de Colichón Arbulú quien trabajó sobre verruga desde 1934 con su trabajo Bartonellosis espontáneas y provocadas en las ratas de Lima aparecido en la Revista Médica de ese año. Otros, de sus numerosos trabajos son La Salmonellosis en el Perú y la complicación Salmonellósica de la Verruga Peruana o Enfer-medad de Carrión aparecido en los Anales de la Facultad de Medicina en 1958 y Bartonella bacilliformis en la sangre periférica de los pobladores de las zonas verrucógenas del Perú publicado en la Revista de Medicina Tropical de 1972.

Finalmente mencionamos a un gran médico de provincia, el Dr. Domingo Nieto, que trabajó largos años en Yungay y se ocupó de la inmunidad en la verruga peruana. Escogemos para citar su trabajo Contribución al estudio de la Verruga en el departamento de Ancash impreso en el Boletín de la Dirección de Salubridad de 1943.

 

Lima, Agosto 1985

 

Regresar