Sindrome de respuesta inflamatoria sistémica (SRIS)/SEPSIS en el servicio de emergencia del Hospital Nacional Dos de Mayo.  Navarro Moscoso, Hugo Mauricio

 

 

INTRODUCCIÓN



El Síndrome de Respuesta Inflamatoria Sistémica (SRIS) es un diagnóstico sindrómico de frecuente presentación, cuya consideración en los diagnósticos del paciente es variable de acuerdo a la experiencia profesional de cada médico, su justificación infecciosa es denominada SEPSIS, entidad clínica que se presenta en menor frecuencia pero revela sin embargo mayor importancia. Estos términos fueron debidamente definidos en Agosto 1991 por la Sociedad Americana de Tórax en el Comité de Conferencia de Consenso donde se precisaron además otras definiciones desde infección, bacteriemia, hasta disfunción orgánica múltiple. (Anexo 2)

    Desde hace mucho tiempo el término de proceso infeccioso general (PIG) ha sido usado y aunque es impreciso es aplicado principalmente a salmonelosis, brucelosis o bartonelosis. Otros términos frecuentes en cuanto a evaluación de la respuesta inflamatoria son los síndromes Febril, General y en ocasiones Septicemia, términos que actualmente no son de uso frecuente en la literatura mundial. El término SRIS abarca y con mejor precisión a estos últimos, de ahí que su aplicación debería estar más difundida. Más aún, se observa en la evaluación inicial de los pacientes la determinación de otros diagnósticos principales desconsiderándose la importancia del SRIS para efectos de manejo y pronóstico.

    La definición SRIS refleja la alteración de los mecanismos complejos de inflamación para la defensa contra infecciones moderadas a severas, autoinmunidad, neoplasias o reparación tisular. Luego del evento desencadenante, esta respuesta proinflamatoria de repercusión sistémica -debido a circulación hematógena de citoquinas de inflamación- es clínicamente evidenciada, en la mayoría de los pacientes, a través del SRIS, y cuando es debida a microorganismos principalmente de origen bacteriano se produce Sepsis, condición que puede progresar hacia estadios más severos llegando incluso a la disfunción y falla orgánica progresiva y múltiple sobretodo en aquellos pacientes con algún tipo de inmunodeficiencia o susceptibilidad a infecciones como en el caso de Diabetes Mellitus, Cirrosis hepática, SIDA o neoplasias hematológicas siendo la mortalidad en general muy alta. Sepsis figura como la quinta causa de muerte a nivel hospitalario. El ingreso de pacientes en estos estadios a la UCI es muy frecuente y la morbimortalidad y estancia hospitalaria prolongada resulta proporcional de alguna manera al número de órganos comprometidos. Sin embargo, cuando se origina más adelante como efecto contra regulador una respuesta antiinflamatoria eficiente o el manejo clínico es adecuado y oportuno se puede llegar a mejorar la sobrevida de estos pacientes.

En nuestro medio generalmente los pacientes que presentan SRIS/Sepsis ingresan por el servicio de Urgencias y Emergencias de los Hospitales. En los hospitales del Ministerio de Salud, y en particular en el Hospital Dos de Mayo, donde se realizó este estudio, se acoge la demanda en salud en este servicio a través de un sistema de evaluación iniciado por un estudiante de medicina del último año, el interno de medicina, acompañado del médico residente de primer año y un médico asistente en los servicios de Medicina y Cirugía General, y en los servicios de Traumatología, Neurocirugía, Trauma-Shock e Intermedios-UCI por médicos asistentes. Todos ellos definen primaria y clínicamente el estado general del paciente y sus principales diagnósticos con mayor o menor grado de eficacia y aquellos pacientes que requieren observación u hospitalización pasan transitoriamente a las salas de observación donde continúa su evaluación a cargo de médicos residentes de años superiores y médicos asistentes.

Establecer el diagnóstico sindrómico de SRIS implica la inminente búsqueda del agente causal sobretodo en el caso de sepsis y la explicación del síndrome en los demás casos. En el manejo de estos pacientes se toma en cuenta la corrección de todos los desequilibrios en los sistemas biológicos y sobretodo de aquéllos potencialmente fatales, se prescriben en muchas ocasiones antibióticos de manera empírica lo que a veces puede resultar exagerado y devenir en mayor posibilidad de resistencia bacteriana. Quizás este sea el punto de mayor controversia, las dificultades en el diagnóstico de sepsis y la prescripción de antibióticos de manera precisa y oportuna. Es bastante definida la alta sensibilidad de la aplicación de los criterios de SRIS en el diagnóstico de Sepsis, sin embargo su ausencia no descarta en forma definitiva una infección severa de ahí que los principales opositores al uso de esta terminología limiten su utilidad práctica como screening para evaluar pacientes potencialmente en riesgo de desarrollar sepsis y estadios más severos.

Es relativamente frecuente que se originen imprecisiones diagnósticas al inicio de la evaluación clínica y que el tratamiento, conforme se conozca mejor la situación clínica del paciente, resulte más completo y efectivo a medida que evolucione el paciente. El presente trabajo busca determinar que SRIS es un diagnóstico no difundido en nuestra práctica clínica y mostrar un panorama general en la presentación de SRIS/Sepsis, así como en el desempeño del equipo médico tanto en la rapidez y eficacia diagnóstica como en el manejo clínico.

 

Contenido Relación por área Relación por autor