La difusión del fútbol en Lima. Álvarez Escalona, Gerardo Tomas


 

LOS VALORES Y ADHESIONES CONSTRUIDOS EN EL FUTBOL

 


Como hemos visto, el fútbol se hizo un lugar entre las diversiones de la niñez y juventud del 900. En el capítulo anterior vimos la formación de la institucionalidad del fútbol a través de la fundación y desarrollo de los primeros clubes deportivos. El primer paso fue definir sus espacios de procedencia y sus principales características institucionales - organizativas. El segundo paso que corresponde a éste capítulo es contemplar cuál fue el resultado de aquella experiencia asociativa. Nuestro interés es conocer cuál fue el resultado de la conjunción de los valores que proyectaba la práctica del fútbol a inicios del siglo XX. Este deporte es una actividad colectiva que representaba una ruptura de las diversiones anteriores y que sirvió de medio de representación para niños y jóvenes, fruto de la experiencia asociativa, la competencia, el "fair play", y la más importante: la construcción de las adhesiones a los clubes de fútbol204. Pero convienen algunas precisiones iniciales.

3.1 Los valores del deporte moderno.

La existencia de los deportes se remonta a Grecia antigua, pero su configuración moderna corresponde a finales del siglo XVIII, como parte de los cambios sociales de los siglos XVIII y XIX. Sus principales elementos son:

   - es una actividad física e intelectual humana.
   - Es de naturaleza competitiva.
   - Es gobernada por reglas institucionalizadas (a diferencia de los ejercicios físicos)205.

Este punto merece ser ampliado, por ello conviene recordar la caracterización que García Ferrando toma de Alan Guttman sobre el deporte moderno, que se basa en siete definiciones. Primero, el secularismo: los deportes modernos son resultados de la desvinculación de los deportes de la función religiosa y, por otro lado, la Iglesia no lo rechaza debido al culto al cuerpo, tal como hacía antaño. Los deportes no forman parte de ceremonias religiosas o rituales. Son actividades completamente laicas en todo el globo.

Segundo, el deporte moderno transmite igualdad y democratización. Porque, teóricamente, las condiciones de competencia que los reglamentos establecen son iguales para todos. Además existe la posibilidad del empate, en especial en los deportes por equipos, lo que es un modo de establecer paridad de habilidades entre dos competidores.

Tercero, la especialización. El deporte implica una disposición exclusiva y profesional, tal cual existe en la esfera del trabajo. En todo caso, si no es una disposición a tiempo completo, conlleva a brindar una cantidad de tiempo privilegiado para su práctica.

Cuarto, la racionalización. Manifestado en el afán de desarrollar y aplicar técnicas y organizaciones más eficientes empleando métodos que mejoren el rendimiento competitivo y las condiciones de los actos deportivos.

Quinto, la promoción de la burocratización. Se promueve la formación de complejas instituciones deportivas (COI, FIFA, NBA) encargadas de organizar, administrar y controlar los deportes, supeditando a las instituciones individuales como los clubes, a su gobierno. 
Sexto, la cuantificación, que representa la constante búsqueda de la medida cuantificada como objetivo. Finalmente, como colofón del anterior, la última característica del deporte es la permanente búsqueda del record206.

Otra caracterización es realizada por Mandell, quien estudia la experiencia de los deportes en el hemisferio norte occidental. Él define como conceptos básicos del deporte moderno al trabajo en equipo, el entrenamiento, la convivencia, el sometimiento de la capacidad individual al bienestar colectivo, la aplicación racional de tiempo y la planificación del trabajo a largo plazo. Estas son nociones surgidas a la sombra de la revolución industrial europea, que introdujo los conceptos de racionalización, estandarización y precisión de las mediciones, valores aplicados a la fábrica y la industria capitalista, y transmitidos a los deportes207.

Estas definiciones y caracterizaciones de los valores del deporte moderno son aplicables al fútbol, pero no en todos los casos. Resulta evidente que éste presta menos atención a la búsqueda del record o la cuantificación que en deportes individuales como el atletismo. Pero en aspectos como la igualdad y democratización manifiesta mayor desarrollo que otros deportes. Por otro lado, es cierto que las características del deporte moderno de indica Mandell se asemejan bastante a las que el fútbol adopta en América Latina. Buena parte de su éxito durante la 'primera oleada'208 de su difusión se explica por el desarrollo industrial y capitalista que en grado variable atravesaron los países suramericanos desde fines del XIX. Pero junto a ello, el caso peruano se empapó de otras experiencias y respondió a otro tipo de necesidades, como vimos en los capítulos anteriores. Para acercarnos a los valores que transmitió el fútbol, debemos tomar la diversidad de grupos sociales que lo practicaban y de quienes se nutrió para adquirir fisonomía propia. 

3.2 Prácticas y valores en el fútbol del 900.209.

La introducción del fútbol como una actividad original de la comunidad inglesa en el Perú reprodujo los valores formales del juego en Inglaterra. En este sentido, el "fair play" o "juego limpio" era el valor más representativo que transmitía el fútbol. Los últimos años del XIX asistieron al izamiento de la bandera del 'juego limpio' de parte de las principales autoridades y difusores del deporte210

La idea de "fair play" representaba el ideal del enfrentamiento deportivo firmemente ajustado al cumplimiento de los reglamentos. En el, la búsqueda de la victoria no era lo más importante, estaba subordinado al honor durante el juego211. El honor se pone en disputa y se fortalece participando en el juego. No se encuentra mellado o disminuido por la derrota, así, el honor se demuestra en el sólo acto de participar -'lo importante no es ganar sino competir'-. Las expresiones del 'fair play' estaban empapadas de los patrones de conducta burguesa en la cual, la disciplina, la razón, los valores y la moral servían de sustento de éstos. Durante el 900, los partidos de fútbol que convocaban a los inmigrantes ingleses, marineros y jóvenes de las elites resultaron la mejor evidencia de la presencia del "fair play". Los 'matches' eran pactados previo intercambio de misivas con el club rival. La asistencia a los terrenos de juego funcionaba como medio de encuentro y reconocimiento de éstos grupos sociales. Se excluía a los otros sectores sociales cuando los partidos se realizaban en terrenos privados ó simplemente se mantenían las distancias fijando precios más elevados a las entradas con asientos o que se ubicaban bajo la sombra.

Los equipos ingresaban al terreno de juego e intercambiaban saludos entre sí antes y después del juego. Durante el 'match' se cuidaba de la constante aplicación del reglamento evitando de forma sistemática las agresiones o faltas. Los goles eran festejados por ambos equipos mientras el público aplaudía. Los partidos concluían entre vivas mutuos y proclamas en las que participaban jugadores de ambos equipos y el público.

Cuando la práctica del fútbol se extendió fuera de éstos grupos, los valores asociados al 'fair play' entraron en contacto con las costumbres y valores de los principales canales de difusión: el sistema educativo y los clubes deportivos.

El sistema educativo, como señalamos en el primer capítulo, encontró en la práctica del fútbol y los deportes, la posibilidad de formar una nueva clase de peruanos: más vigorosos, de actitud decidida y valerosa que dejase atrás la imagen de fragilidad y debilidad que había sido la causa para explicar la catastrófica derrota en la Guerra del Pacífico. Durante la primera década del XX se introducen prácticas militares como parte de los programas escolares (prácticas de tiro, ejercicios, de campo y físicos, etc.), que pretendía brindar formación militar a los ciudadanos y contar con una reserva humana con los debidos conocimientos en caso de afrontar una disputa bélica. En éste contexto, el fútbol surgía como un modo para desarrollar la cultura física que debían tener los ciudadanos. ¿De qué modo influyó ello en su práctica?. Es poco probable que la rígida disciplina militar halla fortalecido los valores del fútbol. Probablemente halla influenciado en la idea de honor, asociándola a valores patrióticos -recordemos que las primeras rivalidades en el fútbol eran entre peruanos e ingleses-.

Uno de los elementos importantes en el discurso modernizador es el respeto y cumplimiento a las reglas. Pero en éste aspecto, la práctica del fútbol resultó desfavorable. La aplicación del reglamento en el fútbol no cumplió este objetivo. A excepción de las reglas básicas, -no tocar el balón con las manos, vencía quien anotaba más goles en el arco del equipo contrario, evitar las agresiones al rival- el reglamento era desconocido, ó apenas en forma parcial. El fútbol entre clases medias y sectores populares obvió muchas reglas como las dimensiones del campo de juego, la distribución de los sectores del terreno como bandas laterales o zonas de penal, el uso del balón, el número de jugadores, el tiempo de juego, etc. En muchos casos por ignorancia, en otros casos por imposibilidad de cumplirlos. Jugaban en amplios terrenos baldíos que no tuvieran desniveles pronunciados, usaban como balones trapos rellenos de papeles, jugaban el número de personas que estuviesen presentes, etc.212 . La práctica del fútbol mantuvo márgenes mínimos en la aplicación del reglamento, ello lo hizo más permeable a la introducción de elementos ajenos a los marcos oficiales, facilitando su asimilación por estos sectores, quienes se encontraban en mayor libertad de otorgarles sus propios valores213.

Como señalamos anteriormente, para practicar fútbol se hizo necesario fundar un club. En éstas asociaciones, las clases medias y populares pudieron moldear este juego a sus propias sensibilidad. En ésta sección tendremos un nuevo acercamiento a los clubes prestando atención a los valores que les asignaron y que se transmitieron a través de la experiencia asociativa. Para ello, deberíamos contar con fuentes primarias (los archivos de los clubes y sus sesiones y asambleas) pero al no contar con ellos buscaremos establecerlas desde otra perspectiva: los nombres de los clubes y su funcionamiento directivo.

3.2.1 El factor asociativo: los clubes.

3.2.1.1 Los nombres de los clubes.
En este punto prestamos atención a los nombres de los clubes buscando establecer cuales cual ha sido el interés principal quienes lo fundaron. Desde esta perspectiva, se manifiestan las siguientes características.

Distribución de los nombres de los clubes.

1. Nombres que resaltan actividad deportiva - fútbol u otro deporte
- valores deportivos
2. Nombres que resaltan adhesiones  - con institución, lugar geográfico o personaje
3. Nombres que resaltan razón social  - Clubes 
- Asociaciones.

Fuente: elaboración propia, sobre la base de informaciones recogidas en el diario El Comercio 1900-1913

 

    1. Los clubes cuyos nombres resaltan la práctica del fútbol o alguna actividad deportiva. Manifiesta el deseo de practicar deporte sin especificar alguno de ellos (apelan al nombre 'Sport' Alianza ó 'Atlético' Lima). Por el contrario, señalan el interés por practicar exclusivamente uno de ellos (Unión 'Cricket', Lawn 'Tennis', 'Ciclista' Lima, 'Regatas' Lima, Unión 'Football'). También, clubes cuyos nombres expresan el factor competitivo del deporte ('Victoria' F.B.C.). 

    2. Nombres que resalten formas de adhesión, con una institución, lugar geográfico o personaje poniendo en evidencia el factor asociativo que se desprende de su reunión. Este factor asociativo puede expresarse en una forma muy simple (tomando la palabra 'Unión' Callao). Mostrando que la asociación tiene objetivos muy específicos (tomando la palabra 'Alianza' Chorrillos). Haciendo específico algún tipo de lazos, como la filiación a un centro educativo (Sport 'Escolar' Mercedarias, 'Liceo' Lima) ó a una etapa de la vida (Sport 'Juventud' Chalaca, Club 'Juvenil', Club 'Infantil'). También puede expresar una completa desvinculación (tomando la palabra 'Libertad' o 'Independencia'). 
Clubes que toman el nombre de algún personaje corresponden. En su mayoría, toman su nombre de héroes nacionales (Alfonso Ugarte, Miguel Grau, Bolognesi, Sáenz Peña); de figuras políticos (Piérola, Guillermo Billinghurst), personajes públicos (Alberto Secada) o personajes históricos (Colón). Es importante señalar que en la segunda década del XX, diversos clubes toman el nombre de pilotos de aviación (Jorge Chávez, Carlos Tenaud, Juan Bielovucic, Octavio Espinoza), el más importante símbolo de modernidad y progreso de ese entonces. 

Los clubes que manifiestan su relación con un lugar geográfico, muestran vínculos nacionalistas, tomando el nombre de 'Perú' (Foot Ball 'Perú') ó lugares con referencia a hechos patrióticos (Morro de Arica). En otros casos, el vínculo adquiere un carácter local denominándose con el nombre de una ciudad (Sport 'Lima', Unión 'Callao', Sporting 'Miraflores', Alianza 'Barranco', Sport 'Chucuito', Unión 'Magdalena'). 
En este periodo no existen registros de clubes de nombre de algún barrio. No existen clubes denominados, por ejemplo 'El Carmen', 'Malambo', 'Petateros' 'Santa Ana' ó "Cotabambas'. Tampoco se encuentran referencias a lugares, personajes o eventos religiosos214.

3. Los clubes manifiestan una razón social, que evidencia la importancia del factor asociativo institucional. Es el caso del 'Club Juvenil', Club Unión Cricket, Club Leoncio Prado ó, Club Foot Ball, Club Estrella, Centro Sport Obreros. Ello también significa una forma explícita de asociación organizada.

Hay que tener en cuenta los casos en que los nombres de los clubes llevan dos palabras, haciendo más evidente y específico el interés de sus fundadores. En algunos casos, se expresa que la intención es la integración asociada con algún lugar geográfico, una ciudad p.e. (Alianza Bellavista, Unión Callao, Unión Miraflores). La figura se repite pero alrededor de un centro educativo (Unión Foot Ball Guadalupe, Sport Mercedarias, Sport Escolar Mercedarias, Sport Convictorio Peruano) o alrededor personaje de prestigio y/o modelo de conducta (Atlético Grau, Sport Sáenz Peña Sport José Pardo, José Gálvez).
Un último factor es el idioma en el cual se denomina al club. Primero, los clubes que tomaban nombres de lengua inglesa (Lima Cricket, Association Foot Ball Club). Luego los clubes cuyos nombres utilizan tanto el inglés como el español (Unión Cricket, Foot Ball Perú, Unión Foot Ball, Sport Juventud y Unión, Centro Sport Juvenil, Sport Alianza). Adaptaciones lingüísticas de palabras inglesas al español (Sportivo Alianza, Club Estrella) y finalmente los nombres de los clubes son íntegramente en español (Unión Callao, Unión Miraflores, Alianza Bellavista, Libertad, etc.)215.

3.2.1.2 La Organización de los clubes.

Aunque la organización precisa variaba de un club a otro, podemos establecer características genéricas acerca de ellos. 

Los clubes de fútbol contaban con directivas formadas sólo por sus socios. Los cargos estaban distribuidos del siguiente modo: un presidente, uno ó dos vicepresidentes, secretario/s, fiscal/es, tesorero, vocales y los capitanes deportivos, un capitán general del club, y un capitán para cada deporte o cada equipo. Además, la mayoría de ellos contaban con un Presidente honorario (o incluso socios honorarios) que usualmente proporcionaba los materiales deportivos o trofeos para los campeonatos. Sus directivas se renovaban periódicamente, usualmente cada año a través de elecciones con participación de sus socios. Dichos socios para pertenecer a un club, debían inscribirse previamente y abonar una cantidad de dinero (generalmente de forma mensual) como costo de afiliación. El número de socios podía variar, podían existir clubes de algo más de una decena de asociados y clubes con más de un centenar. La participación de los socios en la vida de los clubes era muy activa, y su objetivo central era jugar al fútbol. Al comparar, en múltiples casos, los miembros de las directivas y la formación de los equipos en los partidos, encontramos que muchos de los jugadores fungían de directivos, y se rotaban en los cargos. Eran muy pocos los clubes, en éste periodo, que podían tener dos equipos, incluso contar con jugadores suplentes, por ello podemos afirmar que los clubes del 900 estaban formados por socios-jugadores216

Pero, ¿cuál era el sentido de los clubes de fútbol?, ¿Qué función tuvieron en la sociedad del 900?. Los estudios de Carlos Forment217 sobre las asociaciones civiles planteaban un doble problema. Si la formación de asociaciones civiles eran resultado de la aplicación de formas disciplinarias (formas verticales de aplicación del poder o, en términos más vulgares, control social) o la construcción de formas democráticas. En realidad, en el caso de los clubes deportivos (y probablemente todos los tipos de asociaciones civiles) mostraban ambas características. Para explicar ello, es ineludible dos elementos que caracterizaron las relaciones sociales personales y entre clases de la sociedad limeña (y peruana) del 900. Relaciones verticales establecidas por prácticas paternalistas y relaciones horizontales establecidas por prácticas de compadrazgo.

En su estudio acerca del fútbol limeño del 900, Deustua, Stein y Stokes218 hacen hincapié en éste tipo de relaciones, las cuales enmarcan bajo la perspectiva del control social que las elites aplican sobre las clases populares. Este esquema nutrido de la perspectiva marxista, a ésta altura resulta incompleta y obvia aspectos importantes, como la capacidad de los sectores populares en la construcción de sus propias respuestas, al margen de los patrones oficiales219. Este aspecto está presente en el estudio en mención, cuando los entrevistados hacen repetidas referencias a la asociación entre clase social, adhesión a un club (Alianza Lima) y victorias deportivas, pero es poco valorado por los autores. Es evidente que hubo -y hay- relaciones paternalistas, pero es cierto que el fútbol fue capaz de crear experiencias novedosas y otorgar matices inéditos a la cultura de los sectores populares 

De ésta manera, en los clubes de fútbol se reprodujo ésta doble práctica. Por un lado una relación patriarcal (vertical) con el Presidente Honorario, quien proporcionaba una serie de facilidades y obsequios a los socios (donaba las camisetas, balones, trofeos para disputarlos en los partidos). Por otro una serie de prácticas democráticas (horizontales) que brindaron a los socios una serie de deberes (pago de mensualidad, asistencia a las asambleas, elección de autoridades) y derechos (recibir los beneficios del club, asistir a los partidos sin pagar entrada, asistir a las fiestas y eventos extradeportivos organizados por el club). Esto favoreció la participación de los socios y evidentemente crearon incipientes valores de participación democrática220 , fortaleciendo las relaciones horizontales que favorecieron a crear lazos de solidaridad y adhesión entre los socios alrededor de los clubes.

3.2.2 El factor generacional.

La creación de responsabilidades al interior de los clubes fue una experiencia novedosa entre los jóvenes del 900 que establecía márgenes nuevos para las relaciones horizontales (compadrazgos) y verticales (paternalismos) que normaban a la sociedad urbana del 900. Estas experiencias, inéditas entre las generaciones anteriores, se cobijaron y encontraron en el fútbol la forma de manifestar una experiencia generacional. Como ejemplo veamos un caso.

Víctor Tréneman fue jugador de fútbol durante las primeras dos décadas del siglo XX. Inició su actuación deportiva en edad escolar y su actividad es particularmente interesante porque participó en la fundación de algunos clubes formados tanto en los centros educativos como asociaciones civiles independientes. Fue uno de los niños que en 1900 fundó el Sport Escolar Mercedarias y uno de los jóvenes que crearon el club Jorge Chávez de Lima. Sobre ello nos dice:

"Mi actuación deportiva data de 1900. Era un colegial y estudiaba en el colegio de Mercedarias: algunos muchachos entusiastas por el fútbol fundaron el club Sport Escolar Mercedarias. Dirigía por aquel entonces el plantel el recordado pedagogo, señor don Ramón Espinoza. Y se jugaba en los potreros de la Quinta Rivera, la que hoy es la Plazuela de Mercedarias". (Sports: deportes y deportistas 1937:3)

Acerca de la fundación del Jorge Chávez de Lima nos dice221:

"La idea de fundar el club -declara- nació casi simultáneamente con la muerte del glorioso piloto. Fue el 1º de octubre de 1910, ocho días después de la tragedia de Domodossola que los socios del Grau, cambiamos de lema, fundando el Chávez, en una casa del Carmen Alto (Barrios Altos). Designamos como Presidente Honorario al señor Felipe Chávez, hermano del malogrado aviador, quien gentilmente nos proporcionó una foto especial para el estandarte del club". (Sports, deportes y deportistas 1937: 18)

Tréneman nos sirve de ejemplo sobre como el fútbol se convierte en un evento que se manifiesta inicialmente como en una actividad masculina y juvenil que se convirtió en un referente generacional y, con el transcurrir del tiempo lo mantienen en su vida hasta alcanzar la vida adulta -como jugador y/o público-. El fútbol no se convirtió en una diversión efímera de pocos años, sino en una actividad cuya duración pudo ser transmitida a las generaciones venideras, hecho que lo convierte en un valor cultural heredado socialmente. Las nuevas generaciones mantienen la práctica del fútbol y la mantiene como una tradición que reproducen hasta nuestros días222.

Durante el 900, las nuevas generaciones estaban representadas en los jóvenes de clases medias y populares. Gracias a ellas, los valores del fútbol que heredaron, fueron cambiando progresivamente gracias a dos elementos que aportaron aquellos grupos: el concepto de competencia y la reformulación de la idea del honor puesta a prueba en el enfrentamiento deportivo.

El honor era un factor que estaba presente en la práctica del fútbol de todos los grupos sociales, pero el valor que le asignaba era lo que distinguía a un grupo de otro. Durante los partidos de la elite, se ponía en juego cuando se cursaba la invitación a jugar un encuentro, ello implicaba necesariamente aceptar jugarlo, ya que sólo en el caso de no hacerlo el honor quedaba seriamente afectado. Mientras se realiza el partido, es cuando se pone a prueba en el cumplimiento de las reglas pero no esta en juego según el resultado. En ello radica la principal diferencia con el papel que cumplía entre los otros sectores sociales. En ambos casos la figura se invierte respecto a la función que cumplía entre las elites. Para clases medias y populares, se veía afectado y se ponía en íntima relación con el resultado del juego y no se relaciona con aceptar participar en él. Cómo se produjo ello, cuando se empieza a desarrollar el que, a nuestro juicio, sea el principal aporte de las clases medias al fútbol: la idea de competencia.

La idea de competencia es un valor intrínseco de los deportes, pero en el contexto de desarrollo del fútbol su importancia radica en privilegiar la búsqueda de la victoria durante un "match" deportivo, y establece la prioridad del triunfo sobre la participación en el juego. Esta idea se vio fortalecida cuando el concepto de victoria empieza a adquirir forma física con la entrega de premios (medallas, diplomas, trofeos, etc.) a los vencedores de los partidos223, empiezan a realizarse los campeonatos de forma regular y a generalizarse la idea de éxito. De éste modo, el honor puesto a prueba durante los partidos adquirió el nuevo rostro que mencionamos: tuvo correlato directo con el triunfo o la derrota224

En los partidos, los clubes buscan la victoria a toda costa, con apoyo del publico, que arremete a los rivales, en algunos casos inventan resultados, se retiran de competencias cuando van perdiendo y se jactan de sus victorias. La victoria fortalece el honor y crea reconocimiento que se convierte en el nuevo trasfondo del fútbol. Para las clases medias, el reconocimiento crea prestigio, prestigio que legitima a un sector que carece de símbolos visibles de identidad pero que en las primeras décadas del XX está en creciente emergencia225

Entre los sectores populares el reconocimiento no estaba sustentado por una idea de ascenso social, por el contrario, al mostrarse incapaces de atravesar una experiencia de ascenso, asociaron la idea de reconocimiento y autonomía. El ser reconocido a través de triunfos deportivos resultaba por un lado, una forma de sobresalir entre iguales (frente a los otros clubes de clases populares) y, por otro lado, una forma de victoria 'simbólica' frente a otros grupos sociales, más privilegiados. La autonomía fortalece la idea de diferencia en los sectores populares afirmando sus valores y costumbres.

Para resumir, la práctica del fútbol fue una experiencia generacional que se reproduce como una tradición transmitida socialmente, que, durante su proceso de difusión, se establece y fortalece a partir de la transformación de la idea de honra y la introducción de la idea de competencia. La combinación de éstos factores crea adhesiones alrededor de los clubes de fútbol. El desarrollo de éste factor resulta de gran importancia para comprender la pasión que despierta el fútbol.

3.3 Las primeras adhesiones: ingleses vs. peruanos.

Todos los sectores sociales encontraron en el fútbol un medio de crear valores funcionales a sus propias necesidades. Pero, aunque convivieron entre sí, en el fútbol del 900, los más influyentes eran los valores de la elite. El "fair play" era la representación de los valores entre ingleses y los jóvenes de la elite. Es comprensible que rápidamente los peruanos pusieran a prueba su capacidad frente a los ingleses, de quienes habían aprendido a jugar al fútbol, a quienes consideraban sus maestros. Por esta razón es fácil entender que las primeras adhesiones se manifestaran alrededor de los partidos que enfrentasen a clubes de jugadores peruanos e ingleses.

Las adhesiones se manifestaron como rivalidades y se expresaron en dos encuentros. El primero y más importante, tuvo como actores a los clubes Lima Cricket -de inmigrantes ingleses- y el Unión Cricket -de limeños-. El segundo, entre equipos limeños ó chalacos contra marineros ingleses de paso por el puerto del Callao.

3.3.1 Lima Cricket vs. Unión Cricket: 

El Lima Cricket fue fundado aproximadamente en 1865 por trabajadores de la Casa Duncan Fox y agrupó a la comunidad inglesa residente en nuestro país dedicándose a la práctica de cricket y tenis226. La Guerra del Pacífico suspendió sus actividades las cuales resurgen hacia 1887 cuando este club organizó un campeonato atlético comprendido por carreras atléticas y partidos de cricket227. Pero no es claro cuando empiezan a practicar fútbol. Cronistas como José Gálvez indican que aprendieron a jugarlo observando a los ingleses practicarlo en su campo de Santa Sofía. Ello sugiere que el Lima Cricket hacía una práctica más ó menos frecuente del fútbol, aunque no se encuentran registros sobre dichos encuentros. Más probable resulte que los partidos hallan tenido carácter interno. 

Por su parte el Unión Cricket fue fundado en febrero de 1893, contando como presidente a Carlos Baella. Originalmente dedicados al cricket y en 1894 empiezan a practicar fútbol. Al año siguiente realizan sus primeros partidos precisamente contra Lima Cricket venciendo el equipo inglés por 0-1. Ambos clubes eran los únicos que lo practicaban, y realizaron varios partidos hasta fines de la década. Un segundo encuentro se realizó en diciembre de 1897, y concluyó con una nueva victoria del equipo inglés por 3 a 1. A diferencia de ocasiones anteriores, hubo una 'nutrida asistencia' y la prensa publicó crónicas sobre el 'match'228.

El primer triunfo del Unión Cricket ocurrió la tarde del 29 de julio de 1899 por 2-0 y fue recibido con grandes muestras de júbilo, los socios del Unión celebraron el triunfo con una fiesta campestre229.

La importancia que adquirió este 'match' llevó a incorporarlo en los programas de celebraciones de Fiestas Patrias en algunas ocasiones. La rivalidad era creciente, y motivó partidos continuos para definir al vencedor porque ya ambos equipos eran considerados los mejores clubes de fútbol de la ciudad. En 1902, se enfrentaron en tres ocasiones consecutivas. En el primer partido venció Lima Cricket 1-0, en el segundo venció Unión Cricket 1-0, en el tercero venció el Lima Cricket 1-0, considerado el vencedor y declarado el mejor de los dos230. Al año siguiente ocurrió algo similar, se llevó a cabo un tercer partido tras dos empates, que nuevamente venció el Lima Cricket por 1-0231.

En 1904 se jugaron dos partidos más, que resultan una muy buen forma de medir el interés por los enfrentamientos entre ambos clubes y por el fútbol en general. El primero encuentro, incluido por la Municipalidad de Lima en el programa de celebraciones de Fiestas Patrias, se realizó en el campo de Santa Beatriz y puso en disputa una copa de plata232. El partido concluyó con empate a uno y se dice que: "resultó uno de los más interesantes de los que hasta ahora se han visto por aquí, no sólo por la pericia demostrada por ambos elevens, sino por el hecho de quedar tablas después de dos innings" (El Comercio 31 - 7- 1903). Este empate hizo necesario jugar otro partido más para definir la propiedad del trofeo. La expectativa generada era muy grande porque: 

"el público todo espera impacientemente que a la mayor brevedad posible se efectúe el match decisivo (...) la opinión de los aficionados esta sumamente dividida y por lo tanto no es posible predecir con seguridad que club se llevará la auténtica Copa de Plata obsequiada por la Municipalidad. (El Comercio 31 - 7- 1903). 

Dos semanas después, se realizó el partido en el campo de Santa Beatriz que fue seguido por el público con mucho interés y "la respiración contenida". Finalmente, Lima Cricket venció 1-0 y, al final del partido, el público "prorrumpió en aplausos" y los jugadores de ambos equipos lanzaron vivas mutuas por el Perú e Inglaterra233. Esta actitud dice mucho de la forma de la rivalidad de ambos equipos. Entre ambos predominaba el espíritu del 'fair play' acorde a la conducta y razón burguesa que mencionamos con anterioridad. Como señalamos primero, el fútbol asemejaba un desafío sobre el oponente pero lo más importante no consistía en el triunfo, sino poner en disputa el honor de cada club la cual se zanjaba aceptando el desafío del otro y a llevar a cabo el partido aceptando cumplir las reglas; de esta manera, el honor no se veía dañado por la derrota. El honor se convertía en una suerte de código de conducta en los eventos deportivos, conducirse de esta manera era lo adecuado para un 'sportman', nombre que recibían los deportistas de la elite limeña.

Con éstos valores se siguieron realizando los siguientes partidos. En 1905 se jugaron tres partidos que en todos los casos concluyeron en empate. El primero el 27 de junio frente a gran interés del público, con una "numerosa concurrencia de 800 personas" (El Comercio 29 - 6 - 1905). El segundo se realizó el 9 de julio en el campo de Santa Beatriz y el tercero el 12 de agosto en el mismo terreno, también frente a gran concurrencia234.

Los encuentros se repitieron en 1906 (dos) y en 1907 (tres)235. Este año se muestra particularmente importante porque en él Unión Cricket obtuvo dos victorias que fueron ruidosamente festejadas. En el primero (del 11 de junio) lo califican como: 

"...triunfo glorioso (que) ha sido algo que enorgullece al espíritu peruano: algo que quedará grabado en la memoria de los aficionados a presenciar el match de football entre sus favoritos y el formidable eleven del Lima Cricket and Foot Ball Club...". (El Comercio 11 - 6 - 1907)

Noticias del encuentro agregan que tras el primer gol del Unión la "ovación fue espléndida", y tras el segundo hubo "una ovación delirante"; esta victoria tiene importancia porque fue considerado un "triunfo glorioso obtenido a raíz de una situación desventajosa en el primer half, contra un club reconocido como superior" (El Comercio 11 - 6 - 1907). Un nuevo triunfo de Unión Cricket en un partido realizado durante Fiestas Patrias, fortalece la idea del párrafo anterior: 

"...nada más halagador para el patriotismo peruano que los resultados tan satisfactorios obtenidos por el Unión Cricket ... y digo halagador porque vemos con orgullo que ya podemos medir nuestras fuerzas de igual a igual con los teams ingleses que desde hacía mucho tiempo venía ganando la clásica copa en el aniversario de la Independencia. Nada más halagador que en este festivo día hagamos dado muestras inequívocas de haber aprendido el varonil juego del football y que después de una lucha gigantesca hagamos conseguido la victoria tan deseada de obtener la copa para orgullo y aliento de los clubs peruanos...". (El Comercio 1 - 8 - 1908)

Sin embargo, estas victorias serían temporales. Lima Cricket vencería por 3-1 y 4-1 en 1908 y 2-0 en 1909236

Estos eventos nos muestran el otro rostro de los enfrentamientos entre ambos equipos. El club peruano (U. Cricket) asumía una relación de inferioridad frente al club inglés (L. Cricket) quienes eran considerados los maestros. Las derrotas resultaban usuales frente a este equipo y confirmaban que éramos inferiores, pero cuando los triunfos llegaban estos eran establecidos como situaciones excepcionales que fortalecían la adhesión nacional.

Los enfrentamientos entre Lima Cricket y Unión Cricket nos han mostrado como la rivalidad entre clubes de elite se fue nutriendo de valores aportados por otros sectores sociales. Este es el caso específico de la idea de competencia y búsqueda del triunfo, aunque sin desplazar la idea que el honor esta desligado de la victoria o derrota. Los triunfos del Unión Cricket no transmiten una idea de superioridad sobre el club inglés, sino de igualdad con ellos, el honor no se pone en juego, el mejor ejemplo es que al concluir los 'matchs' los jugadores de ambos clubes hacen saludos y lanzan sus vivas mutuas.

Pero la emergencia de las clases medias y los sectores populares en éste juego, transfiguró este panorama. Al inicio de los años 10', el interés por estos partidos decayó. Unión Cricket desapareció en 1913 y Lima Cricket dejó de practicar fútbol hacia 1916. En ésta época se empezó a expresar otro tipo de rivalidades: entre ciudades, en especial entre Lima y Callao, ya presente en la década anterior, pero aun sin la importancia que adquirió después.

3.3.2 Marineros Británicos vs. Peruanos:

La rivalidad peruanos-ingleses se manifestó en los encuentros entre clubes ó equipos limeños y chalacos, contra los equipos de los buques británicos (comerciales o militares) de paso por el puerto del Callao, aunque sin la importancia del anterior. En 1895 se había realizado el primer partido de este tipo, frente al buque 'Leander'. De un siguiente partido se informa cuatro años después, en 1899, un equipo combinado de los clubes Lima Cricket y Unión Cricket enfrentó al equipo del buque de guerra 'Amphion' que los venció por 6-0. Meses después, el 13 de julio, Unión Cricket enfrenta nuevamente al equipo del buque inglés 'Leander'237, que volvería a jugar con un combinado de los clubes Lima y Unión Cricket al año siguiente que concluyó en empate238.

Otros equipos de buques que jugaron con equipos limeños fueron el 'Conway Castle', el 'Cape Wrath', el buque de guerra 'Phaston', el 'Blue Bell', el buque de guerra 'Warspite', 'Gratow', 'Bonaventura', 'Montak', 'Faraday', 'California', 'Flora', buque escuela 'Herzeugin' (alemán) y 'Orita'239. Los partidos que pactaban, eran con equipos como Lima Cricket, Unión Cricket y Association F.B.C. de Lima, Libertad, Independencia y San Martín del Callao. 

La importancia de estos encuentros estuvo entre los primeros años del siglo XX, ¿la razón?. La escasa cantidad de clubes existentes obligaba a pactar encuentros con estos equipos para mantenerse en actividad. En la medida que se fundaron mayor número de clubes, la frecuencia e importancia de estos 'matches' disminuye, aunque no desaparece. Pero empiezan a diversificarse cuando se pactan encuentros no sólo con equipos de marinos ingleses, sino además con equipos de barcos de otras nacionalidades240. Los partidos se acordaban coincidiendo con los periodos de descarga y carga de los navíos y, algunos buques que regresaban con relativa frecuencia, pactaban encuentros con los equipos locales. Para algunos clubes, este tipo de disputas, representaban cuestiones de status, ya que en la medida que el concepto de competitividad se expandía, y se mantenían los criterios culturales de la época, se advirtió como una cuestión de mayor prestigio desafiar a estos equipos, respecto de clubes locales. Porque al ser ingleses, se consideraba que sería mejor rival que un club de limeños o chalacos, tanto por razones competitivas como culturales.

__________________________________

204Para establecer con mayor precisión el proceso de desarrollo, debemos tener sumo cuidado en evitar caer en reducciones fáciles y en visiones episódicas. Por ello, hay que tomar en cuenta los fenómenos sociales que el fútbol creó, es decir, observar cuales fueron los factores internos para lograr una explicación más amplia y completa de su proceso de difusión y de su rápida adaptación. En este capítulo prestamos atención a los elementos construidos por el fútbol: sus valores.

205García Ferrando 1990: 31.

206García Ferrando 1990: 39 - 43. Tomado de Alan Guttman. 'From ritual to record: the nature of modern games'. Columbia University Press. New York. 1978.

207Mandell 1986; 141 - 159.

208La llamada 'primera oleada' de la difusión del fútbol corresponde a la expansión que tuvo hacia Europa y América durante el último tercio del siglo XIX e inicios del siglo XX, favorecido por el apogeo del imperio colonial inglés y su máxima expansión comercial. La 'segunda oleada' tuvo lugar tras la Segunda Guerra Mundial en Asia y, especialmente en África durante los conflictos armados de la Guerra Fría, la descomposición de los imperios coloniales y la creación de repúblicas independientes. La 'tercera oleada' tuvo como objetivo Japón y Estados Unidos y se produjo durante las décadas de los 70' y 80', respaldada en la expansión comercial de la F.I.F.A. y el impacto del juego a través de los medios de comunicación. Walvin 1995.

209Para este punto, tomaremos como referencia los estudios que Julio David Frydenberg hizo para el mismo periodo en Buenos Aires. Frydenberg 1996 y 1998.

210Es necesario indicar que 1896 se volvieron a organizar los Juegos Olímpicos que se desarrollaron en la Grecia antigua. El escenario fue Atenas y fue el resultado de los esfuerzos del su promotor el barón Pierre de Coubertín.

211Frydenberg 1998.

212Gálvez 1966. Hay que señalar que existió -y existe- una grave insuficiencia de terrenos para practicar fútbol. En muchos casos se tenía que improvisar uno que tuviese alguna de las características señaladas. También habría que resaltar que no existía un sistema destinado a formar y capacitar al arbitraje, y recién se formalizaría a finales de los años 40' con la llegada de árbitros extranjeros.

213Acerca de la aplicación del reglamento y la formación de valores en el fútbol argentino, Frydenberg 1997.

214En éste punto se aprecia diferencias a los casos argentino o brasileño, en que clubes tomaban nombres de figuras o eventos religiosos: San Lorenzo de Almagro o San Caetano respectivamente.

215Un estudio para el caso argentino en Frydenberg 1996.

216Sin embargo hay que indicar que la mayoría de clubes deportivos tuvieron una vida efímera, lo que habla de una deficiente actividad de sus socios y su poca capacidad asociativa. Que varios de estos clubes de socios-jugadores probablemente sólo tenían 11 socios que eran los mismos que salían jugar. Deustua, Stein y Stokes 1986, Stein 1987, Sports 1937.

217Forment 1998: 3 y ss. 

218Deustua, Stein y Stokes 1986: 122 y ss., Deustua 1981 (I y II).

219Acerca de la capacidad de las clases populares de crear sus propias prácticas y discursos, al margen de las prácticas y discursos oficiales, nos apoyamos en los estudios de Burke 1991 y Thompson 1979. Ambos estudios nos orientan en marcar distancias entre las perspectivas que asocian los valores del fútbol como simples consecuencias de los mecanismos de control social (como Deustua, Stein y Stokes 1982, Deustua 1981 a y b y Stein 1987). También para evitar concebirlas como la mera reproducción de prácticas culturales heredadas desde los inicios de la civilización humana -como Elías 1986 y Morris 1982-. Ambos autores asumen que el fútbol son rezagos de formas rituales creadas por el hombre primitivo. El primero de la guerra y el segundo de la caza.

220Habría que agregar que el juego en sí mismo es una práctica que favorece las relaciones democráticas, al establecer la actuación de dos equipos al amparo de reglamentos aplicables por igual a los dos, colocándolos en situación de igualdad.

221El club también era conocido como Jorge Chávez Nº 1, para diferenciarlo de un club de El Callao con el mismo nombre, Jorge Chávez Nº 2.

222Hobsbawn y Ranger 1983. Ayudan a comprender la forma en que el fútbol se pueda convertir en una tradición, en inventar una tradición desde él (p.e el caso de Alianza Lima), y crear mecanismos para transmitir este valor entre diversos grupos sociales y entre generaciones.

223Ver, Morris 1982 y Verdú 1980.

224Para el caso de Buenos Aires, ver Frydenberg 1998 que ha servido para explicar algunas de estas ideas.

225Sobre las clases medias poco diferenciadas y pobres, Parker 1995. Sobre la necesidad de reconocimiento, el caso de Alianza Lima en el capítulo anterior.

226Gameros 1998: 3.

227Gálvez 1966: 261.

228El sorpresivo interés del público, que incluso asistió a los entrenamientos, pagó la suma de 20 centavos por entrada, siendo aquella ocasión la primera que se cobró dinero para ingresar a un espectáculo deportivo. Miró 1998: 14; Grados 1939: 190.

229El Unión Cricket presentó el siguiente equipo: Pablo Ramírez, F. Varela, Celso Ríos, Alfredo Benavides Canseco (capitán), Fernando Cáceres, Julio Tenaud, Luis Otero, Benjamín Otero, Manuel Pope y Carlos Palacios. Lima Cricket presentó a: M. Biggs, Mason (capitán), Readher, Cooper, Séller, Mine, C. Pescod, H. Pescod, Broker, T. Smith y J. Conde. Grados 1939: 190.

230El Comercio, 14-7-1902, 22-7-1902, 4-8-1902.

231El Comercio, 8-6-1903, 31-7-1903, 16-8-1903.

232El Comercio, 28-7-1903.

233El Comercio, 16-8-1903.

234El Comercio, 29-6-1905, 7-7-1905, 12-8-1905.

235El Comercio, 27-7-1906 y 14-8-1906, 11-6-1907, 27-7-1907 y 27-8-1907.

236El Comercio, 15-7-1908, 1-8-1908, 16-6-1909.

237Basadre 1983: 298, Gálvez 1966: 221.

238El Comercio, 2-9-1900.

239Los principales partidos que protagonizaron los equipos de navíos extranjeros, principalmente británicos, fueron los siguientes (datos extraídos del diario EL Comercio). 
En 1900, 26-8, Libertad-Conway Castle 2-0; 18-10, Independencia-Cape Wruth en Mar Brava. 
En 1901, 7-6, Football Lima-Phaston, a beneficio de institución 'Auxiliadora de la Infancia'; 28-6, Libertad-Phoeston en Mar Brava; 9-11, Libertad- Blue Bell -que jugó algunos encuentros más de los que no tenemos registros-. 
En 1902, 23-1, jugadores limeños -Warspite, empate en terreno de Santa Sofía. 
En 1903, 3-10, combinado Lima Cricket-Unión Cricket-Amphion. 
En 1904, 23-2, combinado Lima Cricket y Unión Cricket vs. Gratow; 2-3, jugadores limeños-Bonaventura; 28-3, jugadores limeños-buque Montak; 5-6, Unión Cricket-Montak; 29-11, San Martín 3 -equipo de pilotines de diversos buques 1. 
En 1905, 17-6, U. Cricket-pilotines de diversos buques. 
En 1906, 6-4, U.Cricket-Faraday. 
En 1907, 23-5 y 30-5, U.Cricket-pilotines; 7-6, jóvenes de El Callao-marinos; 15-6, U.Cricket-Pilotines; 27-7, U.Cricket (2º equipo)-pilotines, 1-8 y 5-8, U.Cricket (2º equipo)-pilotines. 
En 1908, 21-12, National Foot Ball Club-California. 
En 1909, Atlético Callao-pilotines; 18-5, marinos del Almirante Grau-Flora. 
En 1910, 11-1, Libertad-marinos de buque mercante; 4-7, Libertad-Way Castle y Glenessin; Instituto Lima-buque escuela Herzeughin Sophire Charlotte. 
En 1911, L.Cricket-Orita. 
En 1912, Association-Orita, 2-8-1912, 17-8-1912.

240Como el buque escuela alemán Herzeughin Sophire Charlotte o el argentino 'Sarmiento'. El Comercio 4-7-1910, 17-5-1912.

 



Contenido Relación por área Relación por autor