La difusión del fútbol en Lima. Álvarez Escalona, Gerardo Tomas


 

ESPECTÁCULO Y AUTOGOBIERNO DEL FÚTBOL

 

Habiendo visto los valores y conductas construidas en el fútbol, el paso final para explicar el proceso de difusión del fútbol es hacer referencia a dos aspectos. Primero, observar como el fútbol se transforma de un juego ocasional a una actividad que adquiere los elementos iniciales de espectáculo de masas. En segundo lugar, como las instituciones del fútbol consideran necesario crear formas de autogobierno para poder organizar, reglamentar y controlar el desarrollo del fútbol con lo que pondremos punto final a este trabajo.

4.1 El fútbol adquiere elementos de espectáculo de masas.

Aunque estaba muy lejos de lo que es en la actualidad, el fútbol empezó a adquirir características iniciales de espectáculo de masas, cuando se manifiestan de manera incipiente tres elementos. La aparición de los campos deportivos, el surgimiento del público aficionado a espectar el fútbol y la organización de los primeros torneos y competencias de fútbol.

4.1.1 Los campos deportivos.
Inicialmente la práctica del fútbol no era realizada en terrenos destinados a la práctica de los deportes. Los primeros clubes tomaron como terreno de juego cualquier área de amplias dimensiones que tenga una superficie sin desniveles pronunciados. Frente a la necesidad de campos deportivos para el creciente número de aficionados, los clubes y las autoridades crearon condiciones para la construcción y / o adaptación de áreas desocupadas como terrenos deportivos. Los clubes que contaban con campos propios eran una absoluta minoría.

El primer campo deportivo de Lima fue Santa Sofía inaugurado en 1888. Era propiedad del Lima Cricket y se encontraba ubicado en la Alameda Grau -hoy Avenida Grau, en el lugar que ocupa el Hospital Obrero en la actualidad-. Era un terreno de dimensiones amplias (desconocemos si tenía el tamaño reglamentario), también utilizado para practicar otros deportes con balón como el cricket. Pero su carácter privado fue una barrera y un obstáculo para atender a los aficionados a los diversos deportes -los llamados 'sportsmans'-. Frente a este problema, en 1896 la directiva del Unión Cricket, solicitó a Pedro de Osma, secretario del Consejo Municipal de Lima y familiar de los socios Mariano y Juan de Osma y Pardo, realice gestiones para conseguir la donación de un terreno para las prácticas deportivas del club. 

Las gestiones tuvieron éxito y la Municipalidad otorgó el campo241, el que tomó por nombre "Santa Beatriz" por la hacienda que anteriormente ocupó ese lugar. Estuvo ubicado en la zona posterior de los Jardines del Palacio de la Exposición -hoy, Plaza de la Cultura-. Esta zona se encontraba fuera del espacio urbano (que terminaba a espaldas del actual Paseo Colón) y el campo de fútbol era parte de un ambiente mucho mayor dedicada exclusivamente a deportes y diversiones modernas. Contaba con una hipódromo para las carreras de caballos, una velódromo para el ciclismo, y pocos años después tuvo terrenos para practicar tenis.

El campo de Santa Beatriz fue el principal terreno deportivo de la ciudad. Sirvió para practicar deportes con balón (fútbol, rugby, tenis), en un área ubicada actualmente entre la Avenida 28 de Julio y el Estadio Nacional242. El campo se inauguró el 18 de julio de 1897 y un año después recibió una serie de mejoras (construcción de un tabladillo, una tribuna para el público, resembrado del pasto, etc.) para mejorar las instalaciones para comodidad tanto de los espectadores como de los deportistas243. Era un terreno que contaba con zonas para las bancas -que se encontraban techados-, ocupados por el público que pagaba entradas de mayor precio, un pequeño palco para autoridades, y en los contornos del terreno se ubicaban los espectadores que pagaban las entradas más baratas. El campo estaba cubierto de césped, pero las crónicas mencionan que no recibía el adecuado cuidado y mantenimiento. Otro inconveniente era la cercanía del público de los jugadores facilitaba las interrupciones e invasiones del terreno.

Con el cambio de siglo y la aparición de nuevas instituciones fue necesario contar con un mayor número de campos deportivos donde practicar. Se habilitó el llamado 'Recreo Grau' ubicado en la Alameda de la Plaza de Acho, y -a fines de esa década- la propia Plaza de Acho fue utilizada para campeonatos escolares de fútbol. También se hizo uso del campo de la Escuela de Artes y Oficios y se habilitó un terreno ubicado en la Portada de la Guía en el barrio de Abajo el Puente -Rímac-.

En el Callao también hubo campos de juego. El primero era el Recreo Chalaco, que pertenece al Atlético Pardo. El segundo era la pampa de Mar Brava. Este era un amplio terreno (ubicado en la zona que ocupa actualmente el estadio "Telmo Carbajo") fuera de la ciudad, usado para diversas actividades, deportes como el fútbol, cricket y baseball ó área de prácticas para el ejército y los clubes de tiro. Antes de concluir la década, se habilita un nuevo terreno en la zona de Chucuito.

En los alrededores de Lima se solía recurrir a terrenos de uso diverso. En Chorrillos se utilizaron dos campos, el terreno del Chalet cerca a la Estación del Ferrocarril y, la explanada de la Escuela Militar de Chorrillos, utilizada por el equipo de la Escuela. En Magdalena, hacia fines de la década se empezó a utilizar un terreno ubicado en la Avenida de la Magdalena.

4.1.2 El público.
Un elemento importante para entender la transformación del fútbol en espectáculo es la formación del público espectador. Inicialmente, en los partidos de los 1890's, la asistencia se reducía a miembros de la comunidad británica y de las elites limeñas y chalacas, o incluso, sólo a algunos familiares. Los partidos asemejaban una reunión de sociedad, resaltando la asistencia de tal o cual familia o determinados personajes. Pero con el cambio de siglo, y a lo largo de la primera década, lenta y progresivamente la composición social de los asistentes fue cambiando, incorporándose jóvenes universitarios y miembros de los sectores populares. Pese a ello, para las elites la asistencia a un partido de fútbol aun no perdía su carácter de evento social. También en este periodo, la asistencia de mujeres era usual.

Acerca del número, la asistencia variaba de un encuentro a otro, según la importancia de los equipos, de la fecha de realización o del torneo que se disputaba. Desgraciadamente no contamos con suficiente información que permita mostrar una evolución más precisa de los montos de asistencia y de la composición social, pero según las informaciones disponibles podemos decir que un partido importante (p.e. Lima Cricket - Unión Cricket) podía llevar alrededor de mil personas. 

El progresivo cambio en la composición social de los asistentes incidió directamente sobre la formación del espectáculo haciéndose más amplia y diversa. Por ésta razón es interesante poner énfasis en las descripciones sobre su conducta durante los partidos. Inicialmente muestran interés y la atención en el juego, lo cual queda reflejado en un partido entre Lima Cricket y Unión Cricket, en que el público:

"seguían con interés y entusiasmo creciente las peripecias de la lucha sportiva que peruanos e ingleses sostenían" (que) "si el entusiasmo de los jugadores de ambos bandos fue grande durante todo el match, más grande fue el del público. Las mil personas ahí presentes seguían las incidencias del football con creciente interés y en un estado de tensión nerviosa que los hacía prorrumpir en aplausos y aclamaciones entusiastas cuando uno de los jugadores ejecutaba algún lance decisivo o de mérito...". (El Comercio 5 - 5 -1903)

Podríamos complementar esta imagen con un encuentro entre ambos equipos pocas semanas después, de la cual decían que la concurrencia seguía el juego con interés y "con la respiración contenida" y al concluir el partido, el público "prorrumpió en aplausos" y los jugadores se lanzan vivas mutuamente por Perú e Inglaterra244.

Durante un partido entre un equipo formado por jugadores limeños contra marinos de buque Amphion, tras anotar los peruanos el primer gol "todos los concurrentes que presenciaron la partida, inclusive los marineros ingleses que allí habían rompieron en sonoro aplauso para el fondo vencedor". (El Comercio 4 - 2 - 1904) Al concluir el partido, "los marineros del Amphton lanzaron tres sonoros 'hurras' por sus vencedores, que a su vez, correspondieron de igual manera"245.

Sin embargo, todo no era armonía. Los campos deportivos tenían serias incomodidades. En realidad eran pampas o terrenos sin ningún tipo de acondicionamiento. Carecían de tribunas, y los asistentes se agrupaba alrededor de la cancha y no habían separación entre público y jugadores, siendo ello una de las causas frecuentes de las invasiones del terreno, interrumpiendo el juego246. La excepción era Santa Beatriz, pero las bancas disponibles habitualmente eran insuficientes. Además eran destinadas a las entradas más caras y quienes pagaban las entradas más baratas se acomodaban alrededor del campo de juego.

Pero los problemas que existían por las deficiencias infraestructurales en los campos deportivos no eran los más graves. El creciente nivel competitivo, alejado del original 'fair play' creaba diversos rozamientos. Durante la final del Campeonato Ínter escolar de 1903, entre la Escuela Técnica de Comercio y el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe, ganaba la Escuela por 1-0 y el Guadalupe anotó un gol, empatando el partido. Pero esta anotación fue anulada por fuera de juego motivando los reclamos de los guadalupanos quienes extienden sus quejas por largo tiempo haciéndose imposible continuar con el partido cuando empezó a oscurecer. Sin embargo, uno de los organizadores, el Sr. Aramburu profirió unas palabras a los jugadores logrando calmar los ánimos. Finalmente los estudiantes lanzan vivas al Perú y a los organizadores y lo continuaron haciendo cuando acompañaban al Sr. Aramburu a guardar la Copa por las calles de Lima247.

Pero la influencia del ideal de competencia, el deseo de ganar no sólo afectaba a los jugadores, también se desarrolló entre el público. Durante un partido entre Lima Cricket y Unión Cricket, se resalta la buena actuación de los equipos, y señalan 

"... satisfechos deben haber quedado ambos clubes del desafío de ayer, y esta satisfacción sería mayor sino estuviese atenuada por las manifestaciones hostiles, incultas y que avergüenzan, que hizo contra los del Lima (Cricket) cierta gente del pueblo en el transcurso del juego". "Esta además de ser descortés, revela un espíritu mezquino, tanto más cuanto que esas manifestaciones eran hechas a caballeros extranjeros a quienes debemos respetar en todo caso (...) en cambio los elevens de ambos clubs, una vez concluido el interesante match que nos ocupa, prorrumpieron en vivas mutuos, tanto para victoriosos como para vencidos...". (El Comercio 2 - 8 - 1902)

Estos incidentes al parecer no eran aislados. Lo demuestran las solicitudes a la policía para reforzar la seguridad. En 1905, durante el encuentro entre Lima Cricket y Unión Cricket a beneficio de la Sociedad Auxiliadora de la Infancia, se reconoce el acierto de los organizadores y del Intendente por enviar "fuerza competente de policía para cuidar el orden", y consideran que "era una medida que se imponía". (El Comercio 2 - 8 - 1905) En ocasiones, el trabajo de la Policía era una necesidad. Durante una programación doble en que participaban los dos equipos del Unión Cricket, el segundo frente al Leoncio Prado y el primero frente al Cable Central Athletic Club, el cronista señala: 

"...debo dejar constancia de la mala impresión que ha dejado entre la gente sensata, la conducta de cierta parte del pueblo, en especial de los muchachos, al hacer manifestaciones hostiles que redundan en contra del club Unión Cricket, y el agradecer al señor Intendente el haber enviado al terreno a fuerzas de policía pues debido a la energía del señor teniente encargado del piquete se pudo evitar un contratiempo...". (El Comercio 23 - 8 - 1907)

Estas 'manifestaciones hostiles' se irían haciendo frecuentes y se manifiestan como una falta contra la moral burguesa que imponía rectitud y control en las acciones y emociones del hombre248. Frente a ello, y siendo 'el pueblo' el responsable de estos actos, se hacía urgente tomar medidas. La presencia de la policía era una de ellas. La otra, aumentar el costo de las entradas para evitar la presencia de los supuestos responsables: 'el pueblo', incapaz de poder pagarlos249.

Pero pese a la asistencia de la Policía, los contratiempos sucedieron, tanto en el campo de juego como en las tribunas. En el Callao, un partido entre Atlético Chalaco y Association F.B.C. no llegó a concluir. El equipo porteño anotó un gol en posición dudosa que suscitó una 'acalorada discusión', la cual "degeneró en una reyerta a puño limpio resultando ambos (equipos con) lesionados". (El Comercio 4 - 8 - 1908) El árbitro validó el gol y venció Chalaco. Frente a ello, el cronista reclama la necesidad de contar con un mayor contingente policial para seguridad de los partidos y para "evitar escenas desagradables que se desarrollan, casi generalmente, a la terminación de los juegos sportivos". (El Comercio 4 - 8 - 1908) Estos incidentes, al parecer, no eran aislados, pero no deben ser magnificados. Ellos muestran que el fútbol al ser originalmente una práctica de inmigrantes británicos y un espectáculo de elite, estuvo fundamentado en sus valores, la 'mentalidad oligárquica': la caballerosidad, el honor, el racismo entre otros250

En el fútbol poco a poco se van manifestando nuevos valores, distintos y alejados de la sensibilidad de éste grupo social (insultos, hostilizaciones, pugilatos, etc.). Una lectura desde la perspectiva de la elite de estos hechos puede explicarlos como incidentes. Pero desde los sectores populares pueden considerarse como formas legítimas de expresión. Por otro lado, valdría agregar que los sucesos a que hacen referencia las crónicas estaban lejos de la magnitud de los que se suscitaron durante la segunda mitad de los años 10' e inicios de los 20'.

4.1.3 Los campeonatos.

Llegado a este punto, el fútbol había formado un público ávido de espectar los mejores encuentros y que encuentra mayor interés en la medida que el criterio de competencia, representativo de las clases medias, ingresa al fútbol y obtuvo más acogida que el 'fair play', el cual lentamente se restringe a marcos oficiales. Por otro lado y, como consecuencia de ello, el criterio de honor empieza a cambiar y empieza a depender del marco competitivo. El honor se ponía en juego y se fortalecía con los triunfos y se debilitaba con las derrotas, éstas últimas manifestando humillación y vergüenza del victorioso251.

En este sentido, la organización de torneos sirvió para fortalecer estos valores. Pero además empezó a adquirir un fin más utilitario, más allá del estrictamente competitivo. Se convirtió en el medio favorito para recaudar recursos.

Los clubes eran instituciones que sobrevivían de varias formas. En primer lugar, de las aportaciones de los socios. Pero estos ingresos generalmente no eran muy regulares y se limitaban al número de miembros. El segundo medio, era los favores de los presidentes y socios honorarios. Este tipo de relaciones era de obvia condición paternalista y finalmente reproducía valores insertos en la sociedad pero en muchos casos, esto le revertía al club, los trofeos, balones, camisetas, un local de reuniones, etc. El tercer medio, era promover actividades extradeportivas como funciones de cine, teatro o fiestas.

En este panorama, organizar campeonatos era la posibilidad más segura de conseguir ingresos: los rubros incluían pago por las inscripciones de los otros equipos, la venta de viandas durante los 'matches' y, principalmente la recaudación de las taquillas.

Como señalamos en otra sección, las primeras competencias fueron los torneos escolares de 1899 y 1900, organizados por la Municipalidad de Lima y, los campeonatos ínter facultades de la Universidad de San Marcos252, quien, además, incluía anualmente algún partido de fútbol en el programa de Fiestas Patrias. Nuevos campeonatos fueron organizados entre 1903 y 1904 por el Municipio de El Callao253. Como vemos los primeros campeonatos tuvieron la iniciativa de los Municipios, más no de los clubes, probablemente por que ellos, en su mayoría eran formado por jóvenes, tuvieran limitado número de socios, insuficientes recursos y, principalmente, sólo vieran en el fútbol, un medio para transcurrir su ocio. Pero los Municipios, probablemente sin quererlo, crearon competitividad entre los clubes, no sólo organizando estos torneos, sino también brindando objetos visibles y externos de victoria, a través de la donación de trofeos, medallas, diplomas, relojes ú otros objetos que se ponían en disputa en los campeonatos254.

Por otro lado, los campeonatos universitarios llevaron mucho interés, pero tenían poca continuidad. Eran organizados con el apoyo de las autoridades de la Universidad. Se realizaron los primeros en 1900 y 1902255, pero estas iniciativas no se repitieron sino hasta 6 años después. Al parecer, la convocatoria deportiva entre los estudiantes resultaba insuficiente (pese a que en estos campeonatos abarcaron otros deportes), lo que explicaría que en los nuevos torneos organizados en 1908 y 1909 se incluyeran a los deportistas (y al equipo de fútbol) de la Escuela de Ingenieros256. El otro motivo, una creciente necesidad de competir, renueva la importancia e interés por ellos. En aquellos torneos también se empieza a identificar los primeras figuras deportivas, como Samanez, Castañeda, Gómez Sánchez, León y Gallagher de la Universidad de San Marcos ó Habich, Tambini ó Elmore de la Escuela de Ingenieros257.

En 1903, Unión Cricket organizó un campeonato de fútbol, pero de manera interna, sólo entre sus socios, con la intención de seleccionar a sus mejores jugadores para formar su primer equipo258. El mismo año, se realiza uno de los primeros torneos promovidos por clubes, entre el José Pardo y el Sport Juvenil que incluyó otros deportes y parece que fue facilitado por el hecho que el Pardo contaba con un local deportivo donde efectuarlo, el Recreo Chalaco259. Aun los clubes, al parecer, eran incapaces de poder convocar mayor número de clubes. Pero pronto cambiarían las cosas.

En 1905, nuevamente Unión Cricket organizó un torneo, pomposamente llamado 'Campeonato Atlético Internacional' por considerar como extranjeros a los miembros de la colonia inglesa: En él se incluyeron diversos deportes, pero sólo un encuentro de fútbol entre el organizador y Lima Cricket260. El éxito motivó que se repita al año siguiente, que también incluyó varios deportes261. Esfuerzos similares corrieron por cuenta del Centro Sport Cosmopolitan pocos meses después262. Estos campeonatos se realizaban durante todo un día donde se programaban los diversos eventos, los que generalmente concluían con un partido de fútbol. Otro de estos campeonatos exitosos lo realizó el club Sportivo Lima del Colegio Lima en 1908263 y el Unión Cricket en 1909264. Todos éstos torneos incluían otros deportes y, generalmente, se realizaban durante pocos días, o incluso durante un único día. A finales de esta primera década del XX, se realizarían dos campeonatos cuyo impacto fue clave en el desarrollo competitivo ya que fueron los primeros campeonatos de fútbol que eran organizados por clubes y ya no por instituciones oficiales.

Entre octubre y diciembre de 1910 se realizó un campeonato entre clubes chalacos. Participaron exclusivamente equipos del vecino puerto: Atlético Chalaco, Libertad, Unión Callao, Leoncio Prado, Atlético Grau Nº 1, Almirante Grau, Bolognesi, Albarracín, Morro de Arica y San Martín. En la final la Chalaco venció a Bolognesi y consiguió el campeonato265.

En noviembre de 1910 se dio inicio el Campeonato Pro - Monumento Jorge Chávez. Es sabido que Chávez había intentado realizar una hazaña aérea, cruzar los Alpes italianos en una avioneta y sufrió un accidente en el intento que le produjo la muerte. La noticia causó gran impacto y consternación y como ofrenda a su memoria y al reto que intento cumplir se sugirió construirle un monumento. Para recaudar el dinero se propuso organizar un campeonato de fútbol y el Unión Cricket recogió la iniciativa y la llevó adelante. Puso en disputa el trofeo que había ganado en el 'match' de Fiestas Patrias266 y contó con la participaron de seis clubes: el organizador, el Unión Callao, Leoncio Prado, Association F.B.C., Jorge Chávez Nº 1 -recientemente fundado, donde actuaba Víctor Tréneman- y Atlético Chalaco. Se realizó en el campo del Unión Cricket, pero en él hubo un aspecto novedoso. Para aumentar la recaudación se elevó el costo habitual de las entradas a 30 centavos, y se ofreció un pase a todos los partidos por 1 sol, lo cual atraería a un mayor número de asistentes267. Este hecho muestra que los ingresos económicos del fútbol podrían ser montos significativos.

El campeonato inició el domingo 20 de noviembre de 1910 y se resalta el gran entusiasmo entre los jugadores y público: 

"...es de esperarse dado los jugadores que tomarán parte en este encuentro y los fines patrióticos a que será destinado el producto de las entradas, que el campo de santa Beatriz se vea concurrido por nuestro público aficionado a este deporte y también para quien cree contribuir por este medio a glorificar debidamente la inmortal hazaña de nuestro compatriota Jorge Chávez". (El Comercio 23 de noviembre de 1910)

En la medida que el torneo avanzó, y mantuvo un gran interés entre la prensa y el público: 

"...con bastante regularidad se viene desarrollando en el campo de Santa Beatriz el gran campeonato de football organizado a beneficio del proyectado monumento al héroe de los Alpes. Hemos efectuado ya algunos marches por demás interesantes, que revelan el grado de desarrollo que el foot ball ha adquirido entre nuestra juventud vigorosa. La concurrencia que asiste a presenciar ese saludable deporte es harto numeroso lo que prueba que su afición va infiltrándose en el alma nacional...". (El Comercio 2 de diciembre de 1909)

El campeonato, sin embargo, no concluyó ese año. El final del año y la llegada de las fiestas navideñas daba paso a la usual inactividad de los meses de verano; ello pospuso la final hasta mediados del año siguiente, que se convirtió en el encuentro inaugural de la temporada. Unión Cricket y Atlético Chalaco se enfrentaron en campo del primero, en Santa Beatriz el jueves 29 de junio de 1911, venció el Chalaco y ello confirmó dos cosas. Primero, que a su rótulo de 'campeón del Callao' y un título más a su salón de trofeos, agregó el calificativo de mejor equipo del país. Por otro lado, que este partido marcó la decadencia del Unión Cricket, que en palabras de los cronistas, "ya no es de antes". (El Comercio 2 - 7 - 1911) El club desapareció pocos tiempo después y con él se iba la hegemonía de la elite en el fútbol268.

Visto el éxito progresivo de este tipo de torneos, y la lenta, pero creciente proliferación de ellos, se consideró necesario empezar ejercer mayor control sobre los diversos ámbitos que rodeaban al fútbol. En primer lugar, la necesidad de competir, de homogenizar reglamentos, de administrar el dinero y arbitrar disputas entre clubes. En este contexto surge la Liga Peruana de Fútbol.

4.2 La creación de instituciones de autogobierno.

El año 1912 simbolizó un momento muy importante en el desarrollo del fútbol por el significativo crecimiento de su práctica, la proliferación de clubes y terrenos, el cambio de composición social de los jugadores y público, su transformación progresiva en espectáculo, el fortalecimiento de las rivalidades, etc. La necesidad entre los clubes por formar una institución con la cual autogobernarse era una síntoma269. La Liga Peruana de Fútbol aparece en éste contexto, pero esta perspectiva estaría incompleta si no se establecen cuales eran los cambios políticos y sociales del país.


4.2.1 La emergencia de las clases medias y los sectores populares.
1912 también fue un año clave en términos sociales y políticos ya que puso de manifiesto el paulatino fortalecimiento de las clases medias y las clases populares en la escena política. Ambos sectores golpearon la estabilidad de la elite con sus reivindicaciones, la cual tras cuatro administraciones consecutivas del país, daba muestras del inicio de su agotamiento. Esto quedó establecido durante los sucesos del proceso electoral de ese año que llevaron a la Presidencia a Guillermo Billinghurst270.

Aquellas elecciones parecían tener un ganador seguro en Antero Aspíllaga, miembro ilustre de la elite -en varias ocasiones candidato presidencial-. La candidatura de Billinghust parecía no tener fuerza, pero sorpresivamente en diversas fábricas se forman clubes políticos que la impulsan y le dan nuevos. Pero el Jurado Electoral cerró el registro de inscripción de votantes que motivó concentraciones revelando su desacuerdo, pero el Jurado no dio marcha atrás. Lo que vino después fue el tránsito de la protesta a la violencia. Las elecciones fueron boicoteadas durante tres días (del sábado 25 al lunes 27) vía protestas, marchas, enfrentamientos, agresiones contra los informantes de la policía, contra la policía misma, saqueos y destrozos, con el saldo de varios muertos.

Frente a éstos hechos, el Jurado Electoral reabrió el registro y convocó a nuevas elecciones con las cuales Billinghust alcanzó la presidencia. Las Jornadas de Mayo, como las llama Luis Torrejón, significó el medio y la ocasión en que grupos marginados en la vida política peruana, alcanzaran alguna forma de inclusión en los marcos oficiales del país271. Los incidentes de mayo de 1912 habían congregado a trabajadores de las fábricas y artesanos que adquirían cada vez mayor capacidad organizativa y establecían firmes reivindicaciones laborales. Junto a ellas se sumaron las emergentes clases medias, más establecidas y distinguiéndose de los patrones culturales de la elite. Ambos grupos ya habían desarrollado y creado discursos y sensibilidades propias que simbolizaron una crítica al orden oficial. 

En el fútbol, éstas reivindicaciones se habían empezado a plasmar lentamente y con menos violencia que los eventos de mayo del '12. Como vimos en capítulos anteriores, las clases medias y populares ya habían establecido diferencias respecto a los clubes de elite, aunque ellos seguían siendo los más prestigiosos. La escuela había resultado un excelente medio de transmisión no sólo de valores oficiales, sino también el espacio para la creación de experiencias generacionales que lograron afirmarse sobre las múltiples experiencias culturales que ambos grupos sociales tenían y les servían para establecer distancias por sí mismos de la elite. Tras más de una década de la introducción del fútbol a las escuelas, la experiencia acumulada de los jóvenes en su tránsito a la adultez, favoreció la transmisión de los valores oficiales, pero también la creación y diversificación de otros expresados en el fútbol. La experiencia asociativa derivó en la transformación de los objetivos de los clubes deportivos como entidades de encuentro a entidades de competición. La inclusión de nuevos espacios de constitución de clubes deportivos, de la escuela a los barrios y centros laborales, significó para los jóvenes contar con una mayor oferta en los espacios donde se practica el fútbol. La introducción de nuevos valores, que convivieron junto al 'fair play' como la competencia y la búsqueda del triunfo fue paralelo la transformación de otros como el prestigio y el reconocimiento. Todo ello otorgó mayor cantidad de matices a la práctica del fútbol en ésta época.

En éste contexto, la creación de la Liga Peruana tuvo dos significados. Uno, un modo explícito para organizar, reglamentar y controlar el desarrollo del fútbol. Otra, una forma implícita, para que a través de la competencia exista igualdad de posibilidades para todos aquellos que desearan participar en el fútbol. Pese a las diferencias étnico-culturales y sociales de la Lima de 1912, la posibilidad de igualdad para todos a través del deporte era aprobada por todos y resultó fundamental para la mayor difusión del fútbol, en un contexto de crecientes reivindicaciones sociales y políticas, como las Jornadas de Mayo, que ocurrieron pocos días después de la iniciación de la Liga. Para la elite, asociada a los valores tradicionales del 'fair play' y del deporte, encontró en la Liga el medio educador para uniformizar reglas y transmitir los cánones del respeto al reglamento, de participar en el juego por la honra sin importar el resultado, evitar las agresiones y empapar a todos los que practicaban fútbol de los modos del 'juego limpio'. 

Las clases medias vieron el medio de afirmarse, ser reconocidos y diferenciados. La competencia era un valor familiar para ellos, generado en los campeonatos escolares y que en la Liga, favorecía una competencia más justa con la participación de todos los clubes que demostraría quienes eran los mejores. Con la competencia y la búsqueda del triunfo, llega el prestigio y el reconocimiento, que es una forma de legitimidad para las emergentes clases medias. Mientras que para los nuevos clubes eran un intento por diferenciarse y distanciarse. 

Para los sectores populares la competencia y la búsqueda del triunfo también jugaron como forma de prestigio y reconocimiento. Pero la diferencia radica en que éste no es un grupo emergente que busca afirmarse y diferenciarse sino, por el contrario, tiene sus propias experiencias y busca fortalecerlas, afirmándolas y oponiéndose a las ajenas. Los clubes más representativos de éste sector fueron aquellos que se formaron en las fábricas: el Sport Inca, de la fábrica de tejidos Inca, Sport Progreso de la fábrica Santa Catalina y el Sport Vitarte, del pueblo de Vitarte.
A la Liga Peruana asistieron los clubes de todos los grupos y todos los espacios sociales, cada uno con sus propios expectativas. Los resultados de sus experiencias en el siguiente punto.

4.2.2 La Liga Peruana de Fútbol.
El interés por formar una institución que concentre la administración de los diversos ámbitos del fútbol ya estaba rondando entre los clubes. Una primera iniciativa provino del Atlético Grau Nº 1 quien lo había propuesto y, aseguraba que iba a contar con el apoyo de la Confederación de Artesanos Unión Universal272. Sin embargo, la iniciativa final no provino de ellos. Durante los primeros días del mes de febrero de 1912 diversos clubes de Lima y El Callao recibieron una invitación dirigida por el club Sporting Miraflores y firmada por Eduardo Fry. En ella, proponían la formación de una organismo que agrupe a los clubes dedicados a la práctica del fútbol, propuesta que fue elaborada por él junto a H. H. G. Redshaw y R. C. Brown, del Lima Cricket273. Fry era un reconocido futbolista que había actuado como defensor del Unión Cricket durante la década anterior y había formado el Sporting Miraflores apoyado por ex jugadores del mismo club. 

Los clubes que participaron de la fundación, rápidamente convocaron a reuniones a sus socios informando de la invitación y varios aceptaron asistir a una reunión el 15 de febrero de 1912 en el local del Sporting Miraflores, en la calle Lima de ese balneario. Asistieron R. G. Brown y H. H. G. Redshaw representando al Lima Cricket, Víctor Tréneman y Augusto Flores por el Jorge Chávez Nº 1 (de Lima), Augusto Brondi y Moisés Montoya del Association F.B.C., José L. Velásquez y A. Aranza por el José Gálvez, A. Salazar por el Unión Miraflores, H. Arcunda por Sport Alianza, Manuel Isaías Tira por Atlético Peruano y Mispireta por Sport Independencia (de Barranco). En esa reunión se fundó la Liga Peruana y se eligió una primera Junta Directiva formada por H. H. G. Redshaw como Presidente; E. Fry como Secretario, R. G. Brown como Tesorero y V. Tréneman como Fiscal. Quedó pendiente la elaboración del anteproyecto de reglamento para una siguiente reunión, nombrándose a H. H. G. Redshaw y M. Montoya para esta labor274.

Durante las siguientes semanas, nuevas invitaciones son cursadas a los clubes quienes rápidamente convocan a sus asociados para tomar una decisión al respecto275. En la mayoría de los casos son aceptadas, aunque con algunos recelos y participan de una segunda reunión el 27 de febrero. El aumento del número de afiliados exige establecer una división en dos categorías: Primera División y Segunda División, para ello, se toma como criterio las actuaciones que cada club ha tenido en sus partidos y su participación en los campeonatos.

Para la Primera División se incluye a Lima Cricket, Association F.B.C., Miraflores F.B.C., Sporting Miraflores, Jorge Chávez Nº 1, Escuela Militar de Chorrillos, Sport Progreso, Sport Inca y Sport Vitarte. La Segunda División resultó compuesta por Sport Lima, Carlos Tenaud Nº 1, Carlos Tenaud Nº 2, Atlético Grau Nº 1, Unión Miraflores, Sport Libertad Barranco, Atlético Peruano y Sport Magdalena276. La clasificación sugerida no dejó satisfecho a varios clubes, los cuales optaron por retirarse, como José Gálvez. Los clubes de El Callao hicieron caso omiso a la invitación. 

La formación de la Liga se había logrado, aunque no pudo convocar a todos. Algunos de los más representativos hicieron caso omiso (las ausencias más notoria fueron Atlético Chalaco, Unión Cricket -casi desaparecido- y el Gálvez). Pero, los que asistieron, realmente representaban las múltiples expresiones del fútbol limeño. El Lima Cricket estaba compuesto por miembros de la colonia inglesa, de primera ó segunda generación. Association F.B.C. por miembros de la elite y sectores profesionales, al igual que Sporting Miraflores (que contaba con ex jugadores del Unión Cricket) y Miraflores F.B.C., (del balneario del mismo nombre). La Escuela Militar de Chorrillos fue representada por su equipo institucional. Jorge Chávez Nº 1, Carlos Tenaud Nº 1 y 2 estuvieron formados por estudiantes y trabajadores. Clubes como Atlético Peruano o Atlético Grau Nº 1 eran resultado de la evolución de clubes formados en centros educativos a clubes de competencia. Sport Progreso, Sport Inca y Sport Vitarte provenían de las tres más importantes fábricas de Lima. Progreso de la fábrica Santa Catalina en el barrio del Rímac. Sport Inca de la fábrica del mismo nombre ubicada en el barrio de Malambo. Sport Vitarte procedía de la fábrica de ese pueblo. Para completar el cuadro, del balneario de Magdalena provino el Sport Magdalena y, de Barranco, el Sport Libertad Barranco.

La formación de la Liga había sido una iniciativa de clubes de elite y entre ellos asumió objetivos educativos. La intención era transmitir criterios de organización corrientes entre ellos, como la elección de un uniforme, conocimiento del reglamento, adquisición de campo deportivo, de material deportivo. Ello supuso que las instituciones inscritas tengan que reunir aquellos requisitos mínimos, que en caso de no tenerlos, debían implementarlos. Ello trajo cambios al interior de algunos de ellos, los cuales tuvieron que cumplir y aplicar normas con mayor firmeza. 

Tomemos como ejemplo el caso del Atlético Grau, cuya inclusión en la Liga le llevó a crear reglamentos para su normal funcionamiento. Surgieron mecanismos para formar sus dos equipos, elegir sus jugadores y un uniforme, e iniciaron gestiones para adquirir un terreno deportivo. Sobre los socios, la aplicación de sanciones aquellos que se encuentren retrasados en sus pagos o que no asistan con regularidad a las sesiones. Sobre la organización de partidos se encarga a los capitanes acordar los partidos a través de notas certificadas e informar sobre los jugadores que actuarán y sus respectivos suplentes. Antes de los partidos, los jugadores de ambos clubes deben mostrar sus tarjetas de socios, del mismo modo se establezcan con anterioridad las reglas con que se efectuará el partido, encargar al vocal deportivo de entregar el material deportivo a los socios cuando le soliciten y que los resultados de los encuentros se informen en las sesiones del club277

Otro factor fue el papel que la prensa empezó a jugar en la difusión de los partidos, generando gran expectativa entre el público. Veamos una opinión de ello:

"...con mayor entusiasmo que en los años anteriores se va a iniciar la próxima temporada de football y es natural, pues, este año hay muchas perspectivas que no los hubo en los años pasados, tales como el campeonato de la copa, que según la 'Liga Peruana de Football' debe jugarse en 1912 y será reñidísimo .... en esta temporada las instituciones lucirán sus uniformes, dándole así a los matches un aspecto sugestivo, que jamás lo han tenido, por no estar los jugadores perfectamente uniformados..."278. (El Comercio 11 - 4 - 1912)

De forma paralela, a fines de abril se concluyó la preparación del Proyecto de Reglamento, el cual fue aprobado en sesión el 30 de abril, en aquella misma sesión se estableció la fecha de inicio de la Liga para el 5 de mayo279.

De esta manera la Liga Peruana jugaba su primera temporada y los partidos se sucedieron con relativa normalidad, pero los problemas no fueron ajenos a la naciente Liga. Muchos clubes no entregaron su documentación la cual era constantemente requerida. Otro problema fueron los terrenos de juego, no se contaban con el número suficiente y en la mayoría de los casos, el estado de la grama no era el adecuado. Sin embargo el más grave fue el abandono de la Escuela Militar de Chorrillos de la Liga a mitad de temporada. En un aviso publicado en la prensa local indicia que la "Escuela Militar deja de pertenecer a la Liga y pide que no se publiquen los resultados que aparece con 1 punto lo que trae desmedro a la imagen de la Escuela (y solicita) no participar ni en los matches ni en las tablas". (El Comercio 28 - 6 - 1912) La Escuela marchaba en último lugar en la tabla de resultados de la Primera División de la Liga. Incapaz de sostener la competencia y viendo afectado su prestigio, olvidó el 'fair play' y el honor y decidió separarse para no regresar jamás. Paralelamente, la Liga tuvo que enfrentar la posible competencia de los equipos de 
El Callao quienes intentaron formar una liga porteña, aunque sin mayor éxito280.

Pese a los obstáculos, la primera edición de la Liga llegó a buen término. Durante las primeras semanas de la temporada, los primeros lugares fueron ocupados por el Miraflores Sporting Club y el Sport Inca, pero a la postre el vencedor fue el Lima Cricket. En la penúltima fecha, el club inglés había vencido por 2-0 al Sport Inca, y llegaba con una ventaja de tres puntos sobre su próximo rival, el Association, que marchaba tercero. Este fue el último partido de la temporada de la Liga de ese año, se jugó el 8 de septiembre en el terreno de Santa Sofía y se esperaba una nueva victoria del Lima Cricket que corrobore su buena actuación a lo largo de la temporada. Pero sorpresivamente el vencedor fue el Association por 2-1, en el que fue considerado el mejor partido del torneo. Con ello, Association empató el puntaje al club inglés, pero las bases del torneo preveían que si ello sucedía, se tomarían en consideración los resultados de los partidos entre ambos equipos para decidir al vencedor. Lima Cricket había vencido en ambos encuentros al Association y fue nombrado campeón de la primera temporada. Pese a ello, el Association, subcampeón del torneo fue elogiado por su actuación, ocasionando al Lima Cricket su única derrota en el torneo281.

El final de este torneo es una muestra de la supremacía de los clubes de elite en la práctica del fútbol. Desde los inicios del fútbol a finales del siglo XIX, Lima Cricket había mantenido un nivel de juego en primer nivel, secundado por el Unión Cricket, bajo el amparo del 'fair play'. Tras la desaparición de éste último, fue reemplazado por Association como club representativo de la elite. Pero éste triunfo resultaba más que simbólico en medio de las características que el proceso de difusión del fútbol adquiría. La elite perdía terreno en el plano competitivo, al ser superado por los otros equipos como por su negativa a participar en la competencia. Al año siguiente, Lima Cricket quedó último en el torneo de 1913 y, aunque venció en el torneo de 1914, se separó de la Liga poco después. Dejó practicar fútbol en 1916 aproximadamente para retomarlo, ya en su nuevo local de Magdalena, hacia 1920, estableciendo distancia tanto en términos geográficos como competitivos, enfrentando únicamente a algunas instituciones de la elite y la clase media: equipos escolares, clubes representantes de los bancos y casas comerciales y el Association. Este club también se desligó de la Liga poco después, y su vida deportiva transcurrió similar a la del club inglés, pactando encuentros contra equipos de buques extranjeros, escuelas, clubes y equipos de casa comerciales y bancos. Pero su aislamiento no fue tan marcado como en el caso del club inglés. Association desarrolló una creciente rivalidad con Atlético Chalaco, rivalidad que concitaría el interés y reemplazaría a la antigua entre Lima Cricket y Unión Cricket, expresando mejor, no sólo las nuevas adhesiones sino también, la nueva rivalidad futbolística entre equipos de Lima y El Callao. Además mantendría su participación en los más importantes campeonatos organizados por particulares, los campeonatos más prestigiosos y más rentables. 

La Liga Peruana continuó sus actividades a lo largo de la década. En 1912 resultó campeón el Jorge Chávez Nº 1 de Lima. Lima Cricket repitió su triunfo en 1914. Al año siguiente venció el José Gálvez quien también consiguió el torneo de 1916, mientras Sport Juan Bielovucic obtuvo el título en 1917 y Sport Alianza venció en 1918 y 1919. Todos ellos (a excepción del Cricket) eran clubes de diverso origen pero que representaban sus los valores de las clases medias que habían hecho el tránsito hacia una estructura de club de competencia. Sin embargo la llegada de los años 20' plasmó una tendencia que se venía desarrollando desde finales de la primera década del siglo. Los nuevos vencedores eran clubes de origen obrero: Sport Inca venció en 1920 y Sport Progreso en 1921. El fútbol en poco más de dos décadas había cambiado completamente su rostro social y había incorporado a todos los sectores sociales, encontrando entre los sectores populares a sus mejores exponentes. Pero ésa, es otra historia.


_________________________________
241La resolución textualmente dice lo siguiente: "Lima, mayo 28 de 1896 - Vista del anterior oficio al Alcalde del Honorable Consejo Municipal de Lima en el que da cuenta del acuerdo de esa corporación, por lo que se concede a la 'Asociación Unión Cricket' el uso de la parte de un terreno situado cercas de los parques de la Exposición y de propiedad del concejo, con la condición de recuperarlo cuando lo juzgue conveniente - Considerando que el terreno cuyo uso se ha convenido no esta cultivado ni reporta en la actualidad provecho alguno a la institución y - Que es un deber del Concejo fomentar los ejercicios gimnásticos recomendados para la juventud bajo los preceptos de la higiene y la educación de acuerdo con lo informado con la sesión de Gobierno - Se resuelve - Apruébense el acuerdo del Concejo Provincial de Lima, de fecha 12 del que cursa, por el que se reconoce el uso de un terreno de propiedad del Concejo a la Asociación 'Unión Cricket'. - En consecuencia se vuelve a la Municipalidad de su procedencia - regístrese - rúbrica de S.E. (Fdo) Boza". Grados Penalillo 1939: 189.

242Basadre 1968, T. XVI: 214, Federación 1997: 45 - 46 y Miró 1998: 14. Grados 1939: 189.

243Grados 1939: 190.

244En éste partido, los limeños vencieron por 2-0. El Comercio, 16-8-1903.

245El Comercio, 4-2-1904.

246El Comercio, 15-6-1907.

247El Comercio, 26-8-1903.

248Otros eventos, en El Comercio, 16-6-1909, 5-9-1911.

249El Comercio, 9-7-1910.

250Burga y Flores G. 1984: 91 y ss. Algunas ideas las tomamos del caso inglés en Dunning et. al 1988.

251Un estudio al respecto, Frydenberg 1996 y 1998.

252Basadre 1968, T. XVI. El Comercio, julio 1900, agosto - septiembre 1900, julio de 1902. Para los interesados los ganadores de los torneos escolares de 1899 y 1900 fueron los colegios nuestra Señora de Guadalupe y Colegio Mercedarias. Guadalupe repitió el triunfo en 1902.

253El Comercio, julio de 1903 y agosto de 1904. Un caso excepcional resulta el torneo escolar organizado por la 'Asociación Defensora Nacional y Patriótica' entre agosto y octubre de 1903.

254Una aproximación sobre este punto desde la antropología y sus estudios sobre los rituales y sus símbolos aplicados a los objetos materiales que simbolizan el triunfo deportivo resultaría muy interesante, pero lamentablemente extiende las posibilidades de este trabajo. Acercamientos iniciales en Morris 1981 y en especial en Verdú 1980.

255El Comercio, julio - agosto 1900 y, junio - julio 1902.

256El Comercio, julio 1908, agosto 1909, julio 1911.

257El Comercio, 30-6-1908.

258El Comercio, 9 y 11-7-1903.

259El campo Recreo Chalaco estaba ubicado frente a los baños de Piedra Lisa. El Comercio, 5-10-1903.

260Los clubes que participaron fueron Unión Cricket (organizador), Lima Cricket, Escuela Militar de Chorrillos, Club Labarthe, Club Guadalupe, club SS.CC., Club Sport Foot Ball, Club Miraflores, Club Ciclista. El Comercio, 18-7-1904.

261En el programa se incluyeron carreras atléticas, nudo de guerra y un 'match' de fútbol entre unión Cricket y Lima Cricket. El Comercio, 29-7-1905, 31-7-1905.

262En esta ocasión invitó a la Escuela Militar de Chorrillos. El Comercio, octubre de 1910.

263Este colegio organizó un torneo que consistió de dos 'matches'. Uno entre alumnos y ex alumnos y otros entre clubes. El Comercio, 17-9-1908.

264El torneo se realizó con la participación de los clubes Unión Cricket, Lima Cricket, Leoncio Prado, Central Cable A.C:, la Escuela de Artes y Oficios, Association y Morro de Arica. El Comercio, 17-8-1909, 4-9-1909, 18-9-1909.

265Se usó un sistema de eliminación directa. En semifinales Bolognesi venció al Grau 2-0 y Chalaco al Libertad 1-0. En la final Chalaco derrotó a Bolognesi 2-0. El Comercio, 2-10-1909, 17-10-1909, 30-10-1909, 14-11-1909, 21-10-1909, 28-11-1909, 4-12-1909, 16-12-1909, 1812-1909, 18-12-1909.

266El Comercio, 13-10-1910.

267El Comercio, 15-11-1909.

268Sería importante señalar que el Campeonato Pro Chávez se realizó paralelamente al Campeonato Escolar organizado por el Municipio de Lima en la Plaza de Acho, que contó con gran asistencia de niños y maestros. Resultó vencedor el colegio Pardo (Nº 431) de Lima por 1-0 sobre el Centro Escolar Mercedarias, también de Lima. El vencedor alineó con Carlos Reyes; Víctor Franco, Teófilo Quevedo; Alberto Campos, Julio Pacheco, Félix Paz; Víctor Arias, Cosme Valle, Jacinto Mosqueira, Alberto Elguera, José Gismondi. El Comercio, 17-12-1910.

269Los esfuerzos por formar instituciones rectoras se iniciaron con mucha anterioridad, sin embargo, carecieron de éxito, probablemente porque el desarrollo del fútbol aun era muy incipiente. Para ejemplos iniciales, El Comercio, 9-5-1900 ó 27-2-1902.

270Acerca del proceso electoral de 1912 y las revueltas durante el proceso, Torrejón 1995.

271La República Peruana había sido incapaz de incluir a los grupos sociales al margen de la elite criolla. Por ello, las experiencias de 1881 (la resistencia durante las batallas de Lima en la Guerra del Pacífico) y de 1895 (las montoneras dirigidas por Nicolás de Piérola que derrocan al Gral. Cáceres) habían resultado momentos cobijados en la memoria colectiva. El recuerdo de éstos eventos simbolizaban el rol que cada grupo social cumplió -y cumplía- en la vida del país y en la búsqueda de una identidad colectiva. En ellos, la imagen de la elite quedaba muy devaluada frente a la participación de clases medias y populares. La participación de Billinghurst en éstos hechos recuperó la memoria a su favor durante la elección y fortaleció su candidatura entre los sectores populares. Torrejón 1995: 332 - 336.

272En un comunicado público del Atlético Grau º 1, señala: "Próximamente el club hará un llamado a todas las instituciones de su género, a fin de formar y organizar un directorio general de los clubes deportivos, cooperando en esta labor la Confederación de Artesanos Unión Universal", el documento es firmado por Nicanor Villavicencio, presidente y, Justo Santa Gadea, secretario del Atl. Grau. Federación 1997: 52.

273Federación 1997: 53.

274Federación 1997: 53 - 54.

275Sobre ello, en El Comercio las opiniones y acuerdos de clubes como Association F.B.C., Atlético Grau, Jorge Chávez Nº 2, Sport Lima, Atlético Chalaco, El Comercio, 22-2-1912; 22-2-1912; 25-2-1912; 27-2-1912; 27-2-1912 respectivamente.

276Federación 1997: 54.

277El Comercio, 26-3-1912.

278El Association fue uno de los primeros en decidir su uniforme: camiseta de rallas verticales blancas y negras, pantaloncillo blanco, medias negras, zapatos blancos.

279Federación 1997: 55. La sesión se realizó en el local del Association en la calle San Andrés 317 altos. El Comercio 30-4-1912.

280En las abortadas reuniones participaron los clubes Libertad, Atlético Chalaco, Moro de Arica, Francisco Bolognesi, Sportivo Tarapacá y los equipos de los buques de guerra Almirante Grau, Coronel Bolognesi, las tropas de artillería y el batallón de ingenieros. El Comercio, 12-5-1912. Habría que agregar que las primeras ligas formadas por clubes chalacos no se fundarían hasta la llegada de los años 20', pese a que existieron esfuerzos desde comienzos de siglo.


281Federación 1997: 55 - 56. El Comercio, 16-8-1912, 4-9-1912. 

 



Contenido Relación por área Relación por autor