DERMATOLOGÍA PERUANA - VOL. 9, Nº 2, JULIO -DICIEMBRE  1999


TIÑA CAPITIS NEONATAL: REPORTE DE DOS CASOS TRATADOS CON ITRACONAZOL


HÉCTOR CÁCERES1, CARLOS GALARZA2 , MONICA RUEDA2

1. Servicios de Dermatología del Instituto de Salud del Niño
2. Servicio de Dermatolgía del Hospital Nacional Dos de Mayo Lima-Peru

 

RESUMEN

La tiña capitis es la infección común en niños de edad preescolar y escolar. Aunque el perfil clínico y epidemiológico de esta dermatofitosis ha experimentado notables cambios en los últimos años y existen algunos reportes de tiña capitis neonatal, la presentación en este grupo etáreo sigue considerándose poco frecuente. Reportamos los primeros casos de tiña capitis neonatal tratados satisfactoriamente con un itraconazol, que no respondieron al tratamiento convencional con griseofulvina.

Palabras Claves: Tiña cappitis neonatal, griseofulvina, itraconazol

SUMMARY

Tinea capitis is the most common infection in the preschool and school childrens. Clinical and apidemiologic of tinea capitis have experimented notables changes and although there is some reports of neonatal tinea capitis cases in newborns is rarely. We report the first cases of neonatal tinea capitis griseofulvin resistant treated with itraconozole.

Key word: Neonatal tnea capitis, itraconazole, griseofulvin

REPORTE DE CASOS

CASO 1

Neonato de sexo femenino de 15 días de edad, nacida de parto eutócico, sin antecedentes de importancia y en buen estado general. Desde los primeros días de vida presentó placa alopécica de bordes regulares, redondeada de 3 cm de diámetro localizada en la región frontoparictal, cubierta por costra con restos de unto sebáceo, escamas y fragmentos de pelo. El examen micológico directo reveló esporas ectotrix y en el cultivo se identificó Microsporum canis.

La paciente recibió tratamiento con griseofulvina a 15 mg/ kg/día por ocho semanas, al cabo de las cuales se logró solo mejoría clínica al reducir significativa mente el grado de alopecia, descamación y costrificación. El cultivo realizado al fina¡ de la octava semana persistió positivo. Luego de un período de cuatro semanas sin medicación, mientras se esperaba los resultados del cultivo, recibió itraconazol a 5 mg/kg/día, lográndose cura clínica y micológica a la quinta semana. Se tomó muestras de sangre y orina para valorar hemograma, hematócito, transaminasas y examen completo de orina, al inicio y al final del tratamiento.

CASO 2

Lactante de sexo femenino de 3 meses de edad, nacida de parto eutócico, en buen estado general. El padre presentaba tiña pedis y onicomicosis activa al mismo tiempo Desde el primer mes de vida presentó área alopécica critematosa y redondeada en la región occipital W cuero cabelludo de 3 cm de diámetro, con pelos rotos con apariencia de "puntos negros", algunas pústulas y costras, las que se evidenciaron luego del desprendimiento de la "costra láctea". Figura 1.

En el examen micológico directo se observó artrosporas endotrix y en el cultivo se aisló Trichophyton tonsurans.

La paciente fue tratada con griseofulvina 15 mg/kg/día por ocho semanas, mejorando clínicamente la severidad del eritema, pústulas y escamo costras. E¡ cultivo tomado al final de la 8a semana persistió positivo. Se inició tratamiento con itraconazol a 5 mg/kg/d por cuatro semanas con buena respuesta tanto clínica como micológica, Se tomó muestras de sangre y orina para valorar hemograma, hematócrito, transaminasas y examen completo de orina, al inicio y a¡ final del tratamiento.

DISCUSIÓN

La tiña capilis es la dermatofitosis más común de la edad pediátrical, constituyendo el 8% de la consulta externa del Servicio de Dermatología del Instituto de Salud del Niño Lima-Perú2. Por mucho tiempo ha sido considerada Como una infección exclusiva de la población escolar y preescolar, sin embargo actualmente existe la tendencia a ¡a variación de los patrones clínicos y etiológicos clásicamente establecidos). En general, las tiñas del cuero cabelludo en lactantes son poco frecuentes, más aún en recién nacidos, existiendo pocos reportes en la literatura médica de tiña capitis neonatal1,6-12.

El agente etiológico varía dependiendo del área geográfica, las especies más frecuentes son: Microsporum canis, Trichophyton tonsurans, Trichophyton rubrumy Trichophyton rr7entagrophytes"'. Desde la década del 70, está ocurriendo un incremento de infecciones causadas por Trichophyton tonsurans tanto en Norte América3,4, como en nuestro medio2,5. La trasmisión de las especies de Microsporum se ha relacionado al contacto con animales infectados, frecuentemente mascotas como perros o gatos, mientras que las del género Trichophyton se asocian a trasmisión interhumana, causada por hacinamiento sobre todo en los estratos socioeconómicos deprimidos13. En nuestros pacientes en el caso 1 donde la infección fue causada por Microsporum canis, se encontró e¡ antecedente de contacto con gatos aparentemente infectados, el caso 2 donde se aisló Trichophyton tonsurans, tenía antecedentes de hacinamiento familiar, procedía de una zona urbano marginal (Villa María del Triunfo) donde 5 personas compartían un solo dormitorio y el padre tenia onicomicosis y tiña plantar activa al mismo tiempo.

En los infantes e¡ área cefálica es la que se afecta con más frecuencia, debido probablemente a que a esta edad, es la región corporal que permanece por más tiempo expuesta a las eventuales fuentes infectantes tales como familiares o mascotas. Clínicamente las lesiones de tiña capitis en neonatos muestran tanto polimorfismo como las observadas en niños mayores, las formas más frecuentes son las seborreicas, con alopecia poco evidente y persistencia de la costra láctea. La rareza de su presentación en este grupo etáreo y la "atipicidad" de sus manifestaciones clínicas, pueden desorientar al dermatólogo y conducirlo a un diagnóstico equivocado de dermatitis seborreica infantil, candidiasis cutánea o infección piógena6-10.

La terapia tópica aislada es de limitada eficacia7, sin embargo existen reportes de curación con el uso exclusivo de antimicóticos tópicos1. La terapia oral con griseofuivina, ha sido indicada como efectiva y segura en neonatos y no hay reportes de hepatotoxicidad hasta el momento7.

Figura 1.   Caso 2: Tiña capitis

 

Nuestros casos recibieron tratamiento con griseofulvina a dosis convencionales de 15 mg/kg/dia durante ocho semanas, mejorando los parámetros clínicos de eritema, costras, escamas y alopecia, sin embargo, los cultivos persistieron positivos al final de la octava semana en ambos casos. Después de un período de cuatro semanas sin recibir ningún tratamiento Y comprobar valores normales de hemograma, hemoglobina, transaminasas y orina completa para monitorizar función hepática, renal y hematológica, ambos pacientes recibieron itraconazol a razón de 5 mg/kg/día. Para determina r la dosis exacta, se abrió las capsulas de itraconazol de 100 mg y se preparó sobres con los gránulos de acuerdo a la dosis diaria individua¡ exacta.

La cura clínica se determinó por evaluación cada dos semanas de 5 parámetros clínicos: eritema, pústulas, alopecia, escamas y costras de acuerdo a una escala de 4 puntos: 0 = ausente, 1 = leve, 2 = moderado y 3 = severo. La cura micológica se determinó por la negatividad de los cultivos. En el primer caso la cura tanto clínica como micológica, ocurrió a las cinco semanas y en el segundo caso, a las cuatro semanas. Los valores de hemograma, hematócrito, transaminasas y examen completo de orina, al inicio y al final del estudio estuvieron dentro de rangos normales y no se presentaron efectos colaterales con ninguna de las dos drogas.

Aunque existen reportes aislados del uso de itraconazol en tiña capitis infantil con resultados satisfactorios14-16; no hay en la literatura hasta donde conocemos, reportes de su uso en tiña capítis neonatal. Es posible que la pobre respuesta a la griseofulvina en nuestros pacientes, se debió a la dosis convencional utilizada de 15 mg/kg/día6. Son necesarios estudios con mayor número de casos para determinar la seguridad y eficacia de la griseofulvina a dosis mayores de ¡as recomendadas. El itraconazol puede ser una alternativa efectiva y segura en el tratamiento de la tiña capitis neonatal.

 

Ver Bibliografía