Acta Andina     2001; 9 (1-2) : 19-20

 

CARTAS DE ALBERTO HURTADO - Carta No. 2

 

Fuente: RockefellerFoundation Archives. Record Group LLSeries 331. Folder5. Rockefeller Archive Center, New York.

Departamento de Fisiopatología
Facultad de Ciencias Médicas
Lima

Septiembre 26, 1938

Dr Robert A. Lambert
The Rockefeller Foundation
49 West 491 St.
New York N. Y


Estimado Dr Lambert:

Desde mi regreso de los Estados Unidos en 1934 he realizado un esfuerzo continuado en el estudio de la fisiología y la patología de altura. Como antes, este estudio constituye mi mayor interés y estoy convencido de su gran importancia. La anoxemia es un factor común a muchos procesos. La orientación general del trabajo ha sido a través del estudio del nativo de la altura, que exhibe algunas características que pueden ser interpretadas como las más exitosas reacciones de adaptación a la condición de anoxemia crónica.

Después de revisar el trabajo llevado adelante en los últimos años siento que debo continuar y que nuevos métodos para estudiar el problema tienen que ser puestos en práctica. Por esta razón le escribo para solicitarle otra vez el apoyo de la Fundación, que hasta ahora ha sido generosamente brindado. La única explicación que puedo ofrecer para esta nueva solicitud es la importancia del problema y el interés que la Fundación le está dando al campo de la Biología. El estudio del hombre que ha vivido por siglos en el medio ambiente anormal de la altura es precisamente un capítulo de esta ciencia.

Adjunto usted encontrará un resumen breve de las observaciones que he realizado desde mi regreso de los Estados Unidos. 5 En este momento estoy correlacionando la información para poder publicar una breve monografía. El hombre que vive en la altura presenta procesos de adaptación respiratorios, circulatorios y hematológicos, que cuando son llevados en un grado avanzado explican, por lo menos en parte, la pérdida de adaptación. Las observaciones realizadas se refieren a este aspecto del problema.

Para llevar adelante el trabajo hemos organizado tres laboratorios. Uno está ubicado en Lima, al nivel del mar. Otro en Morococha, que es él más alto, o uno de los más altos centros poblados en el mundo: 14,890 pies (4,500 metros). Este lugar está a 150 kilómetros de distancia de Lima y se puede llegar a él después de tres horas de viaje en una pista asfaltada. Su proximidad a Lima ofrece además la oportunidad de estudiar el mal de montaña agudo así como el estudio de nativos de la altura. Aquí hay varios cientos de personas que están disponibles para observaciones y la compañía minera nos ha provisto de un laboratorio con agua, electricidad, calefacción, etc. y nos da alojamiento gratis a los miembros de mi Departamento.

Un tercer laboratorio está ubicado en la Oroya, a 12,200 pies (3,700 metros). Este lugar pertenece a la Cerro de Paseo Cooper Corporation y a pesar que no estoy oficialmente ligado a esta empresa, me siento seguro que una cordial hospitalidad será extendida en cualquier ocasión. Este laboratorio fue organizado por mí en 1936. También estamos a cargo de la supervisión médica de los estudiantes de la Universidad Católica, una vasta organización. Esto nos permite contar con el material humano al nivel del mar, tan esencial para propósitos comparativos.

Un estudio somero de las observaciones que se han realizado entre los habitantes de la altura indica que uno de los aspectos más fundamentales del problema no ha sido tocado aún: la respuesta a la actividad física en gradiente, así como la investigación del mecanismo o los mecanismos que son responsables por la limitación de la actividad muscular en las grandes alturas. La vida significa una actividad continua y lo que más diferencia el nativo de la altura del recién llegado es la habilidad para adaptarse a la creciente demanda de la actividad muscular a pesar de la anoxemia existente. ..


Atentamente,

Dr Alberto Hurtado


 

Regresar al Artículo

Flecha_chica arriba.gif (65 bytes)


back.gif (71 bytes) Contenido

Volumenes anteriores