LIMA PREHISPÁNICA

 

La fundación española de Lima en 1535 no fue más que un dramático evento que truncó un prolongado desarrollo cultural de más de 7 milenios, con el arribo de recolectores y cazadores cuyos vestigios más conspicuos proceden de Ancón y el bajo Chillón al norte de Lima, destacando Chivateros, La Pampilla y Oquendo, así como de Tablada de Lurín, al sur de Lima. Tal vez hacia los 3000 a. de C. estos grupos optaron por un modo de vida aldeano que prescindió de la agricultura, pues la rica biomasa marina suministró los alimentos básicos. Fue en este contexto, que en el 2500 a. de C. se introdujo el cultivo de zapallos, frijoles, algodón y otras plantas recuperadas en Ancón, El Paraíso, Chilca, tecnología que mejoró la alimentación y la calidad de vida en la costa central. Tal parece que este suceso fue seguido por una generalizada importancia de las actividades religiosas y el surgimiento de jerarquías sociales, sustentadas por la arquitectura ceremonial, por ejemplo en El Paraíso, bajo Chillón. Luego del segundo milenio, al introducirse la alfarería, edificios con recinto circular hundido, e inmensos edificios en forma de herradura, esa complejidad social se consolidó al surgir especialistas en ritos y arte votivo. Restos de dichos edificios, sobre todo los segundos, fueron encontrados en los valles de Chancay, Chillón, Rímac y Lurín, pertenecientes a comunidades organizadas en torno a Jefaturas de orientación religiosa. En este contexo merece señalar que el templo de Huacoy, Carabayllo, se encuentra en la zona que fue morada del dios Con, una divinidad norteña que enojado con los hombres convirtió la costa en desierto. La ubicación de estos templos junto al cauce de los ríos parece hacer referencia a este dios.

Previo a la Era Cristiana Lima, la costa central fue escenario de cambios políticos, económicos y demográficos que se cristalizaron con la emergencia de la cultura Lima, con monumentales construcciones entre Chancay y Lurín. Esta cultura dedicada a la agricultura de regadío y la pesca, marcaría el surgimiento del Estado en la costa central cuyo centro principal estaría entre el Parque de Las Leyendas y el Campus sanmarquino; los valles de Chillón, Chancay y Lurín se disputan también ese privilegio. No olvidemos que debajo de los edificios del santuario de Pachacámac existe más de un edificio Lima, sugiriendo que su importancia religiosa se intensificó con los lima, quién sabe coincidiendo con la expulsión de Con por un dios llamado después Pachacamac. Hacia los 600 de nuestra era los Lima estrecharon sus vínculos con el emergente Estado expansivo Huari, vínculo que se conoce parcialmente a pesar de la existencia de evidentes componentes ayacuchanos en Pachacamac, Cajamarquilla, Ancón, entre otros.

Información copiosa y variada se dispone para los señoríos tardíos y la época Inca, perdurando hasta la fecha sus nombres, sus asentamientos principales y sus territorios- la antigua Malanga es hoy Maranga, el antiguo sulco es hoy Surco, etc. Da la impresión que el máximo crecimiento demográfico se produjo en estos tiempos, pues las cuencas baja y alta del Rímac, Chillón y Lurín estuvieron totalmente pobladas por señoríos, unos más poderosos que otros, que si bien mantenían lazos económicos también tuvieron conflictos, sea por el control de las aguas u otros recursos. Por ejemplo el señor de Canta denominaba río de Canta al alto Chillón, o el señor de Collique llamaba río Collique al bajo Chillón, pues ambos curacas sentían que el río les pertenecía por encontrarse en sus dominios. Estos curacazgos que alcanzaron un nivel de integración sociopolítica tipo Jefaturas Simples, fueron incorporados al Estado Inca por Túpac Yupanqui mediante negociaciones, acciones militares y controles directo e indirecto según el caso y las circunstancias. El oráculo de Ichmay fue anexado al Imperio mediante negociaciones que significaron no solamente ser parte de la religión cuzqueña, sino también su revitalización política. En cambio los Maranga y los Collique, para citar solo dos ejemplos, fueron reprimidos y escarmentados. La presencia Inca en la costa central significó también la drástica modificación de las relaciones sociedad-naturaleza, pues recursos, poblaciones y territorios se convirtieron en posesiones del Tawantinsuyo. Luego de la captura de Atahualpa en Cajamarca en noviembre de 1532, un destacamento al mando de Hernando Pizarro llegó al valle de Lima y a Pachacamac en busca del rescate que el Inca ofreció para lograr su libertad. Era enero del año de 1533.

Enero del 2002

Jorge E. Silva

 

1. Ancón. En este balneario existe una ininterrumpida ocupación humana desde el Sétimo Milenio hasta nuestros días. En la vista se aprecian hasta 7 superposiciones culturales de las épocas Inicial y Horizonte Temprano (Circa 1700-200 a. de C.).

2. El Paraíso, bajo Chillón. Circa 2200 a. de C. Su monumentalidad y sus espacios rituales sugieren la ocurrencia de jerarquías sociales en esos tiempos. Parece que este asentamiento se especializó en cultivo de algodón.

3. La muñeca de Curayacu, San Bartolo, sur de Lima. Circa 1200 a. de C. Al igual que Ancón, fue parte de numerosas aldeas que surgieron a la vera del litoral, especializándose en la pesca.

4. Campus de San Marcos. Detalle de arquitectura Lima en el Sector 11, FCCSS. Circa 400 d. de C. Es típico el uso de adobes modelados a mano y secados al sol para las edificaciones monumentales de la cultura Lima. También se han encontrado restos de viviendas hechas de quincha o caña nativa. Lima parece constituir el primer intento de un Estado tipo Secundario en la costa central. Excavación dirigida por Jorge E. Silva.

5.Mural de la cultura Lima en huaca Cerro Culebra, bajo Chillón. Circa 400 d. de C. En esta zona destacan también Media Luna, El Palmo y otros asentamientos que podrían haber constituido un extenso asentamiento.

6. Cajamarquilla, valle del Rímac. Circa 700 d. de C. Este asentamiento de barro y tapiales tuvo unas 75 hectáreas en su máximo apogeo. Su construcción se inició en la fase final de los lima y continuó hasta el Siglo XII.

7. Vaso Huari derivado. Circa 900 de. de C. Nótese la decoración geométrica pintada en la banda superior y el bajo relieve naturalista en la franja inferior.

8. Puruchuco, valle del Rímac. Circa 1300 d. de C. Posiblemente fue el palacio de un curaca con sombrero de pluma. Este asentamiento fue parte del señorío de Lati (hoy Ate). Fue remodelado por los incas.

9. Arte rupestre en Checta, Chillón medio. Circa 1300 d. de C. Grabado de una araña. Hoy como en el pasado las arañas negras se relacionan con la muerte y otros males. En checta existen más de 200 rocas con figuras diferentes.

10. Alto Huarabí, Chillón medio. Circa 1300 d. de C. Esta construcción corresponde a la muralla protectora del curacazgo del mismo nombre, el cual estuvo bajo la tutela del Collicapac o Señor de Collique. Fue costumbre en esta época levantar muros perimétricos.

11. Calle este-oeste del Oráculo de Pachacamac. Por aquí pasaron Hernando Pizarro y sus arcabuceros en enero de 1533 en su ruta al Templo del Sol o Punchaocancha, situado en la parte más alta de la colina que se halla frente al mar.

12. Escultura humana en madera encontrada en 1938 fuera de contexto cerca del templo viejo de Pachacámac. Circa 1300 d. de C. Se presume representa al Idolo y divinidad principal del oráculo de Pachacamac.

13. Templo del Sol o Punchaucancha ordenado construir por Túpac Yupanqui al lado del templo local del Santuario de Pachacámac pero en la parte más alta de la colina para que destaque en todo su esplendor. Circa 1580 d. de C. Estuvo pintado de rojo y se ascendía a través de rampas de acceso hechas en zig zag.

14. Pequeño tramo del camino Inka en el Lurín medio que comunicaba Huarochirí y Pachacámac. Circa 1580 d. de C. Nótese la fuerte pendiente sobre la que se construyó el camino. Actualmente se conservan numerosos tramos de esta ruta en el valle de Lurín.

15. Detalle de tapial en Ichmaytampu o Armatambo, Chorrillos. Circa 1500 d. de C. Este asentamiento estuvo estrechamente relacionado con el Señorío IChmay del bajo Lurín antes de la conquista cuzqueña. Los incas lo convirtieron en instalación administrativa relacionada con el camino que comunicó el oráculo de Pachacámac con otros centros del Rímac.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Este centro ceremonial fue el más grande del valle del Chillón y constituyó sede de una Jefatura religiosa que integró las comunidades aldeanas del bajo Chillón, incluyendo a los pescadores especializados de Ancón. El Dr. Jorge E. Silva y un grupo de estudiantes de la Universidad de San Marcos estudia el sitio.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Alfarería temprana recuperada en el flanco occidental de este centro ceremonial. Excavaciones de la Temporada 1998 dirigidas por Jorge E. Silva, Universidad de San Marcos.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Estudiantes del Quinto Año de la Escuela de Arqueología de la Universidad de San Marcos. Excavaciones Temporada 2001 dirigidas por Jorge E. Silva, Universidad de San Marcos.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Construcciones descubiertas en la Temporada 1998 en el flanco occidental de este centro ceremonial. Excavación dirigida por Jorge E. Silva, con participación de estudiantes de arqueología de la Universidad de San Marcos.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Construcciones descubiertas en la Temporada 2000 en el extremo norte del brazo oriental de este centro ceremonial (Unidad 21). Excavaciones dirigidas por Jorge E. Silva con participación de estudiantes de la especialidad de Arqueología de la Universidad de San Marcos.

Huacoy, Carabayllo. Circa 1200 a. de C. Alfarería de la cultura Lima (circa 400 d. de C.) descubierta en el flanco oriental de este centro ceremonial. Excavaciones de la Temporada 2000 dirigidas por Jorge E. Silva con participación de estudiantes de Arqueología de la Universidad de San Marcos.

 

 

 




   Sistema de BibliotecasExposiciones   

© 2002 - 2007 UNMSM - Oficina General del Sistema de Bibliotecas y Biblioteca Central
Email: sisbiblio@unmsm.edu.pe
Todos los derechos reservados
Lima - Perú