La hemoglobinopatía S y el fracaso laboral africano en la minería de la época colonial

Oscar Frisancho Velarde *
David Frisancho Pineda **

* Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins - IPSS (Lima).
* Universidad Nacional del Altiplano (Puno).

A partir de 1510, más de diez millones de africanos fueron trasladados a América por los traficantes europeos. Inglaterra, Francia y Portugal fueron los países que se dedicaron con mayor intensidad al comercio de la esclavitud.

Los negros eran traídos de varios sectores de la costa occidental del África, que ahora corresponden a las repúblicas del Congo, Senegal, Guinea y Angola, lugares escogidos por su fácil acceso y su alta densidad demográfica.

España se limitaba a comprar los esclavos traídos a sus colonias americanas; inicialmente los negros que llegaban al Perú ingresaban -vía las Antillas- por los puertos de Cartagena, Porto Belo y Veracruz, luego atravesaban el istmo de Panama para llegar al océano Pacífico, y desde allí navegaban hasta el puerto de El Callao, que era el punto de distribución en el Perú.

Posteriormente, con la colonización del Tucumán y la fundación de la ciudad de Buenos Aires, este puerto se convirtió en un lugar atrayente para la venta de esclavos negros, por la menor distancia que debían recorrer los barcos que venían del África.

La producción de las minas de plata en las alturas de la sierra boliviana y peruana, especialmente la del cerro Potosí, hizo surgir en las autoridades españolas la idea de trasladar esclavos negros a Charcas. Desde Buenos Aires, las caravanas se dirigían a las alturas pasando sucesivamente por Jujuy, Tucumán y Salta, en camino a Potosí, Cuzco y Puno. Sin embargo, esta migración masiva fracasaría "debido al rigor del clima que ocasionaba fuertes bajas".

pag79.jpg (18350 bytes)

Figura 1.- Inicialmente los africanos que llegaban al Perú ingresaban vía las Antillas, luego atravesaban el istmo de Panamá y desde allí navegaban hasta el Callao. Posteriormente con la colonización del Tucumán y la fundación de Buenos Aires, este puerto se convirtió en un lugar atrayente para el ingreso de esclavos, por la menor distancia que recorrían los barcos provenientes de África.

 

Por este motivo un grupo de traficantes de esclavos hicieron constar su decisión de abandonar la venta de esclavos en Potosí, "porque se han informado de que en la villa de Potosí... los esclavos tienen poco valor y por muchas las costas y grandes riesgos de muerte por ser de tierra fría y de diferente temple que los dichos negros requieren". Posteriormente resolvieron no trasladar esclavos negros a la altura.

En 1563, el entonces virrey del Perú, Diego de Zúñiga y Velasco, conde de Nieva, dirige una carta al rey de España, indicándole que se opone al envío de negros al altiplano, por los riesgos mortales que implica su exposición a la altura. El párrafo textual es el siguiente: "pues pensar que las han de labrar negros no puede ser, porque poniéndolos en tierra fría mueren".

El consejo de Nieva fue aceptado, pero con la llegada de Francisco de Toledo como nuevo virrey, se volvió a intentar el traslado, fracasando nuevamente. Finalmente se resolvió no explotar las minas de las regiones de altura con mano de obra africana.

Manuel Agia decía poco después: "la experiencia ha demostrado que los negros no son para trabajar en tierra fría... es cosa que se habían de morir".

Sapper, quien ha profundizado en el problema de la aclimatación racial, menciona al respecto: "este mismo Santillana... tiene el pensamiento feliz de hacer trabajar en las minas situadas a poca altura a negros, pues sabía que éstos soportaban bien el clima de regiones bajas, mientras no se adaptan al clima de altura, cosa que muy bien sabían los españoles desde hacía tiempo".

Hernando Pizarro, quien había intentado la explotación minera con negros, no creía que su empleo fuera ventajoso: "la mayoría de los africanos no podían soportar el clima tan frío y todavía otros más enfermaban y morían rápidamente".

El virrey Andrés Hurtado de Mendoza, primer marqués de Cañete (1555-1561), envió negros a las minas de Carabaya en Puno, lugar donde se habían descubierto ricas vetas de oro; no se conoce el alcance de este experimento, pero se sabe por lo menos que no estuvieron a la altura de las esperanzas oficiales, terminando los intentos estatales de explotar la riqueza mineral del Perú con personas de ascendencia africana.

El Consejo de Indias, responsable del gobierno y prosperidad de las colonias americanas, se interesó por estudiar el problema de la utilización de esclavos negros en las minas de altura, solicitando la opinión de prominentes colonos o ex colonos residentes en España, llegando a redactar un informe oficial que concluía: "que el clima de las montañas era demasiado frío para utilizar esclavos africanos en el trabajo de las minas, en el caso que no murieran tratarían de escapar para huir de los rigores de la altura".

Es evidente que la agresión climática de la altura, debido a la hipoxia ambiental, hizo fracasar la política laboral de la corona española de utilizar la mano de obra de los esclavos africanos en las áreas mineras de altura.

Finalmente, aun durante la guerra de la independencia contra España, la altura parece haber jugado su rol sobre los soldados realistas negros. El general Paz, al referirse a la derrota de tropas argentinas en el Alto Perú, daba cuenta de que un factor preponderante había sido la altura, mencionando que "en el abra de Cortaderos perdimos algunos negros helados de frío".

LA HEMOGLOBINA ANORMAL: UN FACTOR BIOLÓGICO

Poco se ha investigado sobre el factor o los factores que impidieron la "adaptación" de los sujetos de raza negra a las áreas mineras de altura.

El argumento más simplista responsabilizaba al factor ambiental, concluyendo que no se adaptaban por el clima frío de altura; sin embargo, los europeos blancos -que no venían de climas muy fríos- sí lograban "adaptarse".

No negamos la atracción que debe haber tenido sobre los negros el clima templado o caliente de la costa peruana, más semejante a su hábitat original, que facilitaba su desenvolvimiento laboral; aspecto que evidentemente debe haber influido en la migración posterior de aquellos que lograron adaptarse a las alturas.

Las referencias históricas nos indican que un porcentaje importante de los sujetos de raza negra presentaron problemas mortales cuando se les expuso al ambiente de las regiones de altura.

¿Por qué moría una cantidad significativa de los africanos al ser expuestos a la altura y no sucedía lo mismo con los europeos blancos? ¿Portaban algún factor biológico que los hacía más lábiles a la hipoxia de altura?

Nosotros creemos que sí. Los avances experimentados en los últimos 40 años en la interpretación de las enfermedades de origen molecular, principalmente el descubrimiento de las hemoglobinopatias, nos permiten aclarar el asunto.

Las hemoglobinopatias son enfermedades producidas por alteraciones en la molécula de la hemoglobina que portan los glóbulos rojos en la sangre, y tienen gran importancia en la teoría biológica que vamos a plantear.

Cada glóbulo rojo contiene aproximadamente 250 millones de moléculas de hemoglobina A. Esta proteína está formada por una molécula de globina, a la cual se unen cuatro grupos HEM con los átomos de fierro. La globina tiene dos pares de cadenas de polipéptidos, cada una con un promedio de 145 aminoácidos (dos cadenas Alfa y dos cadenas Beta).

La hemoglobina S se produce por la sustitución de un solo aminoácido (valina por ácido glutámico) en la posición 6 de la cadena Beta. Este cambio origina un comportamiento físico y químico diferente que, bajo cierta condiciones, puede manifestarse clínicamente.

En condiciones de hipoxia, los glóbulos rojos que contienen esta hemoglobina anormal toman la forma de "media luna" (célula falciforme o drenapocito), se vuelven rígidos y frágiles, y tienden a adherirse a otros glóbulos rojos. Este proceso aumenta la viscosidad de la sangre, disminuye la perfusión tisular y ocluye los vasos sanguíneos, produciendo isquemia e infarto en muchos órganos.

Este fenómeno biológico se produce en la altura, donde la presión parcial de oxígeno está disminuida, originando la hipoxia de altura.

pag81_fig2.jpg (12305 bytes)

Figura 2.- Cuando son expuestos a la hipoxia los glóbulos rojos que contiene la hemoglobina S, se deforman caracteríaticamente en forma de "media luna", desencadenado una serie de eventos hematológicos que van ha producir alteraciones patológicas severas, principalmente aclusión vascular e infartos en varios tejidos.

La hemoglobinopatia S es un desorden hereditario. Los sujetos heterocigotos AS generalmente son asintomáticos al nivel del mar, pero al trasladarse a la altura presentan complicaciones potencialmente fatales, si no son tratados a tiempo.

El gen de la hemoglobina S es frecuente en los lugares donde la malaria es endémica, ya que el Plasmodium es lábil al medio interno del glóbulo rojo con hemoglobina S; de esta manera el paludismo ha ido seleccionando e incrementando el número de portadores de hemoglobina S en el África.

HEMOGLOBINA S EN LA COSTA
OCCIDENTAL DEL ÁFRICA

CONGO 4-36% SIERRA LEONA 27%
ANGOLA 4-35% GABÓN 13-25%
NIGERIA 18-32% DAHOMEY 17%
CAMERUN 6-28% GHANA (SUR) 20%

Conociendo que la mayoría de esclavos traídos al Perú procedían principalmente de la costa occidental del África, donde del 12 al 36%, de la población porta esta hemoglobina anormal, postulamos que un factor biológico, la hemoglobina S, jugó un rol preponderante en la elevada mortalidad que presenté) un significativo sector de la población negra al ser expuesta a la altura.

pag81_fig3.jpg (26105 bytes)

Figura 3.- El gen de la hemoglobina S está ampliamente distribuido en el continente africano. Otras áreas menos importantes se encuentran en el Mediterráneo y en Arabia.

La interacción de dos factores, uno biológico y otro geográfico, determinó el fracaso de la corona española de imponer mano de obra africana en la explotación de las ricas vetas minerales de los Andes.

Los dichos populares son expresiones sabias nacidas de la experiencia. En este caso, un dicho corriente en nuestro medio afirma: "gallinazo no canta en puna y si canta es por fortuna"; nosotros lo ampliamos de la siguiente manera: "negro no canta en puna si tiene hemoglobina S y si canta es por la fortuna de no tenerla".

 

VER BIBLIOGRAFÍA

 

 


Regresar