Folia Dermatol.    2003; 14 (1) :7




LA INFECCIÓN POR HTLV-1 COMO ENFERMEDAD EMERGENTE


En el mundo globalizado de hoy, donde la información científica (y de la otra) está disponible para todo aquel con cierta cultura cibernética, a través de la Internet, nuestro concepto de "lo nuevo" ha ido cambiando paulatinamente. Más de uno de nosotros habrá escuchado de nuestros maestros la oración "en medicina, todo ya ha sido descrito". Esto se refiere al hecho de que muchas veces nos encontramos con casos inusuales, que nos desconciertan, y creemos estar frente a una manifestación nunca antes reportada de una entidad. Grande es nuestra sorpresa cuando, luego de una rápida búsqueda en bases de datos como Medline, idénticos hallazgos ya habían sido reportados con anterioridad y publicados en revistas indexadas. En otras palabras, nada nuevo hay bajo el sol, o en nuestro caso, bajo la lupa.

¿Existen nuevas enfermedades? ¿O estamos simplemente redescubriendo algunas? Para contestar estas preguntas se ha creado el término Enfermedades Emergentes, es decir, aquellas enfermedades nuevas o previamente descritas, que se hacen importantes por su incidencia creciente. Tomemos como ejemplo la historia de las dermatitis infectiva por HTLV-1.

La infección por este retrovirus es conocida en el Perú desde hace unos años, siendo nuestros colegas neurólogos e infectólogos los que se interesaron inicialmente en el tema .

Si nos remontamos a nuestra más cercana fuente bibliográfica, en el primer número indexado de la Folia el año 1995, Juan Manuel Cuba publica una serie de casos de Paraparesia Espástica Tropical (PET), y menciona la tesis de Magno Rodríguez de 1952 como la primera comunicación acerca de PET en el Perú.

Cito sus palabras: "...así, en los diversos centros hospitalarios, se observaron numerosos casos de esta paraplejia hasta 1988, en que JOHNSON y un grupo de investigadores peruanos y americanos estudiamos 5 pacientes. En todos ellos la serología fue positiva al HTLV-I y en uno, la biopsia medular, mostró signos de inflamación, necrosis y proliferación en los vasos. (esa)... constituye la primera publicación, sobre la Paraplejia espástica crónica asociada a HTLV-I, en el Perú".

El mismo Dr. Cuba en 1998 reporta nuevamente en la Folia dos casos de infección por HTLV-1. En uno de ellos, una mujer de 47 años, describe manifestaciones eczematosas, aunque sin precisar el término Dermatitis Infectiva (DI). Este termino acuñado por La Grenade define a una de las manifestaciones de la infección por HTLV-1 que se manifiesta clínicamente como un proceso eczematoso crónico que afecta principalmente el cuero cabelludo, la cara y zonas intertriginosas, como una especie de dermatitis seborreica hiperexudativa o cubierta con una costra mielisérica. Cabe anotar que las descripciones de La Grenade hacen marcada referencia a la incidencia en población infantil, y poco o nada se habla de adultos con dermatitis infectiva.

Paralelamente al grupo de investigación en Neurología del Hospital Santo Toribio, en el Instituto de Medicina Tropical "Alexander von Humboldt" de la Universidad Peruana Cayetano Heredia , se empiezan a desarrollar diferentes estudios sobre la epidemiología de la infección por HTLV-1. Eduardo Gotuzzo y colaboradores tenían a su cargo un importante número de pacientes con PET, y logran definir poblaciones de riesgo para la infección por HTLV-1, documentándolo en publicaciones internacionales que se remontan a 1991. Al estudiar las familias de estos pacientes, se encuentran algunos niños con cuadros eczematosos de cuero cabelludo, que podrían haber sido erróneamente clasificados como atopia . Es a insistencia del Dr. Gotuzzo que los dermatólogos los interesamos en el tema, y gracias a la posibilidad de despistaje gratuito, nos damos cuenta de la existencia de la dermatitis infectiva en nuestro medio. Fruto de ello constituyen la comunicación del primer caso de DI en adultos, por Martín Salomón y colaboradores en la Folia el año 2001 y la publicación de la serie de pacientes del Instituto de Salud del Niño de Miluska Aquije y Rosalía Ballona en el último número de la Folia del año 2002. 

Creo poder afirmar con certeza que la comunidad dermatológica peruana ya está al tanto de la existencia del HTLV-1 y de su importancia desde el punto de vista dermatológico, ya sea simulando psoriasis, atopia, dermatitis seborreica, dermatitis de contacto, ya sea causando sarna costrosa o dermatofitosis extensa y recurrente.

Es así que la medicina peruana esta aportando nuevos conocimientos en esta enfermedad emergente. La próxima Reunión Anual de Dermatólogos Latinoamericanos, RADLA, a llevarse a cabo en Lima en mayo del 2004, dedicará una parte de su programa científico a difundir el conocimiento actual acerca del HTLV- 1. Que otra mejor tribuna que RADLA para hacer evidente el aporte peruano al conocimiento sobre esta retrovirosis emergente. 

Dr Francisco Bravo

 


back.gif (71 bytes) Contenido

Volumenes anteriores

Revistas de Salud