Folia Dermatológica Peruana
- Vol. 10 • Nº. 4 Diciembre de 1999

 

CÓDIGO DE ÉTICA Y DEONTOLOGÍA DEL COLEGIO MÉDICO DEL PERÚ

 

Reiniciamos después de dos años de suspensión, la publicación de aspectos relacionados con una de las obligaciones fundamentales del médico peruano para su ejercicio profesional, que es el cumplimiento estricto de las normas establecidas en su Código de Etica y Deontología. La versión del proyecto actual (ya aprobado y que entrará en vigencia a corto plazo) se la daremos a conocer periódicamente en los aspectos que consideremos de interés para el dermatólogo peruano.

 

COLEGIO MEDICO DEL PERU
CODIGO DE ETICA Y DEONTOLOGIA

EXPOSICION DE MOTIVOS

1. Luego de transcurrido casi 30 años desde la primera versión del Código de Etica y Deontología del Colegio Médico del Perú, y a pesar de las modificaciones propuestas en 1998, es urgente modificar dicho Código, ante algunos hechos importantes relacionados con la medicina y el ejercicio de la misma, ocurridos en años recientes.

2. Existen en la actualidad nuevas formas de trabajo médico que conllevan nuevos deberes y obligaciones, así como nuevas responsabilidadades. Esto hace necesario precisar en el Código cuál es la conducta ética del médico en las nuevas circunstancias del ejercicio de la profesión, de modo que este sea un verdadero protector de los derechos del paciente. Así mismo, en el Código se hace necesario establecer normas para proteger al médico ante la posibilidad de ser objeto de injustas acciones en su contra.

3. De otro lado, una equivocada interpretación del concepto de «modernidad» ha ocasionado que el Estado, al reformar los sistemas de salud, esté convirtiendo la salud en una mercancía y a los médicos en una pieza más del sistema, sustrayéndoles su importantísimo rol social. Así han aparecido novísimas formas de reduccionismo de la profesión del médico, de subvaluación de su trabajo de verticalismo administrativo con avallasamiento de los derechos fundamentales de los médicos por otros colegas, de interferencia en el acto médico, de falta de respeto por los derechos del paciente, entre otras.

4. También, se aprecian situaciones que puede avasallar la dignidad humana. Han aparecido nuevas técnicas intervencionistas en la medicina, que hacen necesario velar por el mejor interés del paciente. De otro lado, la velocidad de la expansión de la industria farmacéutica y de otras industrias relacionadas con tecnologías para el diagnóstico o el tratamiento, hace necesario vigilar que sus ensayos e investigaciones respeten los derechos de quienes estén sujetos a dichos estudios.

5. Así mismo, los pasos dados hacia la determinación del genoma humano y el peligro de la aparición de nuevas formas de discriminación; lo conocido sobre la utilización de elementos biológicos de seres humanos en las fases iniciales de su desarrollo, sometiéndoles a riesgo en su integridad y su vida, hecho ejemplificado por la reciente aprobación estadounidense para obtener «stem cells» en la fase embrionaria del desarrollo; lo publicado o declarado sobre intentos de «obtener» seres humanos mediante técnicas que no respetan la dignidad; lo ocurrido sobre violaciones a los derechos humanos en programas de planificación familiar. La tendencia en algunos países, a que los médicos adopten una actitud permisivista ante la posibilidad de muerte de paciente; la calificación internacional de nuevos delitos contra la humanidad; entre otros, revelan que lo ético y lo moral requieren de una urgente protección, con el fin de preservar a la medicina y su ejercicio como modos de conducta humanos en esencia, y no anti-humanos como sucede en la actualidad en muchos aspectos.

6. Por lo expuesto, en el Proyecto de nuevo Código de Etica y Deontología se han hecho modificaciones a la Declaración de Principios, incorporando en ellos la referencia explícita a Derechos Humanos y a Derechos Fundamentales que cita la Constitución de la República. Así mismo, se precisan atributos del Código, de la medicina, del ejercicio de la medicina, y de la medicina y el médico en relación a la sociedad.

7. Han sido agregadas las definiciones de «acto médico», «prescripción médica» y «consentimiento informado». Se han incorporado normas que regulan las nuevas formas de trabajo de los médicos, particularmente las que se llevan a cabo en los nuevos sistemas de prestaciones de salud. También es necesario ampliar el nombre del Título sobre los transplantes de órganos, modificándole incluyendo hasta el material genético, parte de las células, células y tejidos, y agregando en este Título lo necesario para proteger al ser humano de toda depredación en las fases iniciales de su desarrollo, y también posteriormente. Luego de lo difundido sobre violaciones de Derechos Humanos en programas de planificación familiar, es indispensable que el Código precise responsabilidades y tipifique claramente las faltas y sanciones para que no se repitan dichas violaciones.

8. Se han incorporado dos nuevos Títulos; el primero es sobre «Delitos contra la Humanidad», entre los que se incluyen el genocidio, la desaparición forzada de personas y la tortura, así como la tipificación de la falta y la sanción al médico que participe en ellos, y también la participación del CMP para proteger al médico que fuere presionado por sus superiores para participar en tales delitos. El otro Título agregado es el referente a «Los Derechos del Paciente», en el que se detallan los derechos del paciente que el médico debe responder y hacer respetar.

9. Así mismo, para difundir un modelo ético de conducta médica, se ha incorporado al Código el deber de los colegiados docentes, para velar que en sus centros docentes se incorpore la enseñanza de la ética. Otro aspecto importante es la modificación de algunos artículos del Título sobre «El Médico y la Investigación», ya que era necesario adecuarlos al nuevo Código y a los postulados actuales de la bioética, pues, por ejemplo, se facultaba al responsable de un incapacitado físico o psíquico a autorizar investigaciones en el incapacitado, hecho hoy inadmisible. Así mismo, entre otras modificaciones o agregados, se indica las condiciones para el uso de placebos.

10. Ante el acceso cada vez mayor de personal administrativo o no administrativo, a la información contenida en las historias clínicas, se hace necesario extremar las medidas para cautelar el derecho del paciente a la intimidad y el derecho del médico a guardar el secreto profesional. Por ello, en el Título «Del Secreto Profesional» se han incorporado las modificaciones del caso.

11. Un tema importante es el relacionado con los Concursos. La solución final es que el CMP elabore el Reglamento Nacional de Concursos y que todos los concursos médicos del Perú se regulen con dicho reglamento. También en este Título, «De los Concursos», se establecen faltas para los médicos directivos o funcionarios que no pongan en concurso las plazas cubiertas interinamente o por contrato. Creemos conveniente que el CMP presente una Iniciativa Legislativa para elevar a la categoría de Ley el «Reglamento Nacional de Concursos», luego de su elaboración y aprobación por el Consejo Nacional.

12. Adicionalmente, es necesario citar que uno de los hallazgos que se hicieron en los textos precedentes, es que contenían numerosas normas de regulación y vigilancia a instituciones de salud. Sin embargo, la Ley de creación del CMP no establece una clara atribución para hacerlo, por lo que el CMP sólo tiene atribuciones sobre los médicos. En ese sentido han sido modificados los artículos correspondientes. Es conveniente que se gestione una modificación a la Ley de creación del CMP, para que el Colegio quede facultado para vigilar instituciones.

13. Además de lo mencionado, existen otras modificaciones menores en relación al tema, como las relaciones entre médicos, las juntas médicas, las elecciones, y otros, que son necesarias para que el Código cumpla su propósito. Finalmente, es indispensable mencionar que el nuevo texto del Código de Etica y Deontología del Colegio Médico del Perú mantiene una estructura similar a la del Código original, y tiene como propósito, la protección y cautela de los principios doctrinales y éticos que norman a la medicina y su ejercicio, la búsqueda de la excelencia, y el realce, fortalecimiento y custodia de la relación médico-paciente, para así brindar a la población peruana una medicina realmente humana.


Regresar