Nivel de conocimiento sobre prevención en salud bucal en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002. Rodríguez Vargas, Martha Cecilia


 

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO
( Continuación)


2.3.- Definición de términos
2.4.-
Planeamiento del problema
2.5.-
Justificación del problema
2.6.-
Objetivos
2.7.-
Variables
2.8.-
Operacionalización de variables

 

      2.2.6. ENFERMEDAD PERIODONTAL

     Las alteraciones ginvivoperiodontales son reacciones conectivo vasculares de la encía, por acción de un agente irritativo, sea este placa bacteriana, tártaro, etc. Para su determinación se debe hacer una evaluación sobre el color de la encía, donde su color normal que es rosado pasa a rojo; textura, consistencia y forma de margen gingival. De igual manera debe hacerse un sondaje, evaluar si existe gingivorragia, y movilidad. Si esta lesión continuara, se daría un proceso inflamatorio crónico hasta el periodonto de inserción, reemplazando la médula por un exudado de leucocitos y fluido.

     Alteraciones periodontales en gestantes

     En algunas gestantes se observa la presencia de cálculo, de bolsas moderadas y de hemorragia al sondaje. Esta situación empeora con el tiempo de gestación, edad de la paciente y número de embarazos previos. El tratamiento y prevención de esta patología debe ser realizado para evitar así complicaciones posteriores que dificulten el tratamiento. (27)

      Esta alteración gingival, denominada gingivitis del embarazo, aparece durante el segundo mes y alcanza su punto máximo en el octavo mes, momento en que va disminuyendo hasta el final del embarazo. Clásicamente se le acepta una prevalencia del 35 %, pero algunos autores hablan de hasta el 100%. Se observa una afectación mayor en la zona anterior, sobretodo a nivel interproximal. (26, 27)

      Diferentes estudios sugieren que esta gingivitis es el resultado del aumento de la progesterona y de su efecto sobre la microvascularización, o también debido a cambios hormonales que alteran el metabolismo tisular, acompañado de alteraciones locales como la mala higiene, modificaciones del pH salivar y disminución de las IgA. 

      A medida que los cambios iniciales aumentan, la gingivitis gestacional se presenta con un incremento del volumen de la encía y tumefacción a nivel papilar, aumento de las gingivorragias, que en casos avanzados puede dar lugar a un dolor ligero acompañado de halitosis y sensación de boca sucia. 

      Hay estudios, aunque muy pocos, acerca de las consecuencias de la enfermedad periodontal sobre la salud sistémica. El periodonto puede servir como un reservorio de bacterias, productos bacterianos y mediadores inmunoinflamatorios, los cuales pueden interactuar con otros órganos de sistemas alejados de la cavidad bucal. Las enfermedades periodontales en las gestantes son un factor de riego estadísticamente significativo para el nacimiento pretérmino, hecho esta hace pocos años desconocido. Es conocido que la respuesta del huésped a la infección periodontal resulta en la producción de mediadores inflamatorios que incluyen citoquinas y prostaglandinas. Por otro lado, el rol de las prostaglandinas en la regulación de la fisiología normal del parto ha sido bien documentado. Así las infecciones maternas durante el embarazo provocan una traslocación de productos bacterianos y mediadores inflamatorios, de esta manera la respuesta inflamatoria materna es el mecanismo que conduce a la prematuridad al provocar que los niveles de PGE2 y citoquinas (fluídos biológicos que por lo general inducen el trabajo de parto) se incrementan velozmente, produciendo trabajo de parto y nacimiento pretérmino. (27)

     Alteraciones periodontales en niños.

     Los tipos predominantes de gingivitis y enfermedad periodontal en niños no van acompañados prácticamente de sintomatología subjetiva, y en consecuencia existe un gran riego de no prestar la debida atención de esta patología en sus estadíos iniciales. Como las afecciones gingivales pueden progresar a una enfermedad periodontal grave, con perdida de los dientes como última consecuencia, el diagnóstico precoz de estas alteraciones es fundamental, además de resultar muy eficaz.

      Aspectos Gingivales de la dentición decidua. La encía del niño con una dentición decidua completa es, por lo general, más rojiza y tiene un carácter más flácido que la del adulto. Además el borde marginal gingival presenta un aspecto más protrusivo y redondeado, lo que posiblemente guarde relación con el reborde cervical tan pronunciado que tienen las coronas de los dientes de leche. El punteado típico que se observa en las encías sanas del adulto se desarrolla lentamente a partir de los 2 ó 3 años de edad, y por o general, es fácilmente observable como una zona estrecha en los primeros años de la edad escolar .En las zonas de los diastemas entre los dientes de leche, los tejidos interdentarios tienen una forma de silla de montar. Cuando se han establecido los contactos proximales entre los molares, la zona interproximal queda totalmente rellena por una papila interdental, con una concavidad marginal que corresponde a la zona de contacto.

     En las radiografías el hueso alveolar que rodea los dientes de leche tiene una lámina dura fina, pero bien definida, y una membrana periodontal comparativamente amplia; además presenta escasas trabéculas y grandes espacios medulares con una vascularización rica. El cemento radicular es también fino y principalmente de tipo celular. (28)

     Cuadro Clínico. La encía marginal libre tiene una coloración rojiza y un aspecto inflamado, con las papilas que hacen protrusión desde los espacios interproximales. La superficie se encuentra distendida y brillante y la exudación de las crestas es clínicamente evidente, sobre todo cuando se aplica una ligera presión a la encía libre. También existe una mayor tendencia a la hemorragia gingival al explorar con la sonda; estamos ya frente a una lesión preestablecida. Al ir progresando la enfermedad, la inflamación y el enrojecimiento pueden extenderse hacia la encía adherida. Como el factor causal es la acumulación de placa, puede eliminarse rápidamente los síntomas clínicos con un régimen eficaz de higiene oral. 

La gingivitis es el síntoma dominante en la infancia dado que hay una gran tendencia a que la lesión establecida progrese a una lesión avanzada con pérdida de inserción del tejido conjuntivo y del hueso de sostén. En principio rara vez se desarrollan procesos más avanzados hasta después de la pubertad. (28)

     2.2.7. MALOCLUSIONES

     Existen muchos factores que contribuyen en la instalación de las maloclusiones, estas pueden ser de origen congénito o hereditario o de orden local, funcional o ambiental.

Las maloclusiones frecuentemente, se originan de hábitos musculares bucofaciales nocivos, atribuidos a funciones alteradas: succiones no nutritivas prolongadas, hábitos alimenticios inadecuados, enfermedades nasofaríngeas, disturbios en la función respiratoria, postura anormal de la lengua. Por tanto, la mayoría de las maloclusiones puede ser prevenida, porque una atención profesional no se debe limitar a la higiene bucal, cualidades de la dieta, o aplicación de flúor. (32) Esto también es importante para mantener una integridad dentaria, la atención profesional debe también revisar no se debe limitar a penas de la higiene bucal las funciones del sistema estomatogmático, como succión, respiración, deglución, masticación y habla. Los movimientos musculares y los ejercicios funcionales, son igualmente importantes en la prevención de las maloclusiones.

     Las funciones realizadas correctamente desarrollan actividades neuromusculares que estimulan el crecimiento óseo, permitiendo que el maxilar y la mandíbula tengan tamaños y relaciones adecuadas para alojar a los dientes, posicionándose con armonía y equilibrio en sus bases. (32)

     El crecimiento deficiente de los maxilares y las maloclusiones dentales dependen de múltiple factores tales como: corto periodo de amamantamiento, caries dentales, insuficiencia respiratoria nasal, hábitos nocivos de succión, deglución y masticación, traumas y factores hereditarios.

     Las madres, ya desde la primera visita deben ser advertidas contra las posturas inadecuadas en el acto de dar el pecho; una postura anómala que comprima las fosas nasales contra el seno de la madre, la colocación de mamaderas u otros recipientes sobre el rostro del pequeño pueden producir alteraciones o desviaciones que en el futuro, al actuar sobre las partes óseas de la cara, pueden originar maloclusiones en el niño. Insistirán sobre la importancia de las posturas durante el sueño que adopte el niño, la interposición de la mano sobre el mentón, los dedos sobre la boca, etc., ya que todo ello puede producir situaciones lamentables en los años posteriores del desarrollo.

     Influencia de la Lactancia materna

     Cuando el bebé nace, la mandíbula se encuentra en posición posterior o distal n relación al maxilar superior, llamada retrusión mandibular fisiológica del recién nacido (entre 2cm a 5 cm), dando origen a un perfil convexo absolutamente normal en el recién nacido. Durante el primer año de vida, los dos meniscos articulares de la mandíbula son estimulados gracias al amamantamiento y al consiguiente empleo adecuado del sistema muscular, que durante el intervalo de amamantamiento provocan fatiga y sueño al niño, controlando el tiempo preciso de alimentación y coadyuvando al logro de la digestión perfecta. (18)

     En el momento del nacimiento hay una desproporción entre el cráneo y la cara. El cráneo no recibe influencia del medio ambiente, mientras que la cara, desde el nacimiento a la pubertad, va a recibir influencias muy notorias, debido que allí se encuentran los órganos de la audición, olfato, gusto y tacto. También en esta área van a ocurrir las funciones del aparato bucal que son determinantes para la maduración y desarrollo del mismo, como son: masticación, succión, deglución, salivación, respiración y fonación. El amamantamiento es responsable de la maduración de los músculos de la masticación, debido a que cada músculo está preparado al principio para una sencilla función (amamantarse) y luego va madurando para cumplir correctamente con funciones más complejas (masticación). Los movimientos de estos músculos, aunque limitados fisiológicamente en el recién nacido, van a madurar el sistema muscular por medio de la lactancia natural o alimentación a pecho, que es la única forma que se produzcan los estímulos necesarios en el humano para el completo desarrollo dental y maxilar. Cualquier otro tipo de alimentación que no sea natural, tendrá el riego de producir una lesión de crecimiento y desarrollo en el área dento-facial.

     La falta de amamantamiento de los niños va a producir una cadena de situaciones, porque la alimentación con el empleo de biberón desarrolla en ellos un reflejo de succión y deglución inadecuado, debido a que la boca del lactante se abre en exceso, el esfuerzo muscular, además de inadecuado es insuficiente para lograr la completa maduración de los músculos, lo que trae como consecuencia la necesidad del establecimiento de una succión no nutritiva, bien sea de objetos, chupón o dedos, ésta actividad repetitiva puede pasar a la instauración de hábitos viciosos de succión y deglución. (36) Durante el amamantamiento, el reborde anterior del maxilar superior se apoya contra la superficie del pezón y parte del seno materno. Actuando la lengua a modo de válvula, a través de movimientos anteroposteriores, permitiendo así el ordeñe del pecho materno, sincronizando esta acción con la función respiratoria. 

     Uso de biberón

    
La succión del biberón por ser más gruesa y grande que el pezón desplaza la lengua al piso de la boca y no permite el roce fisiológico con el paladar duro, la mandíbula permanece en una posición distal y no logra realizar eficazmente los movimientos de avance y retroceso completamente. (18, 32)

     En los casos que sea necesario sustituir la alimentación materna por el biberón, este debe tener determinadas características que la asemejen al seno materno, como ser: 

  • Tetina corta 

  • De consistencia firme 

  • Con varios orificios pequeños, para poder efectuar el ejercicio muscular, sincronizando las funciones de succión, respiración, y deglución, favoreciendo como ya expresamos el correcto desarrollo de todo el esqueleto facial. 


     El uso de mamaderas y chupete no debe extenderse más allá de los dos años. Cuando enseñas al bebé a comer solo, también debe aprender a usar un vaso o taza para consumir líquidos de esta forma el cambio será más fácil.

     Succión no nutritiva

     La succión no nutritiva durante la lactancia, es la actividad que consiste en que el lactante se chupe el dedo, chupón u otros objetos. 

     La succión no nutritiva se considera parte normal del desarrollo fetal y neonatal. El feto tiene movimientos de succión y deglución desde las semanas 13-16 de gestación; además de otros de tipo respiratorio. Se considera que son precursores importantes de la respiración y deglución, necesarias para la vida postnatal.

     La succión no nutritiva guarda relación estrecha con dos reflejos presentes al nacimiento. El de búsqueda es el movimiento de la cabeza y lengua hacia un objeto que toca la mejilla del lactante, que usualmente es el pecho materno pero también es un dedo, o un chupón. Este reflejo desaparece en lactantes normales hacia los siete meses. El de succión hace que la leche salga de los pezones y se preserva hasta el año. Su desaparición no significa que el lactante deje de succionar; en esta etapa ya ha aprendido a alimentarse y no necesita del reflejo para hacerlo. (32, 37)

     En resumen la succión no nutritiva del lactante es casi universal y se considera normal. El punto en que se vuelve hábito y es anormal no está muy claro, pero se considera que es hasta los 3 años. La mayoría de las veces el niño logra superar esta etapa y el hábito desaparece, sin embargo, si el reflejo continúa después de los tres años este puede provocar daños permanentes en los maxilares. 

     Tiende a producir en la dentición decidua, protrusión de incisivos superiores, mordida cruzada posterior, linguoversión de incisivos inferiores, mordida abierta anterior. Todo desplazamiento nocivo de los dientes tienden a resolverse en un alto porcentaje de estos casos, si el hábito se interrumpe antes que broten los dientes permanentes. Por lo tanto, es mejor postergar el tratamiento hasta el periodo final de la dentición o cuando empiezan a hacer erupción los dientes permanentes. Las terapias más comunes consisten en la inserción de ciertos aparatos en la boca del niño que eliminan este hábito. (32)

     Lo mismo aplica a la costumbre de chuparse el dedo, si no se desarraiga antes de la aparición de los incisivos permanentes, estos hábitos pueden ocasionar problemas en la forma del paladar, la mordida y posición de los dientes permanentes.

     Es bastante común que el niño use para la succión diferentes elementos que le dan satisfacción, como ser el dedo o un pañito, etc., debiendo ser sustituidos todos estos por el chupete y nunca reprimirlos en cuanto a su uso ya que en esta etapa, la succión forma parte de su desarrollo fisiológico. Pero sin embargo es importante educar a la madre, para que no use el chupete cada vez que su hijo esta angustiado, como elemento de salvación. Sino que por el contrario debe buscar la manera de consolarlo y entretenerlo. 

     El tamaño del chupete se elige de acuerdo con el de la boca del niño. Nunca fijarlo a cintas o collares que rodeen el cuello. Siempre debe estar limpio e ir renovándolo a medida que se gasta. Jamás agregarle jugos, miel, azúcar, etc.

     2.2.8. ATENCIÓN ODONTOESTOMATOLÓGICO DE LA PACIENTE GESTANTE.

     Nuestro tratamiento odontoestomatológico debe ser tan seguro para el feto como para la madre, así, tendremos limitados determinados tratamientos. 

El segundo trimestre es el período más seguro para proporcionar cuidados dentales habituales. Incluso así, es aconsejable limitar los tratamientos al mínimo, como actos operatorios simples. Lo más importante es controlar la enfermedad activa y eliminar problemas potenciales que podrían surgir al final del embarazo. Las operaciones de reconstrucción extensas y la cirugía oral y periodontal mayor deben posponerse hasta después del parto. (27)

     Correa y col realizaron un trabajo en Colombia en 1986 y descubrieron que el 79,2% de las gestantes estudiadas no habían asistido a la consulta odontológica. Las investigaciones mencionan que las razones que afectan, son las siguientes: No sentir dolor ni molestia (38,3%); nervios y miedo (26,3%); falta de tiempo (11,4%); no les atienden en su estado (10,9%); descuido (8,6%); no tienen dinero (5,1%). (7)

     Educación de las pacientes 

     Son pacientes en principio muy receptivas hacia cualquier medida que implique una mejora de su salud y la del propio hijo. Así, es un buen momento para insistir en la importancia de la higiene oral, enseñar una buena técnica de cepillado y de instruir también en la necesidad de llevar a cabo un buen control de placa para disminuir el efecto que los cambios hormonales producen en la encía. También deben recibir toda la información necesaria y correcta con respecto a conocimientos básicos sobre desarrollo y crecimiento dental, como tipos de dentición, cronología de erupción, importancia de los dientes, etc.

     Existen algunos mitos sobre la Salud Dental durante la gestación. El principal es que la gravidez aumenta el número de lesiones cariosas o problemas gingivales (encías), comúnmente se dice "por cada embarazo, un diente menos" esto no es verdad si se mantienen algunos cuidados básicos, tales como alimentación equilibrada, buena higiene bucal y recibir cuidados profesionales periódicos. Otro concepto erróneo es que "durante la gestación no se puede recibir atención odontológica", por lo que se requiere una verdadera concientización por parte de los profesionales de salud con respecto a estos puntos.

Tipos de dentición. El ser humano tiene dos denticiones: la decidua y la permanente.

     Dentición Permanente. 

     Los dientes temporales empiezan a ser reemplazados a partir de los 6 años, por los dientes permanentes, su erupción se inicia también con los incisivos centrales inferiores. Las primeras molares inferiores y superiores erupcionan detrás de las segundas molares temporales, es decir no reemplazan a ningún diente temporal y algunas veces coinciden con la erupción de incisivos.

     Dentición Decidua.
Así mismo, resulta conveniente que las madres conozcan un grupo de signos que se denominan "accidentes de la erupción", que acompañan al momento de la erupción de los dientes temporales y que no se pueden considerar como patología en sentido estricto: desasosiego, eritrosis yugal, sialorrea, rinitis, bronquitis serosa, etc.

     La dentición decidua también es conocida como de leche, o la primera. Empiezan a erupcionar aproximadamente a los 6 meses y se completa hacia los 2 años. Esta compuesta por 20 dientes: 10 superiores y 10 inferiores. En esta primera dentición no salen ni premolares ni terceros molares.

     El cuidado de los dientes de leche o temporales es algo a lo que muchos padres de familia no le dan importancia porque piensan que al fin y al cabo se caerán antes que su hijo (a) cumpla los siete años. Según la experiencia clínica del odontopediatra, José Orlando Vega, los padres de familia no practican normas de higiene bucal con sus hijos menores de tres años, porque resulta una práctica incómoda y cansada. "Muchas veces nos resulta más cómodo dormir al niño con un biberón lleno de líquidos azucarados (leche, jugos etc.)". De esta manera lo que se hace es abrir las puertas a la caries de biberón. Recalcó que el ser humano experimenta enfermedades dentales a partir de los seis meses de edad, con la erupción del primer diente, por tal razón los cuidados dentales de un niño deben de iniciarla los padres de familia a esa edad. (9)

     Importancia. Los dientes de leche o temporales, cumplen importantes funciones dentro del sistema masticatorio, en el que participan de manera armónica otros elementos como la lengua, mejilla, huesos maxilares, músculos y glándulas salivares. Desempeñan funciones de masticación, fonación, estética y matrices funcionales para el adecuado desarrollo cráneo maxilo-facial del menor. Los dientes enfermos traen problemas de masticación de los alimentos en el período más activo del crecimiento y desarrollo del niño. Estos inciden también en la fonoarticulación correcta. Los dientes temporales y principalmente los de adelante son claves en el aprendizaje del lenguaje hablado. Estos primeros dientes son los encargados de mantener el espacio adecuado para la correcta alineación de los dientes permanentes. Sin olvidar la estética que inciden en la imagen del niño que pueden crear traumas psicológicos.

Cronología de Erupción:


i.u: intrauterino

Resumiendo entonces, con respecto a la mujer embarazada lo más importante es: 

- Dieta controlada: pobre en azúcares y rica en Calcio, Fósforo y Flúor: éstos sería lácteos, pescados, tomate, té.

-Cepillado dentario después de cada comida.

- Uso de dentífricos fluorados o buches con Flúor.

- Visita al odontólogo cada tres meses.

- Ingestión de comprimidos de Flúor a partir del tercer mes, para la calcificación de los dientes del bebé.

- En caso de mucha predisposición a las caries, el odontólogo puede indicar enjuagatorios diarios a base de Flúor, después del cepillado nocturno. 

     Para que se cumplan los objetivos anteriormente descriptos, la madre debe llegar al momento del parto en óptimo estado de salud bucal y con una fuerte motivación para mantenerla y lograr también la salud bucal del bebé.

     Empleo de fármacos 

     Los fármacos administrados a una mujer gestante pueden pasar la placenta y ser tóxicos para el feto o tener un efecto teratógeno. La mayoría de los laboratorios de productos farmacéuticos previenen contra el uso de muchos, e incluso de todos, sus productos durante el embarazo, por falta de investigación bien controlada en los seres humanos. 

     El primer trimestre es la etapa del embarazo más susceptible para el embrión de padecer efectos teratógenos debidos a los medicamentos, ya que se produce la diferenciación de los órganos. La malformación dependerá del tiempo de exposición. A partir de la octava semana los órganos ya están formados, y la susceptibilidad es inferior. El efecto teratógeno en este período puede dar lugar a una disminución del tamaño y número celular, que se puede manifestar con un retardo del crecimiento, una disminución del tamaño del órgano y alteraciones funcionales de los diferentes sistemas. 

     Hemos de tener en cuenta, también, que el feto presenta una capacidad de metabolización de fármacos limitada, debido a la inmadurez hepática y de su sistema enzimático. (26) 

     Por otro lado, en el embarazo se producen cambios a nivel de diferentes sistemas: cardiovascular, hepático, renal o gastrointestinal, que pueden alterar la respuesta terapéutica esperada de los medicamentos prescritos y puede ser necesario una alteración del plan de tratamiento 

     Todos estos cambios en cada órgano requieren en las embarazadas una alteración de las dosis de los antibióticos y de los analgésicos. 

     Anestésicos locales: Se pueden usar siempre, salvo alergias específicas. En ciertos casos utilizaremos mepivacaína sin VC para evitar problemas circulatorios placentarios. 

     Analgésicos: El paracetamol es uno de los analgésicos más usados en el embarazo, con efecto analgésico, antipirético y una baja actividad anti-inflamatoria. No existen estudios que demuestren reacciones adversas tanto para la madre como para el feto con la administración de este medicamento, así será el analgésico de elección en la consulta. No hemos de olvidar, no obstante que pasa la barrera placentaria, y que su uso prolongado puede ocasionar anemia materna y nefropatía fetal.

     Antibióticos: Las penicilinas y derivados (como amoxicilina) son los antibióticos de elección para el tratamiento de infecciones odontogénicas ligeras-moderadas, y sólo están contraindicadas en casos de hipersensibilidad. No hemos de olvidar, no obstante, que no existen estudios bien controlados en mujeres embarazadas, por lo que su utilización será solo en caso de ser claramente necesaria. 

     Las cefalosporinas orales son buenas para el tratamiento de infecciones leves-moderadas en odontología. En mujeres embarazadas parece una alternativa segura. 

     La clindamicina se encuentra en la categoría B de la clasificación de la FDA, y la reservaremos para el tratamiento de infecciones severas después de consultar con el ginecólogo. Parece ser que no existen efectos tóxicos en mujeres embarazadas. 

     Las tetraciclinas están contraindicadas durante el embarazo debido a los efectos adversos que producen. Dentro de éstos se observa tinción de los dientes, inhibición del crecimiento del hueso y alteraciones hepáticas en el feto. Su utilización solo podría estar justificada si otros medicamentos están contraindicados o no resultan eficaces. 

     Corticosteroides : Están prohibidos en el primer trimestre del embarazo por la posibilidad de que produzcan efectos teratógenos a dosis elevadas y tiempo prolongado. Se relacionan con la aparición de fisura palatina. Su uso durante el segundo y tercer trimestre parece ser que no comporta graves riesgos, aunque se aconseja administrarlos sólo en casos de absoluta necesidad. (26, 27)

     Radiografías dentales 
  
     En principio las radiografías dentales están contraindicadas, especialmente durante el primer trimestre, cuando el feto en desarrollo es particularmente susceptible a los efectos de la radiación. Sin embargo, en caso que se requiera tratamiento odontoestomatológico, será imprescindible su uso para realizar un buen diagnóstico. Una de las principales ayudas en el caso de la mujer embarazada es el delantal de protección, ya que se ha demostrado que su uso disminuye casi a la nulidad la radiación gonadal. 

     Brent ha indicado que la dosis umbral en la inducción de lesiones genéticas es de 10 rads., cuando la radiación ambiental diaria es de 0.0004 rads. y la de una ortopantomografía es de 0.00001 rads.(26) 

     Momento para llevar a cabo el tratamiento odontoestomatológico
 
     Santana y col. en un trabajo al respecto recomiendan (41)

     Primer trimestre 

-Tratamientos dentales de emergencia 

-Enseñanza de higiene oral, control de placa
 
-Tratamiento periodontal conservador 

     Segundo trimestre 

-Tratamientos de emergencia y electivos 

-Radiografías con protección 

-Enseñanza de higiene oral, control de placa 

-Tratamiento periodontal conservador 

-Momento ideal para el tratamiento dental

     Tercer trimestre 

-Tratamientos de emergencia 

-Evitar la posición supina durante tiempo prolongado. Visitas cortas. Se aconseja una posición semi-incorporada y con cambios de posición frecuentes. 

-Radiografías con protección 

-Enseñanza de higiene oral, control de placa 

-Tratamiento periodontal conservador 

-Evitaremos al máximo cualquier tratamiento en las últimas semanas debido a la posibilidad de que presente un parto prematuro en el gabinete dental. 

     Durante todo el embarazo 

-Programas de control de placa 

-Evitar la anestesia general y sedación intravenosa. Usar anestesia local
 
-Evitar al máximo la administración de fármacos no necesarios 

-Si bien no esta justificado por todos los autores, la ingestión oral de 1mg/día de flúor a partir del tercer o cuarto mes de gestación que es cuando empieza la calcificación de los dientes temporales, podría estar justificada en función de ciertos estudios. (24) 

     Influencia del tratamiento odontoestomatológico en el feto 

     El momento crítico para el feto es el primer trimestre, ya que es cuando se lleva a cabo la organogénesis fetal y puede dañarse por múltiples factores externos (radiaciones, fármacos, situación estresante para la madre). Además, durante las primeras semanas, es frecuente que la madre desconozca su estado, pudiéndose ocasionar graves complicaciones. 

     Las malformaciones fetales pueden tener origen desconocido o pueden ser debidas a factores hereditarios, al tabaco, al alcohol y otras drogas o medicamentos. Como odontólogos debemos controlar la infección y no emplear ninguno de les elementos de nuestra consulta potencialmente teratógenos. (26, 27) 

     En el segundo y tercer trimestre disminuye el riesgo de teratogenicidad, aunque ciertos medicamentos para el tratamiento de infecciones, como por ejemplo el uso de tetraciclinas, pueden jugar un papel muy importante en este momento. 

     El aborto espontáneo es la terminación natural de la gestación antes de la 20ava semana. Se produce en el 10-20 % de todos los embarazos. Dentro de los factores que podrían provocarlo se encuentran las radiaciones ionizantes, ciertos fármacos y productos químicos, así como el estrés. Además, es conocido que las enfermedades febriles y la sepsis pueden precipitar el aborto. Por ello, es aconsejable un rápido tratamiento de la infección.

     2.2.9 TRATAMIENTO ODONTOESTOMATOLÓGICO DE LA PACIENTE DURANTE LA LACTANCIA 

     El principal problema es la secreción de fármacos que tome la madre a través de la leche. Así, el lactante puede tomar indirectamente medicamentos nocivos para él, así como otros medicamentos pueden interferir en la actividad secretora normal de la glándula mamaria, interrumpiendo la lactancia o modificando la composición de la leche materna. (26)
 
     Todos los fármacos de bajo peso molecular pueden pasar a la leche, si bien se sabe que la proporción de éstos no excede el 2-3 % de la dosis en sangre materna. Por eso se piensa que es altamente improbable que se ocasionen efectos adversos con la administración de la mayoría de los fármacos. Sin embargo tomaremos una serie de precauciones, similares a las que se observan para las mujeres gestantes. 

     A nivel de analgésicos evitaremos la aspirina o derivados a altas dosis. Se recomienda el uso del paracetamol. Respecto a los antibióticos, se pueden prescribir las penicilinas y derivados, y en casos de alergias, cefalosporinas o eritromicina. 

     Quedan totalmente proscritos medicamentos como tetraciclinas, ketoconazol (antimicótico), litio, fármacos anticancerosos, agentes radiactivos, fenindiona, cloramfenicol e isionacida. 

     Utilizaremos benzodiacepinas a bajas dosis, siempre consultando con el médico de la paciente. Evitar los colutorios con etanol, sobretodo los que se ingieran, ya que el alcohol se secreta por la leche. 


2.3 DEFINICIÓN DE TÉRMINOS

SALUD BUCAL. Referido a la condición del proceso Salud-enfermedad del sistema estomatogmático.

PREVENCIÓN EN SALUD BUCAL. Dirigido a reducir la prevalencia e incidencia de enfermedades bucales. Definido por tres niveles, el primario, se consigue con promoción y protección específica, el secundario, mediante un diagnóstico temprano y el terciario, mediante la limitación de la incapacidad. 

NIVEL DE CONOCIMIENTO. Aprendizaje adquirido estimado en una escala. Puede ser cualitativa (ej. Excelente, bueno, regular, malo) o cuantitativa (ej. De 0 a 20). Para fines de este estudio se utilizará la escala cualitativa.

NIVEL DE CONOCIMIENTO SOBRE PREVENCIÓN EN SALUD BUCAL. Es el aprendizaje o entendimiento de los conocimientos básicos sobre anatomía, fisiología de la boca, enfermedades más prevalentes (caries, enfermedad periodontal y maloclusiones); además de los aspectos preventivos. Para fines de ésta investigación también establecemos la relación entre la gestación y la atención odontológica. 

HIGIENE BUCAL. Referido al grado de limpieza y conservación de los dientes y elementos conjuntos.

DIETA. La dieta se refiere a la cantidad acostumbrada de comida y líquidos ingeridos diariamente por una persona.

MALOCLUSIÓN. Es una afección del desarrollo, en la mayoría de los casos, se debe a una moderada distorsión del desarrollo anormal. Comprende una cantidad de desviaciones morfológicas diferentes que pueden presentarse como características únicas o formar parte de diversas combinaciones.


2.4 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

     2.4.1 CARACTERIZACIÓN DEL PROBLEMA

     Durante mucho tiempo, la atención y la asistencia odontológica y preventiva para niños, se iniciaba a los 3 años de edad. Varias investigaciones realizadas demostraron que ya durante el primer año de vida del bebé, e inclusive antes, durante la gestación, existe la presencia de hábitos inadecuados, por ejemplo, la ausencia de procedimientos de higiene bucal y el amamantamiento nocturno en el pecho y/o biberón. Se ha visto que en muchos Centros Hospitalarios a los que acuden madres gestantes, estas tienen un insuficiente y muchas veces errado conocimiento acerca la relación que existe entre sus cuidados y la repercusión de éstos en la Salud Bucal de su futuro hijo. Así mismo desconocen los cuidados en Salud oral que deben aplicar en sus niños desde que nacen y de esta manera poder prevenir futuros problemas como caries, enfermedad periodontal, maloclusión, etc.

     Es por esto que los padres, especialmente la madre durante su gestación, juegan un papel muy importante ya que ellos son el modelo, un ejemplo para sus hijos, ellos los inducen y es parte de su labor educativa, esta labor empieza con los conocimientos básicos de la madre gestante, acerca de sus propios cuidados tanto de higiene bucal y hábitos dietéticos, como los de su futuro bebé.

     El trabajo de un equipo multidisciplinario es fundamental para la prevención. El médico obstetra y el pediatra deberían proveer la información básica con relación a los hábitos de higiene bucal, dieta, succión y la época en que debe ser llevado al dentista, pues raramente el niño visita al dentista durante el primer año de vida, a no ser por traumatismo y/o enfermedades de la boca. 

     2.4.2 DEFINICIÓN DEL PROBLEMA

     La salud bucal de nuestros niños comienza desde el embarazo, contemplando en la dieta de la mamá el aporte correcto de proteínas, calcio, fósforo y vitaminas. Continúa luego del nacimiento con medidas que fortalecen los dientes que se están formando. Después del nacimiento el mejor alimento es la leche materna. Al nacer los bebés no tienen microorganismos en la boca, los adquieren. Estos microorganismos forman la placa bacteriana. Por eso es muy importante que quienes estén en íntimo contacto con los recién nacidos, no tengan caries o enfermedades en las encías. Es por esto que la prevención y conciencia odontológica se debe comenzar con la madre embarazada, motivarla y educarla, en relación a su higiene bucal y la de su futuro hijo, para evitar problemas posteriores y comunes como por ejemplo el uso de chupones, biberones, falta de higiene, etc., las cuales causan problemas como caries dental, mordida abierta, mala posición de las piezas dentarias, etc. Para que se cumplan los objetivos anteriormente descriptos, la madre debe llegar al momento del parto en óptimo estado de salud bucal y con una fuerte motivación para mantenerla y lograr también la salud bucal del bebé.

     El presente estudio se realizó en el Hospital Nacional Daniel A. Carrión, durante el mes de julio del 2002 a todas las primigestas que acudieron a su control prenatal en dicha institución, las cuales en su mayoría pertenecen a la población del Callao. 

     2.4.3 FORMULACIÓN DEL PROBLEMA

     ¿Cuál es el nivel de conocimiento sobre prevención en Salud Bucal en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002?


2.5 JUSTIFICACIÓN

     Para la prevención, el mejor tratamiento médico que existe es el que no ha de realizarse, esto se puede lograr manteniendo una serie de buenos hábitos de salud. 

     El embarazo es una fase ideal para el establecimiento de buenos hábitos, pues la embarazada se muestra psicológicamente receptiva para adquirir nuevos conocimientos y cambiar conductas que probablemente tendrán influencia en el desarrollo de la salud del bebé. Es por esto que la Odontología para bebés está orientada a variar el comportamiento de los padres en cuanto al inicio de las actividades de limpieza de la boca y eliminar el concepto errado de que se debe acudir al dentista después de los 3 años, o cuando ya exista algún problema bucal. La prevención en Salud Bucal dentro de la planificación de la salud, se proyecta a lograr en el futuro una disminución y tal vez la erradicación de la enfermedad de caries, tal como ha sucedido con otras enfermedades llámese polio o bocio. Esto se lograría mediante la educación, concientización y apoyo de los profesionales de la Salud, tanto de los propios Odontólogos (no creando una profesión individualista sino orientándolo hacia un trabajo en equipo) (44), como los que tienen a su cargo el binomio madre-hijo, tales como médicos, ginecólogos, pediatras, neonatólogos, obstetras, etc; para que sea incluido dentro de Centros Hospitalarios programas de prevención en Salud Bucal en gestantes, y poder tener una relación más estrecha con ellos. Sin embargo, según estudios realizados, esto todavía no se aplica en la realidad. Shout y cols. en1998 realizaron una investigación en Xochimilco, para conocer la opinión de los médicos acerca de la atención odontológica durante la gestación, donde se analizaron 650 encuestas, (57 % de Médicos generales, 24% de Obstetras, 19% especialistas interconsultantes). Los resultados mostraron que existe baja referencia de gestantes al Odontólogo. El 56% no acostumbra revisar la boca, 53% considera innecesario ser consultados por el Odontólogo. Se discute la necesidad de establecer comunicación entre el médico y el Odontólogo por la razón que existe poca confianza en el Odontólogo para los tratamientos de las embarazadas y el desconocimiento médico de los procedimientos odontológicos y el bajo riesgo que ellos implican. (14)

     En nuestra realidad, en los Centros Hospitalarios Nacionales, los primeros que tienen contacto con la gestante son los gineco-obstetras, los cuales a la primera visita de ésta a sus controles prenatales, son automáticamente derivadas a los servicios odontológicos para su respectiva evaluación, algunas de las cuales no cumplen con este requisito por tener ideas erróneas con respecto a la atención odontoestomatológica y su relación con la gestación, por lo que falta una verdadera concientización para poder lograr un avance en la prevención de este grupo considerado como prioritario por el Ministerio de Salud, en los programas de salud Bucal.

     Con este estudio trataremos de evaluar el conocimiento sobre prevención en Salud Bucal de estas futuras madres y de esta manera tener una evaluación real de esta problemática para tener una base y así poner en práctica métodos preventivos a través de nuestra Universidad en los Internados Hospitalarios y también en la práctica privada, ya como profesionales, contribuyendo de esta manera a la salud bucal de nuestra población. Tenemos que tener en cuenta que en la mayoría de las Instituciones de educación en Salud, poseen una filosofía básica restaurativa en educación dental, preparando profesionales con excelente destreza para producir las mejores restauraciones, pero no muy preparados para inducir a sus pacientes en el área de la prevención.


2.6 OBJETIVOS

     

  1. GENERAL

    Determinar el nivel de conocimiento sobre prevención en Salud Bucal en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002, según grado de instrucción, trimestre de embarazo, edad y visita actual al odontólogo

  2. ESPECÍFICOS

  • Determinar el nivel de conocimiento sobre medidas de prevención en Salud Bucal en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002.

  • Establecer el nivel de conocimiento sobre desarrollo dental en Salud Bucal en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002.

  • Conocer el nivel de conocimiento de las principales enfermedades bucales en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002.

  • Identificar el nivel de conocimiento sobre gestación y su relación con la atención odontológica en gestantes del Hospital Nacional Daniel A. Carrión en el año 2002.



2.7 VARIABLES

  1. Conocimiento sobre prevención en Salud Bucal

Covariables:

  1. Edad 

  2. Grado de instrucción

  3. Trimestre de embarazo 

  4. Atención odontológica actual


  2.8 OPERACIONALIZACIÓN DE LAS VARIABLES


Operacionalización de las variables  PDF

 

 

Regresar



Contenido Relación por área Relación por autor