GACETA SAN MARQUINA

Año IX - Nº 38 | Órgano Oficial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos | Enero - 2000

 

PROHOMBRES DEL SIGLO XX

Anterior   |    Inicio   |   Siguiente



Federico Kauffman Doig


Federico Kauffman Doig

Kauffman Doig egresó de las aulas sanmarquinas con el título de Doctor en Arqueología.

Su mayores aportes se centran sobre la religiosidad andina y la gestación de la civilización peruana ancestral y el porqué de la configuración de su rostro social.

Este último aspecto se fundamenta en el desequilibrio que produjo el permanente crecimiento de la población asentada sobre una naturaleza en extremo limitada en suelos aptos para el cultivo y el resto permanentemente azotada por desastres causados por el fenómeno del El Niño.

Estos estudios han sido publicados en el último número de la Serie de Antropología de la Universidad de Bonn, en Alemania.
Entre las obras que este laborioso arqueólogo ha legado a la sociedad podemos mencionar Comportamiento sexual en el antiguo Perú, Las placas mágicas de Chuco en Arequipa y El templo pintado de El Ingenio en Nazca. La mayoría de ellas traducidas a otros idiomas. Por estos días, está culminando la redacción de un libro sobre sus investigaciones en Chachapoyas.

Su obra más difundida se titula Manual de arqueología peruana que ha sido reeditada en diez oportunidades. Uno de sus libros fue publicado en Italia en dos tomos; el primero Perú Attoprimo-etapa primera y el segundo con el título de Incas. "Son volúmenes de aproximadamente 1450 páginas", precisa Kauffman Doig.

Sus investigaciones han tenido también eco en revistas especializadas nacionales y extranjeras, como la publicación Arqueológicas, la más importante del país en su campo, editada por el Museo de Arqueología, Antropología y de Historia del Perú, así como en la revista alemana Baesseler- Archiv.

Estudios en San Marcos

Kauffman guarda un recuerdo especial de su maestro Raúl Porras Barrenechea, gracias a él se interesó por la historia. "Aprendí mucho de él porque fui su asistente de cátedra en el curso de Fuentes históricas del Perú, recuerda el investigador.

Por cuestiones políticas, en 1969 es retirado de San Marcos luego de ser acusado de aprista. "Yo acepté el encargo de Luis Alberto Sánchez para asumir la dirección del Departamento de Estudios Especiales sólo por intereses profesionales", explicó Kauffman Doig.

No sólo las aulas sanmarquinas albergaron a este ilustre peruano. Universidades como la Pontificia Universidad Católica del Perú y la de Lima, esta última desde su creación, también se beneficiaron con sus cátedras. En la Universidad de Bonn, como profesor visitante, dictó durante dos años la cátedra de "Arqueología peruana y americana". Actualmente es el director del Instituto de Investigaciones Arqueológicas, Históricas y Etnográficas de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

Por su prolífica labor profesional fue honrado con el título de Amauta, el más alto honor al mérito que concede el Perú en el campo de la cultura. Recibió en dos oportunidades el Premio Nacional de Cultura y fue el primer latinoamericano en ser distinguido con la medalla de Neubergh en Suecia, premio otorgado por su importante labor en la arqueología.

Kauffman Doig ha sido condecorado por los gobiernos de Bélgica, Austria y Suecia. Es miembro de número de la Academia Nacional de Historia del Perú y miembro honorario del Museo Barbier-Mueller (Suiza).

Como integrante del Comité Científico del Centro Studi Ricerche Ligabue de Venecia, Kauffman Doig ha dirigido las 15 expediciones "Antisuyo" organizadas por dicha entidad conjuntamente con el Instituto de Arqueología Amazónica. Bajo el patrocinio del gobierno peruano ha venido explorando y redescubriendo los Andes Amazónicos sistemáticamente desde 1980.

También ha conducido expediciones arqueológicas en diversos lugares del país: Chavín, Arequipa, Cusco, Nazca (El Ingenio), Ancón, Pajatén, Laguna de las Momias y Río Tambo. En 1987 dirigió la expedición peruano-guatemalteca a la laguna del Tigre en el Petén occidental en Guatemala, que permitió identificar 94 montículos aún inéditos.


 

José León Barandiarán

Un día de diciembre del año 1889 nació José León Barandiarán, eminente tratadista del Derecho Civil en el Perú y el más calificado de los codificadores y críticos del Código Civil de 1984.

Los conocedores del derecho aseguran que nadie como León Barandiarán ha estudiado, analizado y explicado el Código Civil peruano. Desde 1965 trabajó infatigablemente en el proceso de reforma del Código Civil de 1936 que culminó el 24 de julio de 1984 al promulgarse el Código Civil de actual vigencia.

Con León Barandiarán se inaugura intensamente una nueva fase crucial en el desarrollo de la Ciencia Civil. A través de su afamada obra Comentario del Código Civil Peruano se inician los primeros estudios sistematizados sobre el Código Civil de 1936, estudios caracterizados por su vigorosidad científica y metodológica, con amplio dominio doctrinal y de derecho comparado.

Barandiarán no sólo se conformó con manejar correctamente el Código Civil, sino que se preocupó en formar una pléyade de distinguidos discípulos y maestros aglutinados en la denominada Escuela Peruana de Derecho Civil.

Su prestigio prontamente alcanzado le permitió integrarse, en 1930, a la Comisión que redactó un Proyecto de Constitución Política del Estado, y en 1931 a la Comisión encargada de redactar el Proyecto de Ley de la Reforma Universitaria. Fue miembro de la comisiones de reforma del Código de Comercio, de la Ley del Notariado y de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

En el contexto político Barandiarán también sirvió a su país. Fue asesor jurídico y luego Ministro de Justicia y Trabajo en el Gobierno de José Luis Bustamante y Rivero, y llego así a formar parte de uno de los más recordados gobiernos democráticos, considerado por Jorge Basadre "la más bella coyuntura del Perú del siglo XX para un gran salto adelante en su vida colectiva".

Escribió numerosos libros, entre ellos Tratado de Derecho Civil Peruano, en 8 tomos, La concepción de la ley de Santo Tomás de Aquino, Manual del Acto Jurídico, así como Perú Vivo y la Sucesión Hereditaria en la Jurisprudencia Suprema.

El bagaje de conocimientos no sólo jurídicos, sino también de historia, filosofía, arte y literatura lo llevó a meditar y plasmar significativos escritos sobre Shakespeare, Kafka y el proceso de Jesús. En una oportunidad manifestó que los libros que le dejaron profunda huella fueron la Biblia y El Quijote.

Admiró a César Vallejo. Fue el primero en escribir un artículo periodístico haciendo notar los méritos de Trilce, segundo poemario del vate trujillano. Este artículo originó una interesante polémica en torno a la obra, hecho que Vallejo agradeció enviándole un libro dedicado.

Barandiarán maestro sanmarquino

Luego de dejar su natal Lambayeque León Barandiarán llegó a la capital con el propósito de continuar sus estudios superiores. La universidad elegida fue San Marcos donde optó en 1935 el título de Abogado y en 1938 el grado de Doctor en Derecho.

Desde joven destacó en la docencia universitaria, iniciándose como profesor adjunto en el curso de Derecho Civil de la Facultad de Derecho de su alma mater.

Su actividad docente la desarrolló fundamentalmente en San Marcos. En 1965 fue elegido Decano de la Facultad de Derecho y un año después, Rector de la Cuatricentenaria Universidad.

Su vocación de maestro también lo llevó a dictar cátedra en la Pontificia Universidad Católica del Perú, San Luis Gonzaga de Ica, Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque y en San Martín de Porres, en Lima.

Si pretendiéramos nombrar cada uno de los cargos asumidos por nuestro homenajeado resultaría una lista interminable. Sin embargo, es necesario señalar que en 1954 fue elegido Decano del Colegio de Abogados de Lima, en cuyo auditorio principal se ha colocado su retrato dibujado en óleo como una muestra de admiración y reconocimiento a su obra

José León Barandiarán


Anterior   |    Inicio   |   Siguiente

San Marquinos Ilustres del Siglo XX