Sistema de Bibliotecas de la UNMSM

 Inicio > Colección digital > Revistas 

Portada | Volúmenes anteriores  | Listado por Títulos

REVISTA DE FACULTAD DE MEDICINA HUMANA
© Universidad Ricardo Palma. Facultad de Medicina Humana


Revista de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Ricardo Palma
   1999 ; 1 (1) : 45-47


PREVALECÍA DEL HUESO ASTÉRICO, HUESOS WORMIANOS Y DE LA 
FOSITA PROTUBERANCIAL EN CRÁNEOS DE ANTIGUOS PERUANOS

José Barreda, Angélica Andrade y Liliana Bustamante
Asesor: Enrique Espinoza Granda1

 

Hueso Astérico

Este trabajo de investigación se ha desarrollado en base a un estudio sobre el hueso astérico, que es parte del grupo de huesos wormianos que son pequeños huesos supernumerarios que de manera accidental se encuentran en el cráneo.

Este hueso wormiano fontanelar, está situado, como su nombre lo indica en la región astérica, en el punto de convergencia de los huesos parietal, temporal y occipital. Su forma es muy variable y casi siempre irregular. Sus dimensiones son por lo general pequeñas, insinuándose a veces entre las suturas normales que los limitan, o perdiéndose en las anfractuosidades de la región. Suelen observarse huesos astéricos de notables dimensiones. 

Está articulado y en íntimo contacto con los tres huesos que concurren a formar el asterión, lo cual es condición indispensable para su identidad. Se presenta, en efecto, en las inmediaciones de esa región.

El hueso astérico es el wormiano que con más frecuencia se encuentra en toda clase de cráneos, según estudios en cráneos peruanos se encuentra aproximadamente en un 18.9% también es muy frecuente encontrar el hueso astérico bilateral ya que no hay preferencia por ninguno de los dos lados.

La fontanela astérica del hombre, también se llama fontanela Casserius, en memoria de la anatomista que la dio a conocer, desaparece por lo general en el primer año de vida, aunque persiste normalmente hasta una edad relativamente avanzada, hasta los
19 años. Este excepcional retardo en su oclusión, nos explica el nacimiento de un punto óseo destinado a construir el astérico, que por esta circunstancia viene a ser un simple wormiano fontanelar, nacido a exigencias de los huesos de la bóveda, que no se han abastado para cerrar oportunamente la fontanela astérica.

El núcleo de osificación aparece en una época tardía, pues ha de esperar que se constituya la fontanela y que los huesos que concurren al asterión no manifiesten tendencia a juntarse en tiempo oportuno.

A juzgar por las consideraciones embriológicas que anteceden, el hueso astérico no tiene gran significación anatómica, es una formación accidental. Esta conclusión se toma ya que en los fetos humanos no existe dicho hueso al estado normal (embrionario). Así se desprende de las numerosas investigaciones que se hicieron con el objeto de averiguar, si el hueso astérico del adulto era una reliquia, representante de algún hueso normal en el feto humano y en los animales. 

El hueso astérico como hueso complementario y accidental que es, se encuentra con menos frecuencia en los animales que en el hombre.

Como ya se dijo, el planteamiento del problema es investigar cual es el porcentaje de aparición del hueso astérico en cráneos peruanos, y que tanto se diferencia a los porcentajes realizados a los trabajos anteriores.

Se tomó como área de estudio a las culturas de las regiones peruanas:

Cultura Paracas (Ica)

Cultura Casma (Ancash)

Cultura Makat (Valle del Rimac),

concentrados estos cráneos en la colección del Museo Nacional de Arqueología y Antropología del Perú, codificados con las letras “AF”.

De esta población de 11000 cráneos aproximadamente del Museo Nacional de Arqueología y Antropología del Perú, se tomó una muestra de 100 cráneos, que tenían o no hueso astérico, selecciona dos al azar sin discriminación de tamaño, forma color u origen.

Para el planteamiento del trabajo, se trazaron objetivos como:

General: Observar y determinar con que frecuencia se presentan los huesos astéricos en la población de 11000 cráneos, tomando como estudio una muestra de 100 cráneos al azar.

Específicos: Determinar la frecuencia con que se presentan los huesos astéricos en los 100 cráneos en estudio. Estudiar la frecuencia de cráneos con huesos astéricos por región (derecha, izquierda o ambos lados). Determinar el porcentaje de cráneos con huesos astéricos en uno o ambos lados (57 cráneos al 100%). Determinar el porcentaje de cráneos con hueso astérico en un solo lado distribuidos en la derecha o izquierda (3 1 cráneos al 100%). Determinar el porcentaje de huecos astéricos totales por región (115 huesos astéricos al 100%, distribuidos en ambos lados o en un solo lado). determinar el porcentaje de huesos astéricos totales por lado especifico: izquierda o derecha (115 huesos astéricos al 100%).

Se tuvieron como resultados del trabajo de investigación:

- Que de 100 cráneos estudiados (al 100%), 57 cráneos tenían hueso astérico.

- De los 57 cráneos (al 100%), 26 cráneos tenían hueso astérico a ambos lados, 17 solo a la derecha, y 14 solo a la izquierda.

- De los 31 cráneos (al 100%) que tienen hueso astérico a un solo lado, 17 cráneos solo tienen a la derecha (54.83%), y 14 cráneos solo tienen a la izquierda (45.17%).

- De 100 cráneos estudiados, encontramos un total de 115 huesos

astéricos; distribuidos a derecha 61 huesos, e izquierda 54 huesos.

- En 100 cráneos, los 115 huesos astéricos están distribuidos: solo derecha 23 huesos, solo izquierda 16 huesos, y en ambos 76 huesos.

Llegando a la conclusión que hay un alto porcentaje de cráneos peruanos con presencia de huesos astéricos (5 7%), a diferencia del 18.9% hallado en trabajos anteriores por el doctor Carlos Morales Macedo en 1911.

“Es de importancia saber que el hueso astérico humano no es un carácter anatómico de inferioridad".

Una de las modificaciones más frecuentes en los cráneos de antiguos peruanos, es la presencia de Huesos Wormianos.

Son llamados así por el nombre de un médico danés, Olaus Wormius, quien los describió a principios del siglo XVII (1611). No debería de llamarse así porque hoy se sabe que fue el sabio Hipócrates quien los mencionó por primera vez y que aun antes de Olaus Wormius, fue Gonthier D'Andemach, médico de Francisco I y maestro de Vesalio quien los describió con detalle en el año 1574.

Antiguamente se creía que los huesos wormianos aparecían siempre después del nacimiento, a los cinco o seis meses, según lo enseñado por Beclard. Repetidos exámenes de cráneos fetales han permitido comprobar la existencia de estos huesos supernumerarios durante la vida intrauterina, pero, si bien es cierto que pueden existir en el feto, también lo es que se encuentran en mayor abundancia en el cráneo infantil, a la edad de dos o tres años, tomando ya una disposición que generalmente persiste en el adulto.

Algunos wormianos se inician por un punto de osificación que aparece entre dos bordes suturales todavía separados y que después se extiende llegando a servir de materia ósea unitiva cuando adquiere íntimo contacto con los huesos vecinos, formado por un núcleo de osificación especial. El wormiano así constituido, es una pieza ósea independiente sujeta a crecer como los demás huesos; esta es la razón de que los wormianos grandes y medianos sean raros en los niños.


Sin embargo, en la mayor parte de los casos, los wormianos hacen aparición tardía. Una perturbeción trofica, un inesperado desarrollo del cerebro o cualquier otra causa, pueden hacer que los huesos normales de la bóveda, los parietales y el occipital, por ejemplo, se encuentren anormalmente distanciados, sin esperanza de unirse a debido tiempo y en inminente peligro de dejar un espacio vacío en el sitio que, en mejores condiciones, hubiera ocupado la sutura lamboidea. Entonces surge la necesidad, natural e imperiosa, de que aparezcan en la membrana primitiva varios centros de osificación sobre-agregados, que serán futuros wormianos. Tal es el origen de aquellos wormianos que se forman después del nacimiento en una época que coincide con la natural desaparición de las fontanelas o con el afrontamiento de los bordes óseos que permanecen separados en el recién nacido.

Los huesos wormianos son generados por núcleos de osificación erráticos, varían mucho en número y disposición; pueden ser suturales, fontanelares o insulados; según como se presenten: A lo largo de las suturas, A nivel de las fontanelas o en el medio del hueso, alejados de los bordes.

En el presente trabajo de investigación me he encargado de investigar la frecuencia con la que se presentan los huesos wormianos suturales en los cráneos de los antiguos peruanos, para lo cual mi problema es:

“¿Cuál es la frecuencia con la que se presentan los huesos wormianos suturales en los cráneos de los antiguos peruanos, estudiados en 88 cráneos del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, del distrito de Pueblo Libre y en los 21 cráneos del Anfiteatro de Medicina Humana de la Universidad Ricardo Palma?".

El tipo de estudio de la presente investigación es de carácter cualicuantitativo; según el período y secuencia del estudio, es retrospectivo y según el análisis y alcance de los resultados es descriptivo.

Es de tipo descriptivo, puesto que a través del análisis e interpretación de los datos obtenidos se podrá determinar cual es la frecuencia con la que se presenta los huesos wormianos suturales en los cráneos de los antiguos peruanos, estudiados en 88 cráneos del Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, del distrito de Pueblo Libre y en los 21 cráneos del Anfiteatro de Medicina Humana de la Universidad Ricardo Palma.

La unidad de muestra del presente trabajo de investigación esta constituida por los 109 cráneos.

El tipo de muestra es probalístico estratificado, ya que se va a agrupar a los huesos wormianos según las suturas en las que se presenten.

Las unidades de análisis de esta investigación son las suturas de los 109 cráneos, donde se investigó la presencia de huesos wormianos suturales.

Para la elaboración del presente trabajo de investigación las variables que se tuvieron en cuenta son las siguientes:

Huesos wormianos suturales

Variable independiente, Cuali-cuantitativa

Cantidad de cráneos de antiguos peruanos

Variable dependiente Cuantitativa

Del presente trabajo de investigación he obtenido los siguientes resultados:

- 27 cráneos de antiguos peruanos presentan huesos wormianos suturales coronales.

- 15 cráneos de antiguos peruanos presentan huesos wormianos suturales sagitales.

- 94 cráneos de antiguos peruanos presentan huesos wormianos suturales lambdoideos.

- 43 cráneos de antiguos peruanos presentan huesos wormianos suturales parieto temporo occipital derecha.

- 39 cráneos de antiguos peruanos presentan huesos wormianos suturales parieto temporo occipital izquierda

De lo que se puede decir que:

Los huesos wormianos suturales que se presentan con mayor frecuencia en los cráneos de antiguos peruanos son los lambdoideos.

Los huesos wormianos suturales que se presentan con menor frecuencia en los cráneos de antiguos peruanos son los sagitales.

Fosita protuberancial

arriba

El hueso occipital es una de las estructuras que presenta una serie de peculiaridades en su cara endocraneana. Una de ellas es la Fosita Protuberancial, descrita por el profesor Ricardo Palma.

En este trabajo se trata de determinar la frecuencia con que se presenta la Fosita Protuberancial en cráneos de antiguos peruanos. Aquí se hace un correlato con los senos venosos y la Prensa de Herófilo y el desarrollo embriológico de la Protuberancia Occipital interna. Con relación al hueso Occipital este se encuentra en la parte media posterior e inferior del cráneo, tiene una forma trapezoidal y es cóncavo hacia dentro.

En este estudio se toma en cuenta la porción escamosa, que presenta bordes superiores y bordes inferiores, los superiores se unen a la Sutura Lambodoidea y los inferiores a la porción mastoidea del mismo, va a presentar 2 ángulos, uno superior y otro inferior.

Va a presentar una cara exocraneal y otra endocraneal, y entre el vértice y el agujero occipital se localiza a una prominencia denominada Protuberancia Occipital Externa, de esta y de la Cresta Occipital Externa (de su parte media) parten dos crestas occipitales rugosas horizontales las líneas Curvas Occipitales superior e inferior.

La cara endocraneana es excavada y dividida en cuatro fosas por una elevación llamada Protuberancia Occipital Interna, las dos fosas superiores son triangulares y las dos inferiores son cuadriláteras, a las cuales se amoldan los hemisferios cerebelosos abajo y los lóbulos occipitales del cerebro arriba.

Hacia abajo se extiende la Cresta Occipital Interna y en la parte inferior de esta cresta a veces se encuentra la fosita vermiana, ocupada por el Vermis Inferior del Cerebelo.

A cada lado de la POI se ubica el Surco del Seno Transverso en los bordes de estos surcos se inserta la tienda del cerebelo.

Es en el centro de esta Protuberancia Occipital Interna donde se ubica la depresión- Primero llamada Fosita Protuberancial- hoy también denominada Fosita de Don Ricardo Palma- motivo de nuestro trabajo; identificada y descrita por primera vez por el profesor de Anatomía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos Facultad de Medicina Humana- Ricardo Palma hijo.

En relación la fosita se encuentra la Prensa de Herófilo que es la confluencia de los senos venosos.

Existen 3 tipos de confluencia
venosa:

De tipo I- es de Reservorio Común, impar y medio, es el tipo de Prensa de Herófilo Clásica.

De tipo II- Es de tipo Unilateral, pues el Seno longitudinal Superior en lugar de descender a la prensa va a la derecha o a la izquierda en este caso el Seno Recto se dirige al Seno del lado contrario.

De tipo III- El Seno Longitudinal superior y el Seno Recto se bifurcan, dando dos ramos a la derecha e izquierda uniéndose con el Seno Recto que también se bifurca a la derecha o a la izquierda y al centro se forma una formación plexiforme de vasos anastomóticos. Cabe anotar que el Tipo I es el más raro de hallar.

Recalcaremos también el desarrollo Embrio1ógico de la protuberancia Occipital Intema, este se da en el centro de la Escama.

Este centro entre 7ma y 8va semana va ha ser punto de confluencia de dos piezas, las superiores o Interparietales y las inferiores o Supraoccipitales.

Estas partes avanzan hacia el centro formándose la Masa de la Protuberancia Occipital Interna.

Problemas, Objetivos, Tablas y Conclusiones

Resultados: Cuadro 1

En el presente trabajo se ha investigado la frecuencia con que se presenta la Fosita Protuberancial en cráneos de antiguos peruanos, pertenecientes al Departamento de Antropología Física del museo Nacional de Arqueología e Historia del Perú.

El tipo de Estudio es de Tipo Descriptivo.

La población, abarca aproximadamente 1, 170 cráneos de los cuales se pudo revisar 90, estos se escogieron y revisaron aleatoriamente.

El modo de detección de la presencia de la Fosita fue por tacto y espéculo en la mayoría de los cases por ser cráneos cerrados.

Vemos con este resultado que de el total de la muestra só1o 4 cráneos presentaron la Fosita en cuestión (4.4%).

Entonces concluimos con que se ha obtenido que existe una frecuencia de 4.4% de la muestra de 90 cráneos.

Influirían, la presencia de la Prensa de Herófilo (Clásica - de Tipo 1) y una tardía osificación de la Escama del Occipital, esto se daría entre la 7ma y 8va semana de vida.

________________________

arriba

1 Jefe del Departamento de Medicina Interna del Hospital Nacional 2 de Mayo. 
Doctor en Medicina-Especialista en Medicina Interna. 
Profesor Responsable de Anatomía de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Ricardo Palma



Tabla de contenido