Folia Dermatológica Peruana
- Vol. 9 • Nº. 4 Diciembre de 1998

DERMOFARMACIA

Absorción y mecanismos de transporte

Dra. Bertha Pareja P.(1)

(1) Farmacéutico Clínico, Profesor Emérito de la UNMSM.


Folia. Dermatol. (Perú) 1998; 9 (4): 43-45


De manera general la vía de administración más empleada en la terapia de los procesos patológicos es la extravascular que comprende las vías oral, peroral, intramuscular, intradérmica, rectal y la vía externa o tópica. Cualquiera que sea la vía empleada, para que se produzca la respuesta biológica, el principio activo contenido en la forma farmacéutica debe ser absorbido y debe llegar a la circulación sistémica, a no ser que se ernplee la vía intravascular como es el caso de la endovenosa o intracardiaca. Una condición o prerrequisito para la absorción es que el principio activo sea liberado de la forma de dosificación. La liberación depende de las propiedades fisicoquímicas del principio activo, de la forma farmacéutica, así como del medio que éste encuentra dentro del cuerpo humano o animal, además del lugar de administración o absorción, es decir está en función de factores farmaco-técnicos los que en ú1timo término controlan una apropiada liberación y en consecuencia influencian la secuencia liberación y absorción.

Sin embargo, un principio activo que ha sido liberado puede no ser absorbido, así por ejemplo si la molécula de la droga se adhiere a la superficie de la piel o de una mucosa por uniones iónicas, por uniones hidrógeno o por fuerzas de van der Waal, el fenómeno se designa como adsorción. Si por el contrario, el principio activo Ilega a las capas internas de la piel pero no llega a los capilares, el fenómeno se designa como penetración. Solamente si el principlo activo permea o atravieza la pared de los capilares y Ilega a la circulación sistémica, decimos que ha habido absorción. Los términos penetración y permeación de manera general se designan como fenómenos de sorción.

Un prerrequisito para la absorción es que el principio activo o droga está en solución acuosa, es decir en una solución verdadera. Esto es válido para todo los mecanismos de absorción, menos para la absorción corpuscular o pinositosis.

Los mecanismos de absorción de los principios activos por orden de importancia, son los siguientes:

a) difusión pasiva; b) transporte convectivo; c) transporte activo; d) transporte facilitado; e) transporte por ión-pareado; y f) endositosis o pinositosis que es el transporte de partículas.

Estos mecanismos de absorción son aplicables al transporte total de principios activos dentro del organismo y son los responsables de la distribución de la droga dentro del cuerpo, ya sea dejando los capilares e ingresando a los espacios intersticiales, entrando dentro de las células, permeando los tejidos, cruzando la barrera sanguínea cerebral, entrando en los hepatocitos, la bilis o cruzando el endotelio tubular urinario entre otros.

Si comparamos la magnitud de la abosorción por las diferentes vías de administración, veremos que en lo referente a la absorción tópica ésta es limitada debido a la estructura anatómica de la piel. La piel es mucho menos permeable que las mucosas, ya sea las que cubren la cavidad bucal, la nasal, el tracto gastrointestinal, el recto o los pulmones, esto es debido a que su área superficial es sólo de 1,73 m2 en un adulto de raza blanca, mientras que el área absortiva del pulmón es de aproximadamente 70 m2, en el tracto gastrointestinal es aún mayor ya que varía entre 120 y 200 m2, esto es debido a la presencia de macro y microvellocidades a lo largo del tracto gastrointestinal y el intestino delgado respectivamente.

En lo referente al transporte a través de la piel, éste se lleva acabo por difusión pasiva. Este mecanismo se caracteriza por realizarse a través de una membrana semipermeable. La droga o principio activo debe estar en solución acuosa en el lugar de absorción. Al atravesar la membrana, las moléculas se disuelven en el material lipídico que constituye la membrana de acuerdo a su liposolubilidad y a su coeficiente de partición, luego las moléculas del principio activo dejan la membrana lipídica y se disuelven nuevamente en el medio acuoso, esta vez dentro de la membrana de acuerdo a una gradiente de concentración. La interpretación fisioquímica de este mecanismo, se hace aplicando la Ley de Fick ya que la mayoría de principios activos administrados por esta vía son electrolitos, ya sea bases débiles o ácidos débiles, por consiguiente, la absorción se Ileva a cabo hasta que se obtenga el estado de equilibrio a ambos lados de la membrana.

Tabla 1
Importancia relativa de los apéndices sobre la
permeabilidad del agua a través de la piel

Vía de penetración Volumen fraccional Difusividad
Folículos pilosos 1-2x10-3 5-20x10-8
Glándulas sudoríparas 3-5x10-4 1-20x10-6
Intercelular -0.01 1-10x10-11
Transcelular 0.999 5-10x10-10

Los experimentos de Berenson y Burch con epidermis y estrato córneo aislados han permitido comprobar que el estrato córneo es la principal barrera que se opone al transporte de agua a través de la piel. En efecto la difusibilidad del agua en el estrato córneo es de 5,10-10 cm2s y en la dermis es 2,10-6cm2s. Para moléculas no polares la resistencia de la dermis es algo más importante aunque sigue siendo despreciable en comparación a la de la epidermis. Experiencias posteriores empleando trazadores isotópicos para localizar las sustancias que penetran el estrato córneo demuestran una distribución que corresponde a una difusibilidad uniforme a lo largo del espesor del mismo. Otra vía de penetración de principios activos a través de la piel es a través de los apéndices, aunque éstos son una vía de transferencia de materia comparativamente pequeña (tabla 1).

 

En la tabla 1 se muestran los porcentajes del área total que corresponde a cada vía de administración así como los valores para la difusibilidad del agua. Estos valores indican que los apéndices representan una vía de administración poco significativa en comparación al estrato córneo, sin embargo, hay casos en los cuales pueden constituir una vía alternativa según las características de formulación del preparado galénico (Fig. 1).

Desde el punto de vista farmacotécnico, las formas de administración tópica son las más difíciles de formular debido a que constituyen el único grupo donde el principio activo y la base o vehículo tiene igual importancia. Esto es lo que se refleja en la diferencia de la actividad terapéutica de preparados que contienen un mismo principio activo, bajo la misma forma química, pero que están formuladas en bases de diferente composición, lo que de manera general ocurre en los producidos por diferentes laboratorios. Otra dificultad en la producción de las formas de administración externa es la referente al control biológico del preparado terminado ya que en la escala zoológica no existe ningún animal que tenga la piel con igual estructura a la del hombre, por lo que los únicos que deciden la validez y eficacia son los estudios clínicos y los realizados en voluntarios.

Cuando se administra una forma farmacéutica por la vía transepidermal ya sea ésta una pomada, crema, jalea, gel o una emulsión líquida, el transporte se lleva a cabo por una serie de etapas en cada una de las que se forma una interfase a través de la cual se cumple la secuencia de liberación, penetración, permeación y absorción según sea el objetivo que busque o la respuesta que el médico desee. Esa secuencia puede ser modificada ya sea acelerando o retardando el proceso por medio de la formulación o la técnica de administración, es decir aplicando métodos como elevación de la temperatura, oclusión, masaje, vendajes, etc. (Fig. 2).

 

En lo referente a la respuesta, ésta puede variar según una serie de factores independientes del principio activo y la forma farmacéutica, como por ejemplo el estado del proceso patológico, es decir si este es agudo, subagudo o crónico, la localización de la enfermedad y el tipo de piel, es decir si ésta es seborreica sebostática o normal. En lo referente a la localizaci6n del proceso patológico hay que considerar si está localizado en zonas cubiertas de abundante vello o pelo, si hay abundante secreción grasa y por último si es factible un vendaje u otra forma de administración.

Con el advenimiento de los promotores de sorción al presente es posible formular preparados tópicos conteniendo principios activos que en condiciones normales de formulación no se absorben, pero que añadidos de ciertos ingredientes a la fórmula, se absorben en cantidades significativas. El más antiguo de éstos es el metil sulfóxido y varios otros obtenidos por síntesis y que se emplean en preparados farmacéuticos y algunos cosméticos.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ritschel WA (1992). Handbook of basic pharmacokinetics. 1 v. Drug Inteligence Publication. Hamilton, III.

2. Berenson GS, Burch GE. Studies of difusion through dead human skin. Am I Trop Med Hyg, 31.824.

3. Barry BW (1983). Dermatological formulations. Percutaneous absortion. Drug and Pharmaceutical Sciences, vol. 18. James Swarhrick, Bradford.

4. Alvarez MT, Alvarez R, Coca J. Modelos de transferencia de materia a través de la piel. Universidad de Oviedo, España. Departamento de Ingeniería Química.

5. Ritschel, WA (1984). Biofarmacia. Curso de postgrado dictado en la Facultad de Farmacia de la UNMSM (apuntes). Lima, Perú.


Regresar