Folia Dermatológica Peruana - Vol. 8  Nº.3 setiembre 1997


CIRUGIA DERMATOLOGICA

Experiencia en el uso de apósitos oclusivos DuoDerm para el tratamiento de úlceras

Dr. Carlos Montenegro(1)

 

INTRODUCCIÓN

Existen diversos estudios que han demostrado el aspecto beneficioso sobre la cicatrización de las heridas.

Dicho efecto se ha observado en los distintos pasos del proceso de curación de las heridas; como la estimulación de la neoangiogénesis, la granulación y posteriormente la epitelización.

Es por esto que el enfoque terapéutico de las lesiones dérmicas ha cambiado en los últimos diez años y el concepto de dejar las heridas expuestas al aire y cubrirlas con simples apósitos ha dado paso al concepto de cura oclusiva en un medio húmedo mediante la aplicación de apósitos de hidrocoloide.

La utilización de estos apósitos actúan ejerciendo una absorción y retención del exudado, creando un gel que mantiene un ambiente húmedo que favorece la cicatrización y protege de la infección.

La constitución del parche hidrocoloide está dada por gelatina, pectina, carboximetilcelulosa y una espuma de poliuretano que cumple la misión de impermeabilizar, no permitiendo el paso de oxígeno, y por ende favoreciendo la angiogénesis, además impide la penetración de bacterias.

Dependiendo del tipo de lesión (úlcera varicosa, úlcera por presión, etc.), de la profundidad y del contenido exudativo, es que se utilizan los diferentes complementos como son el gel, la pasta y el kaltostat (apósito estéril para heridas altamente exudativas e infectadas), que en contacto con el exudado de la herida forma un gel que promueve la absorción del exudado de la herida.

El tiempo de curación de las úlceras es muy variable, dependiendo de la condición de las mismas, teniendo como aspectos básicos en su tratamiento:

1. Eliminar la presión
2. Tratar la enfermedad de base que predispone a la ulceración
3. Limpieza de la lesión
4. Facilitar el tejido de granulación

Estos apósitos favorecen por lo tanto el proceso de cicatrización, evitando en muchos casos el debridamiento quirúrgico por su capacidad de activar la fibrinólisis (fig. 1)

Estos apósitos realizan un debridamiento autolítico bajo tres principios (fig. 2)

1. Natural, porque utiliza las enzimas propias de la herida.
2. Selectivo, porque actúa solo sobre la herida.
3. Atraumático.

El motivo que nos ha llevado a comunicar nuestra experiencia ha sido especialmente para dar a conocer lo observado en los pacientes tratados e informar sobre esta alternativa.

CUADRO 1
Acción Debridante

  • Apósitos oclusivos Duodem
  • Estimulación en la lisozima (lisozima-enzima fibrinolítica)
  • Activación de la fibrinólisis
  • Debridamiento del tejido necrótico

CUADRO 2
Debridamiento Autolítico

  • Natural
  • Selectivo
  • Atraumático


MATERIAL Y MÉTODO

Los casos en que venimos utilizando este producto datan del mes de Junio del presente año a la fecha, habiéndolo aplicado en 12 pacientes de consulta ambulatoria, y para las siguientes tipos de úlceras:

A. 8 pacientes con úlceras varicosas, a nivel de 1/3 inferior de piernas que representan el 6.6 % de nuestra experiencia.
B.     3 pacientes con úlceras de presión en región lumbosacra y trocantérica, que representan el 25 %.
C. 1 paciente con úlcera traumática por atricción en mano derecha, con el 8.3 %.

 

Foto 1

Foto 2

Foto 3

Foto 4

Foto 5

DESCRIPCIÓN DE LAS FOTOGRAFÍAS:
Paciente varón de 48 años con cuato úlceras varicosas a nivel de maleolos.
Foto 1. Previa limpieza del lecho ulceroso se aplica el gel hidrocoloide para obtener una debridación autolítica
Foto 2. Se aplica el apósito oclusivo de DuoDerm.
Fotos 3 y 4. Después de 90 días del tratamiento tres de las cuatro úlceras cerraron completamente. La cuarta úlcera presenta una mejoría del 70% con buen tejido de granulación

 


RESULTADOS

1. En primer lugar encontramos que la mejor respuesta en cuanto a granulación del tejido se da en pacientes con úlceras varicosas. En las úlceras de presión la respuesta es más lenta debido a la causa básica, con formación de tejido necrótico, siendo necesario en algunos casos realizar debridamiento quirúrgico para facilitar la aplicación de los complementos y acelerar el proceso de granulación.

2. El tiempo de permanencia del apósito varía de acuerdo a la cantidad de exudado de la herida; al inicio puede ser cada tres días y de acuerdo a la evolución y control de exudado se va dejando de 5 a 7 días, siempre y cuando no se presenten fugas de gel por los bordes, ya que ésto indicaría cambio de apósito y evitaríamos también maceraciones.

 


CONSIDERACIONES Y CONCLUSIONES

En nuestra evaluación notamos que la evolución de las úlceras ha sido favorable, teniendo en cuenta las siguientes características:

A. Estos apósitos constituyen una barrera contra la infección bacteriana.
B. Fáciles de aplicar y retirar y se adaptan a los relieves cutáneos.
C. Son autoadhesivos.
D. Reducen el tiempo de curación, la frecuencia de los cambios de apósito, así como el
consumo de materiales de curación.
E. Disminuyen el dolor y permiten una completa higiene, produciendo mayor confort al paciente.

Como conclusión final, pensamos que el uso de estos apósitos oclusivos constituye una muy importante ayuda para el tratamiento de los pacientes que presentan los diferentes tipos de úlceras.

VER REFERENCIAS

 


Regresar