Revista Peruana de Radiología.       Vol. 3 • Nº 7  • 1999

SECCION EDUCACIÓN CONTINUA

 

MELANOMA MALIGNO PRIMARIO DE ESOFAGO 

Dres. Rosa Cebrían B.(1), Juan Padilla(1), Jhonni Huamán S.(2)

 

Caso: 

Paciente varón de 69 años, natural de Huancayo y proce­dente de Lima, ingresa al HNERM con disfagia progresiva de 1 año de evolución, odinofagia, hiporexia y pérdida ponderal. Al examen adelgazado, con palidez y sin otras particularidades (no se demostró lesiones melanóticas en piel o mucosas superficiales). 

- LABORATORIO: Hto 23, hemograma y bioquímica habituales. 

- ENDOSCOPÍA: Lesiones nodulares pardo-negruzcas en esófago entre los 24 y 36 cm con porción distal normal. Impresión: NM esofágico (melanoma maligno). 

- BIOPSIA ENDOSCÓPICA: Melanoma maligno de esófago. 

- ESOFAGOGRAMA CONTRASTADO SIMPLE: extenso defecto de relleno, polipoide, que expande la luz esofágica torácica en sus 2/3 inferiores y hace lento su tránsito (fig. 1). 

- TC TÓRACO-ABDOMINAL: además de tumoración esofágica, adenopatías paratraqueales múltiples y nódulos hepáticos sugestivos de metástasis (fig. 2). 

- Laparatomía: Múltiples nódulos metastásicos negruzcos en hígado. Se realiza gastrostomía. 

REVISIÓN: El melanoma maligno primario de esófago es raro, menos del 0.2-1%(1,2) de las neoplasias esofágicas malignas, reportándose en la literatura unos 190 casos desde 1906. Surgiría por la degeneración maligna de algunos melanocitos o sus precursores de la mucosa esofágica (1). Clínicamente, afecta más a los ancianos, sin historia o evidencia de melanoma maligno en piel, ojo, ano o vagina. Aquejan principalmente disfagia de algunos meses de evolución, a veces dolor subesternal, odinofagia, epigastralgia, debilidad y pérdida de peso. Se presenta rara vez como HDA(3) y aún más raro asociado a otra neoplasia(4).  

 

Fig 1: Esófago en doble contraste: múltiples imágenes por sustracción que ocupan la luz esofágica y dilatan todas sus extensión.

 

Radiográficamente, el esofagograma baritado muestra, distintiva y frecuentemente, voluminosas masas intraluminales polipoides, que expanden localmente el esófago torácico sin obstruirlo(1,2). 

Pero debe de diferenciarse del carcinoma de células fusiformes, linfoma, sarcoma de Kaposi y leiomiosarcoma (1). Contrariamente, el carcinoma escamoso y adenocarcinoma esofágicos son más infiltrantes y estenosantes. La radiografía simple de tórax puede mostrar al esófago expandido como unensanchamiento mediastinal. La TC puede verificar además adenopatías o infiltración mediastinal directa con metástasis principalmente a pulmón e hígado. 

 

Fig 2: TAC: Lesiones sólidas que ocupan la luz del esófago el mismo que se encuentra dilatado. Adenopatías en diferentes compartimentos del mediastino.

 

Endoscópicamente, puede demostrarse además pig­mentación, muy sugestiva del diagnóstico, pero no siempre presente. Las biopsias por este método no siempre dan el diagnóstico pre-operatoriamente. 

Histopatológicamente, se presentan características típicas de melanoma maligno. A veces se necesitan coloraciones con proteína S-100 y HMB-45 que revelan pigmentación microscópica o microscopía electrónica que caracteriza a los melanocitos. 

Como tratamiento, la resección esofágica amplia sigue siendo de elección(1,5). Sin embargo, el pronóstico es sombrío con menos de 5% de sobrevida a los 5 años y un promedio de 10- 13 meses de vida desde del diagnóstico.

Bibliografía

____________________________________________

(1) Médicos Asitentes del Hospital Edgardo Rebagliati Martins. 
(2) Médico Residente 1