Revista de Psicología - Vol. I Nº 1 Julio 1997

 

APORTES DE LA PSICOLOGÍA COGNITIVA A UN NUEVO PARADIGMA EDUCATIVO

Violeta Tapia Mendieta*

 

Se analizan los fundamentos psicológicos de una nueva concepción educativa dentro del marco de la Psicología Cognitiva y del constructivismo pedagógico.

Se destacan las nuevas concepciones de la inteligencia, la teoría de la modificabilidad cognitiva, la metacognición y las experiencias de aprendizaje mediado.

Palabras claves: Psicología cognitiva, constructivismo pedagógico, aprendizaje mediado

The psychological foundations of a new educational concept are analized, inscribed in the Cognitive psychology and with a pedagogical point of view.

The paper also highlights the new conceptions of the intelligence, the theory of the cognitive modificability, the metacognition, and the mediated learning experiencies.

Key words: Cognitive psychology, pedagogical constructivism, mediated learning.

En las últimas décadas, la Psicología Cognitiva ha venido aportando una serie de modelos explicativos, metodologías y estrategias que han suscitado expectativas tanto en el campo de la investigación como en la práctica educativa. Este resurgimiento cognitivo representa una respuesta a la búsqueda de un paradigma educativo alternativo, que enfatice el desarrollo cognitivo y efectivo dentro de una reconceptualización de la educación frente a los desafíos de las megatendencias que están afectando a todos los sectores del país.

La necesidad de cambio del paradigma aún vigente está justificada: los países de todo el mundo otorgan mucha atención a sus sistemas educativos, por considerarse a la educación un factor de desarrollo. Muchos países se encuentran en la búsqueda de lo que realmente vale la pena enseñar para garantizar la formación de un tipo de hombre que se necesita para el cambio.

Las personas que vivirán en el siglo XXI, que ya se vislumbra, deben aprender como identificar y resolver problemas, cómo utilizar procesos de pensamiento del más alto orden, adaptarse a los cambios vertiginosos de la ciencia, la cultura y la sociedad, donde el espacio de conocimiento acumulativo debe ser reemplazado por el pensamiento crítico, la conducta valorativa y la capacidad de planificar, ejecutar y controlar el propio conocimiento. Deben aprender a respetar códigos éticos, manejar sus estados afectivos y su motivación, tanto para superar conflictos como para trabajar bajo presión, desarrollar su capacidad de liderazgo, criticidad y creatividad, cómo y cuándo aprender más destrezas. Deben aprender a enfrentar una realidad cambiante con valores y principios sólidos y criterios claros y flexibles.

El nuevo paradigma educativo cognitivo- ecológico conlleva un replanteamiento de los fines y objetivos de la educación, la renovación de los sistemas pedagógicos en lo que respecta a currículo, la enseñanza y la evaluación, Está centrado en el desarrollo de las estructuras cognitivas y afectivas que converjan en un solo objetivo: enseñar a aprender y a pensar con autonomía. Enseñar a pensar supone partir por definir qué entendemos por pensamiento de buena calidad. Aquí lo entenderemos como aquel que es crítico, creativo y metacognitivo.

No sólo se tiende a que los estudiantes aprendan más sino que logren mejor comprensión de los problemas, desarrollen habilidades necesarias para resolverlos y puedan abordarlos a partir de los conocimientos que ya poseen (Bravo, 1992).

Los supuestos básicos de este paradigma cognitivo- ecológico contextual son:

a) Necesidad de una mayor responsabilidad y participación del estudiante en su propio aprendizaje. El estudiante debe estar activamente involucrado en el uso de sus destrezas particulares de modo que se incremente su adaptabilidad y control sobre el proceso.

b) El aprendiz requiere de participar de procesos de adquisición, procesamiento, conservación y recuperación de los conocimientos, teniendo en cuenta que lo que se aprende depende del tipo de operaciones que se desarrollan. Los alumnos adquieren conocimiento gracias a las estrategias de aprendizaje que ponen en juego.

c) Las áreas de conocimiento del currículo deben ser integradas con las operaciones del pensamiento y aplicadas en una variedad de contextos.

d) La enseñanza o instrucción planificada debe comprender tanto interacción social como reflexión personal a fin de desarrollar al máximo las potencialidades del educando.

La Psicología, una de las disciplinas que sustentan este nuevo enfoque, adquiere especial relevancia, debido al impacto de la revolución cognitiva durante la segunda mitad del siglo. Son importantes los aportes de la psicología genética de Piaget y colaboradores de la Escuela de Ginebra; las formulaciones teóricas de Vygotsky, en particular a lo que se refiere a entender la relación entre desarrollo y aprendizaje; el aprendizaje significativo de Ausubel y Call; la teoría de los esquemas (Anderson, Norman, Rumehart, Minsky); la teoría del pensamiento divergente de De Bono; de las inteligencias múltiples de Gardner; de las estrategias de aprendizaje y metacognición (Flavell y Brown); las teorías de la modificabilidad cognitiva y de la Experiencia de Aprendizaje mediado de R. Fuerstein, para citar algunos.

Resaltaremos algunos conceptos y principios que están siendo aplicados en este movimiento educativo de enseñar a pensar:

- En primer lugar, reconocer que el conocimiento no es el resultado de una mera réplica de la realidad preexistente, sino de un proceso dinámico e interactivo a través del cual la información es interpretada y reinterpretada por la mente que va construyendo progresivamente modelos explicativos de la realidad cada vez más complejos.

Desde esta perspectiva el aprendizaje es producto de una reorganización interna del sujeto que aprende quien es el que construye el conocimiento. Aprender es integrar significativamente los nuevos conocimientos o las nuevas conductas en esquemas o estructuras que tengan un significado personal.

El ser humano es un sujeto activo que elabora significativamente los estímulos del medio, organizando su actividad en formas de organización interna, según planes y estrategias que controlan y guían su comportamiento.

- En este intercambio constante entre el organismo y el medio, son conceptos claves, los procesos, las estructuras, las operaciones y las funciones.

Los procesos como término general son actividades que forman representaciones mentales, construyen esquemas de experiencia y acción existentes.

Las estructuras cognitivas son las representaciones organizadas de la experiencia previa, son sistemas organizados de la información almacenada. Son dinámicas y flexibles.

Un concepto ligado al de estructura es el «esquema» o red de estructuras conceptuales que el sujeto emplea para aprender, interpretar y recordar situaciones, objetos o fenómenos. Los esquemas podrían explicarse como paquetes organizados de conocimientos y experiencias previas o como un conjunto de datos que representan conceptos genéricos en la memoria. La concepción de esquema subyace a la importancia con que el alumno inicia su participación en la experiencia educativa en el aprendizaje significativo.

Las operaciones son el conjunto de acciones interiorizadas organizadas y coordinadas por las cuales elaboramos la información que proviene de fuentes internas y externas.

Las funciones son actividades mentales prerrequisito de las operaciones. Es la estructura personal que organiza el sujeto para enfrentar las situaciones.

El corazón del nuevo paradigma de la enseñanza de las habilidades de pensamiento es activar los procesos cognitivos para desarrollar las estructuras operatorias, y mejorar las funciones cognitivas que las hacen posible.

Al respecto, conviene hacer una aclaración en relación a lo que se aprende: contrariamente a lo que sugiere la polémica sobre si debe darse prioridad a los procesos o a los contenidos, lo importante es asegurarse que sea significativo y centrado en el sujeto que aprende. Trabajos realizados desde el marco de la orientación piagetana, la teoría del aprendizaje significativo, los estudios sobre las ideas previas, de la psicología de la enseñanza de solución de problemas, sin que ello implique que no se construyan capacidades de índole general, el conocimiento se adquiere de forma específica en diferentes dominios (lenguaje, matemática, física, etc.) que presentan características diferenciadas. Lo que el sujeto construye son significados, representaciones mentales relativas a los contenidos. Los contenidos dejan de ser vistos como contenidos puramente verbales y son reconocidos como conceptos y operaciones vinculados a la practica social.

- Coherente con estos planteamientos es la concepción del ser humano como un sistema abierto, accesible al cambio, capaz de modificar sus estructuras cognitivas.

La modificabilidad es entendida como la modificación estructural del individuo, produciendo un cambio en su desarrollo previsto por el contexto genético, neurofisiológico y/o la experiencia educativa (Feurstein).

Esta capacidad de modificabilidad estructural cognitiva conlleva una concepción dinámica de la inteligencia cuya esencia no radica en el producto mensurable representado por los CI de la concepción psicométrica, sino en la construcción activa del individuo. La inteligencia para Piaget es un proceso de adaptación funcional en capacidad de trabajar relaciones cuyos objetos son de índole simbólico y a distancias espacio temporales cada vez mayores. Según este autor heredamos dos tendencias básicas: la organización (sistematización y organización en sistemas coherentes) y la adaptación (ajustarse al medio).

En la misma línea de pensamiento, Feurstein define la inteligencia como modificabilidad cognitiva y desde esta visión, aparece como un proceso de autorregulación dinámica.

- El prerrequisito básico de la niodificabilidad humana es el que las diferencias individuales no están solamente determinadas por una dotación genética. Las experiencias de vida juegan un rol crítico en el desarrollo y prevalencia de las diferencias en el tiempo, especialmente, las experiencias de aprendizaje mediado. (Cuadro de factores).

La EAM (experiencias de aprendizaje mediado) es toda una concepción y una práctica por medio de la cual el individuo puede llegar a la transformación cognitiva. Para Feuerstein, la EAM es la interacción entre el organismo y su ambiente sociocultural a través de un mediador humano.

Vygotsky propuso que los procesos mentales superiores pueden ser considerados como función de la actividad mediada. La mediación a través de otro individuo está muy ligada a la noción de la función simbólica. Un individuo humano como mediador aparece primero como portador de signos, símbolos y significados.

Citando a Feuerstein: «El ser humano no sólo es producto de sus genes, es la suma de todas las experiencias de la humanidad. De generación en generación se transmiten pensamientos, valores, deseos, formas de organizar la realidad. La cultura se trasmite por medio del adulto intencionado que selecciona, relaciona y organiza los estímulo de aproximación a la realidad para ponerlos a disposición del individuo».

La aplicación educacional de estas ideas es la zona de desarrollo próximo, definido como la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de un sujeto de resolver un problema de forma independiente y el nivel de desarrollo potencial, que muestra la capacidad de resolver un problema dado con la ayuda de un adulto o compañero más eficaz.

La experiencia de aprendizaje mediado está orientado al desarrollo de la potencialidades del estudiante incidiendo en la zona de desarrollo próximo.

- El punto principal del desarrollo cognitivo afectivo a través del Aprendizaje mediado es el que las operaciones del pensamiento necesitan ser desarrolladas mediante programas específicos y el currículo educativo gracias a las estrategias de aprendizaje que se ponen en juego y que pueden ser enseñadas.

Las estrategias del aprendizaje constituyen las destrezas de manejo de sí mismo que el aprendiz adquiere para gobernar su propio proceso de atender, aprender, pensar para ser un aprendiz autosuficiente y capaz de solucionar problemas en contextos diversos. Incluye lo que en general se denominan estrategias cognitivas, metacognitivas y afectivas a través de las cuales el individuo aprende a aprender.

De acuerdo a la teoría de la mediación, el aprendizaje y la solución de problemas son mejorados por el uso de estrategias que son representaciones de una secuencia óptima de operaciones para alcanzar un objetivo.

El pensamiento metacognitivo puede ser caracterizado como una clase supraordenada de pensamiento que concierne a la reflexión y conocimiento del propio pensamiento. Es decir, la conciencia del control sobre el propio proceso de pensamiento.

Ejemplos de estrategias cognitivas son el uso de redes conceptuales, estructuras semánticas, la técnica UVE, de estrategias metacognitivas, la planificación, el control y la autoevaluación del conocimiento y desempeño; el reconocimiento de la utilidad de una habilidad.

- Un último punto que deseo relevar, pero no por ello el menos importante, es el referente a los procesos motivacionales- afectivos, fuertemente vinculados al aprendizaje en una relación de naturaleza interactiva y transaccional. La Psicología Cognitiva los incluye como el subsistema dinámico del comportamiento (González, 1991). Entre ellos son importantes: la motivación (intrínseca y extrínseca), la motivación de logro, el autoconcepto y la autoestima, la atribución de control, el grado de ansiedad, la tolerancia a la frustración, el miedo al fracaso, la vitalidad y el estado de vigilancia, la conciencia afectiva.

El sistema motivacional está orientado a la articulación medios- fines de la acción, activando los esquemas de acción. Muchos estudios han destacado la importancia de la motivación intrínseca, aquella que parte de la persona y no necesita de un estímulo externo para producirse y hacia la que deben orientarse los esfuerzos educativos a través de tareas retadoras y fuentes de éxito. Los refuerzos, las recompensas, pueden ser útiles para comenzar y encaminar los intereses de los educandos, pero no se debe perder de vista la idea de estimular al máximo la satisfacción por el hecho de hacer las cosas, de ser competente, de gozar de las cosas valiosas de la vida.

La autoimagen o concepto general que una persona tiene de sí misma incluye diferentes aspectos: académicos, sociales, físicos y forma parte de la autoestima, que es el componente afectivo y valorativo de la identidad. Implica una autoevaluación que se expresa en actitudes de aprobación y desaprobación sea que se considere o no capaz, significativa, exitosa, valiosa.

La atribución que hacen los alumnos del logro y del control que ejercen sobre su destino en la escuela, son procesos de gran poder que influyen en su desempeño. Si los alumnos desarrollan ideas positivas sobre la relación entre su propio esfuerzo y los resultados que obtiene, acrecentará la tendencia de asignarse la responsabilidad de sus éxitos o fracasos.

Respecto a la tolerancia a la frustración, las situaciones de aprendizaje o de solución de problemas están relacionadas con la habilidad del individuo o postergar la gratificación de encontrar una solución inmediata a un problema y una disposición a trabajar persistentemente, aún cuando no haya vías de solución a la vista. El niño con poca tolerancia a la frustración puede abandonar o renunciar fácilmente a una tarea al experimentar una dificultad o mostrar signos de desagrado al enfrentar otra. Para finalizar, sólo me toca manifestar que el aporte de la Psicología Cognitiva al avance educativo nos lleva a replantear nuestra imagen profesional y las metas de nuestra formación, con nuevas prácticas profesionales y paradigmas de investigación que coadyuven al mejoramiento cualitativo de la educación.

______________________
Dra. en Psicología, Profesora Emerita de la U.N.M.S.M.

 

Ver Referencias