Ginecología y Obstetricia - Vol. 43 Nº3 Diciembre 1997

 

EDITORAL

 

Transcurrió el año 1997, año en el que la Sociedad Peruana de Obstetricia y Ginecología celebró sus Bodas de Oro institucionales, y año en el que la SPOG mostró que es joven y pujante -a los 50 años no se es viejo aún- y en pleno desarrollo. La SPOG celebró su aniversario con múltiples actividades académicas, encuentros, cursos, talleres y otros, que culminaron en el Congreso Extraordinario de Obstetricia y Ginecología.

Las sesiones científicas se vieron muy concurridas. Tuvieron trascendencia los Cursos para Residentes y el Seminario Taller sobre Responsabilidad Médica en el Manejo del Aborto. El Congreso, de éxito científico y financiero, tuvo, además, el complemento de encuentros culturales y sociales, que unió a sus socios, directivos, participantes y sus familias en sendas actividades de muy grato recuerdo.

Durante el Congreso, destacó el hecho de ver en Lima a los miembros de las Filiales de la SPOG, las bases, que son los elementos activos que hacen la vida institucional y científica en sus terruños y que vienen a recargar sus chips de conocimiento, así como para encontrarse con colegas de otras latitudes del Perú. La labor de los socios de provincias se ve reflejado en el presente número, en el que se publica cinco trabajos de médicos de Arequipa, Trujillo, Piura, Tumbes y Loreto, respectivamente, representando el 45% de los trabajos de investigación. Además, dos de los trabajos se refieren a la malaria, que, como consecuencia del Fenómeno del Niño, pudiera aumentar su incidencia en ciertas regiones.

Terminado este año de celebraciones, que la SPOG y sus socios las increcían, sirvan estas líneas para transmitir el deseo de la Junta Directiva de la SPOG y del Comité Editorial de la Revista (de los mejores augurios de logros y triunfos en su desempeño profesional y familiar para cada uno de sus socios y amigos a nivel nacional. Esperamos que 1998 acontezca con felicidad y un mejor desenvolvimiento socioeconómico, lo que redundará en la salud de la mujer peruana, a quienes nos debemos.

EL EDITOR