Ginecología y Obstetricia - Vol. 39 Nº16 Setiembre 1993

 

HORMONA DE PLACENTA

Dr. José Pacheco Romero

 

Hemos conocido por mucho tiempo que la placenta produce esteroides, entre ellos, los estrógenos, la progesterona, y probablemente corticoides. Estas hormonas son elaboradas en el sinciciotrofoblasto.

Más adelante, se ha encontrado que la placenta, la decidua y las membranas fetales producen hormonas proteicas similares biológica e inmunológicamente a las del hipotálamo y de la hipófisis.

Entre las análogas a las hormonas hipofisiarias están la gonadotrofina coriónica humana (hCG), la somatomamotropina coriónica. humana (hCS 0 HPL) y la tirotropina coriónica humana (hCT). Se piensa que también existe una corticotropina coriónica (hCC).

Además, la placenta produce péptidos relacionados a la ACTH, tales como la betaendorfina. y la hormona alfa-estimulante del melanocito. Entre las hormonas parecidas a la hipotalcimicas, produce la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), la hormona liberadora de tirotropina (TRH) y la somatostatina.

Es también interesante conocer que, en medios de cultivo, las células del citotrofoblasto se aplanan, agregan y funden unas a otras para formar el sinciciotrofoblas .

 

Hormonas Proteicas Coriónica
Similares a Hipofisarias
*Gonadotrofina Coriónica Humana (hCG)
*Somatomamotropina coriónica humana (hCG)
*Tirotropina coriónica humana (hCT)
*Corticotropina coriónica humana (hCC)
Similares a las hipotalámicas
*Hormona liberadora de gondotropina (hCGnRH)
*Hormona liberadora de tirotropina (hCTRH)
*Somatostatina

 

Hormonas Proteicas Coriónicas Similares a las Hipofisiarias

  • Hormona Gonadotrofina Coriónica Humana (hCG)

Descubierta por Aschein y Zondek en 1927, es una glicoproteína con peso molecular de 36,000 a 40,000, con vida media de 32 a 37 horas, biológica e inmunológicamente similar a la LH hipofidaria.

Es elaborada en el sinciotroflastos, en el trofoblasto de las enfermedades del trofoblasto, en el ovario y en el testículo. Se compone de las subunidades alfa beta, las que no pueden actuar sino conjuntamente. La alfa es idéntica a la cadena alfa LH, del FSH y de la TSH, mientras que la beta es específica.

Se ha podido desarrollar un anticuerpo a la subunidad beta que por radioinmunoensayo, puede diferenciar la HCG de la LH, lo que es útil en el diagnóstico precoz del embarazo (se detecta 9 días después de la implantación), en el embarazo etópico y el seguimiento de la enfermedad del trofoblasto.

En el embarazo gemelar, la curva del incremento del hCG es más lenta en los embarazos con gemelar evanescente (un tercio de los gemelares concebidos en un grupo con tratamiento por infertilidad, que en el embarazo gemelar del curso normal.

El pico de hCG ocurre entre los 60 a 90 días de embarazo, para después disminuir y tener un segundo pico menor a las 32 semanas.

Al inicio del embarazo, tiene un rol luteotrófico hasta que la placenta produce progesterona.

Hay evidencias que podría regular la producción de esteroides en el feto, tanto de sulfato de hidroepiandrosterona (DHEAS) en la suprarrenal como la testosterona por el testículo.

Los estudios de Jaffe sugieren que el riñón y el testículo fetal producen hCG. La molécula de hCG tiene características estructurales que le permiten interactuar con los receptores de TSH y activar la membrana adenilciclasa que regula la fundación celular toroidea. Y se especula que el hCG tenga efectos "autoregulatorios" sobre los esteroides producidos por la placenta, ya que estimula la adenilciclasa del sinciciotrofoblasto.

La secreción de hCG es estimulada por pulsos de genoliberina (GnRH) exógena.

Naugthon y colaboradores parecen encontrar que la hCG inhibe la función linfocítica in vitro, sugiriendo un rol inmunosupresor que evitaría el rechazo del alografo fetal por el huésped materno.

 

  • Hormona Somatomamotrofina Coriónica Humana (hCG o hPL)

Se descubrió en 1960. Es sintetizada en el sinciciotrofoblasto, se encuentra en el embarazo normal y molar, así como en el coriocarcinoma testicular, y no es detectable después del primer día del parto. Consiste en una cadena de 191 aminoácidos y es 96% homóloga a la hormona del crecimiento (hCG), aunque su actividad es solo 3% la de la hGH, uniéndose 2300 veces más débilmente que la hGH al receptor para hGH; sin embargo, la actividad similar a prolatina es parecida en ambas, y las dos hormonas tienen afinidad similar por los receptores de prolactina.

La hCS tiene efectos de crecimiento en la epífisis tibial y en la ganancia de peso, estimula la incorporación de timidina en el DNA y facibilita la acción de la hGH y la insulina.

Los efectos de la hGS sobre el metabolismo graso y de carbohidratos son similares a los de la hGH, inhibiendo la capacitación de glucosa periférica y estimulando la liberación de insulina. Incrementa los ácidos grasos libres en pacientes con hipopituitarismo.

Por métodos de radioiensayo y hemaglutinación, se dosa hCS en pequeñas cantidades (7 a 10 ng/ml) al inicio del embarazo, aumentado gradualmente hasta tener niveles máximos en las cuatro últimas semanas (5.4 ug/ml).

Durante el mismo tiempo, la GH hipofisaria es suprimida progresivamente.

En sangre materna la concentración de hCS es 300 veces la del cordón umbilical; es menor (7%) en el liquido amniótico que en el plasma materno, pero mayor que en el plasma fetal. La placenta a término producirla 1 a 4 gm de hCS por día, encontrándose correlación entre su cantidad en suero materno y el peso de la placenta. Los valores disminuyen en el retardo de crecimiento fetal y en la hipertensión por el embarazo.

Sus efectos metabólicos los ejercería sobre la madre para asegurar las demandas nutricionales del feto, en una forma similar a la hGH. Así, en el embarazo la glicemia disminuye, la secreción de insulina y la resistencia a la insulina endógena aumentan y se elevan los niveles de ácidos grasos libres en plasma. Por lo mismo, se altera la captación de glucosa, se estimula la liberación de ácidos grasos libres y disminuye la insulina efectiva. El crecimiento de insulina aumenta la síntesis de proteínas.

En el ayuno materno, y para mantener la nutrición fetal, la hCS puede ser catabólica, ocasionando la disminución de los niveles de insulina, promoviendo la lipolisis -que conlleva a la liberación de ácidos grasos libres y glicerol - y la cetosis y disminuyendo la utilización de glucosa.

Se conoce que la hCS tiene su código en el gen hCS-A y en el gen hCS-B.

 

  • Variante placentaria de la GH (hGH-V)

Recientemente. se ha descubierto una variante de la GH hipofisaria, la variante GH o hGH-V, cuyo gen tiene expresión en la placenta.

Ambas GH denotan tener glicosilación parcial de una cadena peptídica única. La hGH-V y la somatomamotropina coriónica (hCS) comparten más de 90% secuencias similares.

 

  • Tirotropina Coriónica Humana (hCT)

Es una glicoproteina de peso molecular 30,000 que tiene similitud inmunológica y físicoquímica con la TSH hipofisiaria, aunque no su potencia. Aumenta la secreción de hormona tiroidea, estimula la incorporación de fosfato inorgánico en la tiroides y es neutralizada por TSH anti- hipofisiaria.

El rol de la hCT no esta dilucidado. Podría ocasionar las modificaciones de los resultados de la función toriodea materna durante la gestación, así como el agrandamiento de la tiroides. El hipertiroidismo reportado en pacientes con enfermedades del trofoblasto parece deberse, mas bien, a la hCG y no a la hCT.

 

  • Corticotropina Coriónica Humana (hCC)

Hay evidencia en estudios de laboratorio que el sinciciotrofoblasto produce una hormona con características inmunológicas similares al ACTH.

El rol de esta hCC no ha sido definido, aunque se cree puede ser la causa de la resistencia relativa a la supresión de retroalimentación negativa de ACTH hipofisiaria por glucocorticoides durante el embarazo.

 

  • Otros Péptidos relacionados a ACTH.

La placenta humana probablemente tiene un mecanismo de autorregulación para la síntesis y secreción de hormonas placentarias y neurotransmisores, comportándose como un verdadero órgano neuroendocrino, así, muchas clases de neuropéptidos y neurotransmisores han sido hallados en las vellosidades coriales, gránulos inmunoreactivos positivos a LH-RH, NT y SRIF han sido localizados en el citotrofoblasto y gránulos positivos a beta-EP y 5-HT en el sinciciotrofoblasto.

Se ha demostrado que el trofoblasto humano sintetiza una glicoproteina de alto peso molecular similar al proopiomelanocortina (POMC) y a la beta-endorfina humana sintética. Se conoce que hay niveles alevados de beta- endorfina en 31 parto y de beta-endorfina y ACTH en la hipoxia y la ácidosis.

El altamente especifico inhibidor del activador del plasminógeno, PAI-2, y la proteína - PP 10- que se encuentra en casos de malignidad y en complicaciones del embarazo- tienen identidad inmunológica.

La familia de hormonas proteicas relacionadas a la prolactina está creciendo rápidamente, con el reconocimiento de los lactógenos, proliferina, la luteotropina decidual y otros una inhibina producida por la placenta, con concentraciones séricas que aumentan durante el embarazo, suprime la secreción de hCG en la placenta a término, más no en la placenta el primer trimestre.

 

Hormonas Coriónicas Proteicas Similares a las Hipotalámicas

Entre los neuropéptidos encontrados en placentas están el GnRH, la somatostatina, la hormona de tirotropina (TRH) y el factor liberador de corticotropina (CRF), habiéndose demostrado la síntesis de GnRH TRH.

  • Hormona Liberadora de Gonadotropina (hCGnRH o hCLRF)

La hormona es sintetizada en citotrofoblasto y estimula la secreción de hCG, tanto la subunidad alfa como la beta, así como interviene en la secreción pulsátil y circadiana de prolactina durante el embarazo, el parto y el puerperio, conjuntamente con estradiol y dopamina.

Se ha demostrado en la placenta sitios; de unión de GnRH, lo que sugiere la autorregulación de hCG la que, asociada a la regulación de esteroides placentarios por la hCG, señala una regulación hormonal compleja dentro del mismo trofoblasto, similar a la del hipotálamo-hipófisis-gonada.

 

  • Somatostatina

Su producción también ha sido demostrada, exclusivamente, en el citotrofoblasto. Su cantidad disminuye con el progreso del embarazo, al revés del hCS que aumenta, lo que se podría explicar como influencia inhibidora negativa de la somatostatina -producida en el citotrofoblasto- sobre la hCS, producida. en el sinciciotrofbblasto.

 

Hormonas Esteroideas

  • Progesterona

Es necesario para la reproducción y el mantenimiento, del embarazo en los animales superiores. Es elaborada en la placenta humana en cantidades crecientes durante el embarazo, desde las 3 semanas después de la implantación, siendo, la concentración mayor durante el segundo y tercer mes; más adelante, es; constante.

La placenta parece contener abundante 3beta-ol-dehidrogenasa esteroidea e isomerasa que convierten fácilmente la D5-pregnenolona en progesterona y la dehidroisoandrosterona en D4-androstenediona.

El hígado, fetal reduce la progesterona a pregnenolona y pregnandiol y conjuga. estos metabolitos con ácido sulfúrico. La suprarrenal fetal sintetiza sulfatos; hormonales, tales como el sulfato de corticosterona y el sulfato de desoxicorficosterona. Por lo tanto, la progesterona. placentaria, además de tener un efecto fisiológico sobre los órganos maternos, es también precursor importante para la síntesis de corticosteroide y andrógenos fetales.

La producción diaria de progesterona se calcula en 75 mg. a mitad del embarazo y alrededor de 250 mg. a término. Los niveles plasmáticos son mayores al final del embarazo, alrededor de 15 pg/100ml. a término. Se metaboliza en el hígado. Después del parto desaparece en plasma antes de las 24 horas.

Entre las posibles sustancias inmunosupresivas presentes en el suero, de la gestante, la progesterona pareces jugar un rol principal en reducir la respuesta de los linfocitos maternos. Esta acción de la progesterona no se restringe a su presencia en altas concentraciones; en la interfase feto-materna, sino que la sensibilidad de los linfocitos maternos obtenidos; de sangre periférica al bloqueo por progesterona está aumentada.

Así, concentraciones bajas de la hormona causan depresión de las funciones del linfocito. Las células supresoras parecen tener un rol importante en medir este efecto . La acción de la progesterona serla a través de un efecto mediado por receptor, en al que está involucrado al metabolismo del ácido araquidónico.

 

  • Estrógenos

Durante al embarazo, la producción de estrógenos aumentara significativamente. Así, la secreción de estriol aumenta 1000 veces, siendo precursor de los estrógenos los esteroides sulfurilados C-1 9, principalmente sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS) segregado por la suprarrenal fetal.

El colesterol plasmático materno as al precursor principal de la síntesis de progesterona, no pudiendo metabolizarla más allá por una deficiencia relativa de 17 alfa-hidroxilasa. La unidad fetoplacentaria as la responsable de la síntesis de estriol en la segunda mitad del embarazo, mientras la madre y al feto contribuyen equitativamente con precursores C-19 para la síntesis de estrona y estradiol.

Estradiol-I 713eta y estrona son sintetizadas por al tejido placentario, convirtiendo, DHEAS materno (49%) y fetal (60%). La placenta metaboliza al DH EAS a estrógenos por intermedio de las enzimas sulfatasa, D-5-D4- isomerasa y 3 beta-dehidrogenasa y aromatasa. La placenta sintetiza estriol, principalmente a partir del sulfato de 1ó alfa-hidroxidehidroepiandrosterona formado en al hígado fetal de DHEAS esencialmente fetal.

La suprarrenal fetal segrega grandes cantidades de hormonas esteroides, hasta 100 mg diarios, la mayor parte DHEAS. La fuente precursora as al colesterol producido, por al hígado fetal, tanto por síntesis de novo de acetato, como de colesterol de baja densidad (LDL) circulante en plasma fetal.

Durante al embarazo temprano, la relación estriol y estrona as alrededor 2:1, mientras al final del embarazo as 10: 1. La medición de estriol en sangre u orina materna o en liquido amniótico permite tener una idea sobre la salud fetal, observándose la disminución del estriol en gestantes diabéticas y, alga menos, en la hipertensión inducida por al embarazo y eritrofoblastosis fetal por factor Rh.

Los estrógenos afectan la producción de prolactina hipofisaria y la proliferación lactotrófica. Los prolactinomas preexistentes pueden crecer durante al embarazo, lo, que puede crear un problema clínico mayor.

 

  • Corticoesteroides

Se ha aislado cortisol, cortisona, aldosterona y otros corticoides de tejido, placentario. La placenta convierte al cortisol a cortisona, pero aún no hay evidencia concluyente que la placenta sintetiza corticosteroides.

 

Otras Hormonas Producidas por la Decidua y las Membranas

Hoy se conoce que la decidua y las membranas fetales pueden producir y metabolizar hormonas, así como tienen receptores hormonales que las hacen susceptibles de efect0s hormonales. La decidua produce prolactina, relaxina, prostaglandinas a inhibina, tiene actividad 1 alfa-hidroxilasa y presenta receptores para ocitocina.

  • Prolactina

La decidua produce prolactina la que se encuentra en altas concentraciones en al líquido amniótico; al amnios no la produce. Esta prolactina aumentarla lacontractibilida miometrial, la que as antagonizada por la relaxina.

 

  • Relaxina

También producida por la decidua, la relaxina inhibe la concentración uterina, aumenta distensibilidad del cérvix uterino y, experimentalmente, induce la formación del ligamen interpubiano.

 

  • Prostaglandinas

Las prostaglandinas son lípidos denominados hormonas debido a que, de manera similar a los esteroides, son sintetizadas y secretadas por u glándula y liberadas a la sangre para su transporte a otras partes del cuerpo donde ejercen un efecto.

Sin embargo, ellas no son Ruardadas en depósitos, actúan cerca al lugar de síntesis y no son trasladadas mayormente por la circulación sanguínea.

Su metabolismo ocurre localmente y el hígado, el bazo y la placenta la inactivan rápidamente. Se encuentra tromboxano y prostaciclina en tejido uterino, pero son uterotónicos débiles. Las prostaciclinas son potentes vaso dilatadores sintetizadas por vasos sanguíneos en mayor cantidad que PGE2; se conoce que la PG12 es más importante en mantener el ductus arteriosus fetal abierto que la PGE2.

Se encuentra que la PGF2 alfa y la PGE2 y los metabolitos de prostaglandinas aumentan inmensamente en el liquido, amniótico y en sangre en el trabajo de parto.

En el feto de carnero, Liggins demostró que el aumento del cortisol fetal disminuye la progesterona placentaria y aumenta el estrógeno placentario; el aumento de estrógeno incrementa, la producción de prostaglandinas, que inician y mantienen el trabajo de parto.

Sin embargo, esto no ha podido ser reproducido en el humano, con la excepción del incremento de prostaglandinas Y sus metabolitos en el parto, las que sabemos producen contracciones; uterinas.

Se considera que, en el embarazo a término, las membranas de los lisosomas se rompen y se libera fosfolipasa A2, la que actúa sobre los fosfolípidos de las membranas fetales, la decidua y, probablemente, el miometrio.

Se libera Acido araquidónico que es convertido en PGF2 alfa y PGE2, las que inician las contracciones; uterinas. La hipoxia causada a nivel celular uterina. ocasiona mayor disrupción de lisosomas y liberación de fosfolipasa A2.

La progesterona estabilizaría las membranas lisosómicas y la aspirina y la indometacina disminuyen la conversión de ácido araquidónico a prostaglandinas, al inhibir la enzima ciclooxigenasa.

 

  • Inhibina

Las células deciduales contienen un factor que inhibe la liberación de hCG de las células trofoblásticas, lo que sugiere que la secreción de hCG trofoblástica está bajo control paracrino, regulado en partes por una proteína producida por las células deciduales.

 

  • Inhibidor Coriónico de la Ribonucleasa (RNH)

Las ribonucleasas son importantes en el anabolismo celular. La ribonucleasa (RNasa) placentaria humana placenta (PR) parece ser idéntica a la RNasa, previamente aislada de los eosinófilos (neurotoxina derivada de los eosinófilos), del hígado y de la orina.

Por otro lado, se ha determinado un. inhibidor de la ribonucleasa en la placenta humana (RNH o PRI), proteína, que se une firmemente a las ribonucleasas celulares y puede ser esencial en el control de la degradación del mRNA y de la expresión génica. Inhibe las ribonucleasas alcalinas y neutras, incluyendo la proteína inductora de vasos sanguíneos la angiogenina.

Por hibridización in situ, el gen inhibidor ha sido localizado dentro del genoma humano del cromosoma 11 banda 11p15.5 distal al gen IGF2, gen que se añade al gran número de genes asignadas a esta banda, incluyendo 10 genes estructurales.

 

Ver Bibliografía