Revista de Gastroenterología del Perú - Volumen 17, Nº3 1997


Infección Mixta por Trichuris Trichiura y por Trichuris Vulpis

Oscar Vásquez T.*; Ignacio Martínez B.**; Raúl Romero C.***; Silvia Valencia R.*; Jorge Tay Z.****


RESUMEN

Se presenta un caso de infección mixta por Trichuris trichiura y Trichuris vulpis en un niño de 8 años de edad, procedente del estado de Oaxaca en México; que clínicamente presentó dolor abdominal, diarrea con moco y sangre y se acompaño de pujo y tenesmo. Se realizó identificación diferencial entre las dos especies de este género, se administraron varios tratamientos con los que disminuyó hasta desaparecer el cuadro clínico; pero no se logró erradicar la infección parasitaria, que persiste hasta el último control clínico del paciente. Se reporta la presencia de deformación importante de los huevos del género Trichuris con la administración de mebendazol y albendazol, siendo mucho mayor con el segundo producto. Se hace una discusión de la importancia de este caso clínico y sobre los aspectos epidemiológicos en la transmisión de los nemátodos del hombre y el perro.
PALABRAS CLAVES: Tricocefalosis, Trichuris vulpis, tratamiento para tricocefalosis.


ABSTRACT

We present a case of mixed infection by Trichuris trichiura and Trichuris vulpis in a boy of 8 years old, coming from the state of Oaxaca in México. He presented abdominal pain, diarrhea with mucus and blood in addition to straining and tenesmus. We carried out differential identification between the two species of this gender, several treatments were administered and the symptoms disappear. But, the parasitic infection persisted until the last clinical control of the patient. We report the presence of important deformation of Trichuris eggs with the administration of mebendazole and albendazole being more effective the second product. We discuss about the importance of this clinical case and the epidemiological aspects in the transmission of man and dog nematodes.
KEY WORDS: Mixed Infection, Trichuris trichiura, Trichuris vulpis.


Rev. Gastroent. Perú 1997; 17(3): 255-58


INTRODUCCIÓN

Trichuris trichiura es un nemátodo que parásita caninos, especialmente perros lobos y zorros, se reporta en algunos estudios con prevalencia del 1. 1% entre perros, como los trabajos de casi 10,000 estudios parasitoscópicos realizados en el Instituto de Parasitología de Tierarztlichen Hochschule de Hannover (1). En lobos también se ha encontrado como se reporta en estudios realizados en el Instituto Nacional de Estudios de la fauna Selvática de Italia (2). En zorros se reportan hasta en 8%, como se da a conocer a partir de los estudios realizados en la Facultad de Farmacia de la Universidad de Lyon en Francia (3).

La infección humana por Trichuris vulpis es muy rara, se conocen muy pocos casos en las últimas cuatro décadas (4,5,6,7), sin embargo es posible que se presenten muchos más que no son reconocidos, ya sea porque clínicamente se expresa como una tricocefalosis común, y porque al estudio parasitológico la morfología del huevo, es muy similar a la de Trichuris trichiura, por lo que a los ojos de quienes leen los estudios coproparasitoscópicos, puede pasar como un huevo ligeramente diferente y no tener la precaución de realizar estudios micrométricos y morfológicos adecuados para diferenciar las dos especies (6,7).


PRESENTACIÓN DE CASO

En el Servicio de Parasitología del Instituto Nacional de Pediatría de la ciudad de México, se estudiaron las heces de un paciente pediátrico masculino de 8 años de edad, originario del Estado de Oaxaca, México. Este paciente inició su padecimiento 45 días antes de su ingreso a este nosocomio, con dolor abdominal de tipo cólico, palidez de tegumentos y evacuaciones diarréicas, de color café con presencia de moco y rasgos de sangre, en número de 5 en 24 horas. A su ingreso al Hospital continuaba con evacuaciones diarréicas, en número de 3 a 4 al día, con presencia de moco y sangre fresca, además de presentar pujo y tenesmo, dolor de tipo cólico localizado a hemiabdomen derecho. Se le realizó examen coproparasitoscópico cualitativo por el método de concentración por flotación de Faust en serie de 3 muestras. En cada una de las muestras estudiadas se encontró la presencia de huevos de Trichuris trichiura y Trichuris vulpis. Estas formas de los nemátodos fueron identificados de acuerdo a las características descritas por Beaver y col. (7), Kenney y Eveland (5). Los huevos de Trichuris trichiura midieron de 55 a 60 micrómetros de longitud y de 25 a 27 micrómetros de ancho: los huevos identificados como Trichuris vulpis midieron de 77 a 90 micrómetros de longitud, por 32 a 35 micrómetros de ancho, como se ilustran en las figuras 1 y 2.

Para valorar la intensidad de la parasitosis y correlacionarlas con las manifestaciones clínicas del paciente, se realizó examen coproparasitoscópico cuantitativo por el método de Stoll en series de 3 muestras de heces consecutivas, reportándose cifras de 94,400; 117,600 y 55,400 huevos por mililitro de heces, respectivamente, haciendo un promedio de 88,800 huevos por mililitro de heces. Este recuento correspondió a las dos especies del nemátodo; pero proporcionalmente los huevos identificados y cuantificados correspondieron en un 75% a Trichuris trichiura y 25% a Trichuris vulpis. Para tratamiento del problema parasitario a nuestro paciente le administramos albendazol a razón de 400 mg diarios por 3 días, repitiendo el esquema nuevamente a los 3 días. En los 3 días posteriores a la administración del primer tratamiento el paciente eliminó por vía anal 42 nemátodos adultos, se decidió dar el segundo esquema y con ello, se eliminaron 14 nemátodos más en los días subsecuentes. De los 56 parásitos adultos 32 correspondieron a machos y 24 a hembras. A partir del primer día de concluido el segundo tratamiento, y por 7 días, se fueron realizando estudios coproparasitoscópicos de concentración por flotación, en los que se siguieron encontrando huevos de los 2 nemátodos: además de que las manifestaciones clínicas seguían presentándose con dolor abdominal tipo cólico y presencia de evacuaciones pastosas con moco y sangre fresca. Debido a la respuesta obtenida con el tratamiento antiparasitario, en está ocasión con mebendazol a dosis de 200 mg diarios por 9 días, en intervalos de 3 días con 3 de descanso. Después de este tratamiento disminuyó el dolor abdominal y las heces adquirieron características normales, pero los estudios coproparasitoscópicos volvieron a mostrar la presencia de huevos de los nemátodos. Dada su mejoría clínica se egresó del hospital y se continua su manejo y control en consulta externa, en la que clínicamente se encuentra hasta la fecha asintomático, pero la parasitosis persiste demostrada en los estudios parasitológicos, a pesar de diferentes tratamiento administrados.

 

FIGURA 1. HUEVO DE TRICHURIS TRICHIURA

FIGURA 2. HUEVO DE TRICHURIS VULPIS

FIGURA 3.
HUEVO DEFORMADO DE TRICHURIS VULPIS


DISCUSIÓN

El presente caso nos pareció de interés por tratarse de una parásitosis mixta de las dos especie de género Trichuris, un parásito de humanos y otra parásito de caninos, además de lo poco frecuente que se demuestra la infección por el segundo entre los humanos. La evidente y muy marcada diferencia de tamaño entre los dos huevos aislados de las heces de paciente, hacen muy difícil pensar en variación biológica como una posible explicación, que se encontró un rango de 20.16 micrómetros de diferencia entre ambos, lo que dista mucho de la variación biológica reportada por Kenney y Eveland (5), que es de 1 a 4 micrómetros de largo por 1 a 2 de ancho (6). Otro dato importante es que en los estudios coproparasitoscópicos posteriores a los tratamientos con albendazol se encontraron evidentes deformaciones de los huevos. con engrosamiento irregular de la cubierta externa, alargamiento del huevo, ensanchamiento de los tapones polares y dilatación de la cubierta laminar externa de los mismos, estas alteraciones se detectaron claramente y de ninguna forma se pueden considerar como posibilidades de error diagnóstico entre las dos especies, ya que la identificación y medición se realizó antes de los tratamiento con albendazol y los huevos deformados son morfológicamente diferentes, como se puede observar en la figura número 3. A consecuencia de los tratamiento con mebendazole hubo también deformación de los huevos pero mucho menos evidente que con el albendazol. En el pasado la deformación de huevos posterior a los tratamientos antiparasitarios ya se había reportado cuando se utilizaba mebendazol y ditiazanina (8), pero no hay reportes de que esto sucediera con albendazol, y mucho menos de que estas deformaciones son mucho más aparentes.

Desde el punto de vista clínico es de importancia, a nuestro juicio, este caso por varias razones: primero la parásitosis mixta de las dos especies, segundo la repercusión clínica tan importante que llevó al paciente hasta su internamiento en la institución y tercero el que no se lograra la curación parasitológica, a pesar de que se administraron diferentes tratamientos y no se han vuelto a presentar en el niño. Es de hacer notar que después de 3 meses de su egreso el paciente se ha mantenido en control y se han realizado en múltiples ocasiones estudios coproparasitoscópicos, demostrándose siempre la presencia de los dos nemátodos, eso si en cantidades muy inferiores a los que tenia en la etapa aguda; esto nos hace pensar de que se trata de una tricocefalosis refractaria a los nematocídas de uso actual.

Es probable que existan más casos de tricocefalosis causados por Thichuris vulpis, debido a la poca importancia que se presta a los laboratorios de diagnóstico al tamaño de los huevos de Trichuris, siendo posible que existan otros casos de infección heteréloga o pura de T vulpis, en donde el perro y otros animales intervienen en la transmisión de está zoonosis al hombre. En el presente caso fueron factores determinantes en el desarrollo de la parasitosis el fecalismo al ras del suelo por parte de perros y humanos en el sitio donde el paciente acostumbra jugar, así como las deficientes condiciones de higiene personal y del núcleo familiar.

VER BIBLIOGRAFÍA