Rev.  Gastroenterol. Perú.        Vol. 19 • Nº 3 • 1999

Tratamiento de la Fasciolasis Hepática Humana con Triclabendazole

Juan Antonio Jave O*, Martín Alban O*, Carmen Sagastegui P*, Segundo Soriano Y*

 

RESUMEN

El presente estudio pretende valorar el efecto del triclabendazole sobre la distomatosis hepática en humanos, producida por la Fasciola hepática. Para ello se trató 70 pacientes con fasciolasis demostrada por exámenes seriados de heces, con triclabendazole a 12 mg/kg de peso diarios por dos días.

El control parasitológico se realizó a los 15 y 45 días de administrado el tratamiento.

Se encontró curación parasitológica en 83% de la población estudiada y tratada una sola vez, el 14% necesitó un segundo tratamiento y el 3% un tercero, y no se reportó efectos colaterales importantes atribuibles al tratamiento. Se concluye en consecuencia que el triclabendaozole tiene una eficacia alta y buena tolerancia en el tratamiento de la fasciolasis hepática en humanos.
Palabras clave: Fasciolasis hepática, tratamiento, triclabendazole.

SUMMARY

This study has the purpose to evaluate the effect of triclabendazole over human fasciolasis produced by Fasciola hepatica. 70 patients with positive stools studies for fasciolasis were treated with 12 mg/kg/ day of triclabendazole for 2 days.

The control stools tests were performed 15 and 45 days after the treatment was finished. Parasitologic negativitation of stools was found in 83% of those patients who recieved 1 cycle of treatment. 14% needed 2 cycles and 3% a third one.

No important side effects were reported because of treatment. We conclude that triclabendazole is highly efficient and good against liver fasciolasis in humans.
Key words: Liver fasciolasis, treatment, triclabendazole.


Rev. Perú Gastroenterol.1999; 19 (3): 216-20.




INTRODUCCIÓN

La distomatosis hepática es una enfermedad cosmopolita causada por la Fasciola hepática, parásito aplanado en forma de hoja de apariencia carnosa y color café claro que mide aproximadamente 2 a 3 cm de largo y 1 cm de ancho, los huevos son ovalados y con un opérculo o tapa en uno de sus extremos midiendo aproximadamente 150 micras de longitud mayor.

Los parásitos adultos se localizan en los conductos biliares de los animales y hombres, los huevos salen al intestino con la bilis y son eliminados en las materias fecales. Para embrionar es indispensable que caigan en agua dulce donde se da origen a la primera larva que sale del huevo a través de opérculo.

Este es el miracidio ciliado, que invade a un caracol de genero Lymnaea en el cual se reproducen y forman esporoquistes, redias y cercarias, estas últimas abandonan el caracol y nadando en el agua buscan plantas de tallo corto a las que se adhieren y se trasforman en metacercarias de aproximadamente 0.5 mm, los huéspedes definitivos se infestan al ingerir estas plantas contaminadas, de las cuales los berros comestibles son la principal fuente de infección humana(1).

Se la encuentra en todos los países criadores de ovejas y reses, es frecuente en el Perú y en otros países latinoamericanos como Bolivia, México, Cuba, etc. Las referencias históricas bibliográficas se remontan a 1,379 cuando fue descrita por primera vez por DE BRIE, posteriormente se publicaron estudios sobre el ciclo vital en 1882 por LEUCKART y por THOMAS en 1883(14).

La enfermedad la contrae el hombre al alimentarse de plantas de tallo corto como berros, lechugas o tomando agua contaminada con metacercarias enquistadas difíciles de lavar. Los animales herbívoros u omnívoros adquieren la infección de pastos húmedos, donde la vegetación está infestada con metacercarias.

En Cajamarca se conoce de su existencia hace muchos años, sin embargo es desde 1983 en que se hacen varias publicaciones sobre hallazgos de pacientes infestados, y que fueron demostrando con cifras la alta prevalencia de esta parasitosis, ya que el valle de Cajamarca presenta características particulares que permiten la fácil infestación por este parásito.

En el año de 1983, Nora Rodríguez Tejada encuentra 5.64% de Fasciolasis en los escolares del C.E. N°82024 del Jardín N°24 de Samanacruz. En los niños encontró una prevalencia de 5% y en las niñas una prevalencia de 6.32%. Y concluye que la transmisión fue por el tipo de agua consumida(2).

En 1990 Percy Lezama Vigo en un estudio epidemiológico en el caserío de Porcón, de un total de 65 muestras de heces 4 resultaron positivos a Fasciola hepática haciendo una prevalencia de 6.15% en donde el mayor número lo encontró entre los 6 y 8 años de edad y que la infección sería por el consumo de aguas estancadas provenientes del subsuelo.

En el año de 1991, Oswaldo Cáceda Marquina en un estudio epidemiológico sobre fasciolasis encontró 17 muestras positivas de un total de 127, con una prevalencia del 13.3% en los Centros Educativos de la zona rural de Shaullo en Baños del Inca, en edades comprendidas entre 9 y 15 años en ambos sexos(2).    

Posteriormente en un estudio mixto sobre hongos, tenias y fasciolas en el año 1993, Segundo Soriano Yamamoto encontró 4 casos positivos a fasciola hepática de un total de 180 muestras, con una prevalencia de 7.69% en ambos sexos(2).

Otro trabajo que estudió la prevalencia de fasciolasis en los niños en la provincia de San Miguel fue realizado en el año 1993 por Carlos Alvarado obteniendo una tasa de 15.15% la mayoría procedente de zona rural(2).

En el mismo año 1993 Santiago Mostacero Carrera comparando teniasis y fasiolasis hepática en el distrito de Chilete encontró que un total de 240 muestras examinadas 1 fue positiva a fasciola haciendo una prevalencia de 0.4%(2).

También en el año 1993, José Lozano Broca y Yanina Pabdo León en su trabajo sobre fasciolasis, buscaron la relación sobre el saneamiento básico y la enfermedad reportando: 19 casos ubicados en dos Centros Educativos de Chaquil en Baños del Inca(2).

Quienes realizaron el presente trabajo publicaron un estudio preliminar sobre tratamiento con triclabendazole de la fasciolasis hepática en humanos en 20 pacientes que acudieron al Hospital Regional de Cajamarca entre los meses de enero y octubre de 1996(15).

El tratamiento de fasciolasis hepática ha sido siempre un problema ya sea por su eficacia como por su toxicidad, clásicamente se usaba el clorhidrato de emetina durante la fase aguda y cloroquina en la fase crónica, y los resultados no fueron del todo satisfactorios(4). La cloroquina es considerada como el mejor tratamiento para la fase crónica y el de elección en los pacientes pediátricos a la dosis de 5 mg/kg/día en dos tomas fraccionadas durante 3 semanas(16).

También se ha usado en algunos países el Bitionol con tasas de curaciones muy altas, aunque se ha reportado hasta 60% de recurrencias(17).

En la fecha aún se promociona al Praziquantel como terapia en tenias y fasciola con éxitos muy relativos(18), pero que en nuestro medio no se usa por que se conoce que no ha dado buenos resultados. Otras drogas que se describen como alternativas son el metronidazol y el nicloflan con casuísticas pequeñas(4). Y desde el año de 1,998 se está usando en diversos países del mundo el triclabendazole con resultados excelentes, nosotros recogimos esa información y realizamos el presente trabajo estos son nuestros resultados.


MATERIAL Y MÉTODOS

Para realizar este trabajo se recogieron las referencias bibliográficas existentes a nivel mundial sobre el tratamiento de la fasciolasis con triclabendazole, y se dió tratamiento a todos los pacientes referidos a nuestro hospital con diagnóstico de fasciolasis ya los casos diagnosticados en nuestro laboratorio; entre los años de 1,996 y 1999.

Se administró tratamiento a 70 pacientes a quienes se les hospitalizó durante 2 días, se les realizó su respectiva historia y se elaboró una ficha clínica-epidemiológica donde se registró sus datos personales, epidemiológicos, manifestaciones clínicas, antecedentes, resultados de análisis de laboratorio y el tratamiento que cada paciente recibió, dentro de un protocolo elaborado por los autores.

El diagnóstico previo y los exámenes del control post tratamiento, se hicieron con exámenes de heces seriados (3 muestras) por el método de sedimentación rápida. La droga usada como tratamiento en forma de suspensión conteniendo 10% p/v de triclabendazole fue administrada vía oral en ayunas; y la dosis empleada fue de 12 mg/Kg. peso una vez por día durante dos días.

Se acordó como criterio de curación a todo paciente que en los exámenes de control post tratamiento realizado a los 15 y 45 días saliera negativo a huevos de fasciola con la técnica coproparasitológica señalada anteriormente.


RESULTADOS

De los procedimientos realizados se obtuvieron los siguientes resultados:

2.1 Distribución por edad

En las edades de los pacientes tratados por décadas, se puede observar que el mayor número de casos de fasciolasis está en la segunda década de la vida, llegando a un 40% del total como se observa en el cuadro Nro. 1.

CUADRO Nº 1
NUMERO DE CASOS Y PORCENTAJE POR EDAD Y SEXO
EDAD M % F % TOTAL %
0 A 10
11 A 20
21 A 30
31 A 40
41 A 50
51 A 60
Mas de 61
6
12
7
4
6
1
0
8.6
17.1
10.0
5.7
8.6
1.4
0.0
4
16
4
3
0
6
1
5.7
22.9
5.7
4.3
0.0
8.6
1.4
10
28
11
7
6
7
1
14.3
40.0
15.7
10.0
8.6
10.0
1.4
TOTAL 36 51.4 34 48.6 70 100.0

 

CUADRO Nº 2
RESULTADO DEL TRATAMIENTO
Pacientes tratados Una sola vez dos veces tres veces
70
100%
58
83%
10
14%
2
3%

2.2 Distribución por sexo

No se ha evidenciado predominancia de alguno de los sexos (cuadro Nro. 1).

2.3 Distribución por procedencia

La procedencia de los pacientes por distritos, reporta un franco predominio de la zona de Cajamarca y alrededores con 38 casos que hacen 54.3% y un segundo lugar está el distrito de San Juan con 16 casos que hacen un 25.7%.

2.4 Respuesta al tratamiento

De los 70 pacientes (100%) con fasciolasis, se obtuvo negativización de la heces con un sólo tratamiento en 58 (83%), de los doce restantes 10 recibieron un segundo tratamiento (14%), y a 2 se les tuvo que administrar una tercera dosis (3%). En estos últimos fue cuando los controles de heces solicitados a los 15 y 45 días salía positivo a huevos de fasciola, Cuadro Nro. 2.

2.5 Efectos Secundarios:

La droga fue muy bien tolerada por la mayoría de pacientes ya que no hubo efectos colaterales y pocas alteraciones de los exámenes clínicos. En 7 pacientes (10%) se presentó cólicos abdominales que cedieron con drogas antiespasmódicas entre el tercer y quinto día post tratamiento.

 

DISCUSIÓN

Uno de los problemas médicos más importantes en el manejo y control de la fasciolasis fue sin duda su tratamiento; hasta hace unos años se administraba dihidroemetina por vía parenteral, o se usaba cloroquina o metronidazol sobre todo en la fase migratoria(3).

Para la Organización Panamericana de la Salud el tratamiento específico es el bitionol, aunque reconoce que los resultados por lo general son insatisfactorios al igual que con el praziquantel; sin embargo menciona que el triclabendazole que está en fase de experimentación es un fármaco prometedor(3).

Publicaciones varias informan que el uso de triclabendazole a 10 mg/Kg. en dosis única es efectivo administrado después de una noche de ayuno, y que siendo un producto de uso veterinario ha dado muy buenos resultados en esta patología sin causar efectos tóxicos y con muy buena tolerancia(1). En el mundo ya se estaba usando como tratamiento de la fasciolasis desde hace varios años, así se publica en Austria del tratamiento con triclabendazole de dos casos de fasciolasis en humanos(6); y el año siguiente 1,988 nuevamente se publica una nota sobre nuevos tratamientos en ese país(7). En 1,989 reportaron un tratamiento con triclabendazole de fasciolasis invasiva(19).

En Latinoamérica se publicó sobre el tratamiento con triclabendazole el año de 1,991 en Córdova, Argentina usando 10 mg/kg de peso en una sola dosis(8). En 1,992 en Australia reportan el tratamiento de un caso, administrando triclabendazole a dosis de 900mg. (12 mg/kg) en dos días con buen éxito sin encontrar efectos secundarios(9). Otras publicaciones se hicieron ese año en Bélgica(10), y Alemania(11).

En Santiago de Chile, como resultado de un estudio realizado entre noviembre de 1990 y marzo de 1992 administraron tratamiento con triclabendazole a 24 pacientes con fasciolasis hepática crónica, y tuvieron un índice de curación de 79.2 %, negativización de la prueba de ELISA en un 40% al mes, y en un 91.3% al año, administrando triclabendazole a10mg/Kg. en una sola dosis, con excelente tolerancia(12). En el año de 1,995 se reporta una alta prevalencia de fasciolasis en indios aymaras del altiplano boliviano infestados por el consumo de hierbas de tallo corto(13).

Cajamarca tiene reportado hace mas de diez años la existencia de fasciolasis en el valle donde se encuentra la ciudad y el problema más importante era su tratamiento, los esquemas clásicos que necesitan hospitalización y la estrecha observación sobre los efectos tóxicos hacían más caro el ya costoso tratamiento que además era muy difícil conseguirlo.

Los resultados obtenidos con nuestros pacientes, negativizando sus heces en un 83% con un solo tratamiento, semeja bastante a las obtenidas en otros países según las publicaciones mencionadas anteriormente, y la experiencia de tratar con triclabendazole a mas de sesenta pacientes durante mas de dos años, encontrando escasos y leves efectos secundarios y con excelente respuesta ha permitido que un problema mas de salud pública en Cajamarca sea resuelto con facilidad, a muy bajo costo en todos los grupos etáreos desde niños hasta ancianos.

Presentamos este trabajo que puede tener la limitación de no contar con estudios serológicos para fasciola que no se hicieron por carecer de financiamiento.


CONCLUSIONES

1. El triclabendazole es una droga eficiente con 83 % de curación con un primer tratamiento, y puede ser eficaz en 100% si fuera necesario administrar dosis repetidas.

2. Tiene una muy buena accesibilidad para la población ya que se encuentra fácilmente en el mercado nacional y su costo está al alcance de las clases populares.

3. Es una droga que da seguridad en su manejo ya que presenta mínimos efectos secundarios.

4. El triclabendazole es una buena alternativa que amplia nuestro arsenal terapéutico para combatir la fasciolasis hepática en humanos.

 

RECOMENDACIONES

1. Considerar al triclabendazole como droga de elección en el tratamiento de la fasciolasis crónica en humanos.

2. Implementar las farmacias de los hospitales de zonas endémicas con el producto para facilitar el tratamiento de los pacientes infestados.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS