Rev.  Gastroenterol. Perú.        Vol. 19 • Nº 3 • 1999


Contribución al estudio de la epidemiología del Helicobacter pylori en el Perú.
Análisis de 3005 casos

Alberto Ramírez Ramos1, Robert H. Gilman2, Sixto Recavarren Arce3,
José Watanabe Yamamoto4, Juan Miyagui5, Raúl León Barúa6,
Carlos Rodríguez Ulloa7, William Spira2, Javier Arias Stella3 , Erick Chinga Alayo8.
ver referencias

 

RESUMEN

Se presenta la evaluación de 3 005 casos, recogiendo nuestras observaciones sobre la epidemiología de la infección del estómago por el Helicobacter pylori en el Perú, en el curso de los últimos 15 años. Al comparar la prevalencia de la infección en japoneses inmigrantes con más de 10 años de residencia en el Perú, niseis, visitantes japoneses al Perú con las tasas de infección de residentes peruanos, no se observó diferencia estadísticamente significativa. En la raza japonesa parecería no existir una predisposición genética para contraer la infección, siendo un factor determinante el medio ambiente al que están expuestos. En la población peruana, las tasas de infección en los diversos niveles socioeconómicos son similares, con excepción de las mujeres de nivel socioeconómico alto las cuales presentan una tasa de infección estadísticamente inferior. Esto último se explicaría por una menor exposición a los medios de contagio aceptados. La infección por el Helicobacter pylori es similar en las poblaciones de nivel socioeconómico bajo de la costa, selva y sierra del Perú. Los estudios efectuados en niños, permiten concluir que la infección se adquiere en edades tempranas de la vida, no observándose el ascenso progresivo de la infección con la edad, descrito en países industrializados. Estudiando en Lima Metropolitana niños que beben agua proveniente de diferentes fuentes, hemos demostrado que aquellos que beben agua de la Atarjea, tienen tasas de infección superiores. Al analizar 48 muestras de diferentes fuentes de agua de Lima Metropolitana, en 24 se halló el Helicobacter pylori y de éstas 20 provenían de la Atarjea.

Palabras clave: Helicobacter pylori, Epidemiología en el Perú.

SUMMARY

Compiling our observations from the last 15 years in regard to the epidemiology of Helicobacter pylori in Perú, we have analized 3005 cases. Studying and comparing the rates of infection among japanese inmigrants living in Perú for more than 10 years, niseis, japanese visitors and peruvians, we found similar rates. According to these results it seems that at least in japaneses there is not any genetic predisposition to acquire the infection. Studying peruvians of different socioeconomic levels, we observed similar rates of infection with the exception of women of high socioeconomic level. It seems that the last group of people is not exposed to the different mechanisms of infection. We found similar rates of infection in patients of low socioeconomic level living in the coast, sierra and jungle. Our studies in children showed that the infection is acquired during early childhood. Therefore in Perú we have not observed an ascending rate of infection according to age as has been described in industrialized countries. Analizing water from 48 sources we found Helicobacter pylori in 24 samples, 20 of them were taken from the municipal source of water. Water seems to be an important vehicle of infection, according to our studies, in children drinking water from different sources.
Key words:Helicobacter pylori, Epidemiology in Perú.


Rev. Perú Gastroenterol.1999; 19 (3): 208-15


INTRODUCCIÓN

Poco tiempo después de la publicación de Marshall y Warren del hallazgo de una bacteria espirilada gram negativa en material de biopsias del estómago de pacientes con gastritis, úlcera gástrica y úlcera duodenal(1) el Grupo de Fisiología Gastrointestinal de la Universidad Peruana Cayetano Heredia y de la Universidad de Johns Hopkins comenzó a estudiar diversos aspectos de la infección del estómago por esta bacteria(2,3,4,5,6,7). Uno de los campos de investigación correspondió al estudio de la epidemiología de esta infección.

En diversos trabajos publicados hasta la fecha, hemos venido comunicando nuestros hallazgos de la prevalencia de esta infección en las tres regiones de nuestro país(8), estudio comparativo de las tasas de infección en japoneses residentes en el país y en visitantes japoneses(9), estudios de las tasas de infección en pacientes de diversos niveles socio económicos (10,11,12), estudios serológicos en niños de diversos niveles socioeconómicos(13) y con la participación de uno de nuestros miembros (R.G.) y la Universidad de Baylor y Uppsala, investigación de la presencia de Helicobacter pylori en 48 muestras de agua provenientes de diferentes fuentes de la capital(14). En el presente trabajo deseamos compilar todas estas observaciones para ofrecer una visión en conjunto de nuestros hallazgos en el estudio de la epidemiología de la infección del estómago por el Helicobacter pylori en el Perú, evaluando un total de 3005 pacientes.

MATERIAL Y MÉTODOS

Examen endoscópico

Con los pacientes en ayunas y previa anestesia orofaríngea con xylocaína al 10% se realizó la esofagogastroduodenoscopía, utilizando un panendoscopio Olympus GIF-K2. Se procedió a la toma de biopsias para tener el diagnóstico histológico de gastritis, de acuerdo a los criterios de Whitehead(16) o de mucosa histológicamente normal. De hallarse otras lesiones (ulceradas, proliferativas, etc.) se tomó además las biopsias pertinentes para cada tipo de lesión. Después de cada endoscopía el instrumento era enjuagado y lavado con solución de Phisohex (cada 100 g. conteniendo 3 g. de hexaclorofeno y 50 g. de Ensufón) o Hibiscrub (20% v/v B.P. gluconato de clorohexidina) y enjuagado en agua estéril. El canal de biopsia era lavado con solución de alcohol ácido y enjuagado con agua estéril.


Criterios de inclusión y exclusión

Se incluyerona los pacientes que endoscópicamente no presentaban úlcera gástrica o duodenal activa, neoplasia gástrica o hayan sido gastrectomizados o vagotomizados.

Se excluyeron pacientes que hayan recibido durante las últimas cuatro semanas, antibióticos, bismuto, quimioterapia, bloqueadores de receptores H2 e inhibidores de la bomba de protones.


Toma de biopsias

En los pacientes del grupo de estudio de nivel socioeconómico alto se tomó 4 biopsias del antro para coloración con HE en 695 y coloración de Waysson en 711 casos.

En los otros grupos de estudio (japoneses, ecología, pacientes de nivel socioeconómico bajo) se tomó 4 biopsias del antro (una para cultivo en el medio de Skirrow, una para la prueba de la ureasa, y dos para estudio histológico), 6 del cuerpo gástrico (una para cultivo, una para la prueba de la ureasa y 4 para estudio histológico) y 4 del fondo gástrico (una para cultivo, una para la prueba de la ureasa y 2 para estudio histológico).


Determinación del nivel socioeconómico

Hemos determinado el nivel socioeconómico de los pacientes de acuerdo a una ficha cuestionario, conteniendo la siguiente información: lugar y zona de residencia en la ciudad, nivel educativo, ocupación, tipo de vivienda, características de la vivienda, número de personas que la habitan, material de construcción de la vivienda, características del abastecimiento de agua y servicio del desagüe, número de comidas al día, nivel de ingresos, cobertura de las necesidades de alimentación, vestido, educación, atención de salud, capacidad de ahorro.


Estudios bacteriológicos

Para el estudio microbiológico se tomaba 2 biopsias de la región del antro, 2 biopsias de la curvatura menor del cuerpo y 1 biopsia del fondo. Una biopsia del antro y una biopsia de la curvatura menor del cuerpo se colocaban en agar-úrea procediéndose a realizar la lectura a los 15-30 minutos, y 1, 6,12 y 24 horas respectivamente. Se consideraba la prueba positiva, cuando se visualizaba la variación del color del amarillo a rojo grosella. La otra biopsia del antro, la del cuerpo y del fondo se colocaba en Agar Skirrow incubándose a 37°C en anaerobiosis por 4 a 6 días, al cabo de los cuales se reconocían como colonias pequeñas y translúcidas sometiéndose a pruebas bioquímicas (oxidasa, ureasa y catalasa).


Gram del cepillado

Al término de la endoscopía se tomaba una muestra del cepillado de la mucosa que era fijada en una lámina portaobjeto, procediéndose a realizar la coloración Gram. La lectura se realizaba en base de la presencia o no de H.pylori.


Serología

En los pacientes adultos se obtenía sangre por venipuntura y en un grupo de niños que eran atendidos en los consultorios de pueblos marginales (nivel socioeconómico bajo), por punción de la yema del dedo, para la determinación serológica de anticuerpos a Helicobacter pylori por el método de ELISA utilizando un antígeno crudo preparado de una fuente de nueve cepas de H.pylori. Las bacterias tomadas del medio de Skirrow eran lavadas dos veces en agua destilada estéril, suspendidas en un buffer de glicina estéril (o. 2 M, pH 2.2) y centrifugados a 14000 Xg por 15 minutos a 4°C. El líquido sobrenadante era retenido, neutralizado con NaOH y dializado contra agua destilada a 4°C por 24 horas. Alícuotas de este antígeno eran guardadas a -70ºC.

La prueba de ELISA era estandarizada usando titulaciones del antígeno versus diluciones de suero de pacientes confirmados de ser positivos a H.pylori o negativos, por biopsias múltiples e historia clínica. El procedimiento final involucraba una capa de antígeno preparada usando 2.5 ug/mL de antígeno en buffer carbonatado (pH 9.6) y diluciones de suero de 1:200 a 1:500. La prueba se llevaba a cabo en platos de Inmulon usando peroxidasa de conejo anti IgG humana marcada para completar el "sandwich" y Ortho-fenilendiamina (Sigma Cp.) en buffer de citrato (2.95 de citrato de sodio 0.1 M y 2.05 ml de ácido cítrico 0.01 M) como substrato para la reacción colorimétrica. Una reacción seropositiva era definida en un suero dado con una OD mayor que 2 ds sobre una media de OD para control negativo del suero incluyendo el plato.


Test de aliento con 13C-Urea

Se colectó una muestra de aliento basal, luego de lo cual se administró 125 mg de 13C-Urea (99% 13C, Isotec Corporation, Miamisburg, OH) disueltos en un frasco con 120 ml de agua. En los niños pequeños se administró el sustrato en 40ml de agua. El sustrato fue ingerido en 3-5 minutos. Para colectar las muestras de aliento se usó un equipo pediátrico de resucitación con válvula de una a dos entradas unidas a una bolsa colectora. Las muestras fueron obtenidas colocando la máscara sobre la boca y nariz del infante. La respiración normal llenaba la bolsa. Se colectó muestras a los 20, 30, 40 y 50 minutos. Luego la muestra fue transferida de la bolsa a un tubo evacuatorio para enviarla a Houston. El 13C del C02 respirado fue medido por espectometría automática de masa de rango gasisótopo y comparado con el estandarde referencia limestone, Pee Dee belemnite. El enriquecimiento por encima del basal fue expresado como partes por mil, y un test de aliento con > 6 partes por mil de enriquecimiento sobre un basal en el periodo de 50 minutos fue considerado positivo para H.pylori.


Estudios Histológicos

Las biopsias para estudio histológico se fijaban en formol neutro. Luego de inclusión en parafina, se efectuaban cortes de 3-4 micras de espesor coloreándose con hematoxilina-eosina en todos los casos y con coloración con plata, PAS y Waysson en los grupos que señalamos líneas abajo. La lectura histológica se hizo de manera ciega considerando:

1. Presencia de H.pylori en el epitelio y en el mucus o mucina.
2. Daño mucinoso o alteración de la vacuola mucinosa del epitelio de cubierta.
3. Pérdida de las glándulas propias o atrofia.
4. Displasia.
5. Metaplasia intestinal.


Grupos de estudio

Los pacientes estudiados así como los métodos utilizados en cada grupo han sido:

A. Comparación de la infección por H.pylori entre inmigrantes japoneses, niseis y peruanos residentes en el Perú(9)

Fueron incluidos 32 inmigrantes japoneses residentes más de 10 años en el Perú, 39 niseis peruanos (hijos de madre y padre japoneses), 9 residentes japoneses por menos de un año en el Perú, y como grupo control 30 pacientes nativos peruanos con dispepsia. Se realizó endoscopía, cultivo, estudio bacteriológico, histológico (coloración con Hematoxilina-eosina, PAS y plata) y serología.

B. Relación de nivel socioeconómico, edad y sexo (10,11,33)

Se evaluó un primer grupo de 265 pacientes, 143 pertenecientes al Hospital Arzobispo Loayza (nivel socioeconómico bajo) y 122 de nivel socieconómico alto. De los pacientes del Hospital Loayza, 38 eran de sexo masculino y 105 de sexo femenino, con edades comprendidas entre los 16 y 74 años y una media de 38.5. De los pacientes de nivel socieconómico alto, 77 pertenecieron al sexo masculino y 45 al femenino, con edades comprendidas entre los 16 y 75 años y una media de 45.5. En ambos grupos se realizó examen endoscópico. En el grupo del Hospital Loayza se realizó estudio bacteriológico e histológico (coloración con Hematoxilina-eosina, PAS y plata) y en el grupo de nivel socioeconómico alto se realizó estudio histológico (coloración con Hematoxilina-eosina).

En un segundo subgrupo se estudió 1 120 pacientes adultos (356 de nivel socioeconómico bajo y 764 de nivel socioeconómico alto) estratificándose de acuerdo al nivel socioeconómico, edad y sexo. En ambos grupos se realizó examen endoscópico. En el grupo de nivel socioeconómico bajo se realizó estudio bacteriológico, serológico e histológico (coloración con Hematoxilina-eosina, PAS y plata) y en el grupo de nivel socioeconómico alto se realizó estudio histológico (coloración con Hematoxilina-eosina).

Un tercer subgrupo de casos está constituido por un total de 1 406 pacientes de nivel socioeconómico alto (incluyendo 764 del subgrupo anterior), 647 mujeres y 769 hombres con una media de 45.61 +- 16.30 años y un rango de 13 a 89 años, en los que se realizó examen endoscópico y toma de 4 biopsias de antro gástrico para coloración con Hematoxilina-eosina en 695 casos y coloración de Waysson en 711.

C. Ecología de la infección por H. Pylori(8)  

Se estudió 356 pacientes de la costa (principalmente de Lima), 64 pacientes de la sierra (principalmente de La Oroya, a 3 600 metros sobre el nivel del mar) y 96 pacientes de la ciudad de Pucallpa, localizada en la selva peruana, siendo estos grupos de nivel socieconómico bajo. En los pacientes a parte del examen endoscópico se realizó estudio bacteriológico, Gram del cepillado, serología y estudio histológico.

D. Epidemiología de H.pylori en niños(13,14)

El objetivo fue determinar la persistencia longitudinal de la infección por H.pylori en niños. Se estudió 105 niños de 6 meses de edad a intervalos de 6 meses con el test de aliento con 13C-Urea, lográndose estudiar satisfactoriamente a 56 por 2 años o hasta los 30 meses de edad. Luego en 407 niños peruanos de 2 meses a 12 años de familias de nivel socioeconómico alto y bajo se estudió la prevalencia de infección por H.pylori con el test de aliento con 13C-Úrea.

E. Helicobacter pylori en el agua bebible de Lima(15)

Se recolectaron 48 muestras de agua bebible de diferentes localidades en pueblos jóvenes cerca de Lima. 30 muestras fueron obtenidas del sistema de agua municipal en el Valle Saron, 14 de la comunidad de Pampas de San Juan y 4 de casas a las cuales se administraba el agua de camiones cisternas. Las muestras fueron congeladas, se realizó métodos de concentración de H. pylori para luego usar dos ensayos de reacción en cadena de polimerasa (PCR) basadas en diferentes genes de H.pylori. Uno para la detección de la subunidad codificadora del gen adhesina de H.pylori, y el segundo fue un previamente validado H.pylori 16S ribosomal RNA transcriptasa reversa-PCR.


RESULTADOS

A. Comparación de la infección por H. pylori entre inmigrantes japoneses, Niseis y peruanos residentes en el Perú(9)

La frecuencia de la infección por H. pylori fue elevada en los cuatro grupos estudiados, 69% en niseis, 59% en inmigrantes no recientes, 78% en inmigrantes recientes y 77% en peruanos nativos. Nuestros resultados no mostraron diferencia estadística significativa en la incidencia de H.pylori asociada a gastritis entre los grupos analizados.

B. Relación de nivel socioeconómico, edad y sexo(10,11,33)

Hemos analizado 3 subgrupos de pacientes:

I. 143 pacientes del Hospital Loayza, de los cuales 105 (73.4%) presentaron positividad a la bacteria y 122 casos de nivel socioeconómico alto en los que en 85 (69.7%) se halló el H.pylori. Los cálculos estadísticos revelan que pese a la diferente procedencia en los grupos de pacientes del Hospital Arzobispo Loayza y de nivel socioeconómico alto, la frecuencia de infección por H. pylori no mostró diferencia estadísticamente significativa.

II. En un grupo de 1120 pacientes estratificados de acuerdo a la edad y sexo la frecuencia de la infección por H.pylori relacionada con la edad no varió y fue similar en hombres de nivel socioeconómico alto y bajo. La infección por el H.pylori en el Perú, no se incrementa en los adultos con la edad, pués se adquiere en edades tempranas de la vida. En relación al sexo, las mujeres de nivel socioeonómico alto mostraron una menor frecuencia de infección, estadísticamente significativa, que aquellas de nivel socioeconómico bajo y de hombres de nivel socioeconómico alto y bajo.

IIII. En 1406 pacientes de nivel socieconómico alto, el 57.33% de ellos presentaron H. pylori en el estudio histológico del antro. A su vez, aquellos de sexo masculino presentaron una mayor prevalencia de H. pylori con respecto a las de sexo femenino (57.32% vs. 42.68%, p=0.021873).


C. Ecología de la infección por H. pylori(8)

La distribución ecológica es similar en las tres regiones geográficas del Perú, pese a las dramáticas diferencias climáticas. La frecuencia de infección por el H.pylori fue de 80%, 85% y 70% en mujeres de la selva, sierra y costa respectivamente y de 90%, 93% y 78% en hombres de la selva, sierra y costa respectivamente.


D. Epidemiología de H. pylori en niños(13,14)

Los niños peruanos se infectan por el H. pylori en etapas tempranas de la vida y el número de niños infectados incrementa con la edad. La prevalencia total fue de 48%. La infección por el H. pylori fue independiente del sexo, y se correlacionó más con el nivel socioeconómico. La prevalencia de la infección fue mayor en niños procedentes de familias con pocos ingresos que en aquellos de familias con ingresos altos (56% vs 32%, p = 0.001). Aquellos niños cuyas casas tenían fuente de agua procedente de la Atarjea fueron tres veces más propensos a estar infectados que aquellos que tenían casas con fuente de agua interna (pozo). No hubo diferencia en la infección por H. pylori entre familias con fuente de agua interna con respecto al nivel de ingreso económico. Los niños procedentes de familias con ingresos altos cuyas casas eran abastecidas con agua municipal fueron 12 veces más propensos a estar infectados que aquellos cuyas casas eran abastecidas de fuentes internas.


E. Helicobacter pylori en el agua bebible del Perú(15)

El fragmento de 375 pares de bases del gen de adhesina fue amplificado de 24 muestras de agua. El fragmento de 500 pares de bases del RNA ribosomal 16S y el fragmento de 375 pares de bases del gen de adhesina fueron amplificados de 11 de las muestras.

De 48 muestras de diferentes fuentes de agua de Lima Metropolitana, en 24 se halló el Helicobacter pylori y de éstas 20 provenían de la Atarjea.


DISCUSIÓN

Aunque la infección del estómago por el Helicobacter pylori es una de las más comunes en el mundo, su epidemiología no está completamente comprendida(17). Cuándo y cómo el Helicobacter pylori, originalmente ingresó a la población humana así como el mecanismo de infección en diferentes comunidades es desconocido. En pastores sardinianos se ha reportado una prevalencia de 100%, diferente a la de sus propios hijos que viven con ellos. La infección estaría asociada al frecuente contacto con ovejas. Investigaciones posteriores han revelado que el Helicobacter pylori está presente en la leche no pasteurizada. Estos resultados sugieren que la leche cruda de ovejas puede ser un vehículo intermediario de transmisión en específicos nichos ambientales(18).

La infección por el Helicobacter pylori tendría un patrón epidemiológico semejante al de la Hepatitis A y la poliomelitis.

Se cree que el modo primario de transmisión es de persona a persona a través del contacto vía la ruta fecal-oral(19). La transmisión oral-oral, usando vajilla sin lavar, compartiendo cepillos de dientes, la transmisión fecal-oral, de madres que luego de atender a sus hijos no se lavaban las manos son mecanismos sugeridos en un estudio realizado por Goodman(20). Pese a los estudios y observaciones señaladas, las vías de transmisión de la bacteria permanecen aún poco claras; sin embargo, las más probables serían la fecal-oral, la oral-oral y la gastro-oral(21).

La mayor contaminación infantil en los niveles socioeconómicos bajos, se explica por el hacinamiento, postulándose un contagio de persona a persona. De particular interés es el compartir la misma cama. Se ha planteado que el contacto cercano de persona a persona es más importante para la transmisión que las condiciones pobres de higiene o alimentos contaminados(22). El compartir utensilios de vajilla en la casa parece ser un factor de adquisición(23). La prevalencia de la infección por Helicobacter pylori es mayor en personal de cuidado de salud y en enfermeras de unidades de cuidados intensivos. La exposición a las secreciones gástricas y heces serían en estos casos los principales mecanísmos de transmisión(24).

El riesgo de adquirir la infección está relacionado a factores genéticos y del medio ambiente. El rol de la susceptibilidad genética para adquirir la infección por el Helicobacter pylori ha sido difícil de estudiar. Las variaciones observadas sugieren que se complementan factores genéticos y ambientales. En un estudio realizado en gemelos monocigóticos se encuentran índices de una influencia genética para adquirir la infección contribuyendo con los factores ambientales(25).

Se ha postulado la posibilidad de que haya una predisposición genética para contraer la infección por el Helicobacter pylori, basándose en observaciones de estudios en Estados Unidos, de la diferente prevalencia de la infección en poblaciones hispanas y negras, comparadas con la población de raza blanca. Sin embargo en estos estudios no se ha tomado en cuenta el nivel socioeconómico. La incrementada prevalencia de la infección por el Helicobacter pylori en estos grupos poblacionales parece estar en relación con el estado socioeconómico durante la infancia(26).

Con el fin de observar si en nuestro medio había una predisposición genética diseñamos un estudio en población japonesa. En el Perú tenemos inmigrantes japoneses e hijos de inmigrantes (de madre y padre japoneses) que genéticamente son iguales a los japoneses oriundos de ese país. El nivel socioeconómico de esta población es medio y alto. De otro lado, hemos tenido un grupo denominado de "visitantes japoneses", que eran técnicos que venían al Perú en misiones de apoyo y eran controlados médicamente en el Policlínico Peruano Japonés. Los evaluamos luego de un periodo de permanencia en el Perú y las tasas de infección por el Helicobacter pylori fueron similares a la de los japoneses residentes en el país. Lamentablemente el número no fue estadísticamente signíficativo, por la suspensión de estos viajes debido al terrorismo. Sin embargo, nuestros hallazgos nos llevan a plantear que cuando menos en la raza japonesa parece no existir una predisposición genética y que ellos expuestos a condiciones ambientales propicias se infectan al igual que el resto de los peruanos.

La infección por el Helicobacter pylori se contrae principalmente en la infancia y está asociada con desventajosas situaciones socieconómicas, hacinamiento y vivir en instituciones(27). En países desarrollados los niños de familias de bajo nivel socioeconómico son comúnmente mas infectados que aquellos de familias de nivel socioeconómico alto. Un estudio en niños chilenos, país en el que la frecuencia del cáncer gástrico es alta, muestra una elevada frecuencia de gastritis crónica extensa en niños asociada a la infección por el Helicobacter pylori, hallazgos histológicos consistentes con la hipótesis de que esta infección se asocia con patología progresiva que en periodos prolongados de tiempo pueden conllevar al cáncer gástrico(28). En niños de diferentes áreas de la península italiana hay diferencia en la prevalencia de la infección por el Helicobacter pylori que no está relacionada al estado socioeconómico pero probablemente refleja variaciones en el estilo de vida y hábitos alimenticios(29).

En los países desarrollados la infección por el Helicobacter pylori se adquiere en edades avanzadas. Esta corta duración de la infección en estas poblaciones sería una de las razones por las cuales las tasas de carcinoma gástrico son menores(30). La prevalencia de la infección por Helicobacter pylori está en relación inversa al estado socioeconómico(32).

Se ha observado un paralelo entre las condiciones de vivienda (facilidades de higiene en la infancia) e infección por el Helicobacter pylori. En un estudio en japoneses nacidos antes de 1950 quienes crecieron bajo pobres condiciones sanitarias antes y durante la Segunda Guerra Mundial la seroprevalencia de anticuerpos al Helicobacter pylori fue de 80 a 90%. Después de la Segunda Guerra Mundial con el desarrollo económico del Japón que llevó a mejoras en las condiciones de higiene los porcentajes de prevalencia descendieron a 45% para personas nacidas entre 1970 y 1980. En países en vías de desarrollo la infección se adquiere a edades más tempranas y es más prevalente en todos los grupos de edad. Por ejemplo, en algunas partes del África casi el 90% de niños están infectados a la edad de 5 años. En países desarrollados los porcentajes de infección son bajos en niños menores de 12 años, incrementando hasta la edad de 20 años y a los 60 años casi la mitad de la población está infectada(19). En Vietnam cerca del 40% de adolescentes se encontraron infectados. Similares observaciones se han tenido en Costa de Marfil, Thailandia, China(30). La infección por Helicobacter pylori es mas común en hombres que en mujeres(31).

En nuestros estudios, la diferencia estadísticamente significativa de la prevalencia de la infección en mujeres de nivel socioeconómico bajo y alto se explicaría por la adquisición más temprana de la infección, en las primeras, por las condiciones de higiene y hacinamiento en la infancia. En nuestro país a diferencia de otros, los estratos socioeconómicos se mantienen casi inalterables. En otras palabras no se observan cambios bruscos de nivel socioeconómico entre la niñez y la edad adulta.

Las mujeres de nivel socioeconómico alto en nuestro medio no se exponen a medios de contagio descritos como la transmisión oral-oral. Algo diferente sucede en los hombres de nivel socioeconómico alto que por razones de trabajo mantienen contacto cercano con personas de nivel socioeconómico bajo y pueden adquirir la infección a través del uso de cubiertos, vajilla de comer, ya que se ha descrito la presencia de la bacteria en la placa dental, en la faringe. La contaminación del agua potable, descrita en el Perú, sería otro factor de contaminación en el sexo masculino(14,15).

Con nuestros estudios que demuestran que en Lima, una fuente de contaminación importante es el agua proveniente de la Atarjea, podemos sugerir que este grupo poblacional se infectó principalmente a través del agua, cubiertos, vajilla, etc., comprobándose lo sugerido por otros autores que son las condiciones ambientales y no una predisposición genética la que determina la infección.

Nuestros estudios de las tasas de infección en niños de diversos niveles socioeconómicos en Lima muestran una prevalencia en niños de niveles socioeconómicos bajos y dentro de los niños de nivel socioeconómico alto una diferencia estadísticamente significativa entre aquellos que consumen agua de la Atarjea y agua de pozos subterráneos, sugiriendo que el agua es una importante fuente de contaminación en nuestro medio. Estas observaciones encuentran asidero con el aislamiento del Helicobacter pylori en 24 de 48 muestras de agua de diferentes fuentes y de estas 24, 20 eran provenientes de la atarjea(14). Esto nos lleva a plantear que la clorinización no es suficiente para eliminar a la bacteria y si bien el porcentaje de cloro que contiene el agua de la Atarjea es ya suficientemente alto, hay que tener en cuenta que el agua que es captada en la Atarjea es altamente contaminada, por lo que se sugiere mejorar las condiciones del agua que se capta para el consumo humano en Lima metropolitana.

Las observaciones que hemos hecho de la igual prevalencia de la infección en las poblaciones de la costa, sierra y selva nos muestran que esta infección está ampliamente distribuida en el Perú, al igual que en el resto del mundo y que no es afectada pese a las variaciones dramáticas del clima.

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA