Revista de Gastroenterología del Perú - Volumen 15, Nº3 1995


TRABAJOS ORIGINALES

Programa Piloto de Inmunización contra Hepatitis Viral B, integrado al programa ampliado de inmunizaciones (PAI) en Abancay (PERÚ)

1,2César Cabezas, 3Carmen Echevarría, 3Guillermo Gómez, 1Eduardo Gotuzzo


RESUMEN

Introducción: Abancay está ubicada a 2,395 msnm, en la sierra del Perú. Es un área hiperendémica de hepatitis B (HVB) y hepatitis Delta (HVD), donde el 7% de las defunciones ocurren como consecuencia de las afecciones agudas o crónicas de estas infecciones. En 1991 iniciamos un programa piloto de inmunización contra HVB, con los objetivos de limitar la incidencia de HVB-HVD, y como una estrategia para mejorar las coberturas del PAI en general.

Métodos: Se programó para la vacunación a 1,301 niños menores de un año y 3,488 niños entre 1-4 años. Se utilizaron 3 dosis de vacuna recombinante de DNA contra HVB para cada niño. El esquema de vacunación fue adecuado al calendario de vacunación del PAL En los menores de un año el esquema fue: Recién Nacidos: BCG, Polio 1, HVB1 -Segundo mes:Polio2,DPT1,HVB2. Tercer mes:DPT2, Polio3. -Cuarto mes:DPT3, Polio4, HVB3 y al noveno mes: Sarampión. En el grupo de 1 a 4 años el esquema fue: HVB1, HVB2 al mes de HVB1 y HVB3 al sexto mes de HVB1.

Resultados: Al año de iniciado el programa se inmunizaron 1,262 (97,0%) menores de un año y 2,529 (72,5%) en el grupo de 1-4 años. No se han registrado efectos adversos importantes por el uso de la vacuna HVB. Ocurrieron 8 defunciones debidas a infección respiratoria aguda y enfermedad diarreica aguda, las cuales son las principales causas de defunción en la zona. Se objetivó una mejora en las coberturas de vacunación del PAI en menores de un año, mostrándose para la DPT una cobertura del 97,0% en 1991, en comparación a años previos: 63,0% (1988), 26,9% (1989) y 61,9% (1990).

Conclusión: En un área endémica de HVB y HVD, incluir la vacuna contra la HVB dentro del PAI mejora las coberturas del mismo y es segura.
Palabras clave: HVB lnmunización, Vacuna HVB, PAL


ABSTRACT

Introduction: Abancay is located at 2,395 m.a.s.l. in the Peruvian Andean Region. It is a hyperendemic area for Hepatitis B virus (HBV) and hepatitis delta virus (HDV) infection, where 7% of the deaths are caused by acute and chronic hepatitis infections. In 1991, a pilot immunization program against HBV infection was started to control the incidence of VHB-VHD, and as a strategy to improve the EPI coverage in general.

Methods: vaccination population was programmed to include 1,301 children under 1 year old and 3,488 children between 1-4 years old. A total of 3 doses of DNA recombinant vaccine against HBV per child were administered. The vaccination schedule fit within the EPI immunization schedule. For children under one year old, the program includes: Newborn: BCG, Polio 1, HBV1; 2-month old: Polio 2, DPT1, HBV2; 3-month old: DPT2, Polio 3; 4-month old: polio 4, HBV 3 and; 9 month old: Measles. For children aged between 1 and 4 years old, the program includes: HBV1, HBV2 one month after HBV1, and HBV six months after HBV1.

Results: one year after the immunization program started, 1,262(97,0%) children under one year old and 2,529 (72,5%) between 1-4 years old were immunized. No relevant adverse effects have been reported. There were 8 deaths due to acute respiratory infection and acute diarrhea diseases, which are the main causes of death in this area. One of the objectives achieved was an improvement in the EPI vaccination coverage for children younger than 1 year old, with a DPT coverage of 97,0% in 1991 compared to 63,0% in 1988, 26,9% in 1989, and 61,9% in 1990.

Conclusion: the inclusion of HVB vaccination in the EPI for a HBV and HDV endemic area improves the total EPI coverage and it is safe an effective.
Key Words: HBV, Immunization, Vaccine HBV, EPI.


Rev. Gastroent. Perú 1995; 15(3): 215-222


INTRODUCCIÓN

Se estima que en el mundo más de 2 mil millones de habitantes han sido infectados por el virus de la hepatitis B (VHB), de los que 280 millones serán portadores crónicos. Tres cuartas partes de la población mundial viven en zonas con significativos niveles de infección, y uno a dos millones de muertes en un año están relacionadas directamente a infección por VHB, estando los portadores del virus en elevado riesgo de fallecer por hepatitis crónica activa, cirrosis y/o hepatocarcinoma1,2. Por otra parte, la hepatitis viral Delta (HVD), está asociada a HVB, sea como una con infección primaria o como una superinfeción en un portador crónico de HVB, y juega un rol importante en el desarrollo de formas fulminantes3 4,5, así como de las formas crónicas de la enfermedad6,7,8.

En Latinoamérica es reconocida la importancia de la HVB y HVD, sobre todo en el área amazónica, cuenca de la cual forma parte el Perú9,10. En general al Perú se le ha considerado entre los países de endemicidad intermedia para HVB, tomando como promedio la prevalencia del AgsHB y anticuerpos anti AgsHB, sin embargo al observarse áreas geográficas más delimitadas hay marcadas diferencias en la prevalencia, asi en la selva la endemicidad está entre media y alta con prevalencia de portadores que van de 2,5% en zonas urbanas como Iquitos, hasta 29% en población nativa11,12,13,14. En la costa la prevalencia de portadores oscila entre 0,2 a 2,2%11, aunque estos patrones están cambiando por la permanente migración interna15. En la sierra destacan Abancay y Huanta, como áreas hiperendémicas tanto para HVB como para HVD, estando ambos valles en la vertiente oriental de los Andes16,17.

Abancay es un valle interandino ubicado a 2,395 msnm, y tiene una población de 36,350 habitantes. En esta localidad, se ha reconocido a la hepatitis viral como un problema notablemente importante desde hace varias décadas, existiendo numerosos estudios y reportes de brotes epidémicos con elevada letalidad18,19,20. Indacochea y col., estudiando poblaciones cerradas aparentemente sanas, señala que la tasa de portadores del AgsHB es de 9,8% y la tasa de anticuerpos contra AgcHB del 54%, además encuentra una prevalencia de anticuerpos anti-Delta de 18,75% en menores de 9 años16. Flores y col. estudiando población general que incluye a migrantes encuentra 4% de portadores de AgsHB y en el 38,3% antecedente de infección por HVB21. Adicionalmente en una evaluación que abarca 30 años de revisión de los certificados de defunción en el Municipio de Abancay se encontró que las causas de muerte relacionadas a hepatitis fulminante, cirrosis y cáncer de hígado, representaban el 7,3% del total de defunciones que ocurren en dicha localidad22, todo lo cual ubica a las hepatitis B y Delta en Abancay, como un serio problema de salud pública.

Actualmente existen vacunas seguras y eficaces para la prevención de la HVB como la vacuna derivada de plasma y la producida por ingeniería genética23,24,25,26, las cuales se vienen utilizando en programas de inmunización masivos en las áreas hiperendémicas de países como Gambia, Brasil, Colombia entre otros27,28.

Considerando que cuanto más tempranamente en la vida se adquiere la infección por HVB es mayor el riesgo de quedar Como portador y desarrollar las formas crónicas como la cirrosis o el hepatocarcinoma, y que la inmunización en edades tempranas de la vida es más efectiva que en la edad adulta29,30, es importante incorporar la vacuna en programas de inmunización infantil que tienen los países, con las consiguientes ventajas de aprovechar el sistema ya establecido del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

En razón a lo expuesto anteriormente, en 1991 con el apoyo de la OPS/OMS, iniciamos un Programa Piloto de Inmunización contra HVB integrado al PAI en Abancay con los objetivos fundamentales de: a) Prevenir la infección por el virus de la HVB, colateralmente la infección por VHD y consecuentemente las formas agudas y crónicas de la enfermedad, y b) Mostrar la factibilidad de incluir la vacuna contra la HVB dentro del PAI, que brinda el Ministerio de Salud del Perú. además de mejorar las coberturas de vacunación de las otras vacunas del PAI.


MATERIALES Y MÉTODOS

ORGANIZACIÓN

La organización y coordinación del -programa, estuvo a cargo de un equipo de trabajo integrado por un médico, dos enfermeras y 4 auxiliares del Hospital de Abancay. Se realizaron coordinaciones entre la Sub-Región de Salud de Abancay perteneciente al Ministerio de Salud (MINSA), el Instituto Peruano de Seguridad Social (IPSS), Sanidad de Fuerzas Policiales (SFP), e Iglesia (Obispado). Además otros sectores como los de Educación, Universidad y con las organizaciones populares (Club de madres, Vaso de leche, Asociaciones de Padres de familia).

Se capacitó al personal módico, enfermeras, y auxiliares de salud en aspectos clínicos y epidemiológicos de las hepatitis virales, con énfasis en el Programa de vacunación contra la HVB dentro del PAI.


DIFUSIÓN DEL PROGRAMA Y EDUCACIÓN PARA LA SALUD

Se realizaron campañas de información a la población sobre la hepatitis viral y los riesgos de la misma, la importancia de la vacunación con las vacunas del PAI en general y de la hepatitis B en particular. Se utilizaron los medios de comunicación locales, las reuniones de las organizaciones populares donde se llegó utilizando los idiomas español y quechua. Igualmente se recurrió a los afiches y se organizaron cursos referidos al tema dirigidos a profesionales y público en general.


PROGRAMACIÓN DE LA POBLACIÓN A VACUNAR

Para la programación se tomó como referencia la ciudad de Abancay, capital del Departamento de Apurimac, definiéndose la población de esta ciudad de acuerdo a los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, los mismos que fueron reajustados con la información obtenida de los registros civiles de la localidad y los datos de programaciones previas del PAI. Se incluyeron en la programación a 4,789 niños menores de cinco años. La distribución por grupos etáreos, se muestra en la tabla N.° 1. De acuerdo a las coberturas iniciales se realizaron reprogramaciones mensuales, sin alterar el número total inicial.

TABLA N.º 1
Programación de inmunización contra HVB en el Distrito de Abancay. Marzo 1991 - Marzo 1992

ESTABECIMIENTO DE VACUNACIÓN

POBLACIÓN SUJETO DE PROGRAMACIÓN

<1 año 1-4 años
Hospital Abancay 524 1,453
Hospital IPSS 316 701
CS PJ Centenario 234 626
CS Sta Teresa 4 250
CS Tamburco 133 358
TOTAL 1,301 3,488

 

VACUNA, DOSIS Y VIA DE ADMINISTRACIÓN

Se utilizó la vacuna recombinante del DNA, obtenida por Ingeniería genética (ENGERIX BR), en la dosis de 0,5 cc (10 mcg HBsAg). administrada por vía intramuscular, en la región anterolateral del muslo en recién nacidos (RN) y menores de un año y en el deltoides en los niños mayores. La estabilidad de la vacuna estuvo garantizada desde su ingreso al país hasta su uso en Abancay, utilizando la cadena de frío del Ministerio de Salud.


VACUNACIÓN Y ESQUEMA DE VACUNACIÓN

La vacunación se inició en el mes de marzo de 1991, enrolándose para la captación hasta el mes de marzo, habiéndose continuando con el seguimiento hasta el mes de Agosto de 1992. La captación de niños se realizó en el Hospital de Abancay, donde nacen el 22% de los niños, el resto que no es de parto institucional. fueron captados en los Registros Civiles del Consejo Municipal y derivados para la vacunación previa a su inscripción. En el grupo etáreo de 1-4 años la capacitación se realizó en los mismos centros de atención de Salud, que incluye Ministerio de Salud y Seguridad Social y en las organizaciones populares como los clubes de madres.

Se tuvieron 5 centros de vacunación

Hospital de Apoyo de Abancay-Ministerio de Salud
Hospital del Instituto Peruano de Seguridad Social-Abancay
Centro de Salud PPJJ Centeneario- Ministerio de Salud
Centro de Salud Tamburco-Ministerio de Salud
Centro de Salud Sta Teresa-Obispado de Abancay.

El esquema de vacunación contra HVB utilizado estuvo adecuado al calendario de vacunación del PAI Nacional y local, como se muestra en la Tabla N.° 2.

TABLA N.º 2
Esquema de Vacunación contra HVB adjunto al PAI, utilizado en Abancay

EDADES VACUNAS
TIPO DOSIS
En menores de 1 año
RECIEN NACIDO BCG
ANTIPOLIOMELÍTICA
ANTI-HEPATITIS VIRAL B
Primovacunación
Primovacunación
1ª dosis
2 meses DPT
ANTIPOLIOMIELÍTICA
ANTI-HEPATITIS VIRAL B
1ª dosis
1ª dosis
2ª dosis
3 meses DPT
ANTIPOLIOMIELÍTICA
2ª dosis
2ª dosis
4 meses DPT
ANTIPOLIOMIELÍTICA
3ª dosis
3ª dosis
4-9 meses
6-9 meses
ANTI-HEPATITIS B
ANTI-SARAMPIONOSA
3ª dosis
1ª dosis
En el grupo de 1-4 años
                                    1ª dosis: al momento de captarse
                                    2ª dosis: al mes de la primera
                                    3ª dosis: al sexto mes de la prmera.

 

CAPTACIÓN DE LA INFORMACIÓN, SEGUIMIENTO, SUPERVISIÓN Y VIGILANCIA EPIDEMIOLOGICA.

Para el registro de la información, se utilizaron tarjetas ad-hoc, en la que se incluyeron las vacunas del PAI, además de las tarjetas de crecimiento y desarrollo que normalmente se tienen en los servicios de salud. Adicionalmente se consideró el registro de los efectos adversos, presencia de enfermedad concomitante y las causas de fallecimiento en los casos que ocurrieran.

El seguimiento se realizó con visitas domiciliarias en caso de que los niños no asistían al centro de vacunación para la segunda o tercera dosis. También se realizó el seguimiento muy activamente en las organizaciones populares. En ambos casos se incluían las vacunas del PAI y de la HVB.

Para las supervisiones se utilizaron como criterios de evaluación: a) Difusión del Programa y Educación para la salud b) Capacitación del personal de las instituciones que colaboraron en el Programa c) Logística: Vacunas, cadena de frió, materiales d) Actividades: Responsabilidades, personal, captación. seguimiento, Uso de tarjetas y fichas. Coordinación entre los centros de vacunación e) Otros factores: Huelgas, migraciones, violencia, etc.

Se realiza vigilancia epidemiológica de los casos de hepatitis entre la población inmunizada y no inmunizada.

Los sueros de pacientes ictericos fueron evaluados por la técnica de ELISA (Pasteur) que incluía: IgM HVA, IGM antiAgcHB y HBsAg.


RESULTADOS

COBERTURAS DE VACUNACIÓN

Se consideró para la evaluación a los niños que fueron captados por el programa y recibieron la primera dosis de vacuna HVB entre marzo de 1991 y marzo de 1992. El seguimiento para la segunda v tercera dosis de los captados en los últimos meses, se continuó hasta el mes de agosto de 1992.

El número de niños vacunados según dosis recibidas y por grupos etáreos se muestran en la Tabla N.° 3.

TABLA N.º 3
Coberturas de vacunación alcanzadas en el Programa Piloto de Inmunización contra HVB. Abancay-Perú
1991-92

DOSIS

GRUPOS DE EDAD

TOTAL

<de 1 año

1-4 años

Prog Efec % Prog Efec % Prog Efec %
1301 1,293 99.3 3,488 2,876 82.4 4,789 4,169 87.0
1301 1,282 98.5 3,488 2,773 79.5 4,789 4,055 84.6
1301 1,262 97.0 3,488 2,529 72.5 4,789 3,791 79.0


Entre los menores de un año el número de protegidos según edad fue: menores de un mes 539 (41,4%), de 1-5 meses 498 (38,3%) y de 6-11 meses 264 (20,3%). En el grupo de 1-4 años fueron protegidos: 467 (18,5%) de un año, 622 (24,65%) de dos años. 665 de tres años, 570(22,5%) de 4 años y 205 (8,1%) de cinco años.

La captación de los niños en los menores de 1 año se realizó en los programas de crecimiento y desarrollo del hospital, municipio, visita domiciliaria, club de madres y servicios de pediatría del hospital.

Las estrategias planteadas para cumplir con el seguimiento se apoyaron en la participación de los servicios del Ministerio de Salud, Seguridad Social, Sector Educación y comunidad organizada. La deserción en los menores de un año fue 101 (7,4%) y en el grupo de 1-4 años 3496 (12%). La causa más importante fue la migración en el 80%.

De acuerdo al esquema de vacunación planteado al inicio, en el grupo de menores de 1 año, el 79,4% recibieron la segunda dosis a un intervalo de 2 meses de la primera dosis, y el intervalo entre la 2.a y 3.a dosis estuvo entre 4-6 meses en el 83,6% de los casos.


EFECTOS ADVERSOS Y DEFUNCIONES

No se registraron efectos adversos de significación en relación a la vacuna de HVB. En una muestra de 206 niños seguidos para este fin, se pudo observar en 6 (2,9%) dolor local leve por más de un día e induración en otros 4 (1,9%), al evaluar la cara anterolateral del muslo. Tres niños del total de vacunados presentaron celulitis en la región glútea en relación a la vacuna DPT. de igual manera la presencia de fiebre estuvo más vinculada a ia vacuna DPT. En niños que recibieron sólo vacuna de HVB no se presentaron casos con fiebre ni manifestaciones sistémicas.

Durante el año de vacunación, se han registrado cuatro niños con ictericia, uno menor de 1 año v tres entre 1 a 4 de edad. La ictericia ocurrió entre los 27 y 42 días de la primera dosis de vacuna anti-HVB. Estos niños han completado sus tres dosis de vacuna. En un menor de 1 año, y en otro de 2 años de edad, se determinó que correspondían a HVB. V probablemente fueron vacunados durante la fase de incubación de la enfermedad o eran no respondedores a la vacuna, en los dos de 1-5 años se confirmó que eran debidos a HVA.

Hubieron 8 defunciones, 6 en menores de 1 año, y 2 en mayores de un año, todas relacionadas a infección respiratoria aguda (IRA) o enfermedad diarreica aguda (EDA), las mayores causas de morbimortalidad en la zona. No hubo relación entre el día de la inyección de la vacuna y la causa de muerte.


DISCUSIÓN

En el mundo existen experiencias positivas de programas masivos de inmunización contra HVB en áreas hiperendemicas como, en Gambia y Samoa donde se muestra la reducción de la incidencia de HVB, luego de la implementación de estos programas31,32. Existiendo evidencias de hiperendemicidad en Abancay, se inició el Programa Piloto de Inmunización contra HVB, incorporándolo al PAI, como lo recomienda la OMS33.

La integración de la vacuna contra HVB en el PAI, ha sido factible. sin costo adicional, gracias a la disponibilidad del sistema de logística del PAI que ofrece el Ministerio de Salud del Perú, y ha tenido aceptación entre la población de Abancay, la cual ha tenido activa participación apoyando el programa, debido a que la población en esta zona hiperendémica de HVB reconoce la gravedad del problema de la hepatitis como causa de enfermedad y/o muerte, y ante la oferta de una vacuna contra la HVB se acogió con gran espectativa al programa de vacunación. La participación de las organizaciones populares como el club de madres y vaso de leche logró mejorar las captaciones, así como reducir las deserciones, aunque se tuvo la limitación de la migración forzada por problemas socio-políticos. Es importante destacar que el 62% de los niños menores de 1 año se captaron fuera de los servicios de salud y de otro lado, mencionar que el 50% del incumplimiento para la 2.a y 3.a dosis estaban en relación a desplazamiento de las familias y falta de disponibilidad de tiempo de la madre.

Las coberturas obtenidas en Abancay, con la vacuna contra HVB y las otras vacunas del PAI son evidentemente mejores que en años anteriores en la misma localidad. Considerando a la DPT. que es comparable a la vacuna de HVB (utilizan la misma logística, son tres dosis y se administran por la misma via), podemos observar en los menores de un año un incremento de la cobertura en relación a años anteriores de 63% en 1988. 26,9% en 1989, y 61,9% en 1990, a 97,0% en 1991 año en que se incorpora la vacuna contra HVB en el PAI (Fig N.° 1).

Fig N.° 1
COBERTURAS DE VACUNACIÓN EN EL DISTRITO DE ABANCAY
1988-1991


Por otra parte se muestra mejores coberturas, con la misma vacuna DPT en Abancay si lo comparamos con otros distritos del Perú con caracteristicas geográficas y/o similares limitaciones logísticas; así para el mismo periodo !as coberturas de DPT para menores de 1 año, en los distritos de Cuzco. Huancayo, Echarate y Chachapoyas, fueron de 50,8%, 58%, 55% y 74% respectivamente, en comparación al 97,0% en Abancay (Figura N.° 2 ). La mejora en la cobertura se debe fundamentalmente a que las familias y la población de Abancay identifican a la hepatitis fulminante y las formas crónicas de la enfermedad, como serios problemas de salud; por lo que ante la oferta de la vacuna contra la HVB tuvo una respuesta que repercutió positivamente en las coberturas.

Fig N.° 2
COBERTURAS DE VACUNACIÓN EN ABANCAY Y OTROS DISTRITOS DEL PERÚ - 1991


Los hallazgos muestran la factibilidad de la incorporación de la vacuna contra HVB en el PAI, con la consiguiente mejora en las coberturas de vacunación de las otras vacunas del PAI, tal como se ha mostrado también en programas similares en otros países31,32. La cobertura en los menores de 1 año, son mejores que en el grupo de 1-4 años, principalmente debido a que los primeros reciben además las otras vacunas con mayor regularidad y probablemente por el mayor cuidado, de las madres por los niños más pequeños.

Experiencias en otras zonas endémicas muestran adecuada protección con diferentes esquemas de inmunización, así en Gambia, utilizando el esquema 0, 2m, 4m han logrado protección en el 94% de los vacunados27. Otras evaluaciones en la misma Gambia muestran niveles protectivos en el 94% utilizando cuatro dosis31. Un estudio con 9 años de seguimiento en un área rural del Africa ha mostrado que no hay diferencias significativas en la protección con dos o tres dosis de vacuna34, sugiriendo que la exposición natural al virus, no haría necesario, el uso de una tercera dosis en zonas endémicas35; esto significaría una mayor probabilidad de protección aún con deserciones significativas en la tercera dosis.

El esquema adoptado en este Programa Piloto de Abancay es uno de los recomendados por la OMS33, y se adecua al PAI en nuestro país36. El mínimo intervalo entre la primera y segunda dosis es de 4 semanas para asegurar títulos protectivos. en este caso se aplicó la segunda dosis a los dos meses de la primera, conjuntamente con la primera DPT. La tercera dosis es principalmente para mantener los niveles protectivos alcanzados y evitar la rápida declinación a través del tiempo: en este programa se indicó entre el 4.° a 9.° mes de la primera dosis, teniendo un intervalo más amplio, para facilitar una cobertura adecuada sin desmedro del objetivo de mantener los títulos de anticuerpos en niveles protectivos.

Por otro lado la aplicación simultánea de la asociación de varios antígenos, en este caso con las otras vacunas del PAI como la antipolio. DPT, BCG, antisarampionosa, ha mostrado no tener interferencias y tener niveles protectivos para cada una de las enfermedades a las que está destinada a proteger37.

Los escasos efectos adversos detectados, son comparables a los descritos en otros estudios tanto con la vacuna derivada de plasma como la producida por ingeniería genética, que es la que se utilizó en este Programa38,39.

Durante el periodo de inmunización, se dieron casos de hepatitis B registrados en niños con dosis incompletas de la vacuna, estos probablemente se deban a que ya estaban en periodo de incubación o están dentro del grupo de no respondedores a la vacuna25. Si bien la vigilancia epidemiológica de los casos de hepatitis puede hacerse por las manifestaciones clínicas, es necesario realizar una evaluación de la protección mediante seroprevalencia de marcadores de anticuerpos anti-AgsHB, así como de marcadores de infección en población que recibió la vacuna, para de ese modo evaluar de mejor manera el impacto del Programa en el corto y mediano plazo. El impacto de estos programas de vacunación se observan más tempranamente, cuanto mayor es el número de susceptibles protegidos, como lo muestra un estudio piloto en áreas hiperendémicas de Italia que incluyó a toda la población susceptible40, en Abancay es pertinente evaluar serológicamente a niños de la misma edad incluidos o no en el programa de vacunación, para precisar y comparar la tasa de infección en ambos grupos.

Cuando se consideran programas de vacunación, es necesario tener presente el costo-beneficio de dicha actividad, y esto es particularmente útil en el caso de la HVB41,42. Diferentes estudios muestran que el costo en promedio por paciente que tenga ya sea la forma aguda o crónica de hepatitis, varia de acuerdo a los países desde 1,750 00 dólares USA en Venezuela43 a 117 000 00 dólares USA en los EE. UU. de Norte América44, en comparación al hecho de proteger mediante 3 dosis de vacuna anti HVB, cuyo costo oscila entre 5 y 45 dólares USA, dependiendo del costo de la vacuna y los costos de operativizar programas de inmunización masiva.

Si consideramos en promedio una prevalencia de portadores de 9,8% y del 54% de prevalencia de infección en la población vacunada, se esperarían 469 casos de portadores crónicos y 2,286 infectados. Los portadores desarrollarían formas fulminantes si hay superinfección por HVD o irían a las formas crónicas como cirrosis o hepatocarcinoma. El costo de tratar y seguir sólo a los portadores ascenderia a 820,750,00 dólares USA, y el costo total incluyendo a los que hicieran infección aguda seria de 2'475,814,00 dólares USA, recursos con los cuales, se daría continuidad a este programa en Abancay por lo menos durante 75 años, aún cuando los costos altos de la vacuna se mantuvieran.

En un área hiperendémica de HVB y HVD, es factible incluir la vacuna contra HVB dentro de PAI, es segura y se mejora las coberturas de vacunación de la otras vacunas del PAI. Por los costos que significa el enfrentar las consecuencias de la infección, es justificable la inversión en programas de inmunización contra HVB: por lo que deben plantearse las estrategias para la implementación progresiva de programas de inmunización contra HVB integradas al PAI, teniendo en cuenta los patrones epidemiológicos y la disponibilidad de recursos que garanticen su continuidad a través del tiempo.

Manifestamos nuestro agradecimiento al Dr. Francisco Pinheiro, consultor de la OPSIOMS por su invalorable gestión y apoyo al es fuerzo conjunto por implementar este Programa contra la HVB en el Perú, así como a M Carmen Reyna y Myriam Strul del PAI-MINSA, y al personal de salud de la UTES Abancay, IPSS y Centro Médico Santa Teresa por su compromiso con este propósito.

Dr. César Cabezas Sánchez, Centro Nacional de Laboratorios de Salud Pública:
Calle Cápac Yupanqui 1400 Lima 11-Perú
Tele-Fax: 00511-4712529

VER BIBLIOGRAFÍA